Descargar la Guía de Higiene Hospitalaria

Descargar la Guía de Higiene Hospitalaria
ISBN: 84-688-6706-3
Depósito Legal: M-26433-2004
Math Printer S.L.
Impreso en España • Printed in Spain
AUTORES
DE LA
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA:
Servicio de Medicina Preventiva:
Dra. Gloria Mato Chaín,
Dr. Alberto Mariano Lázaro,
Dra. Amelia Alcaraz Bethencourt,
Dra. Laura Barreales Tolosa,
Dña. Beatriz Peláez Ros,
Dña. Isabel Redondo Requena,
Dra. Mª Carmen Gaspar Gascó,
Dr. José Fereres Castiel.
Área de Enfermería del Servicio de Medicina Preventiva:
Dña. Ana Tercero Valverde,
Dña. Esperanza Barriuso Rojo,
D. Pedro Díaz Aguado,
Dña. Teresa Martín Acero,
Dña. Ana López Gabriel,
Dña. Esther Sánchez García.
COLABORADORES
DE OTROS
SERVICIOS:
D. Manuel Carmona Calvo (Servicio de Gestión Medioambiental),
Dña. Inmaculada Muro Ceballos (SERMED),
Dña. Juana Campo Cascón y Dña. Rosario Caparrós Sanz (Unidad de
Estomaterapia),
Dña. Cristina Quiralte Castañeda y Dña. Rosa María Martínez Prieto
(Unidad de Úlceras por Presión).
3
PRÓLOGO
Con mucho gusto escribo estas líneas para presentar una nueva edición
de la Guía de Higiene Hospitalaria del Servicio de Medicina Preventiva del
Hospital Clínico San Carlos.
La Guía que ve la luz en el año 2004 ha sido totalmente renovada y
actualizada, por un grupo de trabajo del Servicio de Medicina Preventiva,
y recoge las normas, recomendaciones y protocolos de Higiene
Hospitalaria en vigor en nuestro Hospital en los últimos años. Es fruto del
trabajo de un equipo multidisciplinario que, dirigido por el Dr. José Fereres
es líder de opinión en esta materia.
Las actividades de prevención de la infección hospitalaria deben
insertarse en el área de mejora continua de la calidad en la que toda la
Institución está implicada. Por ello se incluyen estas medidas entre los
indicadores y contratos –programa de todos los Hospitales.
Sin que se pretenda que esta Guía pueda aplicarse directamente en otras
Instituciones, sí estimamos que puede ser una contribución importante al
conocimiento de las medidas de control y prevención de la infección
nosocomial.
Deseo, finalmente, felicitar a los autores del Servicio de Medicina
Preventiva por el trabajo realizado y animarles en su esfuerzo para
contribuir al objetivo de conseguir un hospital limpio y seguro para los
pacientes, visitantes y trabajadores.
D. José Soto
Director-Gerente
Abril- 2004
5
INTRODUCCIÓN
Desde hace tiempo he venido insistiendo en la necesidad de editar una
nueva Guía de Higiene Hospitalaria. Nuestra anterior Guía de 1997 se
agotó hace tiempo, después de varias reediciones, y constituyó un
elemento de trabajo útil para médicos y enfermeras del Hospital, tanto
para los trabajadores estables como para las nuevas incorporaciones.
Esta edición es más amplia y está redactada en su totalidad por los
miembros del Servicio de Medicina Preventiva que figuran como autores.
También han colaborado con nosotros otras áreas del Hospital que
también se citan.
Nuestro Hospital tiene una antigua tradición en la lucha contra la infección
nosocomial. Quisiera aquí reivindicar la figura del médico higienista (así se
llaman en Francia) como un profesional cuya importancia ha decaído en
España en los últimos años. La importancia que se atribuye a la Higiene
Hospitalaria en los programas de formación de nuestra especialidad es
mínima y el "desprecio" de los residentes, que llegan a nuestros
hospitales, por todo lo que sea la higiene es evidente. Solamente cuando
conocen la materia - directamente en el Hospital – o colaboran en las
actuaciones de control e investigación de un brote epidémico, aprecian
realmente el interés de la higiene hospitalaria y colaboran
entusiásticamente en nuestro trabajo. La enfermería es seguramente la
profesión que mejor conoce y practica la higiene en el Hospital. Gran
parte de los capítulos de la Guía tienen que ver con la actividad diaria de
las enfermeras y auxiliares. Y de todo ello se benefician directamente los
pacientes, que cada vez tienen más factores de riesgo de infección en un
Hospital terciario como el nuestro.
Aunque no pretende ser exhaustiva, la Guía contiene 28 capítulos que
cubren todas las actividades de control y prevención de la infección
hospitalaria y normas sobre la buena práctica médica y de enfermería en
el campo de la Higiene. Estoy seguro que serán muy útiles a nuestros
compañeros y podrán ser una referencia para los estudiosos del tema.
Finalmente quiero agradecer el tesón de las Dras. Amelia Alcaraz y Laura
Barreales (ambas médicos residentes), por el trabajo editorial de la Guía y
a los autores de nuestro Servicio de Medicina Preventiva por su esfuerzo
en redactar y/o actualizar todos los textos.
Dr. José Fereres
Jefe del Servicio de
Medicina Preventiva
Abril-2004
7
INDICE
Pág
GUÍA DE HIGIENE HOSPITALARIA
PRÓLOGO
INTRODUCCIÓN
1. CLASIFICACIÓN DE LAS MEDIDAS DE CONTROL DE LA
INFECCIÓN NOSOCOMIAL SEGÚN SU EFICACIA POTENCIAL
19
1.1 MEDIDAS DE EFICACIA PROBADA
1.2 MEDIDAS DE EFICACIA RAZONABLE, SUGERIDAS POR LA
EXPERIENCIA O INFERIDAS
1.3 MEDIDAS DE EFICACIA DUDOSA O DESCONOCIDA (NO
DEMOSTRADA)
2. HIGIENE DE INSTRUMENTAL Y EQUIPOS CLÍNICOS
2.1 PRINCIPIOS DE HIGIENE
2.2 LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE APARATAJE Y EQUIPOS
CLÍNICOS
2.2.1 Endoscopios
2.2.1.1 Laparoscopios y artroscopios
2.2.1.2 Endoscopios que contactan con mucosas no estériles
2.2.2 Equipos de terapia respiratoria
2.2.2.1 Respirador
2.2.2.2 Humidificadores
2.2.3 Aparatos de tensión arterial electrónicos, esfigmomanómetros
y fonendoscopios
2.2.3.1 Aparatos de tensión arterial y esfigmomanómetros
2.2.3.2 Fonendoscopios
2.2.4 Ecógrafos, electrocardiógrafos y electroencefalógrafos
2.2.4.1 Limpieza y desinfección de la superficie de los equipos
2.2.4.2 Limpieza y desinfección de las sondas y transductores
2.2.5 Máquinas de hemodiálisis
2.2.6 Incubadoras de Neonatología
2.2.7Instrumental de consultas externas (O.R.L., Ginecología,
Dermatología, etc.)
2.2.7.1 Consulta de maxilofacial
2.2.7.2 Oftalmología
2.2.8 Radiofarmacia
2.2.8.1 Limpieza rutinaria de superficies horizontales y
verticales
9
23
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
2.2.8.2 Limpieza de la campana de bioseguridad
2.2.8.3 Limpieza de rejillas
2.2.8.4 Normas generales de higiene
2.3 NORMAS DE HIGIENE EN PELUQUERÍA
2.3.1 Medidas generales
2.3.2 Situaciones especiales
2.3.3 Pacientes con pediculosis
Pág
37
3. ESTERILIZACIÓN
3.1 CENTRAL DE ESTERILIZACIÓN
3.2 ESTRUCTURA DE LA CENTRAL
3.3 METODOLOGÍA DE LA CENTRAL
3.4 TIEMPOS MÍNIMOS
3.5 SISTEMAS Y CONTROLES DE ESTERILIZACIÓN
3.6 ESTERILIZACIÓN EN PUNTO DE USO [SYSTEM 1 (STERIS) Y
MINICLAVE EN PUNTO DE USO]
3.6.1 Servicios que disponen de esterilización en punto de uso
3.6.2 Indicaciones y controles del esterilizador System 1 (Steris)
3.6.3 Miniclave en punto de uso
3.7 TABLA DE ESTERILIZACIÓN (ANEXO 1)
4. HIGIENE AMBIENTAL
45
4.1 QUIRÓFANOS
4.1.1 Limpieza entre intervenciones
4.1.2 Limpieza diaria
4.1.3 Paredes, techos y rejillas
4.1.4 Temperatura y humedad
4.1.5 Ventilación
4.1.6 Otras medidas para disminuir la contaminación microbiana
ambiental
4.2 QUIRÓFANOS DONDE SE UTILIZA LÁSER
4.2.1 Limpieza de quirófanos
4.2.2 Aparato de láser
4.2.3 Aspirador de humos
4.3 OTRAS ZONAS CRÍTICAS: UNIDADES DE CRÍTICOS,
NEONATOLOGÍA, DIÁLISIS, TRASPLANTES, UNIDAD DE
AISLAMIENTO HEMATOLÓGICA Y HABITACIONES DE
AISLAMIENTO DE PACIENTES
4.3.1 Unidad de Aislamiento Hematológica
4.4 ZONAS GENERALES
10
INDICE
4.5 RECOMENDACIONES GENERALES
4.6 CALIDAD DEL AGUA
4.7 Legionella Y SU PREVENCIÓN
4.7.1 Instalaciones de riesgo
4.7.2 Legionelosis
4.7.3 Medidas preventivas y de control
4.7.3.1 Acciones tras la identificación de un caso de legionelosis
4.7.3.2 Estrategias para la prevención de legionelosis nosocomial
4.8 PREVENCIÓN DE LAS MICOSIS NOSOCOMIALES (Aspergilosis)
4.8.1 Introducción
4.8.2 Aspergilosis invasora
4.8.2.1 Puerta de entrada
4.8.2.2 Situaciones de riesgo en pacientes hospitalarios
4.8.2.3 Zonas de riesgo
4.8.3 Prevención y actuaciones del Servicio de Medicina
Preventiva
4.8.3.1 Medidas de prevención
4.8.3.2 Actuaciones del Servicio de Medicina Preventiva ante
resultados adversos en los controles microbiológicos del
aire
4.8.4 Actuación ante la aparición de un caso de Aspergilosis
invasora en un paciente de riesgo
5. HIGIENE EN COCINA, CAFETERÍA Y OFFICES DE PLANTA
Pág
57
5.1 HIGIENE DEL LOCAL
5.2 HIGIENE DE MATERIAL Y UTENSILIOS
5.3 HIGIENE DE LOS ALIMENTOS
5.3.1 Recepción de materias primas
5.3.2 Almacenamiento y conservación (control visual de los
productos almacenados)
5.3.3 Preparación de alimentos
5.3.4 Mantenimiento de los alimentos elaborados
5.3.5 Refrigeración de alimentos
5.3.6 Exposición y servicio de distribución de alimentos
5.4 HIGIENE DE LOS MANIPULADORES DE ALIMENTOS
6. NORMAS DE HIGIENE PARA LOS LABORATORIOS
6.1 VIRUS DE TRANSMISIÓN SÉRICA
6.2 NORMAS DE HIGIENE FUNDAMENTALES
11
67
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Pág
7. RECOGIDA Y TRANSPORTE DE ROPA
71
7.1 ROPA SUCIA
7.1.1 Clasificación de la ropa sucia
7.1.2 Manipulación y retirada de la ropa sucia
7.1.3 Cuarto de ropa sucia
7.1.4 Manipulación en la lavandería
7.2 ROPA LIMPIA
7.2.1 Transporte de lencería a las unidades o servicios
7.2.2 Carros de lencería para el aseo del paciente
7.3 ZONAS CRÍTICAS
8. GESTIÓN DE RESIDUOS HOSPITALARIOS
75
8.1 CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS SANITARIOS
8.1.1 Residuos sin riesgo o inespecíficos
8.1.2 Residuos de riesgo o específicos
8.2 RECOGIDA EN ORIGEN: SEGREGACIÓN, ACUMULACIÓN Y
ENVASADO
8.2.1 Residuos sin riesgo o inespecíficos: Residuos Generales (RG)
y Biosanitarios Asimilables a Urbanos (RBAU)
8.2.2 Residuos de riesgo o específicos: Clase III
8.2.3 Citostáticos
8.3 ALMACENAMIENTO INTERMEDIO
8.4 TRANSPORTE INTERNO
8.5 ALMACENAMIENTO FINAL
8.6 TRATAMIENTO Y/O ELIMINACIÓN
9. SANEAMIENTO AMBIENTAL
83
9.1 TIPOS DE PLAGAS
9.2 ZONAS CONFLICTIVAS
9.3 MÉTODOS. TIPOS
10. LAVADO DE MANOS Y USO ADECUADO DE GUANTES:
MEDIDAS ESTÁNDAR
10.1 INTRODUCCIÓN
10.2 PROTOCOLO DEL LAVADO DE MANOS
10.2.1 Definición
10.2.2 Tipos de lavado de manos
10.2.3 Recomendaciones
10.3 RECOMENDACIONES PARA EL USO APROPIADO DE
GUANTES
12
87
INDICE
10.3.1 Introducción
10.3.2 Objetivo
10.3.3 Razones para utilizar guantes
10.3.4 Cuándo se deben cambiar los guantes
10.3.5 No utilizar guantes
10.4 APLICACIÓN DE SOLUCIONES ALCOHÓLICAS
10.4.1 Introducción
10.4.2 Propiedades principales de los alcoholes
10.4.3 Mecanismos de acción
10.4.4 Forma de aplicación
10.4.5 Recomendaciones
10.4.6 Ventajas
11. RECOMENDACIONES HIGIÉNICAS EN EL ASEO DEL
PACIENTE
Pág
95
11.1 INTRODUCCIÓN
11.2 OBJETIVO
12. NORMAS PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES
RESPIRATORIAS
99
12.1 MEDIDAS PERIOPERATORIAS PARA LA PREVENCIÓN DE
NEUMONÍAS POSTOPERATORIAS
12.2 CUIDADOS DEL PACIENTE CON TRAQUEOSTOMÍA
12.3 HIGIENE DE EQUIPOS DE TERAPIA RESPIRATORIA
12.4 ASPIRACIÓN DE SECRECIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO
12.5 PRECAUCIONES PARA LA PREVENCIÓN DE NEUMONÍA
ENDÓGENA
12.5.1 Prevención de la aspiración asociada con la alimentación
enteral
12.5.2 Prevención de la aspiración asociada con la intubación
endotraqueal
12.5.3 Prevención de la colonización gástrica
12.5.4 Otros procedimientos profilácticos para la neumonía
13. NORMAS PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIÓN DEL
SITIO QUIRÚRGICO
13.1 INTRODUCCIÓN
13.2 RIESGOS Y PREVENCIÓN DE LAS INFECCIONES DEL SITIO
QUIRÚRGICO
13.3 TIPOS DE CIRUGÍA EN FUNCIÓN DEL GRADO DE
CONTAMINACIÓN
13
105
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Pág
13.3.1 Cirugía limpia
13.3.2 Cirugía limpia-contaminada
13.3.3 Cirugía contaminada
13.3.4 Cirugía sucia
13.4 MEDIDAS PREVENTIVAS DE LAS INFECCIONES DEL SITIO
QUIRÚRGICO
13.4.1Preparación antiséptica preoperatoria de las manos y
antebrazos del equipo quirúrgico
13.4.2Actuación sobre el personal quirúrgico infectado o
colonizado
13.4.3 Profilaxis antimicrobiana
13.4.4 Cuidados postoperatorios del sitio quirúrgico
13.5 ASPECTOS INTRAOPERATORIOS
13.5.1 Ventilación
13.5.2 Desinfección de superficies
13.5.3 Muestreos microbiológicos
13.5.4 Esterilización del material quirúrgico
13.5.5 Equipamiento quirúrgico
13.5.6 Asepsia y técnica quirúrgica
13.5.7 Vigilancia epidemiológica
113
14. PACIENTES OSTOMIZADOS
14.1 CUIDADOS E HIGIENE DE LOS ESTOMAS EN EL PACIENTE
HOSPITALIZADO
14.1.1Material necesario para la cura (colostomía, ileostomía,
ureterostomía cutánea y ureteroileostomía cutánea)
14.1.2Higiene del estoma y colocación de los dispositivos en
colostomía e ileostomía
14.1.3Higiene de los estomas y colocación de los dispositivos en
ureterostomía cutánea y ureteroileostomía cutánea
14.1.4Técnica de irrigación en colostomía
14.2 PREVENCIÓN DE ALTERACIONES DE LA PIEL PERIESTOMAL
14.3 RECOMENDACIONES AL PACIENTE
15. CUIDADO DE ÚLCERAS POR PRESIÓN
15.1 INTRODUCCIÓN
15.2 CURACIÓN DE ÚLCERAS POR PRESIÓN
15.2.1 Recomendaciones generales
15.2.2 Procedimiento
14
119
INDICE
Pág
16. RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN DE
INFECCIONES URINARIAS ASOCIADAS AL SONDAJE
125
16.1 INTRODUCCIÓN
16.2 MEDIDAS BÁSICAS DE PREVENCIÓN
16.3 INDICACIONES DEL SONDAJE VESICAL
16.4 NORMAS PARA LA INSERCIÓN DE LA SONDA
16.5 SISTEMA DE DRENAJE
16.6 CAMBIO DE LA SONDA Y DEL SISTEMA DE DRENAJE
16.7 LAVADO DE MANOS
16.8 CUIDADOS DEL MEATO URINARIO
16.9 FLUJO URINARIO
16.10 IRRIGACIONES
16.11 MUESTRAS DE ORINA
17. NORMAS PARA LA INSERCIÓN
CATÉTERES INTRAVENOSOS
Y
CUIDADO
DE
17.1 INTRODUCCIÓN
17.2 RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES
ASOCIADAS A DISPOSITIVOS INTRAVASCULARES
17.2.1 Higiene de las manos y técnica aséptica
17.2.2 Antisepsia cutánea
17.2.3 Apósitos
17.2.4 Atención posterior a la canalización
17.2.5 Retirada del sistema
17.2.6 Cambio de los sistemas de infusión, dispositivos sin aguja
y fluidos parenterales
17.2.7 Cambio de dispositivos que no requieren uso de agujas
17.3 SELECCIÓN DE CATÉTERES INTRAVENOSOS
17.3.1 Catéteres venosos periféricos
17.3.2 Recomendaciones adicionales para los catéteres arteriales
periféricos y dispositivos de monitorización de presión en
adultos y pacientes pediátricos
17.3.2.1 Selección del sistema de monitorización de presión
17.3.2.2 Cuidados del sistema de monitorización de presión
17.3.2.3 Esterilización o desinfección de los sistemas de
monitorización
17.3.2.4 Indicaciones
17.3.2.5 Contraindicaciones
15
133
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
17.3.3 Catéteres venosos centrales, incluidos los de acceso
periférico y catéteres arteriales
17.4 PROTOCOLOS DE PROCEDIMIENTO INCLUIDOS EN EL
SISTEMA INFORMÁTICO "GACELA"
18. PRECAUCIONES PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES
RELACIONADAS CON FLUIDOS INTRAVENOSOS
Pág
143
18.1 MANEJO DE MEDICACIONES INTRAVENOSAS
18.2 CUIDADOS DE PREVENCIÓN DE INFECCIÓN EN EL
MANEJO DE FLUIDOS INTRAVENOSOS
18.3 RECOMENDACIONES HIGIÉNICAS EN EL MANEJO DE
ALIMENTACIONES PARENTERALES
18.4 COMPLICACIONES INFECCIOSAS DERIVADAS DEL
MANEJO DE ACCESOS VASCULARES
18.5 POSIBLE
CONTAMINACIÓN
Y
DETECCIÓN
DE
BACTERIEMIAS
149
19. INMUNOPROFILAXIS
19.1 CALENDARIO VACUNAL
19.1.1 Calendario vacunal infantil
19.1.2 Calendario vacunal en el adulto
19.2 VACUNACIÓN EN INMUNOCOMPROMETIDOS
19.2.1 Calendario vacunal en niños infectados por el VIH
19.3 ADMINISTRACIÓN
DE
GAMMAGLOBULINAS
EN
PACIENTES DE ALTO RIESGO (INMUNIZACIÓN PASIVA)
19.4 INMUNIZACIONES RECOMENDADAS EN PACIENTES
ESPLENECTOMIZADOS
19.5 INMUNIZACIÓN EN EL VIAJERO
20. PRECAUCIONES DE AISLAMIENTO EN PACIENTES CON
ENFERMEDADES INFECTO-CONTAGIOSAS
20.1 GESTIÓN DEL AISLAMIENTO
20.1.1 Enfermos atendidos en el área de hospitalización y en
Servicio de Urgencias
20.1.2 Servicio de Microbiología
20.2 FICHA DE AISLAMIENTO
21. NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE PACIENTES CON
TUBERCULOSIS (TBC) PULMONAR O LARÍNGEA ACTIVAS
21.1 PREGUNTAS HABITUALES ACERCA DE LA TUBERCULOSIS
EN EL MEDIO HOSPITALARIO
21.2 MEDIDAS FUNDAMENTALES DE CONTROL DE LA
TUBERCULOSIS EN EL MEDIO HOSPITALARIO
16
163
179
INDICE
21.2.1 Identificación precoz
21.2.2 Tratamiento adecuado
21.2.2.1 Tratamiento Directamente Observado (TDO)
Hospitalización Terapéutica Obligatoria (HTO)
21.2.3 Aislamiento respiratorio
21.3 NOTIFICACIÓN DE CASOS DE TUBERCULOSIS
Pág
y
22. NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE PACIENTES CON MENINGITIS
185
22.1 MENINGITIS BACTERIANAS
22.1.1 Meningitis meningocócica (Neisseria meningitidis)
22.1.1.1 Epidemiología
22.1.1.2 Actuación del Servicio de Medicina Preventiva
22.1.2 Meningitis neumocócica (Streptococcus pneumoniae)
22.1.2.1 Epidemiología
22.1.2.2 Actuación del Servicio de Medicina Preventiva
22.1.3 Meningitis por Haemophilus influenzae tipo b
22.1.3.1 Epidemiología
22.1.3.2 Actuación del Servicio de Medicina Preventiva
22.1.4 Otras meningitis bacterianas
22.2 MENINGITIS VÍRICAS
22.3 DEFINICIÓN DE CONTACTO ÍNTIMO
23. NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE PACIENTES CON VARICELA
193
23.1 EPIDEMIOLOGÍA
23.1.1 Mecanismo de transmisión
23.1.2 Periodo de incubación
23.1.3 Periodo de transmisibilidad
23.2 ACTUACIÓN DEL SERVICIO DE MEDICINA PREVENTIVA
24. GUÍA PARA EL CONTROL DE LA INFECCIÓN POR
Staphylococcus aureus RESISTENTE A METICILINA
(SAMR) EN EL HOSPITAL
24.1 SAMR: RELEVANCIA
24.2 MEDIDAS DE CONTROL DE LOS PACIENTES CON SAMR
24.2.1 Microbiología comunica a Medicina Preventiva un cultivo
positivo, independientemente del foco
24.2.2 El laboratorio de Medicina Preventiva recibe una muestra
del screening de portador de Cuidados Críticos positiva
para SAMR
17
199
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
24.3 TRASLADO DE PACIENTES CON SAMR
24.3.1 Dentro del hospital
24.3.2 Fuera del hospital
24.4 OTROS MICROORGANISMOS MULTIRRESISTENTES (MR)
25. ACTUACIÓN ANTE UN CASO DE TOXIINFECCIÓN
ALIMENTARIA
Pág
205
25.1 ACTUACIÓN DEL SERVICIO DE MEDICINA PREVENTIVA
26. ACTUACIONES ANTE PACIENTES CON PARÁSITOS
26.1
26.2
26.3
26.4
26.5
26.6
26.7
209
MECANISMO DE TRANSMISIÓN
PERIODO DE TRANSMISIBILIDAD
PEDICULOSIS DE LA CABEZA
ACTUACIÓN ANTE LA SOSPECHA DE PEDICULOSIS
TRATAMIENTO
CONTROL DE FÓMITES
EDUCACIÓN SANITARIA AL ALTA
27. ENFERMEDADES DE DECLARACIÓN OBLIGATORIA (EDO)
27.1 NORMATIVA DE LA COMUNIDAD DE MADRID
27.2 ENFERMEDADES DE DECLARACIÓN OBLIGATORIA
27.3 DECLARACIÓN DE ENFERMEDADES Y BROTES EPIDÉMICOS
27.3.1 Modalidades de declaración
27.3.1.1 Declaración urgente
27.3.1.2 Declaración individualizada semanal con datos
epidemiológicos básicos
27.3.1.3 Declaración semanal sólo numérica
28. ANEXOS
Anexo 1. Tabla de esterilización.
