Prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino

Prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino
Prevención y detección temprana del
cáncer de cuello uterino
¿Qué es cáncer de cuello uterino (cervical)?
El cáncer de cuello uterino se origina en las células que revisten el cuello del útero. El cuello del
útero es la parte inferior del útero (la matriz). Algunas veces se le llama cérvix uterino. El cuerpo
del útero (parte superior) es el lugar donde se desarrolla un el feto. El cuello uterino conecta el
cuerpo del útero con la vagina (el canal por donde nace el bebé). La parte del cuello uterino más
cercana al cuerpo del útero se llama endocérvix. La parte próxima a la vagina, es el exocérvix (o
ectocérvix). Los dos tipos principales de células que cubren el cuello del útero son las células
escamosas (en el exocérvix) y las células glandulares (en el endocérvix). El punto en el que estos
tipos de células se encuentran se llama zona de transformación. La ubicación exacta de la zona
de transformación cambia a medida que envejece y al dar a luz. La mayoría de los cánceres de
cuello uterino se origina en las células de la zona de transformación.
Estas células no se tornan en cáncer de repente, sino que las células normales del cuello uterino
se transforman gradualmente en cambios precancerosos, los cuales se convierten en cáncer. Los
doctores usan varios términos para describir estos cambios precancerosos, incluyendo neoplasia
intraepitelial cervical (cervical intraepithelial neoplasia, CIN), lesión intraepitelial escamosa
(squamous intraepithelial lesion, SIL) y displasia. Estos cambios se pueden detectar mediante la
prueba de Papanicolaou y se pueden tratar para prevenir el desarrollo de cáncer (lea las secciones
“Prueba de Papanicolaou” y “Evaluación de los resultados anormales de la prueba de
Papanicolaou”).
Los cánceres de cuello uterino y los precánceres se clasifican de acuerdo con el aspecto que
presentan bajo el microscopio. Existen dos tipos principales de cáncer de cuello uterino: el
carcinoma de células escamosas y el adenocarcinoma. Aproximadamente un 80% a 90% de los
cánceres de cuello uterino son carcinomas de células escamosas. Estos cánceres se originan de
células en el exocérvix y las células cancerosas tienen características de las células escamosas
cuando se observan con un microscopio.
La mayoría de los tipos de cáncer de cuello uterino (cervicales) restantes son adenocarcinomas.
Los adenocarcinomas son cánceres que se originan de células glandulares. El adenocarcinoma
cervical se origina en las células de las glándulas productoras de mucosidad del endocérvix. Los
adenocarcinomas cervicales parecen haberse hecho más comunes en los últimos 20 a 30 años.
Con menor frecuencia, el cáncer de cuello uterino tiene características tanto de los carcinomas de
células escamosas como de los adenocarcinomas. Estos tumores se llaman carcinomas
adenoescamosos o carcinomas mixtos.
Aunque los cánceres de cuello uterino se originan de células con cambios precancerosos
(precánceres), sólo algunas de las mujeres con precánceres de cuello uterino padecerán cáncer.
El cambio de pre-cáncer a cáncer usualmente toma varios años, aunque puede ocurrir en menos
de un año. En algunas mujeres, las células precancerosas pueden permanecer sin ningún cambio
o incluso desaparecer sin tratamiento alguno. Aun así, en algunas mujeres los precánceres se
convierten en cánceres verdaderos (invasivos). El tratamiento de todos los precánceres puede
prevenir casi todos los cánceres verdaderos. Los cambios precancerosos se abordan en la sección
“Evaluación de los resultados anormales de la prueba de Papanicolaou” y el tratamiento de los
precánceres se discute en la sección “¿Cómo se tratan las mujeres con resultados anormales en la
prueba de Papanicolaou o con precánceres?”.
¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de
cuello uterino?
Un factor de riesgo es aquel que aumenta las probabilidades de que padezca una enfermedad
como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Por ejemplo, la
exposición de la piel a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel. El hábito
de fumar es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer. Pero tener uno o incluso varios
factores de riesgo no significa que usted padecerá la enfermedad.
Varios factores de riesgo aumentan sus probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino. Las
mujeres sin estos factores de riesgo raramente padecen dicha enfermedad. Aunque estos factores
aumentan las probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino, muchas mujeres con estos
factores de riesgo no padecen esta enfermedad.
Al considerar estos factores de riesgo, es útil enfocarse en los que se pueden cambiar o evitar
(tales como fumar o una infección con el virus del papiloma humano), en vez de enfocarse en los
que no se pueden cambiar (tales como su edad y antecedentes familiares). Sin embargo, sigue
siendo vital conocer los factores de riesgo que no se pueden cambiar ya que resulta aún más
importante para las mujeres que tienen estos factores hacerse la prueba de Papanicolaou para
detectar el cáncer de cuello uterino en las primeras etapas. Los factores de riesgo del cáncer de
cuello uterino incluyen:
Infección por el virus del papiloma humano
El factor de riesgo más importante para el cáncer de cuello uterino es la infección con el virus del
papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés). El VPH es un grupo de más de 150
virus relacionados, algunos de los cuales causan un tipo de crecimiento llamado papilomas, lo
que se conoce más comúnmente como verrugas.
El VPH puede infectar a las células de la superficie de la piel, y aquellas que revisten los
genitales, el ano, la boca y la garganta, pero no puede infectar la sangre o los órganos internos
como el corazón o los pulmones.
El VPH se puede transmitir de una persona a otra durante el contacto con la piel. Una forma en la
que el VPH se transmite es mediante el sexo, incluyendo el sexo vaginal, anal y hasta oral.
Los diferentes tipos de VPH causan verrugas en diferentes partes del cuerpo. Algunos tipos
causan verrugas comunes en las manos y los pies. Otros tipos tienden a causar verrugas en los
labios o la lengua.
Ciertos tipos de VPH pueden causar verrugas que pueden aparecer en o alrededor de los órganos
genitales y en el área del ano. Estas verrugas pueden ser apenas visibles o pueden tener varias
pulgadas de diámetro. Se conocen como verrugas genitales o condiloma acuminado. Los dos
tipos de VPH que causan la mayoría de los casos de verrugas genitales son el VPH 6 y el VPH
11. A estos tipos se les llama VPH de bajo riesgo porque rara vez están asociados al cáncer del
cuello uterino.
A otros tipos de VPH se les llama tipos de alto riesgo porque están fuertemente vinculados con
cánceres, incluyendo cánceres de cuello uterino, vulva y vagina en mujeres, cáncer de pene en
los hombres, y cáncer anal y oral tanto en hombres como en mujeres. Los tipos de alto riesgo
incluyen VPH 16, VPH 18, VPH 31, VPH 33 y VPH 45, entre otros. Puede que no se presenten
signos visibles de infección por un VPH de alto riesgo hasta que se originen cambios
precancerosos o cáncer.
Los médicos creen que una mujer tiene que estar infectada con VPH antes de desarrollar cáncer
de cuello uterino. Aunque esto puede resultar de una infección con cualquier tipo de alto riesgo,
alrededor de dos tercios de todos los cánceres de cuello uterino son causados por VPH 16 y 18.
La infección por VPH es común, y en la mayoría de las personas el organismo es capaz de
eliminarla por sí mismo. Algunas veces, sin embargo, la infección no desaparece y se torna
crónica. Una infección crónica, especialmente cuando es causada por los tipos de VPH de alto
riesgo, puede eventualmente causar ciertos cánceres, como el cáncer de cuello uterino.
Aunque el VPH se puede propagar durante la relación sexual, que incluye el contacto vaginal, el
anal y el sexo oral, no tiene que ocurrir el acto sexual para que la infección se propague. Todo lo
que se requiere para trasmitir del virus de una persona a otra es el contacto de piel a piel con un
área del cuerpo infectada por VPH. La infección por VPH al parecer se puede propagar de una
parte del cuerpo a otra; por ejemplo, la transmisión puede iniciarse en el cuello uterino y luego
propagarse a la vagina.
La única manera de prevenir verdaderamente que estas áreas se infecten con VPH podría ser
evitar completamente el contacto de esas áreas de su cuerpo que se pueden infectar con el VPH
(como la boca, el ano, y los genitales) con aquellas de otra persona.
La prueba de Papanicolaou detecta cambios en las células cervicales causados por la infección
con VPH. Otras pruebas detectan infecciones mediante la búsqueda de genes (ADN) del VPH en
las células. Para algunas mujeres, la prueba de VPH se usa junto con la prueba de Papanicolaou
como parte de la detección. La prueba de VPH también se puede usar para ayudar a decidir qué
hacer cuando los resultados de una prueba de Papanicolaou en una mujer son ligeramente
anormales. Si la prueba encuentra a un tipo de VPH de alto riesgo, esto podría significar que ella
necesitará una evaluación completa con un procedimiento de colposcopia. Aunque actualmente
no hay cura para la infección de VPH, existen maneras de tratar las verrugas y el crecimiento
celular anormal que causa el VPH.
Para más información sobre cómo prevenir la infección por VPH, lea la sección “¿Se puede
prevenir el cáncer de cuello uterino?” o solicite nuestros documentos titulados Vacunas contra
VPH y El VPH y las pruebas para el VPH.
Aunque los científicos creen que es necesario haber tenido VPH para que se origine el cáncer de
cuello uterino, la mayoría de las mujeres con este virus no desarrollan cáncer. Los doctores creen
que otros factores tienen que surgir para que se origine el cáncer. Algunos de estos factores se
presentan a continuación.
Tabaquismo
Las fumadoras tienen aproximadamente el doble de probabilidades respecto a las no fumadoras
de padecer cáncer de cuello uterino. Fumar expone al cuerpo a numerosas sustancias químicas
cancerígenas que afectan a otros órganos, además de los pulmones. Estas sustancias dañinas son
absorbidas a través de los pulmones y conducidas al torrente sanguíneo por todo el cuerpo. Se
han detectado subproductos del tabaco en la mucosidad cervical de mujeres fumadoras. Los
investigadores creen que estas sustancias dañan el ADN de las células en el cuello uterino y
pueden contribuir al origen del cáncer de cuello uterino. Además, fumar hace que el sistema
inmunológico sea menos eficaz en combatir las infecciones con VPH.
Inmunosupresión
El virus de inmunodeficiencia humana (VIH o HIV, en inglés), el virus que causa el SIDA
(AIDS), ocasiona daño al sistema inmunológico y provoca que las mujeres estén en un mayor
riesgo de infección con VPH. Esto podría, en parte, explicar el riesgo aumentado de cáncer de
cuello uterino en las mujeres con AIDS. También que el sistema inmunológico podría ser
importante para destruir las células cancerosas, así como para retardar su crecimiento y
extensión. En las mujeres con un sistema inmunológico que se encuentra deteriorado debido al
VIH, un precáncer de cuello uterino podría transformarse en un cáncer invasivo con mayor
rapidez de la normal. Otro grupo de mujeres en riesgo de cáncer de cuello uterino son aquéllas
que reciben medicamentos para suprimir sus respuestas inmunes, como aquellas mujeres que
reciben tratamiento para una enfermedad autoinmune (en la cual el sistema inmunológico ve a
los propios tejidos del cuerpo como extraños, atacándolos como haría en el caso de un germen) o
aquéllas que han tenido un trasplante de órgano.
Infección con clamidia
La clamidia es una clase relativamente común de bacteria que puede infectar el sistema
reproductor. Se transmite mediante el contacto sexual. La infección con clamidia puede causar
inflamación de la pelvis que puede conducir a la infertilidad. Algunos estudios han indicado que
las mujeres cuyos resultados de los análisis de sangre indican una infección pasada o actual con
clamidia tienen mayor riesgo de cáncer de cuello uterino que las mujeres con un análisis de
sangre normal. A menudo, las mujeres que están infectadas con clamidia no presentan síntomas.
De hecho, puede que no sepan que están infectadas a menos que se les practique un examen de
clamidia durante un examen pélvico.
Una alimentación con pocas frutas y verduras
Las mujeres con una alimentación que no incluya suficientes frutas, ensaladas y verduras pueden
tener un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino.
Tener sobrepeso
Las mujeres que tienen sobrepeso tienen una mayor probabilidad de padecer adenocarcinoma del
cuello uterino.
Uso prolongado de anticonceptivos orales (píldoras para el
control de la natalidad)
Existe evidencia de que el uso de píldoras anticonceptivas por períodos prolongados aumenta el
riesgo de cáncer de cuello uterino. La investigación sugiere que el riesgo de cáncer de cuello
uterino aumenta mientras más tiempo una mujer tome las píldoras, pero el riesgo se reduce
nuevamente después de suspender las píldoras. En un estudio, el riesgo de cáncer de cuello
uterino se duplicó en las mujeres que tomaron píldoras anticonceptivas por más de 5 años, pero
el riesgo regresó a lo normal después de 10 años de haber dejado de tomarlas.
La Sociedad Americana Contra El Cáncer opina que una mujer y su doctor deben considerar si
los beneficios de usar píldoras anticonceptivas superan este muy ligero riesgo potencial. Una
mujer con múltiples parejas sexuales, independientemente de que use otro tipo de contraceptivo,
debe usar preservativos para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual.
Uso de un dispositivo intrauterino
Un estudio encontró que las mujeres que en algún momento han usado un dispositivo
intrauterino tenían un menor riesgo de cáncer de cuello uterino. El efecto en el riesgo se observó
incluso en mujeres que tuvieron un dispositivo intrauterino por menos de un año, y el efecto
protector permaneció después que los dispositivos fueron removidos.
El uso de un dispositivo intrauterino también podría reducir el riesgo de cáncer de endometrio
(uterino). Sin embargo, los dispositivos intrauterinos presentan algunos riesgos. Una mujer
interesada en el uso de un dispositivo intrauterino debe primero hablar con su médico sobre los
riesgos y beneficios potenciales. Además, una mujer con múltiples parejas sexuales,
independientemente de qué otro tipo de contraceptivo use, debe usar condones para reducir el
riesgo de enfermedades de transmisión sexual.
Tener muchos embarazos a término
Las mujeres que han tenido tres o más embarazos a término (completos) tienen un riesgo
aumentado de padecer cáncer de cuello uterino. Nadie sabe realmente la razón de esto. Una
teoría consiste en que estas mujeres pudieron haber tenido relaciones sexuales (coito) sin
protección para quedar embarazadas, por lo que pudieron haber estado más expuestas al VPH.
Además, algunos estudios han indicado que los cambios hormonales durante el embarazo
podrían causar que las mujeres sean más susceptibles a infección con VPH o crecimiento
tumoral. También se cree que las mujeres embarazadas podrían tener sistemas inmunológicos
más débiles, lo que permite la infección con VPH y crecimiento tumoral.
Tener menos de 17 años en el primer embarazo a término
Las mujeres que tuvieron su primer embarazo a término a la edad de 17 años o menos son casi
dos veces más propensas a llegar a tener cáncer de cuello uterino posteriormente en la vida que
las que tuvieron su primer embarazo a los 25 años o después.
Pobreza
La pobreza es también un factor de riesgo para el cáncer de cuello uterino. Muchas mujeres con
bajos ingresos no tienen acceso fácil a servicios adecuados de atención a la salud, incluyendo las
pruebas de Papanicolaou. Esto significa que es posible que no se hagan las pruebas de detección
ni reciban tratamiento para precánceres y cánceres de cuello uterino.
Dietilestilbestrol (DES)
El dietilestilbestrol (DES) es un medicamento hormonal que se administraba a algunas mujeres
para prevenir el aborto espontáneo entre 1940 y 1971. A las mujeres cuyas madres tomaron DES
cuando estaban embarazadas se les llama hijas del DES. Estas mujeres padecen adenocarcinoma
de células claras de la vagina o del cuello uterino con más frecuencia de lo que normalmente se
esperaría. Este tipo de cáncer se presenta en muy pocas ocasiones en mujeres que no sean hijas
del DES. Existe alrededor de un caso de este tipo de cáncer en cada 1,000 mujeres cuyas madres
tomaron DES durante el embarazo. Esto significa que aproximadamente 99.9% de las hijas del
DES no padecen estos cánceres.
El adenocarcinoma de células claras relacionado con DES es más común en la vagina que en el
cuello uterino. El riesgo parece ser mayor en mujeres cuyas madres tomaron el medicamento
durante sus primeras 16 semanas de embarazo. La edad promedio de las mujeres al momento del
diagnóstico de adenocarcinoma de células claras relacionado con el DES es 19 años. Como la
Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) prohibió en 1971 el uso de
DES durante el embarazo, hasta las hijas más jóvenes de madres que tomaron DES son mayores
de 35 años - pasada la edad de mayor riesgo. Aun así, no hay una edad límite en la que estas
mujeres estén a salvo de desarrollar cáncer relacionado con DES. Los médicos no saben con
exactitud cuánto tiempo estas mujeres estarán en riesgo.
Las hijas del DES también pudieran tener un riesgo aumentado de cánceres de células escamosas
y precánceres de cuello uterino asociados con el VPH.
Aunque las hijas del DES tienen un mayor riesgo de carcinomas de células claras, las mujeres no
tienen que haber estado expuestas a DES para padecer carcinoma de células claras. A pesar de
presentarse en muy pocas ocasiones, antes de crear el DES, las mujeres eran diagnosticadas con
la enfermedad.
Para más información sobre DES, lea nuestro documento DES Exposure: Questions and
Answers. Usted puede leerlo en nuestro sitio Web o nos puede llamar para solicitar que le
enviemos una copia gratis.
Antecedente familiar de cáncer de cuello uterino
El cáncer de cuello uterino puede presentarse con mayor frecuencia en algunas familias. Si la
madre o hermana de una mujer tuvieron cáncer de cuello uterino, sus probabilidades de padecer
esta enfermedad aumentan de dos a tres veces en comparación a si nadie en la familia lo hubiera
padecido. Algunos investigadores sospechan que algunos casos de esta tendencia familiar son
causados por una condición hereditaria que hace que algunas mujeres sean menos capaces de
luchar contra la infección con VPH que otras. En otros casos, una mujer de la misma familia, al
igual que una paciente que ha sido diagnosticada, podría estar más propensa a tener uno o más de
los otros factores de riesgo no genéticos descritos anteriormente en esta sección.
Signos y síntomas del cáncer de cuello uterino
Las mujeres con cánceres de cuello uterino en etapa temprana y precánceres usualmente no
presentan síntomas. Los síntomas a menudo no comienzan hasta que un precáncer se torna en un
cáncer invasivo verdadero y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los síntomas
más comunes son:
• Sangrado vaginal anormal, tal como sangrado después de sostener relaciones sexuales (coito
vaginal), sangrado después de la menopausia, sangrado y manchado entre periodos y
periodos menstruales que duran más tiempo o con sangrado más profuso de lo usual. El
sangrado después de una ducha vaginal o después del examen pélvico es un síntoma común
del cáncer de cuello uterino, pero no de precáncer.