Anexo 2. Cuadro de limpieza/desinfección.
Anexo 3. Orden de Aislamiento.
Anexo 4. Orden de Desaislamiento.
Anexo 5. Precauciones de Aislamiento para SAMR.
Anexo 6. Normas para el traslado de los pacientes aislados por
SAMR.
Anexo 7. Precauciones de Aislamiento para microorganismos
multirresistentes (MR).
BIBLIOGRAFÍA
18
215
221
233
Capítulo 1
CLASIFICACIÓN DE LAS
MEDIDAS DE CONTROL DE LA
INFECCIÓN NOSOCOMIAL
SEGÚN SU EFICACIA
POTENCIAL
CAPITULO 1
CLASIFICACIÓN DE LAS MEDIDAS DE CONTROL DE LA INFECCIÓN
NOSOCOMIAL SEGÚN SU EFICACIA POTENCIAL
En todos los hospitales deben estar establecidas y en funcionamiento
aquellas actividades que son efectivas y eficientes para lograr la mejor
vigilancia, prevención y control de las infecciones nosocomiales.
1.1 MEDIDAS DE EFICACIA PROBADA
-
-
Esterilización.
Lavado/desinfección de manos.
Drenaje urinario de circuito cerrado.
Manipulación adecuada y cuidados de catéteres urinarios, catéteres
intravenosos y traqueotomías.
Normas para curas de heridas (ej: técnica de "no tocar" las heridas).
Empleo adecuado de guantes.
Cuidados de los equipos de asistencia respiratoria.
Preparación prequirúrgica del enfermo.
Preparación del colon en cirugía del colon.
Quimioprofilaxis perioperatoria en ciertos tipos de cirugía limpia
(cirugía con implantes) y siempre en cirugía limpia-contaminada o
contaminada.
Vacunación del personal sanitario no inmunizado.
Vigilancia epidemiológica de la infección hospitalaria dirigida por
objetivos de resultados.
1.2 MEDIDAS DE EFICACIA RAZONABLE, SUGERIDAS POR LA
EXPERIENCIA O INFERIDAS
-
Procedimientos de aislamiento.
Educación sanitaria, información y motivación del personal.
Normas para controlar la contaminación microbiana en el quirófano.
Precauciones ante enfermedades infecciosas y procedimientos
diagnósticos y terapéuticos.
21
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
1.3 MEDIDAS DE EFICACIA DUDOSA O DESCONOCIDA (NO
DEMOSTRADA)
-
-
Desinfección de suelos, paredes y superficies.
Luz ultravioleta.
Nebulizaciones.
Fumigación ambiental.
Sistemas de flujo laminar.
Profilaxis perioperatoria de intervenciones consideradas limpias sin
implantes.
Control microbiológico rutinario del medio ambiente.
Filtros terminales en perfusiones intravenosas.
Irrigaciones antisépticas previas al cateterismo urinario.
Antibioterapia tópica previa al cateterismo urinario o aplicada a la unión
catéter-meato uretral.
Utilización de calzas, batas y mascarillas por familiares de enfermos
ingresados en unidades especiales (unidades de reanimación
postanestésica, medicina intensiva).
Uso de plásticos adhesivos en cirugía limpia.
Desinfección del sistema de tratamiento del agua para hemodiálisis.
Aislamiento innecesario.
22
Capítulo 2
HIGIENE DE INSTRUMENTAL Y
EQUIPOS CLÍNICOS
CAPÍTULO 2
HIGIENE DE INSTRUMENTAL Y EQUIPOS CLÍNICOS
Aquellos instrumentos que acceden a cavidades normalmente estériles
del organismo representan alto riesgo de contaminación, por lo que
deben ser siempre estériles. Aquellos que entran en contacto con piel
no intacta o mucosas deben ser preferentemente estériles o, en su
defecto, someterse a desinfección de alto nivel. Los instrumentos que
contactan con piel intacta sólo requieren desinfección de bajo nivel.
2.1 PRINCIPIOS DE HIGIENE
- El equipo que contacta con soluciones de continuidad de piel y
mucosas o penetra en cavidades estériles, precisa esterilización
(eliminación de todos los microorganismos).
- El equipo que contacta con mucosas intactas precisa desinfección
(eliminación de microorganismos patógenos).
- El equipo que contacta con piel intacta precisa únicamente limpieza,
(en ocasiones se recomienda desinfección).
- El equipo que no contacta con el paciente, precisa únicamente
limpieza.
Véase Anexo 1 (Tabla de Esterilización) y Anexo 2 (Tabla de
Limpieza/Desinfección).
La limpieza rigurosa del material es imprescindible siempre antes
de la desinfección o esterilización.
2.2 LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE APARATAJE Y EQUIPOS CLÍNICOS
Las superficies externas de los aparatos se limpiarán diariamente con
agua y jabón. Posteriormente se pasará un paño humedecido en solución
desinfectante de superficies (Véase Anexo 2).
Se tendrá especial cuidado en la higiene de los equipos que tengan ruedas.
2.2.1 Endoscopios
Los endoscopios pueden clasificarse en dos categorías:
2.2.1.1 Laparoscopios y artroscopios
Se consideran aparataje de endoscopia intervencionista y requieren
esterilización, al principio y final de la jornada y entre pacientes
(Véase Anexo 1).
25
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Deben enviarse a la Central de Esterilización del Hospital. Las
alternativas, por orden de prioridad, son las siguientes:
- Autoclave de vapor
Se dispone de laparoscopios que pueden ser autoclavables.
Asegurarse de esta posibilidad con la casa proveedora del endoscopio.
- Vapor a baja temperatura y formaldehído
- Óxido de etileno
- Gas plasma (Sterrad 100S)
2.2.1.2 Endoscopios que contactan con mucosas no estériles
Se incluyen dentro de endoscopia no intervencionista y
broncoscopia. Requieren desinfección, al principio y final de la
jornada y entre pacientes (Véase Anexo 1).
En la Tabla 1 se describen las indicaciones de uso de los equipos
instalados, así como la aplicación de los desinfectantes, según el
orden de prioridad establecido por el Servicio de Medicina
Preventiva.
En todos los casos es imprescindible la limpieza previa cuidadosa
con agua y detergente, de los canales y de la superficie exterior, así
como de todos los accesorios.
Es preferible que existan protocolos escritos, donde se indiquen los
pasos detallados a realizar en el proceso de limpieza y desinfección.
26
CAPÍTULO 2
Tabla 1. Indicaciones de uso en endoscopia
1ª Limpieza de arrastre + limpieza y desinfección
semiautomatizada (Módulo ANNIOS)
- Detergente neutro no enzimático
- Desinfectante: Perasafe ® (Ácido peracético) 10 min
de contacto
ENDOSCOPIA NO
INTERVENCIONISTA
2ª Limpieza de arrastre + limpieza y desinfección
automatizada (Lavadora Olympus)
- Detergente enzimático para lavadoras
- Desinfectante: Glutaraldehído 20%
3ª Limpieza de arrastre + limpieza manual +
desinfección por inmersión
- Detergente neutro no enzimático
- Desinfectante: Perasafe ® 10 min de contacto
1ª Limpieza de arrastre + limpieza manual + esterilización
en punto de uso (Steris System I)
BRONCOSCOPIA
2ª Limpieza de arrastre + limpieza y desinfección
semiautomatizada (Módulo ANNIOS)
- Detergente neutro no enzimático
- Desinfectante: Perasafe ® 10 min de contacto
3ª Limpieza de arrastre + limpieza manual +
desinfección por inmersión
- Detergente neutro no enzimático
- Desinfectante: Perasafe ® 10 min de contacto
ENDOSCOPIA
INTERVENCIONISTA
1ª Limpieza de arrastre + limpieza manual +
esterilización a baja temperatura (Central de
Esterilización)
2ª Limpieza de arrastre + limpieza manual +
esterilización (Steris System I)
-Al final de la jornada, realizar un enjuagado adicional con alcohol de 70º,
seguido de secado forzado con aire caliente. Si se utiliza máquina
automática, utilizar ciclo de secado.
-Los accesorios que puedan ser autoclavados por vapor (pinzas de
biopsia, etc.), deberán ser esterilizados siempre entre pacientes por este
método.
-El cepillo para la limpieza de los canales deberá ser desechable (en caso
contrario se deberá enviar a la Central de Esterilización).
-Las soluciones desinfectantes se cambiarán diariamente después de
utilizarlas o cada 30 exploraciones como máximo.
27
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Infección por VIH:
No se precisa un endoscopio único. El VIH es sensible a las pautas
anteriores. En pacientes sintomáticos se recomienda la esterilización
del endoscopio antes de la exploración, mediante el sistema Steris
System I, por ser pacientes inmunodeprimidos, y después de la
exploración, por la mayor resistencia de algunos microorganismos
oportunistas que pueden infectar a estos pacientes.
2.2.2 Equipos de terapia respiratoria
2.2.2.1 Respirador
- La superficie del respirador se limpiará con un paño humedecido en
New Ger ® 1% (N-Duopropenida) diariamente.
- En los respiradores con humectación en cascada, el tubo coarrugado
se cambiará, al menos, cada 24 horas y las tubuladuras cada 24 horas.
- En los respiradores sin humectación en cascada se colocará un filtro
hidrófobo bacteriano y vírico entre el tubo coarrugado y la conexión
en "Y"; este filtro se cambiará cada 24 horas. El tubo coarrugado se
cambiará al menos cada 24 horas y las tubuladuras se podrán
mantener hasta 20 días en un mismo paciente.
- En los respiradores de quirófanos se utilizarán también filtros
bacterianos y víricos, cambiándose el tubo endotraqueal, el tubo
coarrugado y el filtro entre paciente y paciente. Las tubuladuras se
mantendrán 7 días.
SE UTILIZARÁN TUBULADURAS DESECHABLES
En caso contrario, se enviarán a la Central de Esterilización para su
termodesinfección.
2.2.2.2 Humidificadores
Preferiblemente de un sólo uso con agua estéril incorporada. En
caso de ser reutilizable, debe rellenarse SÓLO con agua destilada
estéril y una vez se consuma el agua, enviar a la Central de
Esterilización.
2.2.3 Aparatos de tensión arterial electrónicos, esfigmomanómetros y
fonendoscopios
28
CAPÍTULO 2
2.2.3.1 Aparatos de tensión arterial y esfigmomanómetros
- Se limpiarán diariamente las superficies externas del equipo
(aparatos electrónicos: incluyendo pie y ruedas) con un paño
humedecido en New Ger ® 1%.
- Ante un caso de paciente infectado o colonizado los manguitos se
enviarán a la Central de Esterilización.
2.2.3.2 Fonendoscopios
- Desinfectar el cabezal a intervalos regulares con un algodón
impregnado en clorhexidina/alcohol 0,5% o alcohol de 70º y sobre
todo después de la exploración de pacientes colonizados por
microorganismos cuyo mecanismo de transmisión sea por contacto.
2.2.4 Ecógrafos, electrocardiógrafos y electroencefalógrafos
2.2.4.1 Limpieza y desinfección de la superficie de los equipos
El programa de limpieza y desinfección será de aplicación a todos
los equipos, independientemente de la movilidad que les sea
asignada.
- Limpieza: diariamente. Incluye la limpieza de ruedas, patas, teclado,
monitor y cables de sondas. Se realizará con un paño humedecido
en agua que contenga jabón detergente (Darodor 4000 ®).
Se aclarará con agua limpia y se secará con un paño.
- Desinfección: diariamente. Una vez realizado el proceso de limpieza,
la desinfección de la superficie del equipo se realizará con un paño
humedecido en New Ger ® al 1%. Dejar un tiempo de actuación de 5
minutos. Posteriormente retirar con un paño húmedo limpio.
29
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
2.2.4.2 Limpieza y desinfección de las sondas y transductores
SONDAS
Limpieza
Limpieza de arrastre: con una
toalla de celulosa desechable
para retirar el gel.
Limpieza de la sonda: de la
misma forma que la superficie
del equipo.
Desinfección
(después de la
limpieza
En contacto con
piel intacta
ENTRE
PACIENTES
En contacto con
piel o mucosas
no intactas
ENTRE
EXPLORACIONES
Desinfección de la sonda o
del transductor: con un paño
humedecido en una solución
de Clorhexidina en agua 0,5%
(Hibitane agua®).
Recubrir la sonda o transductor
con una funda desechable. En
su ausencia, la sonda o
transductor requieren una
desinfección de alto nivel que
se realizará por inmersión en
una solución de Perasafe ®
0,26%, durante 10 min.
Posteriormente se aclarará
con agua del grifo y se secará
con un paño limpio.
TRANSDUCTORES
Serán desechables por paciente. En caso contrario, se limpiarán con agua
y jabón y se desinfectarán con Clorhexidina/alcohol 0,5% (Hibitane®/alcohol).
Posteriormente se aclararán con agua limpia y se secarán.
2.2.5 Máquinas de hemodiálisis
- Diariamente se limpiarán los equipos externamente con New Ger ® al 1%.
- El circuito extracorpóreo será desechable de un solo uso.
- El circuito de la máquina no desechable se desinfectará con un ciclo de
lejía al 40% y ácido acético al 33% después de cada diálisis. Estos
productos pueden ser sustituidos por Instrunet HD ®.
- El fluido dializante no precisa ser estéril. El Servicio de Medicina Preventiva
realiza controles microbiológicos mensuales del fluido de diálisis.
30
CAPÍTULO 2
- Ante recuentos bacterianos superiores a los límites recomendados se
realizarán tres ciclos de desinfección de los circuitos con Instrunet HD ®.
Una vez concluido el programa de lavado y desinfección se enviará una
muestra de control.
- Se dispondrá de máquinas específicas para pacientes con infección
por VIH, para pacientes con infección por VHB y para pacientes con
infección por VHC.
2.2.6 Incubadoras de Neonatología
- Se desmontarán todos los accesorios y se lavarán con New Ger ® al 1%.
- La carcasa y accesorios no desmontables se limpiarán pasando un
paño humedecido en New Ger ® al 1%.
- Una vez finalizada la limpieza esperar 30 minutos antes de utilizar la
incubadora. El humidificador se rellenará con agua estéril.
2.2.7 Instrumental de consultas externas (O.R.L., Ginecología,
Dermatología, etc.)
- Siempre que sea posible se utilizará instrumental desechable (Ej.:
espéculos vaginales).
- El instrumental que no sea desechable se someterá a la siguiente
actuación:
Limpieza
(Véase Anexos 1 y 2)
Después de la limpieza, el material debe ser considerado
todavía como contaminado hasta su esterilización o
desinfección.
Esterilización
Después de cada uso, todo el instrumental quirúrgico
que contacta con soluciones de continuidad de piel o
mucosas. (Véase Anexo 1)
Desinfección
Instrumental que sólo contacte con mucosa intacta
(metálico, plástico u óptico).
Alternativas:
Perasafe® 0,26% 10 min. (Instrumental metálico: si no
es compatible consultar con el Servicio de Medicina
Preventiva). Posteriormente, correcto enjuagado del
material con agua del grifo y secado con paños
estériles o limpios, para ser almacenado en seco.
Es importante que, antes de esterilizar o de proceder a la
desinfección, el material esté completamente limpio (con una
adecuada limpieza de arrastre y cepillado).
31
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
2.2.7.1 Consulta de maxilofacial
a) Instrumental (véase apartado 2.2.7):
- Al final de cada jornada se enviará todo el instrumental, una vez
limpio, a la Central de Esterilización.
- Para la esterilización del instrumental utilizado entre pacientes se
seguirán las siguientes normas:
· Instrumento metálico considerado crítico o semicrítico y
termoestable: esterilizado rutinariamente, entre usos, por vapor
(miniclave), siguiendo las instrucciones de los fabricantes.
· Colocar el material sin empaquetar, en posición horizontal y sobre
un paño o compresa que cubra la bandeja del miniclave y sea lo
suficientemente amplio para cubrir el material. Las tijeras y las
pinzas deben ir abiertas.
· Colocar en las bandejas de forma que quede espacio para la
renovación del aire y la penetración del vapor por toda la carga.
b) Equipo y superficies del gabinete:
- Al inicio y final de la jornada las superficies deben de limpiarse con
agua y jabón y, posteriormente, desinfectarse con el desinfectante
de superficies actualmente disponible en el hospital, New Ger® al
1%, dejar actuar 5 minutos y secar con un paño.
- Cubrir el sillón con papel absorbente que deberá cambiarse entre
paciente y paciente.
c) Motores eléctricos:
- Es recomendable utilizar motores con cubierta desmontable, en
cuyo caso, ésta se desmontará y se manejará con los mismos
criterios recomendados para el instrumental.
- Si no están provistos de cubierta desmontable, se limpiarán entre
pacientes con una gasa impregnada en Hibitane/alcohol®,
esterilizándose, si no se deterioran, al final de la jornada.
Las piezas de mano y contraángulos de aluminio se esterilizarán en
autoclave de vapor.
d) Aspiradores:
- Las boquillas deberán ser desechables, de un solo uso. Entre
pacientes se aspirará agua.
32
CAPÍTULO 2
- Al inicio y final de la jornada se deberán limpiar las cánulas de
aspiración, mezclando en un recipiente agua templada con
PULI-JET® (mezclar 50 ml en 1 litro de agua). Aspirar por cada
cánula durante 10 minutos. Preparar las diluciones de uso cada
día, al comenzar la jornada.