• Una secreción vaginal inusual (la secreción puede contener algo de sangre y se puede
presentar entre sus periodos o después de la menopausia).
• Dolor durante las relaciones sexuales (coito vaginal).
Estas señales y síntomas también pueden ser causados por otras condiciones que no son cáncer
de cuello uterino. Por ejemplo, una infección puede causar dolor o sangrado. Aun así, si usted
presenta cualquiera de estos problemas, debe consultar inmediatamente a su médico (aunque se
haya estado haciendo regularmente las pruebas de Papanicolaou). Si es una infección, necesitará
tratamiento. De ser cáncer, ignorar los síntomas puede permitir que el cáncer progrese a una
etapa más avanzada y que se reduzcan sus probabilidades de un tratamiento eficaz.
Lo mejor es que no espere a que aparezcan los síntomas. Hágase regularmente las pruebas.
¿Se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?
Debido a que la forma más común de cáncer de cuello uterino comienza con cambios
precancerosos, hay dos formas de detener el origen de esta enfermedad. Una manera consiste en
encontrar y tratar los precánceres antes de que se tornen en verdaderos cánceres, y la otra manera
es prevenir los precánceres en primer lugar.
Detección de precánceres de cuello uterino
Una manera bien comprobada para prevenir el cáncer de cuello uterino consiste en hacerse
pruebas de detección para encontrar precánceres antes de que se tornen en cánceres invasivos. La
prueba de Papanicolaou y la prueba del VPH (virus de papiloma humano) son las pruebas usadas
para esto. Si se encuentra un precáncer, se puede tratar al detener el cáncer de cuello uterino
antes de que realmente comience. Debido a que la vacuna del VPH no provee protección total
contra todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer de cuello uterino, no puede prevenir
todos los casos de cáncer cervical. Por esta razón es muy importante que las mujeres continúen
haciéndose las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino, incluso después de haber sido
vacunadas. La mayoría de los casos de cáncer invasivo de cuello uterino se detecta en mujeres
que no se han hecho pruebas detección con regularidad.
Lea la sección “Guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la prevención y la
detección temprana del cáncer de cuello uterino” para más detalles.
Qué hacer para prevenir los precánceres y los cánceres
Evite el contacto con el virus del papiloma humano (VPH)
Debido a que el VPH es la principal causa del cáncer y precáncer de cuello uterino, evitar la
exposición al VPH podría ayudar a prevenir esta enfermedad. El VPH se transmite de una
persona a otra durante el contacto de piel a piel con una zona infectada del cuerpo. Aunque el
VPH se puede propagar durante la relación sexual, que incluye el contacto vaginal, el anal y el
sexo oral, no tiene que ocurrir el acto sexual para que la infección se propague. Lo único que se
necesita es el contacto de piel a piel con una zona del cuerpo contagiada con VPH. Esto significa
que el virus se puede transmitir a través del contacto de genital a genital (sin coito). Incluso es
posible que una infección genital se transmita al tocar los genitales con las manos.
Además, la infección por VPH al parecer se puede transmitir de una parte del cuerpo a otra. Esto
significa que una infección puede iniciarse en el cuello uterino y luego propagarse a la vagina y a
la vulva.
Puede ser muy difícil no exponerse al VPH. Se puede prevenir la infección genital con el VPH
no dejando que otras personas tengan contacto con su área genital o anal. Sin embargo, aun así
puede haber otras maneras de infectarse que todavía no están claras. Por ejemplo, un reciente
estudio descubrió VPH en la superficie de juguetes sexuales de modo que compartir estos
juguetes podría transmitir el VPH.
Infección por VPH en mujeres
La infección por VPH ocurre principalmente en las mujeres más jóvenes y es menos común en
las mujeres mayores de 30 años. La razón para esto no está clara. Ciertos tipos de
comportamientos sexuales aumentan el riesgo de una mujer de contraer una infección por VPH,
tales como: tener relaciones sexuales a temprana edad y tener muchas parejas sexuales.
Las mujeres que han tenido muchas parejas sexuales tienen una mayor probabilidad de infectarse
con el VPH, aunque una mujer que haya tenido solo una pareja sexual también puede infectarse
con el virus. Esto es más probable que ocurra si ella tiene una pareja que ha tenido muchas
parejas sexuales o si su pareja es un hombre que no ha sido circuncidado.
Esperar hasta una mayor edad para tener relaciones sexuales puede ayudar a evitar el VPH.
También ayuda el limitar su número de parejas sexuales y el evitar las relaciones sexuales con
alguien que haya tenido muchas otras parejas sexuales. Aunque el virus con más frecuencia se
propaga entre un hombre y una mujer, la infección con VPH y el cáncer de cuello uterino
también se han visto en mujeres que sólo han tenido sexo con otras mujeres. Recuerde que
alguien puede tener el VPH por años sin aún presentar síntomas (no siempre causa verrugas o
cualquier otro síntoma). Una persona puede tener el virus y transmitirlo sin saberlo.
Aun así, debido a que todo lo que se requiere para trasmitir el virus de una persona a otra es el
contacto de piel a piel con un área del cuerpo infectada por VPH, incluso el no haber tenido sexo
no garantiza que usted nunca será infectada con el virus. Podría ser posible prevenir el contagio
anal y genital del VPH al no permitir nunca que otra persona tenga contacto con dichas zonas del
cuerpo.
Infección por VPH en hombres
Para los hombres, los factores principales que influyen en el riesgo de infecciones genitales con
VPH son la circuncisión y el número de parejas sexuales.
Los hombres que están circuncidados (a quienes les han quitado la piel del prepucio del pene)
tienen una menor probabilidad de contagiarse o de mantener la infección por VPH. Los hombres
que no han sido circuncidados son más propensos a tener infecciones por VPH y a transmitirlas a
sus parejas. Las razones de esto no están claras. Puede deberse a que después de la circuncisión
la piel del glande (del pene) pasa por cambios que la hace más resistente a infecciones con VPH.
Otra teoría es que la superficie del prepucio (la cual se elimina mediante la circuncisión) puede
contagiarse con el VPH con mayor facilidad. Aun así, la circuncisión no protege por completo
contra el VPH; los hombres que están circuncidados aún pueden contraer el VPH y transmitirlo a
sus parejas.
El riesgo de contagiarse con el VPH está también estrechamente relacionado con el hecho de
tener muchas parejas sexuales (durante la vida de un hombre).
Uso de condones
Los condones proveen cierta protección contra el VPH, pero no pueden prevenir completamente
las infecciones. Los hombres que usan condones tienen una menor probabilidad de infectarse con
VPH y de trasmitirlo a sus parejas femeninas. Un estudio encontró que cuando se usan los
condones correctamente cada vez que se tiene sexo, éstos pueden reducir la tasa de infección con
VPH en aproximadamente 70%. Una de las razones por las que los condones no pueden ofrecer
protección total es porque no pueden cubrir todas las áreas del cuerpo que pueden infectarse con
VPH, tal como la piel del área genital o anal. No obstante, los condones proveen cierta
protección contra el VPH, y también protegen contra el VIH y algunas otras infecciones de
transmisión sexual. El condón (cuando lo usa el hombre en la pareja) también parece ayudar a
que la infección con VPH y los precánceres desaparezcan más rápidamente.
Los condones femeninos quedan dentro de la vagina y pueden ayudar a evitar que una mujer
quede embarazada. También pueden proteger contra infecciones de transmisión sexual,
incluyendo VPH y VIH, aunque para esto no son tan eficaces como los condones masculinos.
No fume
No fumar es otra forma importante de reducir el riesgo de precáncer y cáncer de cuello uterino.
Vacúnese
Hay vacunas disponibles para protegerse contra las infección con el VPH. Todas estas vacunas
ofrecen protección contra la infección de los subtipos 16 y 18 del VPH. Algunas también pueden
ofrecer protección contra la infección de otros subtipos del VPH, incluyendo algunos tipos
causantes de verrugas anales y genitales.
Estas vacunas funcionan solamente para prevenir la infección con el VPH (no son un tratamiento
de una infección ya existente). Por esta razón, para una óptima eficacia, la vacuna contra el VPH
se debe aplicar antes de que una persona se exponga al VPH (por ejemplo, antes de que la
persona sea sexualmente activa).
Estas vacunas pueden ayudar a prevenir los casos de precáncer y cáncer del cuello uterino.
Algunas de las vacunas del VPH también han sido aprobadas para prevenir otros tipos de cáncer,
así como de las verrugas anales y genitales.
Las vacunas requieren una serie de tres inyecciones por un periodo de seis meses. Por lo general,
los efectos secundarios son leves. Los más comunes son enrojecimiento breve, inflamación e
irritación en el área de la piel donde se administra la inyección. Rara vez alguna mujer puede
sentir que va a desmayarse tras recibir la inyección. El Comité Asesor sobre Prácticas de
Inmunizaciones (Federal Advisory Committee on Immunization Practices, ACIP) recomienda de
forma rutinaria que las niñas de 11 a 12 años se vacunen contra el VPH con la serie completa de
las 3 inyecciones.. Las niñas pueden también recibir la vacuna contra el VPH a una edad tan
temprana como a los 9 años a discreción de los doctores. El ACIP también recomendó que las
mujeres entre 13 y 26 años de edad que no hayan sido vacunadas reciban las vacunas para
“ponerse al día”.