Como parte del mantenimiento diario del equipo hídrico, limpiar el
filtro de sólidos de la taza y el filtro de sólidos de aspiración,
sumergiéndolos en agua y jabón y frotando.
- Una vez a la semana se debe desmontar el vaso decantador y
limpiar con agua y detergente para eliminar los residuos adheridos.
2.2.7.2 Oftalmología
- El instrumental utilizado para la extracción de cuerpo extraño o en
cirugía menor deberá ser enviado a la Central de Esterilización.
- El material que entra en contacto con la mucosa conjuntival (conos
de los tonómetros, lente de Goldman) deberá someterse a:
· Limpieza con agua del grifo a presión y jabón líquido.
· Desinfección, sumergiéndolo en solución desinfectante
PANTASEPT® diluída al 0,5%, durante 5 minutos.
· Enjuagado con agua del grifo.
· Realizar estos procedimientos después de cada exploración.
SITUACIONES ESPECIALES:
Se utilizará la solución desinfectante PANTASEPT® diluída al 3% y
durante 10 minutos en los siguientes casos :
- Después de explorar a pacientes con infección por VIH.
- Después de explorar a pacientes con patología infecciosa ocular
potencialmente transmisible.
2.2.8 Radiofarmacia
La sala de Radiofarmacia es una sala limpia y está diseñada para
trabajar en las condiciones más asépticas y seguras. Se trata por
tanto de una zona crítica y así será considerada.
El aire acondicionado deberá ponerse en funcionamiento al menos
media hora antes de empezar la actividad de la sala,
permaneciendo cerradas las puertas. Comprobación de la presión
negativa en las salas antes de su utilización.
33
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
2.2.8.1 Limpieza rutinaria de superficies horizontales y verticales
- Limpieza diaria: al final de cada jornada se realizará limpieza del
suelo en su totalidad y de todas las superficies horizontales con agua
jabonosa y posterior desinfección con agua clorada (lejía 5% dilución
1/100). Para las superficies horizontales se utilizará un paño húmedo
en solución clorada (lejía 5% dilución 1/100), y secado de éstas con
papel desechable.
- Limpieza de paredes y ventanas de comunicación: las superficies
verticales y ventanas deberán limpiarse una vez por semana. La
limpieza de las paredes se realizará siguiendo el protocolo descrito
para el suelo.
2.2.8.2 Limpieza de la campana de bioseguridad
- Las superficies internas de la campana se limpiarán antes y después
del inicio de la actividad, impregnando un paño desechable, que no
deje restos de tejido, en alcohol isopropílico. Dejar secar.
- Una vez a la semana y/o dependiendo de la intensidad de la
actividad, limpiar las superficies con un paño impregnado en agua
con jabón y desinfectar con alcohol.
- No utilizar desinfectantes que contengan compuestos clorados que
puedan producir corrosión en las placas metálicas internas de la
campana.
- El Servicio de Medicina Preventiva realizará un control microbiológico
ambiental anual, coincidiendo con la revisión técnica de la campana.
2.2.8.3 Limpieza de rejillas
- Las rejillas deben permanecer limpias. Se limpiarán externamente
con agua y jabón una vez por semana. Cada tres meses se deberán
desmontar y limpiar a fondo, aspirando el interior del conducto.
- El control de recambio de filtros de aire acondicionado y de la
campana se realizará según normativa e instrucciones del fabricante.
2.2.8.4 Normas generales de higiene
- Vestimenta adecuada: para trabajar en la sala se deben utilizar bata
o pijamas limpios, calzas desechables y gorro.
- Residuos: los residuos serán desechados a los contenedores
específicos y serán retirados con la periodicidad adecuada. En caso
de duda, consultar con la Unidad de Gestión Medioambiental (4ª
Planta Norte).
34
CAPÍTULO 2
2.3. NORMAS DE HIGIENE EN PELUQUERÍA
2.3.1 Medidas generales
- Se utilizarán guantes desechables.
- Para el rasurado nunca se utilizarán brochas, sino esponjas jabonosas
desechables.
- Las maquinillas de afeitar deberán ser desechables.
- Si se dispone, utilizar el peine del propio paciente. Si el paciente no dispone
de peine, lavarlo después de cada uso con agua del grifo y jabón.
- Las tijeras se lavarán con agua del grifo y jabón después de cada uso.
- Si se utilizan navajas de hoja desechable se eliminará la hoja después
de cada uso, y se lavará el soporte con agua del grifo a presión. Al final
de la jornada se desmontará el soporte para su limpieza cuidadosa
con agua y jabón.
- En las maquinillas eléctricas utilizadas para el corte de pelo previo al
rasurado en pacientes de neurocirugía, después de cada uso, se
desmontará el cabezal, se limpiará con agua del grifo a presión y jabón,
y se introducirá en Hibitane alcohol ® o New Ger ® al 1% durante 10 min.
2.3.2 Situaciones especiales
- Pacientes que puedan estar colonizados en piel o cuero cabelludo por
microorganismos causantes de brotes de infección hospitalaria.
- Pacientes con Tinea capitis.
- Pacientes con otras infecciones del cuero cabelludo.
La enfermera deberá avisar de estas situaciones. En este caso el peine
deberá ser propio del paciente o desechable, y la tijera, si es necesario
utilizarla, se lavará con agua y detergente y se desinfectará con Hibitane
alcohol ® o New Ger ® o Perasafe ® al 1% durante 10 minutos.
- Pacientes con SIDA: no se precisan unas medidas especiales para los
pacientes con SIDA, ya que cualquier paciente puede ser portador, y
por tanto las precauciones con el material deben ser universales,
con todos los pacientes:
· Utilización de maquinillas desechables.
· Si, por accidente, las tijeras se contaminaran con sangre, después de
limpiarlas deben desinfectarse con Hibitane alcohol ® o New Ger ® o
Perasafe ® al 1% durante 10 minutos.
2.3.3 Pacientes con pediculosis (Véase Capítulo 26)
35
Capítulo 3
ESTERILIZACIÓN
CAPÍTULO 3
ESTERILIZACIÓN
El Hospital posee una Central de Esterilización, validada por la
Dirección General de Farmacia del Ministerio de Sanidad y Consumo,
que oferta una Cartera de Servicios a las distintas Unidades.
Dentro de un servicio centralizado de esterilización se detectan aspectos
importantes tales como: la definición de los catálogos de productos que
sean reutilizables, la definición de técnicas de esterilización, la
desinfección más adecuada para cada proceso y la metodología más
segura de monitorización de los procesos.
Una de las medidas de prevención de la infección en los hospitales es
establecer procesos adecuados en el lavado, desinfección y esterilización
del instrumental, así como en el almacenaje, distribución y manipulación
del material, llevando a cabo, un eficaz control de calidad en todos los
pasos del proceso.
3.1 CENTRAL DE ESTERILIZACIÓN
El funcionamiento de la Central de Esterilización está regulado por la Directiva
93/42, que se desarrolla en el Real Decreto 414/96 (de entrada en vigor en 1998).
La Central del hospital tiene licencia del Ministerio de Sanidad para
realizar la esterilización externa a otros hospitales.
Está ubicada en el sótano del Hospital Clínico San Carlos, en la zona norte
(bajo la puerta G) con comunicación directa con los Bloques Quirúrgicos, a
través de un ascensor, para la retirada y distribución del material quirúrgico,
de utilización exclusiva para la Central.
La cobertura de la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (UCMA) se
realiza por el ascensor de urgencias.
3.2 ESTRUCTURA DE LA CENTRAL
La central consta de áreas limitadas para el desarrollo de las diferentes funciones:
- Área de recepción de material sucio.
- Recepción de material sucio de los Bloques Quirúrgicos en los
contenedores específicos, ubicados en los pasillos de sucio de los
quirófanos, retirado por el personal de la Central en el turno de mañana
y tarde. Para la retirada en el turno de noche, sábados y festivos, se
avisará al retén de celadores, para su retirada y traslado a la central,
siendo la cobertura de la central de 24 horas.
39
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Recepción del material, para las áreas de hospitalización, consultas y
servicios centrales en el horario establecido por la Central:
- De 8.30 a 10.30 horas.
- De 13.30 a 16.30 horas.
- Área de lavado, automático o manual del material.
- Área de revisión, selección y preparación del material.
- Área de esterilización (autoclaves).
- Área de esterilización por óxido de etileno.
- Área de esterilización por vapor de formaldehído.
- Área de almacenaje del material estéril.
- Área de entrega del material estéril y/o descontaminado.
3.3 METODOLOGÍA DE LA CENTRAL
Para la selección de los equipos de la Central de Esterilización hay que
considerar:
- Material a esterilizar (que determinará el método)
- Duración de los procesos, que dependerá del método aplicado. Véase
Anexo 1 (Tabla de Esterilización)
- Medidas a tener en cuenta, en el punto de uso, previamente al envío a la
Central, del material quirúrgico utilizado en los Bloques Quirúrgicos:
a) Se retirará el material cortante y punzante, antes de sumergir el material.
b)El material no sumergible se depositará en el cajón de retirada de
los carros, debidamente identificado.
c) El material canulado tiene que limpiarse manualmente, la luz con
jeringa o pistola, comprobando la ausencia de materia orgánica
después de su utilización.
d) Deben retirarse los restos de cemento o yeso antes de que se sequen.
e) El material utilizado debe ser identificado y sumergido en una
solución de jabón neutro con agua fría para evitar la adherencia de
materia orgánica. No deberá llevar restos de povidona yodada,
porque daña el material.
f) El instrumental no utilizado se depositará en el cestillo y dentro de
su caja rotulada.
g) Todo material recibido en la Central, el no utilizado, el de nueva
incorporación y el reparado, se someterá siempre a un ciclo de
lavado y desinfección.
40
CAPÍTULO 3
En el caso de haberse utilizado material procedente de otro Servicio, se
identificará convenientemente para su incorporación al servicio del que
procedía, identificándolo como "material a devolver".
Limpieza del material:
A) Ciclos automáticos:
- El material se lava preferentemente en lavadoras termodesinfectadoras
adecuando el ciclo a las características del material.
- Se registra en la ficha de lavado el número de ciclos de lavadodesinfección a que ha sido sometido cada material, para documentar
su trazabilidad.
B) Limpieza de material no sumergible:
- Los motores, mangueras, cables de diversos tipos, ópticas y en general
material no sumergible, se limpiarán de forma manual según protocolo.
C) Limpieza por baño ultrasónico:
- Todo el material canulado, tras haber comprobado la permeabilidad y
lavado de su luz con pistola de agua a presión, se sumergirá en un
baño ultrasónico.
Este sistema se aplica como complemento del lavado manual siempre que, por
motivos de reutilización urgente, no pueda procesarse por ciclo automático.
3.4 TIEMPOS MÍNIMOS
Los tiempos mínimos requeridos para garantizar un proceso de limpieza,
comprobación y esterilización de cajas de instrumental en ciclo de vapor
son los siguientes:
-
Recogida tras el aviso de quirófano . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lavado y secado automáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Comprobación del instrumental y preparación . . . . . . . . . .
Ciclo de esterilización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Comprobación de parámetros de ciclo y enfriamiento . . . .
Entrega en quirófano10 minutos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tiempo total . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
10 min.
60 min.*
15 min.
55 min.**
05 min.
10 min.
155 min.
* Tiempo de ciclo, no garantizado en caso de encontrarse las 4 lavadoras con
ciclos iniciados.
** Tiempo de ciclo sin incidencias o fallos de suministro de vapor o fluidos
(electricidad, agua, aire comprimido, etc.).
41
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Estos tiempos se contemplan únicamente para los contenedores
recibidos con aviso de su necesidad urgente. Al tratarse de una ruptura
de los circuitos normales de aprovechamiento del equipamiento de lavado
y esterilización, solamente puede asumirse un número de cajas, no
superior a tres cada hora y el número total no podrá superar las diez cajas
diarias.
-Previo a su envío, el personal de quirófano comprobará el listado de cada caja
de instrumental y anotará las incidencias ocurridas en su utilización.
-El personal de la Central de Esterilización retirará las cajas de los
Bloques Quirúrgicos.
-En los casos en los que no se haya cumplido el protocolo, o no coincida
con el listado, el material de la caja se pondrá en conocimiento de los
responsables del Bloque Quirúrgico y de la Central.
-Se deberán cumplimentar las hojas de seguimiento de ópticas y
terminales de faco.
3.5 SISTEMAS Y CONTROLES DE ESTERILIZACIÓN
Como no todos los materiales se comportan de igual manera ante los
diferentes agentes esterilizantes, es conveniente realizar un breve análisis de
los sistemas de esterilización, y aplicar el sistema más idóneo para cada caso.
A) Procesos de esterilización por vapor para tiempos de entrega del material.
Véase Anexo 1 (Tabla de Esterilización).
Consiste en someter a los materiales a una determinada temperatura
durante un determinado tiempo. La acción humectante del vapor aumenta
la sensibilidad de los gérmenes al calor produciéndose la desnaturalización
de los componentes celulares. Este sistema tiene una alta eficacia y un
bajo coste.
- Antes de comenzar el ciclo se comprueba la garantía del proceso con
la prueba Bowie & Dick.
- Se hace una selección del material para aplicar el ciclo recomendado
por el fabricante, para garantizar su conservación, variando la
temperatura, el tiempo de meseta y el tiempo de secado.
- Todos los materiales de envasado llevan un control químico del
proceso para validar su esterilización.
- En la ficha de carga del autoclave, se anota el material introducido en
cada ciclo y se registra el número de ciclo, las horas de comienzo y
final del ciclo y las incidencias.
42
CAPÍTULO 3
- Los parámetros del ciclo quedan reflejados en la gráfica (control físico)
que se archiva para documentar la trazabilidad del material.
- El control biológico, que se incuba durante 48 horas, se procesa
semanalmente y tras reparaciones por avería.
- En todos los paquetes de volumen superior a 20 litros se introduce un
control químico integrador.
B) Esterilización por óxido de etileno y formaldehído.
Véase Anexo 1 (Tabla de Esterilización) para ver tiempos de entrega del
material.
La utilización de material sanitario termosensible precisa la disposición de
un sistema que permita la esterilización de materiales clínicos a baja
temperatura.
- El proceso de anotación de carga, controles físicos y químicos se
realizan igual que el proceso de vapor.
- En cada ciclo se procesa un control biológico que se incuba durante
48 horas.
- La zona de autoclaves mantiene siempre presión negativa; la salida de
gases tóxicos al exterior se evita tras su catalización que descompone
el óxido de etileno en CO2 y H2O siguiendo las medidas de seguridad
reglamentarias.
C) Esterilización por peróxido de hidrógeno.
Solamente se esteriliza mediante este proceso el material termosensible.
- El procedimiento de anotación de las cargas y los controles físicos y
químicos se realiza igual que en el proceso por vapor.
- En cada ciclo se procesa un control biológico que se incuba durante
48 horas.
- No precisa aireación ni aislamiento de la zona de trabajo.
D) Ciclo flash:
Es un ciclo diseñado para esterilizar instrumental termorresistente sin
empaquetar. Se utiliza en zonas quirúrgicas en los denominados
miniclaves de instrumental.
- Han de ser ciclos rápidos, de alta temperatura (134º C y un tiempo de 34 minutos de meseta), y para material sin empaquetar.
43
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
3.6 ESTERILIZACIÓN EN PUNTO DE USO [SYSTEM 1 (STERIS®) Y
MINICLAVE EN PUNTO DE USO]
3.6.1 Servicios que disponen de esterilización en punto de uso
- Bloques quirúrgicos.
- Cirugía maxilofacial.
- Servicio de Endoscopia.
3.6.2 Indicaciones y controles del esterilizador System 1 (Steris®)
Está indicado para esterilizar material:
- Termosensible (que no soporte la esterilización por vapor)
- Sumergible (que no se deteriore por la inmersión en líquido)
Es fundamental que el agente esterilizador entre en contacto con todas
las superficies.
Se tendrán en cuenta las recomendaciones protocolizadas por la
Central de Esterilización (distribuidas en todos los Steris® que hay
instalados en los Bloques Quirúrgicos), referentes a: ciclo de
esterilización, cancelación de ciclo, reactivo de esterilización, ciclo de
diagnóstico, cambio de filtros, controles (físico, químico y biológico),
limpieza y programa de ajuste de hora.
CADUCIDAD DEL MATERIAL SEGÚN MODELO DE ENVASADO
Triple barrera (textil y papel crepado)
3 meses
Bolsa de papel
3 meses
Bolsa mixta simple
6 meses
Bolsa mixta doble
1 año
Envase Tyvek ( Sterrad)
1 año
3.6.3 Miniclave en punto de uso
Véase Anexo 1 (Tabla de Esterilización).
3.7 TABLA DE ESTERILIZACIÓN
Véase Anexo 1.
44
Capítulo 4
HIGIENE AMBIENTAL
CAPÍTULO 4
HIGIENE AMBIENTAL
El medio ambiente hospitalario puede ser fuente de infecciones nosocomiales si no se adoptan medidas de control y vigilancia apropiadas.
4.1. QUIRÓFANOS
4.1.1 Limpieza entre intervenciones
- Cambio de las bolsas de residuos clínicos.
- Limpieza de la camilla y mesas de instrumental. Limpieza de lámparas u
otro mobiliario cercano a la intervención si se contamina.
- Suelos: recogida de gasas, derramas etc., con bayeta desechable
humedecida en solución desinfectante. Limpieza de todo el suelo si
se requiere, a criterio de la supervisora.
- Paredes: limpieza de la zona contaminada sólo si se producen
derramas o salpicaduras.
Véase Anexo 2.
4.1.2 Limpieza diaria
Al principio y al final de la jornada se realizará limpieza del suelo en su
totalidad y de todas las superficies horizontales, lámparas y mobiliario
del quirófano.
Véase Anexo 2.
4.1.3 Paredes, techos y rejillas
- Las paredes deben mantenerse limpias limpiándose una vez por semana.
- Los techos y rejillas deben mantenerse higiénicamente limpios. Cada
tres meses se procederá al desmontaje y limpieza detallada de las
rejillas de aire acondicionado.
- Paredes, techos y suelos deben mantenerse en perfecto estado. Ante
cualquier desperfecto avisar lo antes posible a Servicios Técnicos y al
Servicio de Medicina Preventiva.
Véase Anexo 2.
4.1.4 Temperatura y humedad
La temperatura debe encontrarse entre 22 y 25ºC, y la humedad relativa
entre 45 y 60%.
47
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
4.1.5 Ventilación
Debe realizarse por medio de aire acondicionado con filtros HEPA, que
permita 15-20 renovaciones por hora. El aire acondicionado deberá
ponerse en funcionamiento al menos media hora antes de empezar las
intervenciones y mantenerse durante toda la actividad. Las puertas del
quirófano deberán mantenerse cerradas.
4.1.6 Otras medidas para disminuir la contaminación microbiana
ambiental
- Vestimenta adecuada: bata o pijama quirúrgico, calzas o zapatos
específicos, gorro y mascarilla cubriendo boca y nariz.
- Limitar el número de personas presentes en el quirófano a las
estrictamente necesarias.
- No se deben utilizar alfombras a la entrada del quirófano.
El Servicio de Medicina Preventiva realiza controles
microbiológicos ambientales de los quirófanos, según la normativa
6/90 (3-10) del Ministerio de Sanidad y Consumo y siguiendo las
recomendaciones de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de
Madrid, informando a Coordinación de Quirófanos y dando las
recomendaciones oportunas ante resultados adversos.
VIH, VHB:
Cualquier paciente puede ser portador, por lo que las medidas de
higiene habituales evitan la transmisión de estos virus. No se
transmiten por vía respiratoria y el medio ambiente no interviene en
su transmisión. La limpieza de quirófanos no debe modificarse por
una intervención en un portador conocido de estos virus.
4.2 QUIRÓFANOS DONDE SE UTILIZA LÁSER
4.2.1 Limpieza de quirófanos
Se realizará como se indica en el apartado 4.1.
4.2.2 Aparato de láser
Deberá limpiarse como cualquier otro mobiliario del quirófano, entre
intervenciones y al final de la jornada. El espejo del aparato se puede
limpiar entre intervenciones, y al final de la jornada introducirlo 20
minutos en Hibitane alcohol® o solución de New-Ger® al 1%.
48
CAPÍTULO 4
4.2.3 Aspirador de humos
- El aparato se limpiará entre intervenciones. Los tubos, conectores,
varilla y embudo deben ser desechables o esterilizados (a baja
temperatura) entre intervenciones. Para los cambios de filtros se
seguirán las indicaciones del fabricante (entre cada operación o al
cambiar de color, dependiendo del uso y tipo de cirugía, el filtro
primario y cada 4-6 meses el filtro secundario).
- Para el cambio de filtros usados se utilizarán guantes y mascarilla, y
los filtros se introducirán en una bolsa de plástico, para ser destruidos
por incineración.
4.3 OTRAS ZONAS CRÍTICAS: UNIDADES DE CRÍTICOS,
NEONATOLOGÍA, DIÁLISIS, TRASPLANTES, UNIDAD DE
AISLAMIENTO HEMATOLÓGICA Y HABITACIONES DE
AISLAMIENTO DE PACIENTES
- Limpieza diaria de suelos y superficies (Véase Anexo 2).
- Semanalmente y siempre que las unidades queden vacías o un
paciente infeccioso desocupe una habitación de aislamiento, se hará
una limpieza más meticulosa de suelos, superficies y útiles. Las
paredes y los techos se mantendrán higiénicamente limpios.
- Limpieza diaria y siempre que se requiera de los servicios, con agua,
jabón y lejía.
- En las zonas de aislamiento las puertas se mantendrán cerradas y se
entrará siguiendo las normas que en cada caso dicte el Servicio de
Medicina Preventiva.
- En las habitaciones de aislamiento de pacientes con enfermedades
transmisibles los útiles de limpieza serán exclusivos de cada habitación.
4.3.1 Unidad de Aislamiento Hematológica
- Ventilación por aire acondicionado con filtros HEPA. El aire
acondicionado deberá estar en funcionamiento y las puertas se
mantendrán cerradas.
- Mantener limpias las rejillas del aire acondicionado, procediéndose al
desmontaje y limpieza detallada de las mismas cada tres meses como
máximo, o antes si se considera necesario.
- Restringir el número de personas en la habitación, que deberán entrar
con bata, calzas, gorro y mascarilla.
- Previamente a la entrada en la habitación realizar lavado de manos
(jabón con clorhexidina).
49
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Utilizar guantes de un sólo uso para atender al paciente.
El Servicio de Medicina Preventiva realiza controles
microbiológicos ambientales periódicos, informando y dando las
recomendaciones oportunas ante resultados adversos.
4.4. ZONAS GENERALES
-
Limpieza diaria de suelos y superficies (Véase Anexo 2).
Limpieza diaria de los servicios y siempre que se requiera con agua, jabón y lejía.
Limpieza de baños y duchas después de ser utilizados por cada paciente.
Mantener higiénicamente limpios paredes y techos.
4.5. RECOMENDACIONES GENERALES
-
No se debe barrer con cepillos secos.
No limpiar las superficies con un paño seco.
Utilizar junto con el agua la cantidad precisa de desinfectante.
Fregar el suelo con el sistema de doble cubo.
Secar lo máximo posible el suelo.
Utilizar agua limpia en cada zona.
4.6. CALIDAD DEL AGUA
El Servicio de Medicina Preventiva tiene implantado un programa
de vigilancia y control de la calidad del agua de consumo humano
de la red de distribución, según el Real Decreto 140/2003.
En el programa está establecido un plan de muestreo en puntos
representativos de la red e incluye:
- Análisis diario del estado de cloración y pH de diferentes puntos de la red.
- Análisis mensual en el que se incluyen parámetros físicos, químicos y
microbiológicos.
4.7. Legionella Y SU PREVENCIÓN
Legionella es un género de bacterias del que se han identificado hasta la
fecha 40 especies, entre las que cabe destacar Legionella pneumophila,
por ser el microorganismo causante de aproximadamente el 85% de las
infecciones por Legionella.
Se considera una bacteria ambiental ya que su entorno natural son las
aguas superficiales como lagos, ríos y estanques, formando parte de su
flora bacteriana. Desde estos reservorios naturales pasa a colonizar los
sistemas de abastecimientos de ciudades y, a través de la red de
distribución de agua, se incorpora a los sistemas de agua sanitaria (fría o
caliente) y a otros que requieran agua para su funcionamiento.
50
CAPÍTULO 4
- Puede infectar a las personas si el agua es pulverizada en forma de
aerosoles (sólo las partículas de un tamaño inferior a 5 micras penetran
en los pulmones), de manera que la bacteria pueda ser transportada
por el aire en pequeñas gotas e inhalada por las personas.
- La vía de transmisión es aérea y no se ha demostrado que exista riesgo
alguno de enfermar al beber agua contaminada. Tampoco se ha
descrito la transmisión persona a persona.
4.7.1 Instalaciones de riesgo
Son instalaciones de riesgo todas aquellas que producen aerosoles que
puedan ser inhalados por personas (Tabla 1).
Tabla 1. Principales fuentes de infección por Legionella
- Sistemas de agua caliente sanitaria: red y depósitos, acumuladores,
calderas, calentadores.
- Sistemas de agua fría de consumo humano: red y depósitos,
tanques, aljibes, cisternas, pozos.
- Torres de refrigeración.
- Condensadores evaporativos y equipos de enfriamiento evaporativo.
- Equipos de terapia respiratoria (respiradores, nebulizadores y otros
equipos que entren en contacto con las vías respiratorias).
- Humidificadores y humectadores.
- Conductos de aire acondicionado.
- Piscinas climatizadas con movimiento.
- Instalaciones termales.
- Fuentes ornamentales.
- Sistemas de riego por aspersión.
- Sistemas de agua contra incendios.
- Elementos de refrigeración por aerosolización, al aire libre.
- Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.
La concentración de Legionella en agua en condiciones normales es inferior
a 100 bacterias/litro, no siendo un peligro para la salud. Cuando se producen
unas condiciones determinadas, puede reproducirse hasta alcanzar
concentraciones infectivas para el hombre (10.000 bacterias/litro).
51
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Las condiciones ambientales que favorecen el crecimiento de Legionella en
las aguas son:
- Estancamiento del agua.
- Temperatura (Tª) de 25 a 45ºC (Tª óptima de crecimiento 35-37ºC).
- Materia orgánica en abundancia y presencia de protozoos (del tipo
ameba). Cristalizaciones de sales de calcio y magnesio.
- Presencia de depósitos de corrosión (óxidos de hierro).
4.7.2 Legionelosis
- Término genérico que se refiere a la enfermedad que causa la bacteria
Legionella pneumophila y otras del mismo género.
- Se presenta en dos formas clínicas: una neumonía que se conoce
como Enfermedad del Legionario y un cuadro de tipo gripal y carácter
leve que se denomina Fiebre de Pontiac.
- El riesgo de contraer la enfermedad depende del tipo e intensidad de la
exposición y del estado de salud de las personas afectadas,
aumentando el riesgo en pacientes inmunocomprometidos y pacientes
con enfermedades crónicas, tales como insuficiencia renal crónica o
hemopatías malignas.
- Enfermos con riesgo moderado son las personas de edad avanzada,
diabéticos, personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica,
hemopatías no malignas y fumadores.
- El periodo de incubación es normalmente de 2 a 10 días.
- La letalidad en la comunidad supone menos del 5%, pero puede llegar
a ser del 15-20% si no se instaura el tratamiento antibiótico adecuado.
- En los casos nosocomiales la frecuencia oscila entre el 0,4 y el 14%, y la
letalidad puede llegar al 40%, incluso alcanzando el 80% en pacientes
inmunocomprometidos sin el tratamiento adecuado.
4.7.3 Medidas preventivas y de control
4.7.3.1 Acciones tras la identificación de un caso de legionelosis:
En ambas situaciones, caso o brote, contactar con el Servicio de
Medicina Preventiva (Telf. 3424), para llevar a cabo la notificación a la
Red, la búsqueda de nuevos casos, la investigación de la fuente de
infección y la adopción de medidas de control si fuesen requeridas.
52
CAPÍTULO 4
La legionelosis se incluyó en 1996 en las Enfermedades de
Declaración Obligatoria a escala nacional (Véase Capítulo 27).
4.7.3.2 Estrategias para la prevención de legionelosis nosocomial
Es de aplicación en este Hospital el Real Decreto 865/2003, por el
que se establecen los criterios higiénicos y sanitarios para la
prevención y control de la legionelosis. Las medidas contenidas en
dicho Real Decreto se aplicarán a las instalaciones que utilicen agua
en su funcionamiento, produzcan aerosoles y se encuentren
ubicadas en el interior o exterior de edificios de uso colectivo o
instalaciones industriales que puedan ser susceptibles de
convertirse en focos para la propagación de la enfermedad.
Las medidas preventivas se basarán en la aplicación de dos
principios fundamentales:
1. Eliminación o reducción de zonas sucias mediante un buen diseño
y mantenimiento de las instalaciones.
2. Evitar las condiciones que favorecen la supervivencia y
multiplicación de Legionella, mediante el control de la temperatura
del agua y la desinfección continua de la misma.
- En los centros sanitarios se reducirán al máximo los riesgos de
diseminación de Legionella por equipos utilizados en terapia
respiratoria: respiradores, nebulizadores, humidificadores y
otros equipos que entren en contacto con las vías respiratorias.
- Se utilizarán preferiblemente equipos de terapia respiratoria
desechables. En caso de ser reutilizables se deberán limpiar y
desinfectar o esterilizar antes de cada uso, siguiendo las
instrucciones del Servicio de Medicina Preventiva.
- La vigilancia y control del cumplimiento del RD 865/2003 se lleva
a cabo con la supervisión del Servicio de Medicina Preventiva en
todos los dispositivos de riesgo instalados en el hospital.
- Asimismo, se realizan controles microbiológicos en torres de
refrigeración y en puntos representativos de la red de distribución
de agua fría y caliente del hospital.
4.8 PREVENCIÓN DE LAS MICOSIS NOSOCOMIALES (Aspergilosis)
4.8.1 Introducción
- Los hongos ambientales crecen habitualmente en suelo, aire y a
expensas de la vegetación.
53
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- En áreas hospitalarias se aislan en:
· Muestras de aire no filtrado
· Sistemas de aire acondicionado
· Superficies
· Alimentos
· Plantas ornamentales
· Celulosa de muebles
· Etc.
- Su concentración aumenta durante la realización de obras.
- El mecanismo de transmisión es indirecto por la vía aérea.
- El género Aspergillus y particularmente A. fumigatus es el más
frecuente implicado en las infecciones nosocomiales.
4.8.2 Aspergilosis invasora
- Es la invasión e infiltración de tejidos por microorganismos del
género Aspergillus, invadiendo especialmente los vasos sanguíneos.
- Existen además formas invasoras de evolución crónica que afectan
generalmente al pulmón.
4.8.2.1 Puerta de entrada
- Inhalación de elementos fúngicos.
- Inoculación por traumatismo abierto o cirugía.
4.8.2.2 Situaciones de riesgo en pacientes hospitalarios
- Implantación quirúrgica de material protésico, incluyendo el
oftalmológico.
- Inmunodepresión y neutropenia.
- Trasplante de órganos.
- Enfermedades crónicas pulmonares en tratamiento inmunosupresor.
4.8.2.3 Zonas de riesgo
- Quirófanos: cirugía cardiaca, vascular, neurocirugía, traumatología y
oftalmología.
- Unidades de aislamiento protector de pacientes inmunodeprimidos.
- Otras zonas críticas: oncología, unidades de cuidados intensivos, etc.
4.8.3 Prevención y actuaciones del Servicio de Medicina Preventiva
4.8.3.1 Medidas de prevención (Véase apartado 4.1.5)
Los sistemas de ventilación de las zonas quirúrgicas deben seguir las
normas descritas en el apartado 4.1.5., evitando situaciones de riesgo
cuando no se pueda garantizar la calidad del aire.
54
CAPÍTULO 4
4.8.3.2 Actuaciones del Servicio de Medicina Preventiva ante
resultados adversos en los controles microbiológicos del aire
El Servicio de Medicina Preventiva realiza controles microbiológicos
ambientales de los quirófanos y zonas de riesgo, según la normativa
6/90 (3-10) del Ministerio de Sanidad y Consumo y siguiendo las
recomendaciones de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de
Madrid, informando a Coordinación de Quirófanos y dando las
recomendaciones oportunas ante resultados adversos.
A) Actuaciones ante el primer resultado adverso:
- Confirmación de los resultados repitiendo el muestreo.
- Revisión higiénica de la zona afectada.
- Aplicación de medidas correctoras si es necesario.
- Verificación del correcto funcionamiento del sistema de
climatización.
- Sustitución de filtros si es necesario.
B) Repetición del muestreo.
C) Si persisten los resultados adversos:
- Cierre de la zona afectada (quirófano, unidad de aislamiento).
- Muestreo del sistema de climatización.
- Si se confirma la contaminación del sistema de climatización debe
ser limpiado y desinfectado. Posteriormente se debe limpiar la
zona afectada y repetir de nuevo el muestreo.
4.8.4 Actuación ante la aparición de un caso de aspergilosis invasora
en un paciente de riesgo.
Ante la aparición de un solo caso de aspergilosis invasora debe
informarse al Servicio de Medicina Preventiva (Telf. 3424) para
descartar el inicio de un brote.
- Ante un solo caso de aspergilosis nosocomial debe iniciarse una
investigación para descartar la existencia de un posible brote y evaluar
la calidad microbiológica del aire.
- Si es necesario se debe interrumpir la actividad de la zona
correspondiente y proceder al traslado de los pacientes.
55
Capítulo 5
HIGIENE EN COCINA,
CAFETERÍA Y OFFICES
DE PLANTA
CAPÍTULO 5
HIGIENE EN COCINA, CAFETERÍA Y OFFICES DE PLANTA
Teniendo en cuenta los riesgos de toxiinfección alimentaria, que se
pueden producir por una manipulación incorrecta de alimentos, el
Servicio de M. Preventiva realiza controles de alimentos, para
comprobar la idoneidad de los productos elaborados en la cocina.
5.1 HIGIENE DEL LOCAL
- Los suelos y superficies se limpiarán después de cada turno de
comidas, y siempre que sea preciso.
- Método:
· Después de cada uso.
· Limpieza y desinfección de superficies: se limpiarán los restos de
alimentos con papel desechable. Posteriormente, con un paño
limpio humedecido en solución clorada (lejía 5% diluida al 1/100).
· Limpieza de paredes y techos: con la periodicidad necesaria para
que se mantengan limpios.
5.2 HIGIENE DEL MATERIAL Y UTENSILIOS
- Mesas de trabajo: se limpiarán, después de cada uso, con papel
desechable. Posteriormente, se desinfectarán con un paño limpio
impregnado en agua clorada (lejía 5% diluida al 1/100).
- Utensilios (vajillas, cubiertos, batidoras, etc.): lavado con abundante
agua caliente y detergente y enjuagado a chorro con abundante agua
caliente (temperatura igual o mayor a 76º C).
- Máquinas lavavajillas, tren de lavado: limpieza y secado después de su
utilización, según las indicaciones del fabricante y revisando especialmente:
· La permeabilidad de los conductos del agua cada día.
· La limpieza diaria de los filtros.
· La limpieza de las cortinas de plástico para evitar acumulación de
suciedad.
· El control de la temperatura en cada procedimiento.
- Cinta de emplatado:
· Se limpiará antes y después de su utilización, haciendo especial
esfuerzo en las zonas en que ha habido derrame de alimentos en la
distribución, para evitar la anidación de plagas nocivas.
59
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
· Método de limpieza: limpieza diaria con papel desechable y posterior
desinfección con un paño con solución clorada (lejía 5% diluida al 1/100).
- Tablas de cortar: deberán ser de cualquier material no poroso, plástico duro
o mármol, que permita la limpieza fácil. Se limpiarán con agua caliente y
detergente, enjuagándose a chorro en abundante agua caliente (76º C).
- Carros de baño María: limpieza y secado de los mismos después de su
utilización.
- Carros de comidas: se limpiarán, después de servir cada comida, con
papel desechable y se desinfectarán con un paño limpio humedecido
con agua clorada, secándose con un paño limpio y seco.
- Vitrinas de protección: limpieza diaria con papel desechable y
desinfección con un paño humedecido con agua clorada (lejía 5% diluida
al 1/100).
- Neveras: limpieza semanal, vaciándolas previamente, con agua con
bicarbonato. Controles según cronograma de hostelería.
- Congeladores: se vaciarán y descongelarán y se limpiarán con agua con
bicarbonato cada 2-3 meses, si no se precisara antes por derrames de
alimentos o exceso de hielo, aprovechando un momento en que haya
pocos alimentos congelados y puedan trasladarse a otra cámara.
- Plancha: limpieza con productos desengrasantes.
- Fogones, hornos y mostradores: limpieza tras su utilización con los productos
que seleccione Hostelería, conjuntamente con Medicina Preventiva.
- Las marmitas no podrán contener ningún alimento tras finalizar la jornada.
5.3 HIGIENE DE LOS ALIMENTOS
5.3.1 Recepción de materias primas
- Transporte de mercancías recibidas, manteniendo las condiciones
higiénico-sanitarias, según legislación al respecto.
- Detección de defectos de etiquetado.
- Comprobación de los envasados correctos.
- Control visual de los alimentos.
- Circuito de recepción y almacenamiento.
60
CAPÍTULO 5
5.3.2 Almacenamiento y conservación (control visual de los productos
almacenados)
- Alimentos no perecederos:
· En locales o armarios a temperatura ambiente, lejos de calor y
humedades.
· Nunca deben estar en contacto con el suelo ni con las paredes, ni
junto a productos no alimenticios.
· Los alimentos estarán sobre soportes aislantes del suelo (no de
madera).
· Se rotarán los alimentos para evitar caducidades.
· Habrá aberturas de ventilación exterior con mosquiteros.
· Registro de día, persona y hora en la que se limpió, según
cronograma de limpieza.
- Alimentos perecederos:
· Temperatura entre 0 y 5º C ± 2º C en cámaras frigoríficas.
· Se debe registrar y comprobar la temperatura diariamente.
· No deben almacenarse en las mismas cámaras productos crudos y
cocinados. El almacén de carne y pescado se hará en zonas
diferenciadas.
· Los alimentos deben estar cubiertos con plástico.
· Los productos nunca estarán en contacto con el suelo ni con las
paredes, ni junto a productos no alimenticios. Los alimentos estarán
sobre soportes aislantes del suelo (no de madera).
· Se cumplimentará y registrará la limpieza de las cámaras, con día,
hora y persona que lo realizó.
- Alimentos congelados:
· Mantener la temperatura constante a –18º C.
· Mantener ausencia de escarcha en motores y paredes.
· Los alimentos no deben sobrepasar los límites de congelación en los
arcones congeladores. Limpieza y programación reglada de
descongelación.
· Rotación de los productos para visualización de caducidades.
· Los recipientes con alimentos deben estar cubiertos.
61
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Almacén de productos frescos:
· Temperatura entre 0 y 5º C ± 2º C.
· Ausencia de humedades. Ventilación exterior a través de mosquiteros.
· No podrán colocarse sobre soportes de madera, ni apoyados en el
suelo, ni junto a las paredes.
· Los alimentos deben estar en buen estado de conservación.
· Caducidad visible.
· Registro de limpieza del almacén.
- Almacén de productos lácteos:
· Temperatura entre 0 y - 8ºC y ausencia de humedad.
· Alimentos sobre estanterías aislados de la pared y del suelo.
· Visualización de caducidades.
· Ausencia de escarcha.
· Registro de limpieza.
5.3.3 Preparación de alimentos
- Separación de zona de crudos y zona de elaborados.
- Limpieza de verdura y fruta, higienización del producto con solución
clorada apta para la desinfección de agua de bebida (la solución
empleada puede obtenerse a base de lejía común exenta de
detergentes y cualquier otra sustancia, lo que debe comprobarse
antes de la utilización mediante una lectura atenta de la etiqueta). Las
verduras y hortalizas se desinfectarán sumergiéndolas durante 5
minutos en agua en la que se añade unas gotas de lejía apta para la
desinfección del agua de bebida (3-4 gotas por litro de agua). Se
aclararán bajo un chorro de agua.
- La cocción deberá ser suficientemente prolongada, evitando cocer
piezas de gran volumen y el centro de la pieza deberá alcanzar una
temperatura de 70º C.
- Los aditivos empleados se ajustarán a la legislación vigente.
- La comida se preparará con la menor anticipación posible.
- Dentro de la zona de elaboración de alimentos los cubos deben usarse
de pedal y permanecer siempre cerrados.
62
CAPÍTULO 5
- Dentro de la cocina, deberán estar bien delimitadas:
· Zona sucia o de corte y preparación de alimentos crudos.
· Zona limpia donde sólo se manipulen alimentos listos para el consumo.
· Zona de elaboración en caliente.
· Zona de elaboración en frío.
· Zona de post-preparación.
- Ficha de identificación de riesgos para detectar:
· Aumento de contaminación cruzada por contacto con superficies o
utensilios contaminados.
· Manipulaciones incorrectas. Cortar carne en la tabla de partir
alimentos crudos en la misma tabla en la que se parten cocinados
sin su limpieza adecuada.
· Actuaciones incorrectas de los manipuladores: Fumar, comer chicle, toser
sin protección, no lavarse las manos después del cuarto de baño, etc.
5.3.4 Mantenimiento de los alimentos elaborados
- Las comidas para consumo inmediato se mantendrán a temperatura
igual o mayor a 70º C hasta su consumo. Se consumirán en el mismo
día de su elaboración.
- Las comidas destinadas a ser conservadas se envasarán
inmediatamente tras su elaboración y se refrigerarán o congelarán lo
antes posible. No se dejarán enfriar a temperatura ambiente antes de
introducirse en la cámara correspondiente.