La Sociedad Americana Contra El Cáncer también recomienda que la vacuna contra el VPH sea
administrada de forma rutinaria a niñas entre 11 y 12 años, y tan pronto como a los 9 años a
discreción de los doctores. La Sociedad Americana Contra El Cáncer también está de acuerdo en
que las jóvenes de hasta 18 años de edad deben recibir las vacunas para “ponerse al día”. El
panel independiente que hace las recomendaciones a nombre de la Sociedad reportó que no
existe evidencia suficiente que muestre que “ponerse al día” con las vacunas para toda mujer
entre 19 y 26 años sea beneficioso. Como resultado, la Sociedad Americana Contra El Cáncer
recomienda que las mujeres entre 19 y 26 años consulten con sus médicos antes de decidir si
deben recibir las vacunas para conocer el riesgo de exposición previa al VPH y el beneficio
potencial de vacunarse. Actualmente, las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer no
abordan el uso de la vacuna en mujeres u hombres de más edad.
Es importante entender que ninguna vacuna provee protección completa contra todos los tipos de
VPH causantes de cáncer. Por lo tanto, las pruebas rutinarias de detección de cáncer de cuello
uterino aún siguen siendo necesarias.
Para más información sobre las vacunas y el VPH, por favor consulte nuestro documento
Vacunas contra VPH.
Guías de la Sociedad Americana Contra El
Cáncer para la prevención y la detección
temprana del cáncer de cuello uterino
La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que las mujeres sigan estas guías para
ayudar a encontrar temprano el cáncer de cuello uterino. Estas guías también pueden ayudar a
encontrar precánceres, los cuales se pueden tratar para evitar que se origine el cáncer de cuello
uterino.
• Todas las mujeres deben comenzar las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino a la
edad de 21 años. Las mujeres de 21 a 29 años deben hacerse la prueba de Papanicolaou cada
3 años. La prueba del VPH no se debe usar como prueba de detección en este grupo de edad
(se puede usar como parte del seguimiento de una prueba de Papanicolaou con resultado
anormal).
• A partir de los 30 años, el método preferido de detección consiste en una prueba de
Papanicolaou combinada con una prueba de VPH cada 5 años. A esto se le llama prueba
conjunta y debe continuar hasta los 65 años.
• Otra opción razonable para las mujeres de 30 a 65 años consiste en realizar solamente la
prueba de Papanicolaou cada 3 años.
• Puede que las mujeres que están en alto riesgo de cáncer de cuello uterino debido a un
sistema inmunológico suprimido (por ejemplo, debido a infección por VIH, trasplante de
órgano, o uso prolongado de esteroide) o debido a que fueron expuestas a DES en el útero,
necesiten hacerse las pruebas de detección con más frecuencia. Estas mujeres deben seguir
las recomendaciones de sus médicos.
• Las mujeres mayores de 65 años que se han hecho regularmente las pruebas de detección en
los últimos 10 años pueden dejar de hacerse las pruebas siempre y cuando no se haya
encontrado ningún precáncer grave (como CIN2 o CIN3) en los últimos 20 años (CIN son las
siglas en inglés de neoplasia intraepitelial cervical y se discute más adelante en la sección
“Evaluación de los resultados anormales de la prueba de Papanicolaou” bajo el título “Cómo
se informan los resultados de la biopsia”). Las mujeres con antecedentes de CIN2 o CIN3
deben continuar con las pruebas al menos 20 años después de haber detectado la anomalía.
• Las mujeres que se hayan sometido a una histerectomía total (extirpación del útero y del
cuello uterino) pueden dejar de hacerse las pruebas (como las pruebas de Papanicolaou y las
pruebas de VPH), a menos que la histerectomía se haya hecho como tratamiento de precáncer
de cuello uterino (o cáncer). Las mujeres que hayan tenido una histerectomía sin la
extirpación del cuello uterino (una histerectomía supracervical) deben continuar las pruebas
de detección de este cáncer, según las guías presentadas anteriormente.
• Las mujeres de cualquier edad NO deben hacerse las pruebas cada año mediante cualquier
método de detección.
• Las mujeres que han sido vacunadas contra el VPH deberán aún seguir estas guías.
Algunas mujeres creen que pueden dejar de hacerse las pruebas de detección una vez que dejan
de tener hijos, pero esto no es cierto. Estas mujeres todavía deben seguir las recomendaciones de
la Sociedad Americana Contra El Cáncer.
Aunque no se deben hacer las pruebas de detección cada año, puede que las mujeres que han
presentado resultados anormales en las pruebas necesiten hacerse una prueba de seguimiento con
una prueba de Papanicolaou (algunas veces con una prueba de VPH) en 6 meses o un año.
Las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la detección temprana del cáncer de
cuello uterino no aplican a mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de cuello uterino,
precáncer de cuello uterino, o infección por VIH. Estas mujeres deben someterse a pruebas de
seguimiento y de detección del cáncer de cuello uterino según lo recomienden sus médicos.
Importancia de la detección del cáncer de cuello uterino
Las pruebas de detección ofrecen la mejor oportunidad para encontrar el cáncer de cuello uterino
en una etapa temprana cuando es probable que el tratamiento sea eficaz. Además, las pruebas de
detección pueden en realidad prevenir la mayoría de los cánceres cervicales mediante la
detección de los cambios anormales de las células del cuello uterino (precánceres) para que
puedan ser tratados antes de que éstos tengan la oportunidad de convertirse en un cáncer cervical.
Si se detecta temprano, el cáncer de cuello uterino es uno de los cánceres que se puede tratar con
más éxito. En los Estados Unidos, la tasa de mortalidad del cáncer de cuello uterino ha
disminuido más del 50% durante los últimos 30 años. Se cree que esta disminución se debe
principalmente a la eficacia de las pruebas de Papanicolaou.
A pesar de los beneficios reconocidos de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino,
no todas las mujeres que viven en los Estados Unidos las aprovechan. La mayoría de los casos
del cáncer de cuello uterino se encuentra en mujeres que nunca se han sometido a una prueba de
Papanicolaou o que no se han hecho dicha prueba recientemente. Las mujeres sin seguro médico
y las mujeres que inmigraron recientemente a este país tienen menos probabilidad de hacerse las
pruebas de detección del cáncer de cuello uterino en el momento indicado.
Las muertes causadas por el cáncer de cuello uterino son mayores en las poblaciones de los
países donde las mujeres no se hacen rutinariamente las pruebas de detección de este cáncer. De
hecho, el cáncer de cuello uterino es la causa principal de muerte por cáncer en las mujeres de
muchos países en vías de desarrollo. Estas mujeres por lo general son diagnosticadas con
cánceres en etapas tardías, en vez de precánceres o cánceres en etapas tempranas.
Prueba de VPH ADN
Como se indicó anteriormente, el factor de riesgo más importante del cáncer de cuello uterino es
la infección con VPH. Los doctores ahora cuentan con una prueba para detectar los tipos de VPH
(tipos de alto riesgo o carcinogénicos) que tienen una mayor probabilidad de causar el cáncer de
cuello uterino. En esta prueba, se buscan partículas del ADN de estos tipos de VPH en las células
del cuello uterino. La manera en que se realiza la prueba es similar a la de Papanicolaou, en
cuento a cómo se obtiene la muestra, y algunas veces hasta se pueden hacer ambas pruebas de la
misma muestra.
La prueba de VPH ADN se usa con más frecuencia en dos situaciones:
• La prueba genética del VPH se puede usar en combinación con la prueba de Papanicolaou
para detectar el cáncer de cuello uterino. La Sociedad Americana Contra El Cáncer
recomienda esta combinación para las mujeres a partir de los 30 años de edad. En las guías
de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, la prueba de VPH no reemplaza la prueba de
Papanicolaou para la mayoría de las mujeres. La Sociedad Americana Contra El Cáncer no
recomienda el uso de la prueba VPH ADN para detectar el cáncer de cuello uterino en
mujeres menores de 30 años. Esto se debe a que las mujeres de 20 a 29 años que están
sexualmente activas tienen una gran probabilidad (en comparación con mujeres de mayor
edad) de contraer infecciones por VPH que desaparecerán por sí solas. Para estas mujeres
más jóvenes, los resultados de esta prueba no son tan importantes y pueden causar más
confusión. Para obtener más información, consulte el documento El VPH y pruebas para el
VPH de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.
• La prueba de VPH ADN también se puede usar en las mujeres que obtuvieron resultados
ligeramente anormales en la prueba de Papanicolaou (ASC-US) con el fin de determinar si es
necesario que se hagan más pruebas o recibir tratamiento (lea la próxima sección
“Evaluación de los resultados anormales de la prueba de Papanicolaou”).
La FDA aprobó una prueba VPH ADN para usarse como prueba de detección del cáncer de
cuello uterino sin la prueba de Papanicolaou. Actualmente, la Sociedad Americana Contra El
Cáncer está evaluando la evidencia que respalda el uso de esta prueba de detección y podría
actualizar sus guías de detección en 2015.
Seguimiento de la prueba del VPH
Si el resultado de su prueba de Papanicolaou es normal, pero da positivo para VPH, las opciones
principales son:
• Repetir la prueba conjunta (con una prueba de Papanicolaou y una prueba de VPH) en un año
• Realizar pruebas para determinar si usted da positivo a los tipos de VPH 16 o 18 (a menudo,
esto se puede hacer en el laboratorio usando una muestra). Si los resultados de una de estas
pruebas da positivo, se recomienda una colposcopia (la colposcopia se abordó en la sección
“Evaluación de los resultados anormales de la prueba de Papanicolaou”). Si los resultados
son negativos, se debe repetir la prueba conjunta en un año
La prueba de Papanicolaou
La prueba de Papanicolaou es la prueba de detección principal para el cáncer de cuello uterino y
los cambios precancerosos.
¿Cómo se realiza una prueba de Papanicolaou?
La prueba de Papanicolaou es un procedimiento que se usa para la obtención de células del
cuello uterino con el fin de observarlas con un microscopio y así detectar si hay cáncer y
precáncer.
El médico primero coloca un espéculo dentro de la vagina. Este instrumento de metal o plástico
mantiene la vagina abierta, de manera que el cuello uterino pueda verse bien. Seguidamente se
obtiene, mediante raspado ligero, una muestra de células y mucosidad del ectocérvix con una
pequeña espátula. Se inserta en la abertura del cuello uterino un pequeño cepillo o una torunda
de algodón para tomar una muestra del endocérvix (vea la ilustración en la sección “¿Qué es el
cáncer de cuello uterino?”). Si se extirpó su cuello uterino (debido a cervicectomía o
histerectomía) como parte del tratamiento del cáncer de cuello uterino o precáncer, la muestra se
tomará de las células de la parte superior de la vagina (conocida como el manguito vaginal).
Entonces, las muestras de células se preparan para que se puedan examinar con un microscopio
en el laboratorio. Esto se logra al:
• Esparcir la muestra directamente sobre laminillas de vidrio para microscopio y roseándole un
preservativo. Esta laminilla entonces se envía al laboratorio. A esto se le llama citología
convencional
• Colocar la muestra de las células del cuello uterino en un líquido preservativo especial (en
lugar de colocarlas directamente en una laminilla). El recipiente que contiene las células y el
líquido se envía al laboratorio. Las células en el líquido se distribuyen en las laminillas en el
laboratorio. Esto se llama citología en medio líquido, o prueba de Papanicolaou en medio
líquido
La citología en medio líquido no detecta más cánceres o pre-cánceres que la citología
convencional, aunque presenta algunas ventajas. Estas incluyen una menor probabilidad de tener
que repetir la prueba de Papanicolaou, y la capacidad para usar la misma muestra para pruebas
de VPH. Sin embargo, una desventaja de la prueba en medio líquido consiste en que tiene más
probabilidades de detectar cambios celulares que no son de origen precanceroso pero que
necesitarán ser examinados más a fondo, lo que lleva a pruebas innecesarias. Este método es
también más costoso que la citología convencional.
Aunque la prueba de Papanicolaou ha tenido más éxito que ninguna otra prueba de detección en
la prevención del cáncer, no es perfecta. Una de las limitaciones de la prueba de Papanicolaou
consiste en que los resultados necesitan ser examinados por seres humanos, por lo que no
siempre es posible un análisis preciso de cientos de miles de células en cada muestra. Ingenieros,
científicos y doctores están trabajando en conjunto para mejorar esta prueba. Debido a que es
posible que se pasen por alto algunas anomalías (aunque las muestras sean observadas en los
mejores laboratorios), es recomendable hacerse esta prueba con la frecuencia recomendada por
las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, y no con menos frecuencia.
Lamentablemente, muchas de las mujeres con mayor riesgo de cáncer de cuello uterino no se
están realizando las pruebas o se las están realizando con una frecuencia incorrecta.
Cómo hacer que las pruebas de Papanicolaou sean más precisas
Hay varias medidas que usted puede tomar para que su prueba de Papanicolaou sea lo más
precisa posible:
• No programe la cita médica durante el periodo menstrual. El mejor momento es al menos 5
días después de que haya finalizado el período menstrual
• No use tampones, espuma espermicida o gelatinas, otras cremas vaginales, humectantes, o
lubricantes, o medicamentos vaginales 2 a 3 días antes de la prueba
• Evite las duchas vaginales 2 o 3 días antes de la prueba
• No tenga relaciones sexuales (coito) 2 días antes de la prueba
Un examen pélvico no es lo mismo que una prueba de Papanicolaou
Muchas personas confunden los exámenes pélvicos con las pruebas de Papanicolaou. El examen
pélvico es parte del cuidado de salud rutinario de la mujer. Durante un examen pélvico, el doctor
examina los órganos reproductores, incluyendo el útero y los ovarios, y puede que haga pruebas
para detectar enfermedades de transmisión sexual. Las pruebas de Papanicolaou se hacen a
menudo durante los exámenes pélvicos, aunque puede que se le haga un examen pélvico sin
incluir una prueba de Papanicolaou. Un examen pélvico sin una prueba de Papanicolaou no
ayudará a detectar las células anormales del cuello uterino ni el cáncer de cuello uterino en etapa
inicial.
A menudo, la prueba de Papanicolaou se hace durante el examen pélvico, después de colocar el
espéculo. Para realizar la prueba de Papanicolaou, el médico remueve células del cuello uterino
al raspar o rozar cuidadosamente el cuello uterino con un instrumento especial. Los exámenes
pélvicos pueden ayudar a encontrar otros tipos de cánceres y problemas del sistema reproductor,
pero la prueba de Papanicolaou es necesaria para encontrar temprano los precánceres o el cáncer
de cuello uterino. Pregunte a su médico si a usted le hicieron una prueba de Papanicolaou con su
examen pélvico.
¿Cómo se informan los resultados de una prueba de
Papanicolaou?
El sistema utilizado más ampliamente para describir los resultados de la prueba de Papanicolaou
es el Sistema Bethesda (TBS, por sus siglas en inglés). Existen tres categorías principales,
algunas de las cuales se dividen en sub-categorías:
• Negativo para lesiones intraepiteliales o cáncer
• Anomalías de las células epiteliales
• Otras neoplasias malignas
Negativo para lesiones intraepiteliales o cáncer
Esta primera categoría significa que no se detectaron signos de cáncer, cambios precancerosos,
ni alguna otra anomalía significativa. Algunas muestras en esta categoría son completamente
normales. En otras se pueden detectar hallazgos que no tengan que ver con el cáncer de cuello
uterino, como por ejemplo, signos de infecciones con hongos, herpes o Trichomonas vaginalis
(un parasito microscópico). En algunos casos las muestras también pudieran mostrar “cambios
celulares reactivos”, que son la forma en que las células del cuello uterino responden a las
infecciones u otras irritaciones.
Anomalías de las células epiteliales
Esto significa que las células que recubren el cuello uterino o la vagina muestran cambios que
pudieran ser indicativos de cáncer o de alguna afección precancerosa. Esta categoría se divide en
varios grupos para las células escamosas y las células glandulares.
Anomalías de células escamosas
Células escamosas atípicas (ASCs): esta categoría incluye células escamosas atípicas de
importancia incierta (ASC-US) y células escamosas atípicas en las que el alto grado de lesión
intraepitelial escamosa (SIL) no puede ser excluido (ASC-H).
ASC-US es un término que se usa cuando existen células que lucen anormales, pero que no es
posible saber (mediante la observación de las células con un microscopio) si esto se debe a
infección, irritación o si es un precáncer. La mayor parte del tiempo, las células identificadas
como ASC-US no son precancerosas, aunque se requiere de más pruebas para confirmar esto.
Si los resultados de la prueba de Papanicolaou se identifican como ASC-H, esto significa que se
sospecha de una SIL de alto grado.
Los resultados de la prueba de Papanicolaou indicando cualquiera de los dos tipos de ASC
significan que es necesario realizar más pruebas. Esto se aborda en la sección “Evaluación de los
resultados anormales de la prueba de Papanicolaou”.
Lesiones intraepiteliales escamosas (SIL): estas anomalías se subdividen en SIL de bajo grado
(LSIL) y SIL de alto grado (HSIL). En el LSIL, las células son ligeramente anormales, mientras
que en el HSIL, las células son significativamente anormales. Las HSILs son menos propensas
que las LSILs a desaparecer sin ningún tratamiento. También son más propensas a convertirse en
cáncer con el pasar del tiempo si no se recibe tratamiento. No obstante, la mayoría de las SIL se
puede curar con tratamiento y esto evita que se origine un cáncer verdadero.
Si los resultados de una prueba de Papanicolaou indican SIL, se requiere de más pruebas. Esto se
aborda en la sección “Evaluación de los resultados anormales de la prueba de Papanicolaou”.
Carcinoma de células escamosas: este resultado significa que la mujer tiene mayores
probabilidades de padecer un cáncer invasivo. Se estarán realizando estudios adicionales para
asegurarse del diagnóstico antes de que se pueda planear el tratamiento.
Anomalías de células glandulares
Adenocarcinoma: los cánceres de las células glandulares se llaman adenocarcinomas. En
algunos casos, el patólogo que examina las células puede indicar si el adenocarcinoma comenzó
en el endocérvix, en el útero (endometrio) o en alguna otra parte del cuerpo.
Células glandulares atípicas: cuando las células glandulares no lucen normales, pero tienen
características que impiden que se pueda tomar una decisión clara con respecto a si son
cancerosas, el término que se usa es células glandulares atípicas (AGCs). La paciente debe
hacerse más pruebas si el resultado de la citología de su cuello uterino muestra células
glandulares atípicas.
Otras neoplasias malignas
Esta categoría es sólo para formas de cáncer que rara vez afectan al cuello uterino, tales como el
melanoma maligno, los sarcomas y los linfomas.
Otras descripciones de los resultados de la prueba de Papanicolaou también se han utilizado en el
pasado.