- Las comidas refrigeradas deberán consumirse en 72 horas.
- Todos los alimentos se conservarán cubiertos.
- Los alimentos de consumo diario (quesos, embutidos, etc.) deberán
estar separados de los alimentos crudos.
- Las comidas elaboradas no pueden estar a temperatura ambiente.
5.3.5 Refrigeración de alimentos
- Las comidas refrigeradas que se consuman en frío, se sacarán de las
cámaras inmediatamente antes de ser consumidas.
- Las comidas que se consuman en caliente, se regenerarán por
calentamiento hasta 70º C en el menor tiempo posible, manteniéndolas
así hasta su consumo en ese mismo día.
63
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Las comidas congeladas, antes de su consumo se regenerarán:
· Por microondas.
· Dejando los alimentos congelados en la nevera a 4º C hasta su
descongelación y calentamiento posterior.
· No descongelar a temperatura ambiente.
- La conservación de pescados, carnes, verduras, productos lácteos y
comidas preparadas se llevará a cabo a ser posible en cámaras
frigoríficas distintas.
- En caso de existir una sola cámara, se destinarán zonas separadas
para cada producto y se colocarán de arriba abajo:
· Alimentos elaborados.
· Alimentos sin cocinar.
· Pollo y caza.
· Verdura y fruta.
- Se evitará el contacto entre productos y se colocarán aislados de las
paredes de la cámara.
- Los arcones congeladores no estarán sobrecargados, ni se
sobrepasará la "línea de seguridad". Se deberán rotar los productos y
establecer controles periódicos de los alimentos almacenados para
evitar la permanencia excesiva de éstos en cámaras y arcones
frigoríficos.
- Visualización de la etiqueta de recomendación de temperatura
mantenida en la puerta de la cámara y encima del arcón.
5.3.6 Exposición y servicio de distribución de alimentos
- Las comidas expuestas deberán estar protegidas por vitrinas y a
temperatura de 0 a –3º C. Los alimentos que precisen refrigeración no
pueden estar en vitrinas a temperatura ambiente.
- En los carros de comida, los alimentos deberán estar cubiertos y a la
temperatura requerida, para su correcto transporte.
- Los alimentos preparados que se distribuyen a las cafeterías y a la
guardería, deberán ir cubiertos con sus tapaderas correspondientes
(nunca cubiertas con bandejas).
64
CAPÍTULO 5
OLVIDOS MÁS FRECUENTES DEBIDOS A LA RUTINA:
- No se puede fumar durante la elaboración de alimentos.
- No se puede comer chicle durante la elaboración de alimentos.
- Evitar toser en dicha zona.
- No se deben probar los alimentos cocinados sin cubiertos y éstos se
limpiarán posteriormente antes de reutilizarlos.
- El baño María se rellena sin haber vaciado el resto del anterior y sin
limpiarlo de la actividad del día anterior. Los carros de baño María se
limpiarán y secarán al final de su utilización.
- El personal deberá lavarse las manos después de utilizar el servicio,
de limpiarse la nariz, de peinarse, etc.
- No se podrán preparar salsas ni postres con huevo crudo, debiendo
presentar mayonesas comerciales.
5.4. HIGIENE DE LOS MANIPULADORES DE ALIMENTOS
- Las normas relativas a los manipuladores de alimentos se establecen
en el Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero, el cual se desarrolla en
el Decreto 10/2001 elaborado por la Comunidad de Madrid.
- La formación del manipulador de alimentos es continuada. Se recibe
una formación inicial al incorporarse al mercado laboral y,
posteriormente, otra complementaria, al menos, cada cinco años.
- La responsabilidad de la formación recae sobre la empresa alimentaria,
que puede impartirla directamente o a través de un centro de
formación autorizado y registrado por la Dirección General de Salud
Pública de la Consejería de Sanidad (artículo 4 del RD 202/2000).
- El documento "carnet de manipulador" ha desaparecido.
- La formación recibida en la Comunidad de Madrid es válida en todo el
territorio nacional.
- Los manipuladores de alimentos deberán cumplir los siguientes
requisitos:
· Recibir formación en higiene alimentaria, según lo previsto en el
artículo 4 del RD 202/2000.
· Conocer y cumplir las instrucciones de trabajo establecidas por la
empresa para garantizar la seguridad y salubridad de los alimentos.
65
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
· Mantener un grado elevado de aseo personal, llevar una vestimenta
limpia y de uso exclusivo y utilizar, cuando proceda, ropa protectora
cubrecabeza y calzado adecuado.
· Cubrirse los cortes y las heridas con vendajes impermeables
apropiados.
· Lavarse las manos con agua caliente y jabón o desinfectante
adecuado, tantas veces como lo requieran las condiciones de trabajo
y siempre antes de incorporarse a su puesto, después de una ausencia
o de haber realizado actividades ajenas a su cometido específico.
· Durante el ejercicio de la actividad, los manipuladores no podrán: fumar,
masticar chicle, comer, estornudar o toser sobre los alimentos ni realizar
cualquier otra actividad que pueda ser causa de contaminación de los
productos. Tampoco llevarán puestos efectos personales que puedan
entrar en contacto directo con los alimentos, como anillos, pulseras,
relojes u otros objetos.
· Cualquier persona que padezca una enfermedad de transmisión
alimentaria o que esté afectada, entre otras patologías, de infecciones
cutáneas o diarrea, que puedan causar la contaminación directa o
indirecta de los alimentos con microorganismos patógenos, deberá
informar sobre la enfermedad o sus síntomas al responsable del
establecimiento, con la finalidad de valorar conjuntamente la
necesidad de someterse a examen médico y, en caso necesario, su
exclusión temporal de la manipulación de productos alimenticios.
Para cualquier duda que pueda surgir, se debe contactar con la
Unidad de Higiene del Servicio de Medicina Preventiva. 4ª Norte.
Ext.: 3427.
66
Capítulo 6
NORMAS DE HIGIENE PARA LOS
LABORATORIOS
CAPÍTULO 6
NORMAS DE HIGIENE PARA LOS LABORATORIOS
La infección adquirida en el laboratorio constituye un riesgo laboral
muy importante y puede ser causa de consecuencias graves para la
salud, por lo que deben adoptarse medidas preventivas.
6.1. VIRUS DE TRANSMISIÓN SÉRICA
Teniendo en cuenta lo anterior, se hace imprescindible establecer una
normativa de prevención y control de las exposiciones. Los aspectos
fundamentales se basan en la disponibilidad por parte de las instituciones
de medidas de control, el uso de contenedores para material punzante, la
formación de los trabajadores sobre prácticas de trabajo seguras y
ofrecer atención y seguimiento a los trabajadores expuestos.
6.2. NORMAS DE HIGIENE FUNDAMENTALES
- El acceso al laboratorio estará limitado al personal autorizado.
- Las puertas y ventanas deben permanecer cerradas para mantener la
adecuada contención biológica.
- Uso de guantes:
· El personal manipulará las muestras con guantes.
· Tras quitarse los guantes se debe realizar un lavado de manos.
· Los guantes siempre serán desechados antes de salir del área de
trabajo.
- Nunca pipetear con la boca.
- Se utilizará una bata para trabajar con material potencialmente
infeccioso, que se quitará al salir del laboratorio.
- La ropa protectora siempre estará disponible.
- Lavado de manos:
· De forma frecuente durante las actividades rutinarias.
· Tras acabar la jornada laboral.
· Siempre antes de abandonar el laboratorio.
· Antes y después de manipular muestras.
· Se usará un jabón antiséptico y el secado se realizará con papel.
- Se evitará la formación de aerosoles (centrifugación, mezcla vigorosa).
Es aconsejable que tales manipulaciones se realicen en áreas
especiales y separadas.
69
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Se usarán gafas protectoras y mascarillas faciales si existe riesgo de
salpicaduras y/o aerosoles.
- Comer, beber, fumar y aplicarse cosméticos está formalmente
prohibido en el área de trabajo del laboratorio.
- Está prohibido el almacenamiento y consumo de comida o bebida.
- El personal con el cabello largo debe llevarlo recogido.
- Derramas de sangre y fluidos corporales: lejía al 5% (1/5) dejando
actuar unos minutos.
- Uso de agujas y jeringas:
· Debe ser limitado. Sólo deben usarse las unidades ya montadas.
· Nunca se debe volver a poner la capucha a las agujas.
· Las agujas no deben ser torcidas ni separadas de la jeringa.
- Las muestras y el material desechable procedente de la manipulación de
las mismas se desecharán en contenedores de residuos biosanitarios tipo
II, excepto los objetos punzantes que se clasifican como residuos tipo III.
(Véase Capítulo 8: Gestión de residuos).
- Se tendrá especial atención en evitar pinchazos con instrumentos
contaminados, y se evitará el contacto a través de heridas con material
potencialmente infectado. Siempre que esto ocurra, se debe lavar la
herida con agua y jabón, desinfectar la herida con antiséptico (povidona
yodada, gluconato de clorhexidina, o bien recurrir al empleo de alcohol
o de lejía diluida con agua en ausencia de otros desinfectantes),
presionar para facilitar el sangrado y acudir al Servicio de Salud Laboral.
- Ingesta accidental:
· Se tendrá máxima precaución para evitar errores de pipeteo.
· No se deben introducir caldos de cultivo en envases de refrescos o comida.
- Aerosoles:
· Proteger la vía respiratoria cuando se prevea la formación de aerosoles.
· Dar por hecho que existen aerosoles cuando se producen derramas
o salpicaduras.
· No enfriar asas calientes o hundiéndolas en el agar.
· Utilizar centrífugas herméticas.
· Centrifugar con tubos cerrados.
· No agitar cultivos con el asa dentro del tubo.
· No pipetear con demasiada fuerza.
· No oler las placas.
70
Capítulo 7
RECOGIDA Y TRANSPORTE
DE ROPA
CAPÍTULO 7
RECOGIDA Y TRANSPORTE DE ROPA
El Hospital Clínico San Carlos posee Lavandería propia, que también
trata la lencería de otros hospitales de Madrid
7.1 ROPA SUCIA
7.1.1 Clasificación de la ropa sucia
a) Ropa sucia, usada no contaminada: incluye ropa personal o de cama,
aunque presente manchas de medicamentos, antisépticos, alimentos
u otros, siempre que no provengan de fluidos corporales. Se eliminará
en los cestos específicos, en los vestuarios, zona de entrada al Bloque
Quirúrgico o espacios físicos dedicados a este fin.
b) Ropa sucia contaminada: ropa manchada con cualquier fluido
corporal (materia fecal, orina, sangre, etc.). Se aplicará el mismo
procedimiento que para la ropa sucia no contaminada, eliminándola
en los sacos destinados a la retirada y transporte hacia la lavandería.
7.1.2 Manipulación y retirada de la ropa sucia
- La ropa sucia debe introducirse directamente en las bolsas de plástico
cerradas e impermeables, de un grosor de cuatrocientas galgas
(actualmente, de color negro en nuestro hospital), que son las apropiadas
para su transporte, desde el momento en que se retira del usuario.
- En ningún caso se apoyará la ropa sobre ninguna superficie de la habitación,
ni se tirará la ropa al suelo ni se sacará de los sacos de que dispone el carro.
- El volumen de ropa no rebosará la capacidad de la bolsa puesta en el
carro de transporte.
- El personal debe estar entrenado para extraer los objetos punzantes,
metálicos u otro tipo de elementos (pañales, apósitos, etc.) antes del
embolsado. Este procedimiento evita que queden dentro de la ropa
agujas, cuchillos y otros instrumentos, que constituyen un riesgo para
el personal de la lavandería, así como para la maquinaria utilizada.
Una vez recogida la ropa sucia, se precintará y se identificará con los
datos de la Unidad de la que procede, evitando su segregación y
manipulación, estacionándose en los cuartos de ropa sucia o
vertederos hasta su traslado a la lavandería.
7.1.3 Cuarto de ropa sucia
El mozo-celador sacará las bolsas y, sin ninguna otra manipulación, las
colocará en el carro de traslado de ropa sucia, en el que las llevará a la
Lavandería, no utilizando dicho carro, posteriormente, para ningún otro
fin. Se retirarán en el turno de mañana y tarde, y por la noche, en las
zonas que sea preciso.
73
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
7.1.4 Manipulación en la Lavandería
- El desembolsado de la ropa sucia debe realizarse directamente en la cinta
mecánica que conduce la ropa a la lavadora, para evitar riesgos al personal.
- Se recomienda evitar el conteo o selección de la ropa contaminada
previa a la introducción en la lavadora (desembolsado no directo).
- Se desaconseja, por el alto riesgo biológico que implica, la utilización de
tinas o piletas de remojo. Esta actividad es una de las principales causas
de accidentes por objetos cortantes entre el personal de la lavandería.
En todos los casos, el manejo de la ropa sucia debe realizarse en un área
física independiente del área de manejo de la ropa limpia.
7.2 ROPA LIMPIA
7.2.1 Transporte de lencería a las Unidades o Servicios
- Se colocará en la parte del carro destinada a este fin (carro con
puertas) y, bajo ningún concepto, se colocará en el exterior del carro.
- Los carros de transporte de ropa limpia se limpiarán diariamente con
el desinfectante indicado y se mantendrán en las máximas
condiciones higiénicas y secos (para evitar la formación de moho).
Estarán siempre cerrados y no se guardará nada en su interior.
- En el caso de que el carro esté deteriorado, se solicitará su inmediata
reparación a Servicios Técnicos.
7.2.2 Carros de lencería para el aseo del paciente
- Se dispondrán por orden los útiles necesarios para el aseo del
paciente, según protocolo, y para el cambio de lencería del enfermo.
- En este carro se colocará una bolsa transparente con material limpio
para el aseo del paciente (esponjas, papel higiénico, etc.), y otra
opaca, para el material sucio o de desecho (pañales, esponjas, gasas
utilizados, etc.) que se aplicará en el carro de la ropa sucia.
- Se realizará la limpieza de dichos carros, según cuadro de
desinfectantes (véase Anexo 2), al menos cada quince días.
7.3 ZONAS CRÍTICAS
La ropa sucia no se almacenará durante mucho tiempo en las zonas
críticas, recogiéndose, al menos, una vez en cada turno.
NOTA.- La ropa limpia se trasladará en carros cerrados, y bajo ningún concepto,
en los destinados a la ropa sucia, ni en carros abiertos, para evitar su
contaminación. Deberá distribuirse a las Unidades en los armarios de lencería
destinados para ello. La responsabilidad del cumplimiento de estas normas,
recaerá directamente en los/as Supervisores/as de la Unidad Funcional (SUF).
Para solucionar cualquier duda, se puede contactar con la Unidad de
Higiene. Servicio de Medicina Preventiva. Ext.: 3427.
74
Capítulo 8
GESTIÓN DE RESIDUOS
HOSPITALARIOS
CAPÍTULO 8
GESTIÓN DE RESIDUOS HOSPITALARIOS
El Hospital Clínico San Carlos dispone de un Plan de Gestión Avanzada
de Residuos y un Plan de Recuperación de Materiales para Reciclado,
siendo un referente para otros hospitales, labor conjunta del Servicio de
Medicina Preventiva y del Servicio de Gestión Medioambiental.
8.1 CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS SANITARIOS
8.1.1 Residuos sin riesgo o inespecíficos
a) Clase I (Residuos generales urbanos): se depositan en bolsas verdes.
Son residuos municipales y no requieren exigencias especiales de gestión,
ni dentro ni fuera del centro generador. Este grupo de residuos incluye
materiales como: cartón, papel, envases vacíos de plástico, vidrio, metal y
materia orgánica, que normalmente se generan en oficinas y despachos,
cocinas, bares, restaurantes, comedores, talleres, jardinería, etc.
b) Clase II (Residuos biosanitarios asimilables a los urbanos): se
depositan en bolsas verdes.
Son residuos que derivan directamente de las prácticas y actividades
sanitarias y no requieren precauciones adicionales en su gestión fuera del
centro generador. Se consideran residuos municipales.
Este grupo de residuos incluye: material de curas, ropas y material
desechable manchados con sangre, secreciones o excreciones,
recipientes de drenaje vacíos, bolsas vacías o con un volumen de
líquido no superior a 100 ml., de orina, de sangre o de otros líquidos
biológicos, filtros de diálisis, tubuladuras, yesos, algodones, gasas,
mascarillas, batas, guantes, toallas y otros textiles de un solo uso, y
cualquier otro residuo manchado o que haya absorbido líquidos
biológicos, siempre que no se trate de casos particulares incluidos en
la definición de la clase III.
Sin embargo, en el interior del centro hospitalario hay que tomar
determinadas precauciones para la gestión de los residuos de la clase
II, ya que el hecho de que puedan tratarse por los mismos métodos que
los residuos municipales no tiene que interpretarse como si no tuvieran
ningún riesgo, sino que éste está limitado al interior del centro sanitario.
8.1.2 Residuos de riesgo o específicos
Los residuos de riesgo o específicos son los que, por sus características
y el grado de contaminación biológica o química, requieren un
77
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
tratamiento específico y diferenciado de los residuos municipales, tanto
dentro como fuera del centro sanitario. Entre los residuos de riesgo o
específicos se encuentran los de las clases III, IV, V, VI y VII.
a) Clase III: Residuos biosanitarios especiales (contenedor amarillo con
bolsa roja o contenedor rígido de punzantes. Son recogidos y tratados
por un gestor autorizado).
Estos residuos son:
Grupo 1:
Residuos de pacientes con
infecciones altamente virulentas
importadas o de muy baja
incidencia en España.
Fiebres hemorrágicas víricas (Congo-Crimea,
Lassa, Marburg, Ébola, argentina, boliviana),
Complejo encefalítico transmitido por arbovirus,
Herpes virus simiae, rabia, carbunco, muermo,
melioidiosis, difteria, tularemia, peste bubónica.
Grupo 2:
Residuos de pacientes con infecciones de transmisión oral-fecal.
Cualquier residuo contaminado con heces de
pacientes con cólera y disentería amebiana.
Grupo 3:
Residuos de pacientes con infecciones de transmisión por aerosoles.
Cualquier residuo contaminado con las
secreciones respiratorias de pacientes con
tuberculosis activa, fiebre Q y peste neumónica.
Grupo 4:
Filtros de diálisis de máquinas reservadas a pacientes con infecciones por VHB,
VHC y VIH.
Grupo 5:
- Agujas y material punzante y cortante, incluyendo: pipetas de vidrio, portas,
cubreobjetos, tubos de cristal, capilares, artículos de cristal roto si han estado en
contacto con líquidos biológicos, etc.
- En ningún caso se incluye la jeringa, que es residuo clase II.
- Estos residuos se recogen en contenedores rígidos de color amarillo para
punzantes. Es importante no llenar en exceso los contenedores (máximo tres
cuartas partes de su capacidad) para evitar accidentes.
78
CAPÍTULO 8
Grupo 6:
- Residuos
procedentes
de
análisis
o
Los cultivos y las reservas de
experimentación microbiológica como placas de
agentes infecciosos.
Petri, caldos, hemocultivos, etc.
Las vacunas vivas atenuadas - Estos residuos se consideran especialmente por
(el resto del medicamento y
tener concentraciones de microorganismos que no se
no el material usado en su
alcanzan en los residuos sólidos urbanos y por existir
administración).
la posibilidad de que gérmenes oportunistas generen
cepas multirresistentes a los antibióticos.
Grupo 7:
Los residuos de animales de investigación o experimentación inoculados
biológicamente con agentes infecciosos. No se incluyen los animales de
experimentación quirúrgica.
Grupo 8:
- Cantidades importantes de sangre, hemoderivados y fluidos corporales en forma
líquida (siempre que estén contenidos en recipientes que no puedan vaciarse y en
cantidad superior a 100 ml). Se trata siempre de líquidos y nunca de materiales
manchados o que hayan absorbidos estos líquidos (una compresa de quirófano
empapada en sangre o un papel de filtro manchado con suero o sangre no es
residuo de clase III).
- La forma correcta de eliminar los líquidos biológicos de cualquier clase es por el
desagüe (hay que tener en cuenta que las alcantarillas están concebidas para
recibir grandes cantidades de materias orgánicas infecciosas y, además, los
residuos líquidos biológicos representan un volumen ínfimo en comparación con
las materias fecales que se eliminan normalmente por la red de saneamiento).
- El motivo de considerar estas cantidades importantes de sangre como residuo
clase III no es por su riesgo de infección sino por razones estéticas.
Grupo 9:
Los residuos anatómicos reconocibles como tales sin la suficiente entidad para ser
incluidos dentro del grupo IV.
En el Decreto 83/1999 de la Comunidad de Madrid faltan referencias sobre los
residuos procedentes de pacientes con enfermedad de Creutzfeldt-Jacob, que
deben depositarse en contenedores amarillos, y deben ser incinerados.
79
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
b) Clase IV: Restos anatómicos de entidad
Son cadáveres y restos humanos fácilmente reconocibles procedentes
de abortos, mutilaciones o intervenciones quirúrgicas.
Su gestión queda regulada por el Reglamento de Policía Mortuoria
Sanitaria establecido por el Decreto 2263/1974, de 20 de julio, junto a
la legislación específica de las Comunidades Autónomas. Estos
residuos deben eliminarse mediante inhumación o cremación.
c) Clase V: Residuos químicos (contenedores rojos. Son recogidos y
tratados por un gestor autorizado).
Son residuos contaminados con productos de naturaleza química y
calificados como sustancias tóxicas y/o peligrosas según el Real
Decreto 833/1988 por el que se aprueba el Reglamento para la
ejecución de la Ley 20/1986, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos
y el Real Decreto 952/1997, de 20 de junio que lo modifica. Incluyen una
gran cantidad de productos que generan sobre todo los laboratorios
clínicos, de anatomía patológica y de experimentación.
d) Clase VI: Residuos citotóxicos (contenedor azul rotulado como citotóxico,
y de un solo uso. Son recogidos e incinerados por un gestor autorizado).
Son, fundamentalmente, los restos de medicamentos citotóxicos y todo el
material que haya estado en contacto con ellos. Presentan propiedades
cancerígenas, mutagénicas y teratogénicas.
e) Clase VII: Residuos radiactivos.
Residuos contaminados por sustancias radiactivas, cuya eliminación es
competencia exclusiva de la "Empresa Nacional de Residuos
Radiactivos Sociedad Anónima" (ENRESA) coordinado por el Servicio
de Física Médica.
8.2
RECOGIDA EN ORIGEN: SEGREGACIÓN, ACUMULACIÓN Y
ENVASADO
- Los envases para residuos de clase III, V y VI se suministran a las distintas
unidades por el Servicio de Gestión Medioambiental.
- Los envases, una vez cerrados, no se deben volver a abrir.
- La recogida se realizará como mínimo dos veces al día, en función del
volumen y tipo de residuo generado en cada Servicio.
80
CAPÍTULO 8
8.2.1 Residuos sin riesgo o inespecíficos: Residuos Generales (RG) y
Biosanitarios Asimilables a Urbanos (RBAU)
- Son envasados en bolsas de plástico de color verde con 70 litros de
volumen y resistencia adecuada a la carga (galga 200), que son
colocadas por el personal de la contrata de limpieza en los
recipientes correspondientes.
- Pueden acumularse en una misma bolsa RG y RBAU.
- No debe hacerse trasvase de residuos de una bolsa a otra.
8.2.2 Residuos de riesgo o específicos: Clase III
Se acumulan, separados de las otras clases de residuos generadas en el
Hospital, en contenedores exclusivos para este tipo de residuos: rígidos,
de color amarillo, provistos de cierre y con 60 litros de capacidad.
8.2.3 Citostáticos
Se acumulan en los contenedores especiales descritos anteriormente,
pero con un color azul y sustituyendo el pictograma de "Bioriesgo" por
el de "Citotóxico".
8.3 ALMACENAMIENTO INTERMEDIO
Se realiza en los cuartos de residuos, señalizados, existentes en cada
área, donde el personal de limpieza depositará las bolsas de RG y RBAU
en contenedores de 240 ó 360 litros. Una vez hecho el depósito, los
contenedores permanecerán tapados, por lo que su grado de llenado
siempre ha de permitir que puedan cerrarse.
- En estos cuartos se depositarán también los contenedores de 30-60
litros de residuos biosanitarios especiales de clase III, los químicos de
clase V y los citostáticos de clase VI.
- La duración máxima del almacenamiento intermedio será de 24 horas.
- La limpieza de estos cuartos se realizará un mínimo de 2 veces al día.
Los residuos no se acumularán en estancias con actividad sanitaria,
pasillos, ascensores o zonas de paso, ni siquiera durante espacios
cortos de tiempo, ya que se aumenta el riesgo de accidentes y se
ofrece una mala imagen del hospital.
8.4 TRANSPORTE INTERNO
- La recogida en origen se realizará hasta el cuarto de almacenamiento
intermedio con los medios de transporte adecuados, sin acumular
contenedores de distintos tipos de residuos durante el transporte.
- Desde el cuarto de almacenamiento intermedio, el personal de limpieza
trasladará los contenedores hasta la zona de almacenamiento final del
sótano por el ascensor ubicado en dicho cuarto de residuos.
81
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
· Este ascensor es exclusivo para ese fin, por lo que no se puede usar
para transportar simultáneamente suministros de comida o ropa.
· No podrán utilizarse como alternativa para el traslado de residuos,
ni siquiera ocasionalmente, los ascensores destinados a personal,
pacientes o público.
- Para evitar la caída de bolsas durante el transporte, los contenedores
deben ir cerrados y, por seguridad, no se permitirá el trasvase de
bolsas de un contenedor a otro, ni tampoco maniobras de
manipulación de las bolsas dentro del contenedor.
8.5 ALMACENAMIENTO FINAL
El área de almacenamiento final se ubica en el túnel del sótano. Bajo
ningún concepto podrá acceder a las zonas de almacenamiento final
personal no autorizado.
Se distinguen las siguientes zonas, locales e instalaciones:
- Cuarto de residuos para almacenar contenedores de residuos de
Clase III, V y VI.
- Compactador: se deposita el contenido de los contenedores de los
residuos sin riesgo (Clase I y II).
- Zona de limpieza de contenedores de residuos sin riesgo (Clase I y II).
- Cuarto de depósito de contenedores de residuos sin riesgo (Clase I y
II) limpios.
- Cuarto de colchones contaminados.
- Área de mobiliario y equipamiento a desechar.
- Zona de depósito final de residuos para reciclaje: compactador de
papel y cartón, contenedores para vidrio y contenedor para pilas.
La limpieza y desinfección de los locales e instalaciones mencionados se
realiza diariamente.
8.6 TRATAMIENTO Y/ O ELIMINACIÓN
La recogida final y el transporte externo hasta las plantas de tratamiento
y/o eliminación se efectúa por una empresa autorizada y especializada.
NOTA.- Para mayor información, se debe contactar con el Servicio de
Medicina Preventiva (Ext.:3427), o bien con el Servicio de Gestión
Medioambiental (Ext.: 3771).
82
CAPÍTULO 9
SANEAMIENTO AMBIENTAL
El Hospital Clínico San Carlos tiene subcontratado este servicio, que se
realiza bajo el control y la supervisión del Servicio de Medicina Preventiva
Las labores de Saneamiento, que abarcan la desinsectación y
desratización, tienen como objetivo la lucha antivectorial que va dirigida a
la prevención y eliminación de todo tipo de vectores, principalmente
artrópodos (generalmente insectos) y roedores que sean nocivos para el
hombre y su salud. Son vectores de importantes enfermedades, y por lo
tanto, comprometen el mantenimiento de la salud del personal y los
usuarios que asisten a los centros del Área 7.
Sin olvidar, que en un número importante de ocasiones, animales como los
gatos e incluso determinadas aves, como las palomas, pueden llegar a causar
grandes trastornos, pudiendo actuar también como posibles vectores.
9.1 TIPOS DE PLAGAS
La presencia de plagas puede ser de tres tipos:
a) Permanente: en general, de presencia de roedores y cucarachas.
b) Estacional: en el caso de aquellos insectos cuya biología se encuentra
íntimamente ligada a condiciones ambientales exteriores (hormigas,
mosquitos, determinadas especies de moscas, etc.).
c) Circunstanciales: en el caso de la presencia de algún insecto inusual en
este tipo de instalaciones, portados en ocasiones por personas o material
procedente del exterior (pulgas, chinches, piojos, etc.).
9.2 ZONAS CONFLICTIVAS. CLASES DE RIESGO
La presencia de plagas en las diferentes zonas de los centros, difiere en
función de las características, ubicación y tipo de actividad que se
desarrolla en ellas, pudiendo distinguir:
a) Dependencias hosteleras: cocinas, cafeterías, almacenes de víveres,
offices, comedores, etc.
b) Zonas bajas de los centros: sótanos, galerías, calderas,
conducciones y acometidas en general, muelles de carga, etc.
c) Conducciones horizontales y verticales: aquellas por donde van los
conductos de climatización, oxígeno, agua, etc.
d) Entorno del hospital: edificios vacíos, registros subterráneos, zonas
perimetrales, zonas ajardinadas, obras, etc.
85
Capítulo 9
SANEAMIENTO AMBIENTAL
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
A su vez, existirán diferentes clases de riesgos:
Riesgo de acceso:
a través de sótanos, zonas bajas, ventanas, etc.
Riesgo de asentamiento y proliferación:
bien en zonas de presencia de alimentos, agua, temperatura, o bien en
zonas no frecuentadas por personas y en puntos de refugio con
acumulación de residuos alimenticios.
Riesgo de desplazamientos o dispersión de plagas:
por acometida de luz y agua, transporte y entrada de mercancías embaladas, etc.
9.3 MÉTODOS, TIPOS
Las actuaciones del Servicio de Medicina Preventiva se pueden catalogar como:
a) Métodos pasivos:
- Consistentes en crear todo tipo de medidas y barreras que impidan el
acceso y el desarrollo de vectores en las dependencias de nuestros centros.
- Basado en una correcta construcción y mantenimiento de las
instalaciones, buen almacenamiento de alimentos, limpieza, y dotación
de barreras físicas (rejillas, mosquiteros, etc.).
b) Métodos activos:
Son aquellas técnicas de acción, que junto a las anteriores medidas, se
dirigen a controlar los niveles de vectores que puedan considerarse de
riesgo. Dentro de este método, podemos englobar varios grupos:
- Medios Físicos: utilización de sistemas eléctricos o emisión de ondas para
tratar de alterar la humedad y temperatura de puntos conflictivos.
- Medios Mecánicos: aplicación de jaulas, o cebaderos.
- Medios Biológicos: medios que ejercen su acción en la utilización de
reguladores de crecimiento o reproducción.
- Medios Químicos: utilización de plaguicidas (piretroides), tanto para el
tratamiento preventivo como para el tratamiento puntual ante la
presencia de plagas.
NOTA.- La cobertura de los Técnicos de Saneamiento, localizables a través
de la centralita (Telf.: 3002 y 3003), en la lucha contra las plagas,
desinsectación y desratización, se realiza por medio de una programación
mensual, que de forma preventiva desinsecta y desratiza los lugares más
conflictivos. Dicho programa cubre cualquier incidencia que se resuelve en las
24 horas siguientes de su notificación (excepto domingos y festivos).
Para más información, remitirse a la Unidad de Higiene. Servicio de
Medicina Preventiva. Ext.: 3427.
86
Capítulo 10
LAVADO DE MANOS
Y USO ADECUADO DE GUANTES:
MEDIDAS ESTÁNDAR
CAPÍTULO 10
LAVADO DE MANOS Y USO ADECUADO DE GUANTES: MEDIDAS
ESTÁNDAR
El lavado de manos es la medida más eficaz en la lucha contra la
infección hospitalaria
10.1 INTRODUCCIÓN
Las manos del personal sanitario son el principal mecanismo de
transmisión de las infecciones nosocomiales, constituyendo uno de los
principales eslabones en la cadena epidemiológica de transmisión de
enfermedades infecciosas (de enfermo a enfermo y de trabajador sanitario
a enfermo y viceversa). La higiene de las manos, mediante el lavado
correcto y el uso adecuado de guantes, es una medida imprescindible
para evitar la transmisión.
El lavado higiénico de manos es la principal medida de prevención de la
infección nosocomial. Por ello, los Servicios de Medicina Preventiva deben
trabajar continuamente con estrategias dirigidas al personal sanitario, para
incrementar la práctica del lavado de manos, fomentar la correcta realización
de la técnica y el uso correcto de guantes.
10.2 PROTOCOLO DEL LAVADO DE MANOS
10.2.1 Definición
El lavado de manos es la frotación vigorosa de las manos previamente
humedecidas y enjabonadas, y posteriormente, aclaradas con agua, con el
fin de eliminar la suciedad, materia orgánica, flora transitoria y residente,
explicadas a continuación, y para evitar la transmisión de microorganismos
de persona a persona.
- Flora residente (colonizante): microorganismos que se encuentran
habitualmente en la piel. No se eliminan fácilmente por fricción mecánica.
- Flora transitoria (contaminante o "no colonizante"): microorganismos
que contaminan la piel, no encontrándose habitualmente en ella. Su
importancia radica en la facilidad con que se transmite, siendo origen
de la mayoría de las infecciones nosocomiales.
10.2.2 Tipos de lavado de manos
a) Lavado de rutina o higiénico
- Objetivo: eliminar la suciedad, materia orgánica y flora
transitoria de las manos.
89
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Material: jabón líquido en dispensador con dosificador y toalla de
papel desechable.
- Técnica: humedecer las manos con agua corriente y aplicar jabón
líquido. Frotar las manos palma con palma, sobre dorsos, espacios
interdigitales y muñecas durante al menos 10 segundos. Aclarar con
abundante agua corriente. Secar las manos con una toalla de papel y
cerrar el grifo con la toalla utilizada para el secado.
- Indicaciones:
· Antes de iniciar la jornada.
· Antes de preparar la medicación.
· Antes y después de realizar cualquier maniobra de contacto con
cada paciente.
· Entre dos procedimientos en el mismo paciente si hay sospecha
de contaminación de las manos.
· Antes y después de ir al servicio.
· Antes y después de realizar cualquier maniobra a un paciente y
después de preparar alimentos, medicación, etc.
· Después del contacto con alguna fuente de microorganismos y
objetos contaminados con suciedad.
· Después de quitarse los guantes.
· Después de finalizar la jornada.
b) Lavado especial o antiséptico
- Objetivo: eliminar la suciedad, materia orgánica y flora transitoria y
parte de la flora residente de las manos consiguiendo, además,
cierta actividad antimicrobiana residual.
- Material: jabón líquido antiséptico o bactericida (solución jabonosa
de clorhexidina al 4% ó povidona yodada al 7,5%) en dispensador
con dosificador. Toalla de papel desechable.
- Técnica: igual que en el lavado higiénico. Sólo cambia el tipo de jabón.
- Indicaciones:
· Antes de realizar procedimientos invasivos, como inserción de
catéteres, sondajes, etc.
90
CAPÍTULO 10
· Antes y después del contacto con pacientes que se sabe o sospecha
que están infectados o colonizados por microorganismos
epidemiológicamente importantes.
· Antes del contacto con pacientes inmunocomprometidos en
situaciones de fundado riesgo de transmisión.
c) Lavado quirúrgico
- Objetivo: eliminar la flora transitoria y eliminar al máximo la flora
residente de las manos, previamente a la realización de un
procedimiento invasivo que, por su especificidad o duración,
requiera un alto grado de asepsia y un efecto residual.
- Material: jabón líquido antiséptico (solución jabonosa de
clorhexidina o povidona yodada), en dispensador con válvula
dosificadora. Cepillo de uñas desechable, preferiblemente
impregnado en solución antiséptica. Compresa estéril.
- Técnica: abrir el grifo (sólo con lavabos con sistema de codo o
pedal). Humedecer las manos y antebrazos. Aplicar el jabón
antiséptico. Lavar manos y uñas con cepillo estéril desechable y
antebrazos. Aclarar con agua corriente abundante desde los
dedos hacia el codo y nunca a la inversa. Aplicar de nuevo el jabón
antiséptico en manos y antebrazos friccionando al menos 2
minutos cada zona, sin tocar la válvula dispensadora con la
mano. Aclarar con abundante agua corriente. Secar por aplicación
sin frotar, con compresas estériles, comenzando por los dedos y
bajando hasta el codo. Durante todo el proceso mantener las
manos por encima de los codos. Su duración deberá ser de 5
a 7 minutos.
- Indicaciones:
· Antes de la realización de una técnica invasiva que requiera alto
grado de asepsia.
· Antes de una intervención quirúrgica.
10.2.3 Recomendaciones
Mantener las uñas cortas y limpias. No usar anillos ni pulseras y, en
las intervenciones, retirar el reloj. Utilizar emolientes y lociones
protectoras de la piel después de la actividad laboral. Hay que tener
en cuenta que algunos gérmenes se inactivan en presencia de
algunos de estos productos.
91
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
10.3 RECOMENDACIONES PARA EL USO APROPIADO DE GUANTES
10.3.1 Introducción
Los guantes constituyen una medida de protección, cuyo uso es generalizado
en el medio sanitario a partir de la década de los ochenta con la implantación
de las medidas universales, pero la utilización inadecuada e indiscriminada de
los mismos conlleva riesgos, tanto para los pacientes como para el personal,
eliminando o reduciendo su efecto protector y de barrera.
10.3.2 Objetivo
El objetivo principal de estas recomendaciones es fomentar el uso
razonado de guantes, facilitando una guía resumida con las
indicaciones, condiciones de uso, ventajas y efectos adversos del uso
de guantes en la asistencia sanitaria.
10.3.3 Razones para utilizar guantes
- Son una barrera protectora para prevenir la contaminación de
manos, en contacto con sangre, fluidos corporales, secreciones,
membranas mucosas y piel no intacta (por erosiones, eczemas, etc.).
- Se utilizan para reducir la probabilidad de que los microorganismos,
presentes en las manos del personal, se transmitan a los pacientes durante
la aplicación de procedimientos invasivos (catéteres, sondas, etc.).
- Los guantes se utilizan para reducir la probabilidad de que las manos
del personal sanitario, contaminadas con microorganismos de un
paciente, puedan pasar a otros pacientes provocando infecciones
cruzadas. (Ej: pacientes colonizados con bacterias multirresistentes o
cualquier otro tipo de aislamiento de contacto).
10.3.4 Cuándo se deben cambiar los guantes
- Entre acciones y procedimientos diferentes en el mismo paciente.
- Después del aseo del paciente.
- Al cambiar de paciente.
- Al cambiar de una técnica a otra.
- Después de medir diuresis de un paciente, y pasar a otro.
- Después de aspirar secreciones.
- Inmediatamente después de tocar material contaminado.
- Al finalizar una técnica invasiva (curas, heparinización o manipulación
de catéteres), entre pacientes.
92
CAPÍTULO 10
10.3.5 No utilizar guantes
- Para trasladar a un paciente.
- Para repartir y retirar comidas.
- Para tomar las constantes.
- Para poner medicación por vía oral o cambiar una infusión
intravenosa.
- Para hacer un electrocardiograma o exploraciones radiológicas.
- En el pase de visita.
Estas recomendaciones no impiden que el personal asistencial lleve
en todo momento guantes de un solo uso en el uniforme, para
cualquier urgencia que le pueda surgir.
10.4 APLICACIÓN DE SOLUCIONES ALCOHÓLICAS
10.4.1 Introducción
El cumplimiento de lavado de manos no suele superar el 40%, ya que se
producen alteraciones en la piel y el uso de guantes ocasiona problemas
de sensibilización. Las soluciones alcohólicas constituyen un método
complementario al lavado de manos. Estas soluciones se distribuyen en
zonas hospitalarias en las que el cumplimiento del protocolo del lavado
de manos y uso apropiado de guantes es más difícil de realizar, por la
distancia existente al punto más próximo para realizar un lavado de
manos, por no llevar guantes en una emergencia o por la rapidez de
acción en situaciones críticas (Zonas de Críticos, Urgencias y Atención
Domiciliaria).
10.4.2 Propiedades principales de los alcoholes
a) Acción antimicrobiana.
b)Soluciones solubles en agua y solventes de otros antimicrobianos.
10.4.3 Mecanismo de acción
Los alcoholes coagulan en presencia de agua las proteínas de los
microorganismos, eliminan las capas lipídicas que protegen a los
microorganismos existentes sobre la piel y facilitan la acción de otros
desinfectantes.
La máxima acción antimicrobiana la obtienen concentraciones del 6070%, debido a que el agua retrasa la evaporación, por lo que aumenta
el tiempo de contacto, que es necesario para realizar la acción
desinfectante.
93
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
10.4.4 Forma de aplicación
a) Aplicar la cantidad necesaria (3 ml), frotándose suavemente una mano
con otra durante 15-30 segundos, no siendo necesario el secado
posterior puesto que el alcohol se evapora.
b) Siempre que sea posible debe realizarse un lavado de manos previo.
10.4.5 Recomendaciones
No es aconsejable que durante todo el turno se apliquen soluciones
alcohólicas, sino alternando con el lavado de manos y con la
utilización de guantes. Se recomienda su aplicación en las siguientes
situaciones:
a) Al aplicar técnicas entre distintos pacientes, cuando no se puede
realizar un lavado de manos, bien por la urgencia o por la no
proximidad de un lavabo.
b) En la atención a un mismo paciente, cuando se cambia de una
técnica a otra, o se pasa de una zona a otra.
10.4.6 Ventajas
- Unen su rapidez de acción a su eficacia antimicrobiana.
- Tienen cierto poder de efecto residual.
- Producen menor irritación dérmica, ya que pueden llevar sustancias
emolientes.
- Rapidez en la aplicación.
NOTA.- Para mayor información, contactar con la Unidad de Higiene.
Servicio de Medicina Preventiva. Ext.: 3427.
94
Capítulo 11
RECOMENDACIONES
HIGIÉNICAS EN EL ASEO DEL
PACIENTE
CAPÍTULO 11
RECOMENDACIONES HIGIÉNICAS EN EL ASEO DEL PACIENTE.