Evaluación de los resultados anormales de la
prueba de Papanicolaou
Otras pruebas para las mujeres con resultados anormales de la
prueba
La prueba de Papanicolaou es una prueba de detección, no una prueba de diagnóstico (no puede
indicar con certeza la presencia de cáncer). Por lo tanto, el resultado anormal de una prueba de
Papanicolaou significa que será necesario realizar otras pruebas para determinar si en realidad
hay un cáncer o un precáncer. Las pruebas que se usan incluyen un colposcopio (con biopsia) y
un raspado endocervical. Si una biopsia muestra un precáncer, los médicos toman medidas para
evitar que se origine un verdadero cáncer.
En ocasiones, estas pruebas también se realizan para darle seguimiento a un resultado positivo de
una prueba de VPH cuando la prueba de Papanicolaou es normal.
Colposcopia
Si presenta ciertos síntomas que sugieren la presencia de un cáncer, o si la prueba de
Papanicolaou muestra células anormales, será necesario realizarle una prueba llamada
colposcopia. En este procedimiento, usted estará acostada sobre la mesa de examinación como se
suele hacer para un examen pélvico. Se coloca un espéculo en la vagina para ayudar al médico a
observar el cuello uterino. El doctor usará el colposcopio para examinar el cuello uterino. El
colposcopio es un instrumento con lentes de aumento muy parecidos a los de los binoculares.
Aunque permanece fuera del cuerpo de la mujer, el colposcopio permite que el doctor vea de
cerca y claramente la superficie del cuello uterino. Por lo general, el médico aplicará a su cuello
uterino una solución diluida de ácido acético (parecida al vinagre) para que sea más fácil ver
cualquier área anormal.
La colposcopia en sí no causa más molestias que cualquier otro examen con espéculo. Además,
no causa efectos secundarios y se puede realizar en forma segura incluso si usted está
embarazada. Al igual que la prueba de Papanicolaou, se realiza pocas veces durante su periodo
menstrual. Se hace una biopsia si se observa un área anormal en el cuello uterino. Para una
biopsia, se extirpa un pequeño fragmento de tejido del área que luce anormal. La muestra se
envía a un patólogo para que la examine bajo el microscopio. Una biopsia es la única manera de
determinar si un área anormal es un precáncer, un cáncer o ninguno de los dos. Aunque el
procedimiento de colposcopia no es doloroso, la biopsia cervical puede causar molestias,
calambres e incluso dolor en algunas mujeres.
Biopsias cervicales
Existen varios tipos de biopsias que se utilizan para diagnosticar un cáncer o un precáncer de
cuello uterino. Si la biopsia puede extirpar completamente todo el tejido anormal, éste puede que
sea el único tratamiento necesario. En algunos casos, se requiere un tratamiento adicional del
cáncer o del precáncer.
Biopsia colposcópica
Para este tipo de biopsia, un doctor u otro proveedor de atención médica examina primero el
cuello uterino con un colposcopio para detectar áreas anormales. El doctor utiliza unas pinzas de
biopsia para extirpar una pequeña sección (de aproximadamente 1/8 de pulgada) del área
anormal en la superficie del cuello uterino. El procedimiento de biopsia puede causar dolor de
calambres leve o dolor de breve duración y es posible que presente posteriormente un ligero
sangrado. Algunas veces, se usa un anestésico local para anestesiar el cuello uterino antes de la
biopsia.
Curetaje endocervical (raspado endocervical)
Algunas veces, la zona de transformación (el área en riesgo de infección con VPH y precáncer)
no se puede ver con el colposcopio. En esa situación, se tiene que hacer algo distinto para
examinar esa área y determinar si hay cáncer. Esto significa hacer un raspado en el endocérvix al
insertar un instrumento estrecho (la cureta) en el canal endocervical (el conducto entre la parte
externa del cuello uterino y la parte interna del útero). La cureta se usa para raspar el interior del
canal y extraer algo de tejido que luego se envía al laboratorio para un examen. Después de este
procedimiento, las pacientes pueden sentir retorcijones y también pueden presentar algo de
sangrado. Por lo general, este procedimiento se lleva a cabo durante el mismo tiempo que la
biopsia colposcópica.
Biopsia de cono
En este procedimiento, también conocido como conización, el doctor extrae del cuello uterino un
fragmento de tejido en forma de cono. La base del cono está constituida por el exocérvix (la
parte externa del cuello uterino), y la punta o ápice del cono está formada por el canal
endocervical. La zona de transformación (el límite entre el exocérvix y el endocérvix) está
contenida dentro del cono. Esta es el área del cuello uterino donde es más probable que se
origine un cáncer o un precáncer. La biopsia de cono se puede usar como tratamiento para
extirpar por completo muchos precánceres, así como tumores cancerosos en etapas muy
tempranas. Hacerse una biopsia de cono no evitará que la mayoría de las mujeres queden
embarazadas, aunque las mujeres a quienes se les extirpa una gran cantidad de tejido mediante la
biopsia pueden tener un riesgo mayor de partos prematuros.
Para las biopsias de cono se utilizan comúnmente dos métodos: el procedimiento de escisión
electroquirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés, o también conocido como escisión con
asa grande de la zona de transformación o LLETZ, por sus siglas en inglés) y la biopsia de cono
con bisturí frío.
Procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP o LLETZ): con este método, se
extirpa el tejido con un asa de alambre delgado que se calienta mediante corriente eléctrica y que
sirve como escalpelo. Para este procedimiento se emplea anestesia local, y puede llevarse a cabo
en el consultorio del médico. Puede tomar tan poco como 10 minutos. Usted podría presentar
calambres ligeros durante el procedimiento y después del procedimiento, y puede presentar
sangrado de leve a moderado por varias semanas.
Biopsia de cono con bisturí frío: este método utiliza un bisturí quirúrgico o un láser en lugar de
un alambre calentado para extirpar el tejido. Requiere anestesia general (usted está "dormida"
durante la operación) y se lleva a cabo en un hospital, pero no es necesario quedarse hasta el día
siguiente. Después del procedimiento, los calambres y cierto sangrado pueden persistir durante
algunas semanas.
Cómo se informan los resultados de la biopsia
Los términos usados para reportar los resultados de las biopsias son un poco diferentes a los
utilizados por el Sistema Bethesda para reportar los resultados de la prueba de Papanicolaou. A
los cambios precancerosos que se detectan mediante una biopsia se les llama neoplasia
intraepitelial cervical (CIN), mientras que los que se descubren mediante una prueba de
Papanicolaou se les llama lesión intraepitelial escamosa (SIL). A la CIN se le asigna un grado
del 1 al 3 según la cantidad de tejido del cuello uterino que luzca anormal en un microscopio. En
la CIN1, no hay mucho tejido que luzca anormal, y se considera el precáncer de cuello uterino
menos grave. Por otro lado, en la CIN2 se observa más tejido anormal, y en la CIN3 la mayor
parte del tejido luce anormal. La CIN3 es el precáncer más grave.
Algunas veces, se usa el término displasia en lugar de CIN. La CIN1 es lo mismo que displasia
leve, CIN2 significa displasia moderada y CIN3 incluye displasia grave y carcinoma in situ.
Los términos para reportar los cánceres (carcinoma de células escamosas y adenocarcinoma) son
los mismos para las pruebas de Papanicolaou y las biopsias.
Cuándo se usan estas pruebas
Las pruebas (o tratamiento) que usted necesitará dependen de los resultados de la prueba de
Papanicolaou.
Células escamosas atípicas (ASC-US y ASC-H)
Si los resultados de la prueba de Papanicolaou muestran indican la presencia de células
escamosas atípicas de importancia incierta (ASC-US), algunos médicos repetirán la prueba de
Papanicolaou en 12 meses. Otra opción consiste en hacer la prueba del virus del papiloma
humano (VPH). El próximo paso depende de su edad. Si usted tiene de 21 a 24 años de edad, y
se encontró el VPH, el médico recomendará repetir la prueba de Papanicolaou en un año. En
caso de que usted tenga al menos 25 años de edad y se detectó el VPH, el médico recomendará
una colposcopia. Si no se detecta VPH, entonces el médico recomendará que se repita la prueba
de Papanicolaou en 3 años. Si usted tiene al menos 25 años de edad, se realizará una prueba de
VPH al mismo tiempo que cuando se repita la prueba de Papanicolaou.
Si los resultados de una prueba de Papanicolaou se identifican como células escamosas atípicas
en las que el alto grado de lesión intraepitelial escamosa no puede ser excluido (ASC-H), esto
significa que se sospecha una SIL de alto grado. El médico recomendará una colposcopia.
Lesiones intraepiteliales escamosas (SILs)
Estas anomalías se dividen en SIL de bajo grado (LSIL) y SIL de alto grado (HSIL).
Para LSIL, las pruebas adicionales dependen de los resultados de la prueba de VPH:
•
•
•
•
•
Si el resultado de la prueba de VPH fue negativo (lo que significa que el virus no se
detectó), entonces se recomienda repetir la prueba de Papanicolaou y la prueba de VPH
en un año.
Si se detecta VPH, entonces se recomienda una colposcopia.
Se recomienda una colposcopia si no se realizó la prueba de VPH y la mujer tiene al
menos 25 años.
Si la mujer tiene menos de 25 años, se debe repetir la prueba de Papanicolaou en un año.
Las mujeres embarazadas con LSIL deben someterse a una colposcopia.
En caso de HSIL, se recomienda una colposcopia o un procedimiento de escisión
electroquirúrgica con asa para las mujeres de 25 años o más. Para las mujeres menores de 25
años, se recomienda una colposcopia.