El personal sanitario debe responsabilizarse de que todo paciente que
ingrese en el hospital mantenga unas medidas de higiene individualizadas.
11.1 INTRODUCCIÓN
Al ingreso de los pacientes en un centro hospitalario, una de las funciones del
personal asistencial es detectar, a través de la valoración individualizada, las
dificultades que tiene cada individuo en la cobertura de sus necesidades
básicas, y diseñar un plan de cuidados dirigido a cubrir esas necesidades,
cuando el individuo no pueda por sí mismo.
11.2 OBJETIVO
Facilitar los útiles y el apoyo preciso para mantener la higiene personal
durante su hospitalización.
a) Ayuda parcial en la higiene del paciente hospitalizado
Material:
- Gel para la ducha, o jabón de mano de uso individualizado.
- Esponjas jabonosas desechables.
- Peine desechable.
- Toalla de manos.
- Toalla de baño.
- Pijama o camisón.
- Crema hidratante, si precisa.
- Material para el aseo de uñas.
- Material para el aseo bucal.
Metodología:
- Informar al paciente de la ubicación del cuarto de baño y del
funcionamiento de sus accesorios.
- Vigilar su evolución por si precisara ayuda y comprobar, al finalizar,
el correcto secado, la hidratación y la vestimenta del hospital.
- Administrar al paciente los útiles necesarios, propios o del hospital,
en caso de que no dispusiera de ellos.
- Acompañarle a la zona de aseo, disponiendo de asiento si precisara,
y vigilarle durante el aseo para evitar posibles incidentes.
97
Capítulo 12
NORMAS PARA LA PREVENCIÓN
DE INFECCIONES
RESPIRATORIAS
CAPÍTULO 12
NORMAS PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES RESPIRATORIAS
La prevención de la infección respiratoria nosocomial es prioritaria
en pacientes críticos sometidos a ventilación mecánica
12.1 MEDIDAS PERIOPERATORIAS PARA LA PREVENCIÓN DE
NEUMONÍAS POSTOPERATORIAS
a) Instruir a los pacientes preoperatorios, especialmente a aquellos con
alto riesgo de desarrollar neumonía, respecto a:
- Toser con frecuencia.
- Realizar respiraciones profundas.
Son criterios de alto riesgo en un paciente:
- Recibir anestesia.
- Intervención quirúrgica abdominal, torácica y de cabeza o cuello.
- Tener una alteración de la función pulmonar importante, como es la
enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
- Tener una alteración músculo-esquelética del tórax.
- Tener pruebas de función respiratoria anormales.
b) Estimular a los pacientes postoperatorios a toser frecuentemente,
realizar respiraciones profundas y deambular precozmente, a menos
que esté contraindicado.
c) Controlar el dolor, porque interfiere con la tos y las respiraciones
profundas necesarias durante el postoperatorio inmediato, utilizando
analgesia sistémica. Se debe realizar el soporte adecuado para las
heridas quirúrgicas abdominales, como ejercer presión con una
almohada o toalla tirante sobre el abdomen o la utilización de analgesia
regional (ej: epidural), en caso de referir tos frecuente.
d) Utilizar un espirómetro de estímulo o respiración con presión positiva
intermitente en pacientes con alto riesgo de desarrollar neumonía
postoperatoria.
12.2 CUIDADOS DEL PACIENTE CON TRAQUEOSTOMÍA
- La traqueostomía se realizará bajo condiciones estériles, a ser posible
en quirófano.
- Lavado de manos con bactericida antes y después de manipular la
traqueostomía.
- Utilizar guantes de un solo uso.
- Cuidado diario de la traqueostomía utilizando una técnica aséptica,
instrumental y equipo estéril.
101
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- La herida se limpiará con una pinza y una torunda impregnada con una
solución antiséptica (véase Cuadro de Desinfectantes en Anexo 2).
- La cánula interna se cambiará cada 48 horas como máximo, se
limpiará y se enviará a esterilizar.
- La cánula externa se lavará con suero fisiológico, utilizando una técnica
aséptica y una sonda estéril. Se cambiará cada 4 días.
- Cuando no haya cánula interna, se cambiará toda la cánula cada 4 días.
- Hasta que la herida de la traqueostomía no haya cicatrizado o formado
tejido de granulación alrededor del tubo, todas las manipulaciones se
realizarán con agentes estériles y siguiendo la técnica del "no
contacto".
12.3 HIGIENE DE EQUIPOS DE TERAPIA RESPIRATORIA
Véase Capítulo 2, apartado 2.2.2 sobre Equipos de terapia respiratoria.
12.4 ASPIRACIÓN DE SECRECIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO
a) Si se emplea un sistema abierto de aspiración, utilizar un catéter estéril
de un solo uso.
b) Utilizar sólo fluido estéril para quitar secreciones desde el catéter de
aspiración, si el catéter va a volver a introducirse dentro del tracto
respiratorio inferior del paciente.
c) Cambiar el tubo de colección de aspiraciones (hasta la "bolsa de
aspiración") entre pacientes.
d) Cambiar las "bolsas de aspiración" de secreciones entre usos entre
pacientes, excepto cuando se usan en unidades de corta estancia.
12.5 PRECAUCIONES PARA LA PREVENCIÓN DE NEUMONÍA
ENDÓGENA
Interrumpir la alimentación enteral y retirar aparatos tales como intubación
endotraqueal, traqueostomía, y/o tubos enterales tan pronto como las
indicaciones para tenerlos estén resueltas.
12.5.1Prevención de la aspiración asociada con la alimentación
enteral
a) Si no hay contraindicación para la maniobra, elevar a un ángulo de
30-45 grados la cabecera de la cama del paciente con alto riesgo de
neumonía por aspiración (por ejemplo, una persona que recibe
ventilación mecánica asistida y/ o con un tubo de nutrición enteral
colocado).
102
CAPÍTULO 12
b)Verificar con frecuencia la colocación apropiada del tubo de
alimentación.
c) Valorar con frecuencia la motilidad intestinal del paciente (auscultar los
ruidos intestinales y medir el volumen residual gástrico o la
circunferencia abdominal) y ajustar la velocidad y el volumen de la
alimentación enteral para evitar regurgitaciones.
12.5.2 Prevención de la aspiración asociada con la intubación
endotraqueal
a) No hay recomendación para usar tubo orotraqueal en sustitución del
nasotraqueal para prevenir la neumonía nosocomial.
b)Antes de desinflar el manguito de un tubo endotraqueal en la
preparación para retirarlo, o antes de mover el tubo, asegurarse de
que las secreciones se han despejado por encima del manguito del
tubo.
12.5.3 Prevención de la colonización gástrica
Si se necesita realizar profilaxis de úlcera y sangrado por estrés, en un
paciente con ventilación mecánica asistida, administrar un agente que no
eleve el pH gástrico del paciente.
12.5.4 Otros procedimientos profilácticos para la neumonía:
vacunación de pacientes
Se administrará la vacuna de polisacáridos antineumocócica, a los
pacientes que presenten un riesgo alto de neumonía por Streptococcus
pneumoniae.
Son personas de alto riesgo:
- Personas mayores o iguales a 65 años de edad.
- Adultos con enfermedad crónica pulmonar o cardiovascular, diabetes
mellitus, alcoholismo, cirrosis o pérdida de líquido cerebroespinal.
- Niños y adultos con inmunosupresión, esplenectomía funcional o
anatómica o infección por VIH.
103
Capítulo 13
NORMAS PARA LA PREVENCIÓN
DE INFECCIÓN DEL SITIO
QUIRÚRGICO
CAPÍTULO 13
NORMAS PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIÓN DEL SITIO QUIRÚRGICO
Ante un acto quirúrgico, se deben extremar las medidas higiénicas para
evitar la infección por microorganismos procedentes de la flora del
paciente, del personal sanitario o del material utilizado en la intervención.
13.1 INTRODUCCIÓN
En el año 1992, la definición de infección de herida quirúrgica fue
sustituida por la de infección de sitio quirúrgico. La infección del sitio
quirúrgico (SSI) es la tercera infección nosocomial más frecuente y la
primera entre los pacientes quirúrgicos.
No se han apreciado cambios en la distribución de los gérmenes
causantes de las SSI durante las últimas décadas, siendo los más
frecuentes Staphylococcus aureus, Staphylococcus coagulasa negativo,
Enterococcus spp. y Escherichia coli, pero están aumentando los
gérmenes multirresistentes, como reflejo de la mayor gravedad o
inmunodeficiencia de los enfermos quirúrgicos, o del uso indiscriminado
de antibióticos de amplio espectro.
5
Se establece que, a partir de 10 microorganismos por gramo de tejido, la
probabilidad de que se presente una SSI aumenta de una forma
significativa. También aumenta el riesgo de SSI la existencia de cuerpos
extraños dentro de la herida, incluidos los puntos de sutura.
El principal reservorio de los gérmenes que producen la SSI es la flora
endógena del paciente. Otras fuentes son: la colonización desde focos
infecciosos del paciente alejados del sitio quirúrgico y la contaminación
exógena a partir del personal de quirófano, del instrumental quirúrgico o
del propio quirófano. El tipo de germen causante de la SSI será diferente
en función de su origen.
13.2 RIESGOS Y PREVENCIÓN DE LAS INFECCIONES DEL SITIO
QUIRÚRGICO
Únicamente se pueden considerar factores de riesgo aquellas variables
que tienen una relación independiente y significativa con el desarrollo de
una SSI. El conocimiento de dichos factores de riesgo, permite estratificar
adecuadamente las distintas intervenciones que se pueden realizar para
controlar las infecciones de una forma más racional. Las medidas de
prevención de la SSI irán dirigidas a disminuir la posibilidad de
contaminación del sitio quirúrgico (medidas de asepsia y antisepsia),
mejorar el estado general o local del paciente y evitar la transformación de
la contaminación en infección (profilaxis antibiótica).
107
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Los factores que pueden influir en la aparición de una SSI pueden ser
atribuibles al propio paciente (diabetes, uso de esteroides, nicotinemia,
desnutrición, estancia preoperatoria prolongada, colonización por
Staphylococcus aureus o transfusiones preoperatorias), a la preparación
de la intervención (ducha preoperatoria, rasurado y preparación del campo
quirúrgico, lavado de manos del personal quirúrgico y profilaxis
antibiótica), a las características del acto quirúrgico (ventilación y limpieza
del quirófano, esterilización del material quirúrgico, vestimenta del
personal de quirófano o técnicas empleadas) y a los cuidados
postoperatorios (cuidado de la herida quirúrgica, en régimen hospitalario o
ambulatorio).
13.3 TIPOS DE CIRUGÍA EN FUNCIÓN DEL GRADO DE CONTAMINACIÓN
13.3.1 Cirugía limpia
Intervención quirúrgica en la que no se penetra en tracto digestivo,
respiratorio, genitourinario, cavidad orofaríngea, ni se accede a tejidos
infectados ni a procesos inflamatorios patentes.
- Incluye la cirugía de la pared abdominal, de mama y del tiroides.
- Siempre que se mantenga la asepsia quirúrgica.
13.3.2 Cirugía limpia - contaminada (potencialmente contaminada)
Intervención quirúrgica en la que se penetra en tracto respiratorio, digestivo o
genitourinario bajo condiciones controladas y sin contaminación inusual.
- Especialmente, intervenciones de tracto biliar, apéndice, vagina y
orofaringe.
- Siempre que no haya infección ni alteración importante de la técnica
quirúrgica.
13.3.3 Contaminada
Heridas abiertas accidentalmente recientes (menos de 4 horas),
operaciones con alteración importante de la técnica estéril o con salida
importante de contenido del tracto gastrointestinal e incisiones en las que
se encuentre inflamación aguda no purulenta.
- Colecistitis flemonosa, apendicitis aguda, cirugía biliar con ictericia, etc.
13.3.4 Sucia
Heridas traumáticas no recientes con tejido desvitalizado, que presentan
clínica o víscera perforada.
- Peritonitis, abscesos, apendicitis perforada, etc.
108
CAPÍTULO 13
13.4 MEDIDAS PREVENTIVAS DE LAS INFECCIONES DEL SITIO
QUIRÚRGICO
- Identificar y tratar antes de la intervención todas las infecciones
distantes al territorio quirúrgico, posponiendo la intervención, si fuera
posible, hasta la curación de las mismas.
- En caso de tener que eliminar pelo, hacerlo inmediatamente antes de la
intervención y cortarlo, preferentemente, en la zona más próxima a la
raíz, evitando cortes de la piel. Nunca se deben aplicar cremas
depilatorias.
- Controlar la glucemia de los pacientes diabéticos antes de una
intervención electiva y mantenerla por debajo de 200 mg/dl durante la
intervención y en las primeras 48 horas del postoperatorio.
- Recomendar la supresión del consumo de tabaco, al menos treinta días
antes de la intervención electiva.
- Prescribir ducha o baño del paciente con jabón antiséptico, la noche
anterior a la intervención. En su defecto, limpiar detenidamente la piel del
campo quirúrgico antes de aplicar el antiséptico en quirófano.
- Preparar la piel del campo quirúrgico con un antiséptico adecuado (alcohol
de 70-90% ó solución alcohólica de clorhexidina yodada).
- La preparación del campo quirúrgico se hará en círculos concéntricos y
centrífugos, cubriendo un área suficiente para incluir posibles
ampliaciones de la incisión o colocación de drenajes.
13.4.1 Preparación antiséptica preoperatoria de las manos y antebrazos
del equipo quirúrgico
- Realizar un correcto lavado de manos y antebrazos con jabón
desinfectante, antes de tocar los campos o instrumental quirúrgico y
durante 2 a 5 minutos.
- Mantener las manos alejadas del cuerpo después del lavado y con los
codos flexionados para que el agua fluya de las puntas de los dedos hacia
los codos (véase Capítulo 10 de Lavado de manos).
13.4.2 Actuación sobre el personal quirúrgico infectado o colonizado
- Formar al personal quirúrgico que tenga signos o síntomas de
enfermedad infecto-contagiosa, para que informe a las personas
responsables del equipo de salud.
- No alejar del servicio de forma habitual al personal colonizado por
Staphylococcus aureus o Streptococcus tipo A, excepto si se puede
demostrar epidemiológicamente que es causante de la diseminación
de los microorganismos en el ámbito sanitario.
109
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
13.4.3 Profilaxis antimicrobiana
El uso sistemático de profilaxis en cirugía esta basado en la identificación
de los pacientes con riesgo de infección postoperatoria, en la definición de
los procedimientos quirúrgicos específicos en los que la quimioprofilaxis
es beneficiosa, en los principios de la administración antibiótica con esta
finalidad y en la elección de los fármacos más apropiados.
El antimicrobiano elegido debe ser activo frente a la mayoría de los
microorganismos de la flora local potencialmente contaminante y
responsable de la infección postoperatoria, y se debe mantener una
concentración tisular y sanguínea eficaz del mismo en el momento de la
manipulación quirúrgica de los tejidos y durante toda la intervención.
Se utiliza la quimioprofilaxis en cirugía para disminuir la incidencia de
infección del sitio quirúrgico y sus consecuencias indeseables, pero en
ningún caso puede sustituir a otras medidas de control de la infección
quirúrgica, tales como la correcta preparación del paciente y la buena
técnica quirúrgica.
13.4.4 Cuidados postoperatorios del sitio quirúrgico
- Proteger las heridas cerradas de forma primaria, con un apósito
estéril que se mantendrá durante 24-48 horas.
- Lavar las manos, con un jabón bactericida, antes y después de
cambiar el apósito o manipular una herida.
- Utilizar una técnica estéril cuando haya que cambiar el apósito de la
herida.
- Realizar las curas de la herida quirúrgica con instrumental estéril.
- Educar al paciente y a su familia en el cuidado de la herida, en la
identificación de signos de infección y en la forma de comunicarlo al
equipo quirúrgico.
No hay recomendaciones acerca de la conveniencia de cubrir o no la
herida cerrada primariamente, una vez pasadas las 48 horas, ni acerca
de cuando se puede duchar o bañar el enfermo con la herida sin cubrir.
13.5 ASPECTOS INTRAOPERATORIOS
13.5.1 Ventilación
Véase Capítulo 4 de Higiene Ambiental.
13.5.2 Desinfección de superficies
Véase Cuadro de Desinfectantes en Anexo 2.
13.5.3 Muestreos microbiológicos
Véase Capítulo 4 de Higiene Ambiental.
13.5.4 Esterilización del material quirúrgico
110
CAPÍTULO 13
Véase Capítulo 3 de Esterilización.
13.5.5 Equipamiento quirúrgico
- Llevar mascarilla al entrar en el quirófano durante las intervenciones o
cuando haya instrumental estéril expuesto.
- Llevar gorro o capucha que cubra todo el cabello de cabeza y cara al
entrar en el quirófano.
- El personal del equipo quirúrgico debe llevar guantes estériles y debe
calzárselos después de ponerse la bata estéril.
- Utilizar batas y paños que sean barreras eficaces si se humedecen.
- Cambiarse la ropa quirúrgica que esté visiblemente manchada,
contaminada y/o penetrada por sangre u otras posibles materias
infecciosas.
13.5.6 Asepsia y técnica quirúrgica
- Seguir una técnica aséptica al realizar procedimientos intravasculares,
espinales o epidurales.
- Manejar con suavidad los tejidos, realizar una hemostasia eficaz,
reducir los tejidos desvitalizados, eliminar los cuerpos extraños y
evitar los espacios muertos en la zona quirúrgica.
- Realizar un cierre de incisión primario o bien uno diferido para que la
herida cicatrice por segunda intención, si el cirujano considera que ha
existido una contaminación importante.
- Si es necesario dejar drenaje, utilizar uno cerrado. Colocarlo mediante
una incisión distante de la incisión quirúrgica y retirarlo tan pronto
como sea posible.
13.5.7 Vigilancia epidemiológica
Utilizar las definiciones de los CDC, sin modificaciones, para identificar
SSI en los pacientes.
Para la búsqueda de casos en pacientes hospitalizados, recurrir a la
observación prospectiva directa, a la detección prospectiva indirecta o a
una combinación de ambos métodos, durante el periodo de
hospitalización del paciente.
111
Capítulo 14
PACIENTES OSTOMIZADOS
CAPÍTULO 14
PACIENTES OSTOMIZADOS
El Hospital Clínico San Carlos dispone de una Unidad de Estomaterapia*
que se ocupa de manera integral del paciente ostomizado y su familia.
* Unidad de Estomaterapia. Juana Campo (D.U.E.) y Rosario Caparrós
(D.U.E.) Tel.: 91 330 31 76.
14.1 CUIDADOS E HIGIENE DE LOS ESTOMAS EN EL PACIENTE
HOSPITALIZADO
14.1.1 Material necesario para la cura (colostomía, ileostomía,
ureterostomía cutánea y ureteroileostomía cutánea)
- Guantes desechables.
- Instrumental estéril.
- Tijeras.
- Gasas estériles.
- Bolsa colectora.
- Sistema cerrado de recogida de diuresis (en ureterostomías).
- Esponja de un solo uso.
- Jabón neutro.
- Agua tibia.
- Celulosa.
- Lubricante urológico.
- Medidor desechable de estomas (guías milimetradas).
- Sistemas de irrigación.
- Pinzas.
- Pasta niveladora.
14.1.2 Higiene del estoma y colocación de los dispositivos en
colostomía e ileostomía
a) Técnica:
- Explicar la técnica al paciente.
- Lavado de manos antiséptico.
- Retirar el dispositivo, protegiendo al máximo la piel periestomal.
- Previo vaciado en el inodoro, desechar en bolsa de plástico
asimilable a urbano.
- Cambio de guantes.
115
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Limpieza de la piel de alrededor del estoma, de forma suave, con agua
tibia y jabón neutro, con movimientos circulares de fuera hacia dentro.
- Secado de la zona sin fricción.
- En caso de realizar un tacto por el estoma, cambio de guantes.
Lubricar la zona y, al finalizar, nuevo cambio de guantes.
- Medición y ajuste del diámetro exacto del estoma, recortándolo si es
preciso. Retirar el film protector y adherir el dispositivo alrededor del
estoma de abajo a arriba, ajustando el dispositivo y recortando el
diámetro del estoma para proteger la piel periestomal del contacto
de las heces.
- Si se ha elegido un dispositivo de sistema doble, adaptar a
continuación la bolsa sobre el aro de seguridad.
- La herida quirúrgica se mantendrá aislada del estoma.
- Al finalizar, lavado de manos rutinario.
b) Cambio del dispositivo:
- Se cambiará el dispositivo cuando tenga una ocupación de un tercio
de su capacidad, y el disco adhesivo, en caso de dispositivo de
doble sistema, se cambiará cada tres días o si tuviera filtraciones.
- En las ileostomías, el dispositivo se vaciará cuando tenga una
ocupación de un tercio de su capacidad, cambiando la bolsa cada
24 h. El disco adhesivo, en caso de dispositivo de doble sistema, se
cambiará cada tres días o si se observa filtración.
- Los filtros de salida de gases no se deben perforar, puesto que pierden
hermeticidad; en caso de hinchado de la bolsa, se debe cambiar.
14.1.3 Higiene de los estomas y colocación de los dispositivos en
ureterostomía cutánea y ureteroileostomía cutánea
a) Técnica:
- Informar al paciente de la técnica a aplicar.
- Lavado de manos antiséptico.
- Al retirar el dispositivo, observar las características del contenido,
para detectar posibles infecciones y recoger una muestra si es
preciso, recogida directamente del estoma. En la ureterostomía
tutorizada, se debe recoger la muestra directamente del catéter.
- Higiene del estoma recogiendo la orina del estoma de fuera hacia
dentro evitando el contacto de ésta con la piel. Higiene de la piel con
celulosa humedecida en agua tibia, secando sin frotar esa zona.
- Cambio de guantes tras la higiene del estoma.
116
CAPÍTULO 14
- En la ureterostomía cutánea tutorizada con catéter ureteral, se debe
introducir el catéter dentro del dispositivo mientras se realiza la
higiene, para evitar el derrame de la orina.
- En la ureterostomía cutánea tutorizada con catéter ureteral, higiene
externa del catéter con suero fisiológico y gasas estériles.
- La medición del diámetro del estoma se realiza con medidores
desechables.
- El dispositivo se adaptará recortando el diámetro del estoma para
proteger la piel periestomal del contacto con la orina.
- La herida quirúrgica se mantendrá aislada del dispositivo del estoma.
b) Cambio del dispositivo:
- Se vaciará cuando el contenido sea de un tercio de su capacidad,
cambiando la bolsa cada 24 h. El disco adhesivo, en caso de
dispositivo de doble sistema, se cambiará cada tres días o si se
produjese filtración.
- La bolsa colectora de urostomías, se conectará al sistema de circuito
cerrado, específico para ello (conexión especial). Colocación de la
bolsa en vertical, conectada al circuito cerrado durante su
hospitalización, pinzándola y retirándola en momentos puntuales.
14.1.4 Técnica de irrigación en colostomía
- Explicar la técnica al paciente.
- Lavado de manos antiséptico y utilización de guantes no estériles.
- Llenar la bolsa del irrigador desechable con agua a temperatura
corporal (37ºC), purgar el sistema y conectar una sonda Foley del
calibre preciso para su mayor fluidez.
- Clampar el sistema.
- Cambio de guantes para realizar un tacto, lubricar el guante y el estoma
con lubricante anestésico y comprobar la dirección de la luz intestinal.
- Introducir la sonda suavemente e irrigar lentamente.
- Una vez realizado esto, comprobar las características y efectividad
de la técnica y no retirar la manga hasta estar seguros de que el
intestino haya finalizado de descargar.
- Cambio de guantes.
- Realizar la limpieza higiénica de la zona.
- Colocar el dispositivo colector.
- Lavado de manos higiénico.
117
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
14.2 PREVENCIÓN DE ALTERACIONES DE LA PIEL PERIESTOMAL
- Valorar el tipo de estoma y las características del efluente.
- Conocer posibles enfermedades de base que puedan incidir en su
evolución (desnutrición, estreñimiento, enfermedades dermatológicas).
- Valorar el tipo de piel del paciente.
- Educar al paciente para prevenir y detectar las posibles alteraciones de
la piel periestomal.
- Evitar la aplicación de sustancias irritativas que puedan alterar la
integridad de la piel.
- Valorar la necesidad de tratamientos tópicos, de uso preventivo o
curativo.
- Evitar el contacto del efluente con la piel periestomal adaptando el
dispositivo correctamente.
- Vigilar las posibles alteraciones de la piel por efectos secundarios de los
tratamientos oncológicos, quimioprofilaxis u otras terapias.
- Retirar el dispositivo adhesivo, sólo si es necesario, para evitar la
irritabilidad de la piel periestomal.
14.3 RECOMENDACIONES AL PACIENTE
- El lavado de manos se realizará con agua y jabón, secándolas con
toallas de papel antes y después del cambio del dispositivo.
- La higiene del estoma y el cambio del dispositivo se realizarán en el
cuarto de baño, siempre que sea posible y no exista inmovilización.
- Se retirará el dispositivo protegiendo al máximo la piel periestomal.
- El dispositivo se vaciará en el inodoro antes de desecharlo.
- Se debe desechar el dispositivo en la basura común, previamente
introducido en una bolsa de plástico cerrada.
- Utilizar para la higiene del estoma y de la piel periestomal una esponja
desechable, jabón y toallas de papel.
- Adaptar el dispositivo correctamente, evitando el contacto del efluente
con la piel.
- No se deben aplicar antisépticos ni cremas en la piel periestomal que
puedan dificultar la adhesividad del dispositivo.
118
Capítulo 15
CUIDADO DE ÚLCERAS POR
PRESIÓN
CAPÍTULO 15
CUIDADO DE ÚLCERAS POR PRESIÓN
El Hospital Clínico San Carlos, brinda una cobertura a los pacientes
hospitalizados, para prevenir y curar las úlceras por presión, desde
la Unidad* diseñada para tal fin.
* Unidad de Úlceras por Presión. Cristina Quiralte (D.U.E.) y Rosa María
Martínez (D.U.E.). Tel.: 91 330 37 23.
15.1 INTRODUCCIÓN
Para realizar una correcta prevención de las úlceras por presión es
necesario valorar el riesgo de ulceración que tiene el paciente en las
primeras 24 horas de su ingreso hospitalario y todos los días hasta el alta.
Para que esa valoración sea lo más objetiva posible, se utiliza la Escala de
Norton Modificada del Hospital Clínico San Carlos que se muestra en la
Tabla 1.
Tabla 1. ESCALA DE NORTON MODIFICADA
ESTADO FÍSICO
BUENO
3
ESTADO MENTAL
ALERTA
-Nutrición
adecuada
-Repleción capilar
inmediata
-Piel suave e
hidratada
-Orientación en
tiempo espacio
-Responde a
estímulos
-Comprende la
información
JUSTO
CONFUSIÓN
2
3
2
MOVILIDAD
AUTÓNOMO
SENSIBILIDAD
3
NINGUNA
3
Conservada en
todas las zonas del
cuerpo
Controla ambos
esfínteres
AYUDA
DISMINUÍDA
URINARIA/FECAL 2
2
-Desorientado en
tiempo o espacio
-Aletargado
-Inquieto
-Agresivo
Necesita ayuda
para realizar sus
actividades
MALO
ESTUPOR/COMA 1
AYUDA TOTAL
-Responde a
estímulos
dolorosos
-Inconsciente
Dependencia total
para realizar todas
sus actividades
1
INCONTINENCIA
3
No necesita ayuda
para realizar sus
actividades
-No toma su dieta
-Repleción capilar
lenta
-Piel seca y áspera
- Malnutrición
- Edema
- Piel fina y
sensible
PRESENTE
1
AUSENTE
- Tiene sonda
uretral o colector
- No controla el
esfínter anal a
veces
1
No tiene en alguna
zona del cuerpo
NIVEL 0: puntuación > 13 NIVEL 1: puntuación 10 a 13 NIVEL 2: puntuación 5 a 9
121
2
Disminuida en
alguna zona del
cuerpo
DOBLE
1
No controla ningún
esfínter
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Tabla 2. PROTOCOLO DE PREVENCIÓN
NIVEL DE RIESGO
PIEL
ZONAS DE
RIESGO
CAMBIOS
POSTURALES
LEVANTAR
RIESGO
MODERADO
Hidratación con
crema o aceite
durante el aseo y
cada 8 horas
Proteger los
talones con
calcetines
Cada 4 horas
Mañana y tarde si
no hay
contraindicación
médica
Hidratación con
crema o aceite
durante el aseo y
cada 4 horas
Proteger los
talones con
taloneras y
colchoneta
antiescaras
Cada 2 horas
Mañana y tarde si
no hay
contraindicación
médica
NIVEL 1
RIESGO ALTO
NIVEL 2
15.2 CURACIÓN DE LAS ÚLCERAS POR PRESIÓN
Para hacer una cura adecuada de las úlceras por presión es fundamental
realizar una identificación correcta del grado y de la característica de cada
úlcera. La identificación del grado se realiza a través de la escala
A.H.C.P.R. (Agency for Health Care Policy and Research) validada en 1992
por el Panel Americano de Úlceras por Presión, reflejada en la Tabla 3.
Tabla 3. CLASIFICACIÓN DE LAS ÚLCERAS POR PRESIÓN
GRADO I
- Eritema que no cede al desaparecer la presión en los 30 segundos siguientes de aliviar
ésta.
- Afecta a la epidermis.
GRADO II
- Piel con solución de continuidad, vesículas y/o flictenas.
- Afecta a la epidermis y a la dermis superficial.
GRADO III
- Pérdida de tejido que se extiende en profundidad a través de la piel, llegando incluso
hasta la dermis profunda e hipodermis.
- Se presenta en forma de cráter profundo a menos que se encuentre cubierto por
tejido necrótico.
GRADO IV
- Pérdida total del grosor de la piel con frecuente destrucción, necrosis del tejido o
lesión en músculo, huesos o estructuras de sostén (tendón, cápsula articular).
- Presenta lesiones con cavernas o trayectos sinuosos.
15.2.1 Recomendaciones generales
Es necesario el equipo siguiente para llevar a cabo la cura en
condiciones de asepsia:
- Guantes de un solo uso.
- Equipo de curas estéril.
- Bisturí de un solo uso.
- Gasas estériles.
- Apósitos de algodón estériles.
- Solución salina 0,9 %.
- Vendas.
- Esparadrapo microporoso.
- Contenedor amarillo de punzantes.
122
CAPÍTULO 15
15.2.2 Procedimiento
- Información al paciente.
- Lavado de manos antiséptico.
- Utilización de guantes de un solo uso para retirar los apósitos y otro
par de guantes para realizar la cura.
- El lavado de la úlcera se hace con suero salino al 0,9 % de dentro
hacia fuera y de arriba hacia abajo.
- Se seca con una torunda de gasa estéril el exceso de suero.
- Se realiza desbridación si procede.
- Se aplica el producto indicado según la característica y grado de la
úlcera (véase Tabla 4)
- Se almohadilla la cura con apósito de algodón y/o venda según la
localización de la úlcera.
Tabla 4. RECOMENDACIONES PARA LA CURA DE ÚLCERAS POR PRESIÓN
CARACTERISTICAS
LA U.P.P.
Eritema
GRADO
I
LIMPIEZA
DESBRIDACIÓN
CAMBIO
DE CURA
PRINCIPIO ACTIVO
S. salina al 0,9%
No
Pasta de oxido de zinc
S. salina al 0,9%
No
Povidona yodada(solución)
c/12 h
c/8 h
S. salina al 0,9%
No
Aceites de ésteres grasos
hiperoxigenados
c/8 h
S. salina al 0,9%
No
Apósito hidrocelular
S. salina al 0,9%
No
Catalasa spray
c/12 h
c/3-5 días
Solución de
continuidad
II
Flictena
II
S. salina al 0,9%
Vaciar contenido
Povidona yodada
(solución)
c/24 h
Necrosis seca
III
S. salina al 0,9%
Hacer cortes
superficiales
Colagenasa pomada
c/24 h
Necrosis húmeda
sin exudación
III
S. salina al 0,9%
Sí
Colagenasa pomada
c/24 h
Necrosis húmeda
con exudación
III y IV
S. salina al 0,9%
Sí
Alginato cálcico
apósito/cinta
c/24 h
S. salina al 0,9%
No
Apósito de hidrogel
c/48 h
S. salina al 0,9%
No
Apósito de colágeno
c/48 h
Granulación
II, III
y IV
Máximo 5 días
Infectadas con
necrosis húmeda
III y IV
H2O2 diluida en
Sí
S. Salina 0,9% (30/70)
Alginato cálcico
apósito/cinta
Infectadas con
necrosis seca
III y IV
H2O2 diluida en
S. Salina. 0,9% (30/70) Sí
Colagenasa pomada
c/24 h
S. Salina al 0,9%
Apósito de hidrogel
c/24 h
Infectadas con
granulación
II, III
y IV
No
123
c/12-24 h
Capítulo 16
RECOMENDACIONES PARA LA
PREVENCIÓN DE INFECCIONES
URINARIAS ASOCIADAS AL
SONDAJE
CAPÍTULO 16
RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES
URINARIAS ASOCIADAS AL SONDAJE
La infección urinaria es la más frecuente de las infecciones nosocomiales.
El cateterismo vesical es el factor más influyente para desarrollar una
infección urinaria.
16.1 INTRODUCCIÓN
Las infecciones del tracto urinario representan del 35 al 45% de todas las
infecciones nosocomiales, con una prevalencia del 2%.
La cateterización vesical es un procedimiento invasivo que permite la
entrada de microorganismos en la vejiga urinaria. Aproximadamente, un
80% de los casos de infección urinaria están asociados a la utilización de
catéter vesical.
La duración del sondaje urinario es el factor que con mayor probabilidad
puede provocar una infección urinaria.
Los seis microorganismos que se aislan con más frecuencia son los
siguientes:
a) Escherichia coli (35,6 %)
b) Enterococcus (15,8 %)
c) Candida (9,4 %)
d) Klebsiella (8,3 %)
e) Proteus (7,9 %)
f) Pseudomonas aeruginosa (6,9 %)
16.2 MEDIDAS BÁSICAS DE PREVENCIÓN
La prevención de infecciones es esencial a través de medidas de acceso
universal como las siguientes:
- La inserción y manejo de la sonda debe ser realizada por profesionales
entrenados. Se debe educar al personal y al paciente sobre los cuidados
higiénicos necesarios, insistiendo en el lavado de manos previo a cualquier
manipulación del sistema catéter–tubo–bolsa y en la realización de los
cuidados perineales necesarios.
- Determinar indicaciones muy precisas para la realización de
cateterización vesical. Sondar sólo cuando sea estrictamente necesario
y retirarlos de forma precoz y oportuna. Se debe reconsiderar
diariamente la posibilidad de prescindir de la sonda.
- Existen alternativas al sondaje para pacientes seleccionados:
127
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
a)Colector urinario externo para varones incontinentes sin obstrucción
de la vía urinaria y con reflejo de vaciado conservado.
b)Catéter suprapúbico en ciertos pacientes urológicos o ginecológicos.
c)Sondaje intermitente en pacientes con lesiones de la médula espinal
o bien en el mantenimiento de la funcionalidad de la vejiga neurógena.
· También se debe valorar la cateterización intermitente en sondajes
prolongados.
· Se realiza cada cierto tiempo (habitualmente, cada seis u ocho horas).
· Es muy importante realizar una técnica de cateterismo aséptica. El
cateterismo intermitente tiene menor incidencia de infecciones,
litiasis e insuficiencia renal que el permanente, pero ocasiona más
uretritis, falsas vías y lesiones de la mucosa uretral.
- Colocación de sistemas de buena calidad en pacientes con cateterismo
prolongado (mayor de quince días).
· Evitar la utilización de la sonda de látex.
· Se debe emplear el calibre adecuado a la situación urológica
(estrechez uretral, coágulos) y un equipo de sondaje estéril con
utilización de guantes estériles, introduciendo la sonda después de
limpiar la zona perineal y el meato uretral con agua y jabón.
· Se debe aplicar lubricante hidrosoluble para introducir la sonda.
· Las bolsas deben cambiarse cuando se cambia la sonda, si se
rompen o presentan escapes, cuando se acumulan sedimentos o si
adquieren un olor desagradable.
- Se deben emplear sistemas de drenaje cerrados y estériles.
· Nunca se debe separar la unión catéter-tubo de drenaje.
· El vaciado de la bolsa se realizará a través de la válvula de salida,
evitando que ésta se contamine por el contacto con el recipiente de
recogida o con el suelo.
· La sonda de látex se suele cambiar cada 15 días y la de silicona
cada mes.
- Inserción aséptica del catéter, comprobando el buen funcionamiento
del globo de fijación antes de su colocación.
- Máxima asepsia en la manipulación de los catéteres.
- Lavado de manos correcto.
- Siempre debe asegurarse que el flujo de orina sea descendente y continuo.
· Mantener la bolsa colectora siempre por debajo del nivel de la vejiga
del paciente y eliminar acodaduras de la sonda y del tubo colector.
128
CAPÍTULO 16
- Medidas de higiene y cuidado del meato uretral y fijación correcta de la
sonda.
- No debe realizarse el pinzamiento intermitente de la sonda para
entrenamiento vesical, ya que es ineficaz y aumenta el riesgo de infección.
La irrigación urinaria estará indicada sólo cuando haya peligro de
obstrucción por hemorragia después de cirugía urológica.
- No movilizar la sonda de dentro hacia fuera o viceversa. Si se requiere
movilizarla debe hacerse en sentido rotatorio. Para movilizar al paciente
o trasladarlo de cama, hay que pinzar la sonda, evitando siempre
pinzamientos de más de dos horas.
- Valorar la separación de los pacientes infectados.
- En enfermos con sonda permanente y bacteriuria asintomática no está
indicado el tratamiento con antibióticos, aunque es preciso vigilar el
estado general del paciente por riesgo de sepsis:
· Al retirar la sonda.
· Después de una semana de permanencia.
· En traumatismos uretrovesicales y malformaciones.
16.3 INDICACIONES DEL SONDAJE VESICAL
a) Control de diuresis en pacientes con shock u oligoanuria o que requieren
diuresis forzada u otros para evaluar estado hemodinámico.
b)Retención urinaria (utilizando sonda permanente hay más episodios de
infección urinaria que si se emplean sondajes intermitentes, pero éstos
provocan más episodios de retención).
c) Algunos casos de cirugía mayor o cirugía sobre la uretra.
d)Cistografías retrógradas.
e) Casos especiales de incontinencia urinaria (suele ser preferible la
utilización de pañales hidrófugos y/o colector).
16.4 NORMAS PARA LA INSERCIÓN DE LA SONDA
- Se utilizará una técnica aséptica y un equipo estéril:
· Previamente al sondaje, lavar el área genital con agua y jabón.
· Lavado de manos con agua y jabón antiséptico y secado con paño
estéril.
· Utilizar guantes estériles.
· Utilizar sondas del menor calibre posible, para evitar traumatismos
de la uretra.
129
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
· Colocar paños estériles alrededor del campo.
· Limpieza del meato urinario y zona circundante con una pinza y una
torunda impregnada en una solución antiséptica de clorhexidina en
agua al 0,5 %.
- A continuación, se procederá al sondaje.
- Utilizar lubricante de un solo uso.
- Fijar la sonda adecuadamente una vez insertada (en las mujeres en la
parte interior del muslo y, en los hombres, en el hipogastrio).
16.5 SISTEMA DE DRENAJE
- Se conectará la sonda a un sistema de drenaje cerrado estéril.
- La sonda y el sistema de drenaje cerrado no deben desconectarse en
ningún caso (con la única excepción de irrigar la sonda en caso de
obstrucción).
- Si existe interrupción en la técnica aséptica, desconexión o pérdidas en
el sistema de drenaje, éste debe ser reemplazado inmediatamente
utilizando una técnica aséptica, previa desinfección de su unión con la
sonda.
16.6 CAMBIO DE LA SONDA Y DEL SISTEMA DE DRENAJE
- La sonda y el sistema de drenaje se cambiarán en periodos de tiempo
preestablecidos.
- En general, las sondas de silicona se cambiarán una vez al mes, y las
de látex cada 10-15 días y siempre que existan disfunciones,
contaminaciones y concreciones.
16.7 LAVADO DE MANOS
Las manos deben lavarse con jabón antiséptico para realizar cualquier
manipulación en la sonda (Lavado especial: véase Capítulo 10, apartado
10.2.2.).
16.8 CUIDADOS DEL MEATO URINARIO
La unión de la sonda con el meato urinario se limpiará diariamente con
agua y jabón, posteriormente con solución de clorhexidina en agua al
0,5 %, y siempre que se contamine con heces.
16.9 FLUJO URINARIO
- Mantener el flujo urinario sin obstrucciones.
- Evitar acodaduras y/o dobleces de la sonda o tubo de drenaje.
- Fijar la bolsa recolectora al lateral de la cama, de esta forma siempre se
130
CAPÍTULO 16
mantendrá por debajo del nivel de la vejiga del paciente.
- Sustituir sondas o sistemas de drenaje defectuosos.
- Pinzar la sonda cuando se movilice al enfermo.
- La bolsa recolectora no debe estar en contacto con el suelo.
- La bolsa recolectora se vaciará cada 8 horas, utilizando un recipiente
para cada paciente. La espita de la bolsa nunca debe entrar en
contacto con el recipiente de recogida de orina.
16.10 IRRIGACIONES
- Las irrigaciones deben evitarse, a menos que exista una obstrucción y ésta
no se deba a un malfuncionamiento de la sonda. La irrigación irrita los
tejidos delicados y puede provocar infección.
- Utilizar una técnica aséptica.
- La unión de la sonda con el sistema de drenaje debe desinfectarse con
povidona yodada previamente a la desconexión.
- Utilizar una jeringa estéril.