Células glandulares atípicas y adenocarcinoma in situ (en una prueba de
Papanicolaou)
Si los resultados de la prueba de Papanicolaou muestran células glandulares atípicas o
adenocarcinoma, pero el informe indica que las células anormales no parecen provenir del
revestimiento del útero (el endometrio), las guías recomiendan colposcopia con el tipo de biopsia
llamada curetaje endocervical (raspado endocervical). El médico también puede hacer una
biopsia del endometrio (esto se puede hacer al mismo tiempo que la colposcopia). Para
información sobre la biopsia del endometrio, lea nuestro documento Cáncer de endometrio.
Si las células glandulares atípicas o de adenocarcinoma parecen provenir del endometrio (de
acuerdo a cómo se ven a través del microscopio), los expertos recomiendan una biopsia del
endometrio con curetaje endocervical, y no es necesario realizar una colposcopia a menos que
los resultados de la biopsia del endometrio sean negativos y no expliquen el resultado de la
prueba de Papanicolaou.
¿Cómo se tratan las mujeres con resultados anormales en la
prueba de Papanicolaou o con precánceres?
El tratamiento de las mujeres con resultados anormales en la prueba de Papanicolaou y con
precánceres puede prevenir el origen del cáncer de cuello uterino.
Si se observa un área anormal durante la colposcopia, su médico podrá removerla mediante un
procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (procedimiento LEEP o LLETZ, el cual se
abordó en la sección anterior). Otras opciones incluyen una biopsia de cono y destruir las células
anormales con criocirugía o cirugía láser.
Durante la criocirugía, se coloca una sonda de metal enfriada con nitrógeno líquido directamente
en el cuello uterino. Esto destruye las células anormales mediante congelación. Este
procedimiento se puede hacer en un consultorio médico o en una clínica. Después de la
criocirugía, usted puede presentar mucha secreción acuosa de color café durante algunas
semanas.
En la cirugía con láser, se usa un rayo láser enfocado (a través de la vagina) para vaporizar
(quemar) las células anormales o extirpar una porción pequeña de tejido para estudiarlo. Este
procedimiento se puede realizar en el consultorio del médico o en la clínica usando una
anestésico local (medicina que se usa para adormecer el área).
Para una biopsia de cono, se extrae del cuello uterino un pedazo de tejido en forma de cono. Este
procedimiento se hace utilizando un bisturí quirúrgico o bisturí láser (biopsia de cono con bisturí
frío) o utilizando un alambre delgado calentado mediante electricidad (procedimiento
electroquirúrgico, LEEP o LEETZ). Después del procedimiento, el tejido extirpado (el cono) se
examina con un microscopio. Si los márgenes (bordes más externos) del cono contienen células
anormales (cáncer o precáncer), lo que se conoce como márgenes positivos, es posible que algo
de cáncer (o precáncer) haya quedado de modo que se necesita tratamiento adicional.
Estos tratamientos casi siempre logran eliminar los precánceres y evitar que éstos se conviertan
en un cáncer. Es necesario que se haga exámenes de seguimiento para asegurarse de que la
anomalía no reaparezca. Si lo hace, pueden repetirse los tratamientos. En pocas ocasiones, para
tratar los precánceres se emplea cirugía para extraer el cuello uterino (a menudo con el cuerpo
del útero). Estos procedimientos, llamados cervicectomía e histerectomía, se emplean más a
menudo en caso de cánceres invasivos, y se discuten en nuestro documento Cáncer de cuello
uterino.
Pruebas de detección y prevención del cáncer
de cuello uterino: Aspectos financieros
Los asuntos financieros pueden desempeñar un papel importante en si las mujeres se someten o
no a pruebas de detección para el cáncer de cuello uterino. Las mujeres con recursos económicos
más bajos y aquellas sin seguro médico tienen menos probabilidades de hacerse las pruebas.
Muchos estados se aseguran que las compañías privadas de seguros, Medicaid y los planes de
seguro médico para empleados públicos provean cobertura y rembolso de pago por concepto de
las pruebas de Papanicolaou. La Sociedad Americana Contra El Cáncer apoya estas coberturas
de seguro médico, porque éstas eliminan las barreras financieras para las mujeres que tienen
seguro de salud, pero cuyo plan no cubría anteriormente las pruebas de Papanicolaou.
Otros programas también están disponibles para ayudar a proporcionar asistencia financiera a las
mujeres de recursos económicos más bajos y a aquellas sin seguro médico.
La ley federal
La cobertura de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino está establecida por la Ley
de Atención Médica Accesible, pero no aplica a los planes médicos existentes antes de la
aprobación de esta ley. Usted puede contactar al administrador del plan de atención médica para
averiguar la fecha cuando comenzó su plan médico. Su plan tiene que cubrir las pruebas de
detección del cáncer de cuello uterino si comenzó en o después del 23 de septiembre de 2010. Si
su plan comenzó antes del 23 de septiembre de 2010, puede que aún tenga requisitos de
cobertura establecidos por su estado, aunque cada estado es diferente.
Planes auto-asegurados
Los planes de salud autoasegurados (o autofinanciados) pagan por los costos de la atención
médica de los empleados mediante sus propios recursos, aunque suelen establecer contratos con
otra compañía para que se haga cargo del seguimiento y el pago de reclamaciones. Usted puede
saber si su plan de salud es autoasegurado al ponerse en contacto con el administrador de
cobertura médica en su lugar de trabajo o al consultar el resumen de los beneficios de su plan.
Estos planes están regidos por la Ley de Atención Médica (ACA) de modo que a la mayoría se
les requiere cubrir las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino. La excepción es
cualquier plan autoasegurado que entró en vigencia antes de la aprobación de la ACA. A estos
planes se les llama planes de derechos adquiridos, y no tienen que proveer cobertura basándose
en lo que indica la ACA. Tampoco se tienen que regir por leyes estatales, incluyendo las leyes
relacionadas con la detección del cáncer de cuello uterino.
Las mujeres cuyo seguro de salud sea auto-asegurado deben corroborar con sus planes de salud
para ver qué beneficios de detección temprana del cáncer de cuello uterino ofrecen.
Medicaid
Por estatuto o política de la agencia, los programas de Medicaid o de asistencia pública cubren
en todos los 50 estados más el Distrito de Columbia las pruebas de cáncer de cuello uterino, ya
sea una prueba de rutina o por recomendación médica. Esta cobertura puede o no estar de
acuerdo con las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. Para obtener más
información sobre los servicios provistos para las pruebas de cáncer de cuello uterino, verifique
con las oficinas estatales de Medicaid.
Medicare
Medicare ofrece cobertura para pruebas de Papanicolaou, examen pélvico y examen clínico de
los senos cada 2 años para las beneficiarias de Medicare. Además, si una mujer está en edad
fértil y ha tenido una prueba de Papanicolaou anormal durante los 3 años previos, o está en alto
riesgo de cáncer de cuello uterino o vaginal, ésta tiene derecho, bajo Medicare, a la cobertura de
una prueba de Papanicolaou al año. Esta prueba se provee sin tener que pagar copago, coaseguro
o deducible siempre y cuando acuda a un médico que acepte la cantidad que Medicare paga
como pago total. A los médicos que no acepten la cantidad que Medicare paga como pago total
se les requiere que informen esto antes de ofrecer sus servicios.
Programa nacional para la detección temprana del cáncer de
seno y el cáncer de cuello uterino
Todos los estados están haciendo las pruebas para detectar el cáncer de cuello uterino más
accesibles a las mujeres de pocos recursos médicos a través del Programa Nacional para la
Detección Temprana del Cáncer de Seno y el Cáncer de Cuello Uterino (National Breast and
Cervical Cancer Early Detection Program [NBCCEDP]). Este programa proporciona exámenes
de detección temprana del cáncer de seno y del cáncer de cuello uterino a las mujeres que no
tienen seguro médico, gratuitamente o a un costo muy bajo. El NBCCEDP trata de llegar a tantas
mujeres de las comunidades médicamente subatendidas como sea posible, incluidas mujeres de
edad avanzada, mujeres sin seguro médico y mujeres que pertenecen a minorías raciales y
étnicas.
Aunque cada estado administra su programa, los Centers for Disease Control and Prevention
(CDC) proporcionan fondos de contrapartida y apoyan el programa de cada estado.
El Departamento de Salud de cada estado tendrá la información sobre cómo contactar el
programa más cercano. Para más información sobre este programa, también puede contactar el
CDC llamando al 1-800-232-4636 o consultando la página en Internet
www.cdc.gov/cancer/nbccedp.
Si el cáncer de cuello uterino se descubre durante una prueba de detección de este programa, la
mayoría de los estados ahora pueden extenderles a estas mujeres los beneficios del Medicaid
para cubrir los costos del tratamiento.
Puede obtener más información sobre este programa en nuestro documento National Breast and
Cervical Cancer Early Detection Program.
Costos de la vacuna contra el VPH
Se espera que los planes de seguro médico cubrirán el costo de la vacuna contra el VPH de
acuerdo con las recomendaciones de la Federal Advisory Committee on Immunization Practices
(ACIP). La ACIP también recomendó que la vacuna contra el VPH sea incluida en el programa
federal de ayuda social “Vacuna para los niños” (Vaccine for Children), el cual cubre los costos
de la vacuna para los niños y los adolescentes que no tienen seguro médico o cuyos seguros no
cubren estos costos.
Recursos adicionales
Más información de la Sociedad Americana Contra El Cáncer
La información a continuación puede ser de utilidad para usted. Puede solicitar estos materiales a
través de nuestro número telefónico gratuito llamando al 1-800-227-2345.
Recomendaciones de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el uso de la vacuna contra el virus
del papiloma humano (VPH) para la prevención del cáncer de cuello uterino y los precánceres
Cáncer de cuello uterino (cervical)
Vacunas contra el virus del papiloma humano
El VPH y pruebas para el VPH
Lo que las mujeres deben saber sobre el cáncer de cuello uterino y el virus del papiloma humano
Organizaciones nacionales y sitios en Internet*
Además de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, otras fuentes de información y de apoyo
incluyen:
Foundation for Women’s Cancer (formerly Gynecologic Cancer Foundation)
Línea telefónica gratuita: 1-800-444-4441 o 1-312-578-1439
Sitio Web: www.foundationforwomenscancer.org
Centers for Disease Control and Prevention (CDC)
National Breast and Cervical Cancer Early Detection Program
Línea telefónica gratuita: 1-800-CDC-INFO (1-800-232-4636)
Sitio Web: www.cdc.gov/cancer/nbccedp
National Cervical Cancer Coalition
Línea telefónica gratuita: 1-800- 685-5531or 1-818-909-3849
Sitio Web: www.nccc-online.org
Planned Parenthood Federation of America
Línea telefónica sin cargo: 1-800-230-7526
Sitio Web: www.plannedparenthood.org
*La inclusión en esta lista no implica la aprobación de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.
Independientemente de quién sea usted, nosotros le podemos ayudar. Contáctenos para obtener
información y apoyo. Llámenos al 1-800-227-2345 o visítenos en www.cancer.org.
Referencias
Adam E, Kaufman RH, Adler-Storthz K, et al. A prospective study of association of herpes
simplex virus and human papillomavirus infection with cervical neoplasia in women exposed to
diethylstilbestrol in utero. Int J Cancer. 1985;35(1):19−26.
American Cancer Society. Cancer Facts & Figures 2014. Atlanta, Ga: American Cancer
Society; 2014.
American Cancer Society. Cancer Prevention & Early Detection Facts & Figures 2013. Atlanta,
Ga: American Cancer Society; 2013.
American Cancer Society. Detailed Guide: Cervical Cancer. Accessed at
http://www.cancer.org/Cancer/CervicalCancer/DetailedGuide/index on March 28, 2013.
Anderson TA, Schick V, Herbenick D, Dodge B, Fortenberry JD. A study of human
papillomavirus on vaginally inserted sex toys, before and after cleaning, among women who
have sex with women and men. Sex Transm Infect. 2014 Apr 16. [Epub ahead of print]
Ault KA, Future II study group. Effect of prophylactic human papillomavirus L1 virus-likeparticle vaccine on risk of cervical intraepithelial neoplasia grade 2, grade 3, and
adenocarcinoma in situ: a combined analysis of four randomised clinical trials. Lancet.
2007;369(9576):1861−1868.
Castellsagué X, Bosch FX, Muñoz N, Meijer CJ, et al. Male circumcision, penile human
papilloma virus infection, and cervical cancer in female partners. N Engl J Med. 2002 Apr 1;
346(15):1105−1112.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). FDA licensure of bivalent human
papillomavirus vaccine (HPV2, Cervarix) for use in females and updated HPV vaccination
recommendations from the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR
Morb Mortal Wkly Rep. 2010 May 28;59(20):626−629. Erratum in: MMWR Morb Mortal Wkly
Rep. 2010 Sep 17;59(36):1184
Eifel PJ, Berek JS, Markman, M. Cancer of the cervix, vagina, and vulva. In: DeVita VT,
Hellman S, Rosenberg SA, eds. Cancer: Principles and Practice of Oncology. 9th ed.
Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2011: 1311-1344.
Ghosh C, Baker JA, Moysich KB, et al. Dietary intakes of selected nutrients and food groups and
risk of cervical cancer. Nutr Cancer. 2008;60(3):331−341.
Gray RH, Serwadda D, Kong X, Makumbi F, et al. Male circumcision decreases acquisition and
increases clearance of high-risk human papillomavirus in HIV-negative men: a randomized trial
in Rakai, Uganda. J Infect Dis. 2010 May 15;201(10):1455−1462.
Hatch EE, Herbst AL, Hoover RN, et al. Incidence of squamous neoplasia of the cervix and
vagina in women exposed prenatally to diethylstilbestrol (United States). Cancer Causes
Control. 2001;12(9):837−845.
Hernandez BY, Wilkens LR, Zhu X, et al. Transmission of human papillomavirus in
heterosexual couples. Emerg Infect Dis. 2008;14(6):888−894.
Hogewoning CJ, Bleeker MC, van den Brule AJ, et al. Condom use promotes regression of
cervical intraepithelial neoplasia and clearance of human papillomavirus: a randomized clinical
trial. Int J Cancer. 2003;107(5):811−816.
International Collaboration of Epidemiological Studies of Cervical Cancer. Appleby P, Beral V,
Berrington de González A, Colin D, Franceschi S, Goodhill A, Green J, Peto J, Plummer M,
Sweetland S. Cervical cancer and hormonal contraceptives: collaborative reanalysis of individual
data for 16,573 women with cervical cancer and 35,509 women without cervical cancer from 24
epidemiological studies. Lancet. 2007;370(9599):1609−1621.
Jhingran A, Eifel PJ, Wharton JT, et al. Neoplasms of the cervix. In: Kufe DW, Pollock RE,
Weichselbaum RR, Bast RC, Gansler TS, Holland JF, Frei E, eds. Cancer Medicine 6. Hamilton,
Ontario: BC Decker; 2003: 1779−1808.
Jhingran A, Russel AH, Seiden MV, et al. Cancers of the cervix, vagina and vulva. In:
Neiderhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE eds. Abeloff’s Clinical
Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa; Elsevier; 2014: 1534-1574.
Lacey JV Jr, Swanson CA, Brinton LA, et al. Obesity as a potential risk factor for
adenocarcinomas and squamous cell carcinomas of the uterine cervix. Cancer.
2003;98(4):814−821.
Lu B, Wu Y, Nielson CM, et al. Factors associated with acquisition and clearance of human
papillomavirus infection in a cohort of US men: a prospective study. J Infect Dis. 2009 Feb
1;199(3):362−371.
Marrazzo JM, Koutsky LA, Stine KL, et al. Genital human papillomavirus infection in women
who have sex with women. J Infect Dis. 1998 Dec;178(6):1604−1609.
Massad LS, Einstein MH, Huh WK, et al. 2012 Updated Consensus Guidelines for the
Management of Abnormal Cervical Cancer Screening Tests and Cancer Precursors. Journal of
Lower Genital Tract Disease. 2013;17(5):S1-S27.
Medicare.gov. Pap tests and pelvic exams. Accessed at www.medicare.gov/coverage/pap-testspelvic-exams-screening.html on September 17, 2014.
National Institutes of Health. Medline Plus. Female Condoms. 3/11/2014. Accessed at
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/004002.htm on July 16, 2014.
Nielson CM, Harris RB, Flores R, et al. Multiple-type human papillomavirus infection in male
anogenital sites: prevalence and associated factors. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2009
Apr;18(4):1077−1083. Epub 2009 Mar 24.
Paavonen J, Naud P, Salmerón J, et al. Efficacy of human papillomavirus (HPV)-16/18 AS04adjuvanted vaccine against cervical infection and precancer caused by oncogenic HPV types
(PATRICIA): final analysis of a double-blind, randomised study in young women. Lancet. 2009
Jul 25;374(9686):301−314.
Ronco G, Cuzick J, Pierotti P, et al. Accuracy of liquid based versus conventional cytology:
overall results of new technologies for cervical cancer screening: randomised controlled trial.
BMJ. 2007;335(7609):28.
Saslow D, Solomon D, Lawson H, et al. American Cancer Society, American Society for
Colposcopy and Cervical Pathology, and American Society for Clinical Pathology Screening
Guidelines for the Prevention and Early Detection of Cervical Cancer. CA Cancer J Clin.
2012;62(3):147-172. Epub 2012 Mar 14.
Schiffman M, Castle PE, Jeronimo J, et al. Human papillomavirus and cervical cancer. Lancet.
2007;370(9590):890−907.
Solomon D, Davey D, Kurman R, et al; Bethesda 2001 Workshop. The 2001 Bethesda System:
Terminology for reporting results of cervical cytology. JAMA. 2002;287:2114−2119.
Tobian AA, Serwadda D, Quinn TC, Kigozi G, et al. Male circumcision for the prevention of
HSV-2 and HPV infections and syphilis. N Engl J Med. 2009 Mar 26;360(13):1298−1309.
Tokudome S, Suzuki S, Ichikawa H, et al. Condom use promotes regression of cervical
intraepithelial neoplasia and clearance of human papillomavirus: a randomized clinical trial. Int J
Cancer. 2004 Oct 20;112(1):
Troisi R, Hatch EE, Titus-Ernstoff L, et al. Cancer risk in women prenatally exposed to
diethylstilbestrol. Int J Cancer. 2007;121(2):356−360.
Winer RL, Hughes JP, Feng Q, et al. Condom use and the risk of genital human papillomavirus
infection in young women. N Engl J Med. 2006;354:2645−2654.
Winer RL, Lee SK, Hughes JP, et al. Genital human papillomavirus infection: incidence and risk
factors in a cohort of female university students. Am J Epidemiol. 2003;157(3):218-226. Erratum
in: Am J Epidemiol. 2003;157(9):858.
Last Medical Review: 11/10/2014
Last Revised: 11/10/2014
2014 Copyright American Cancer Society
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertisement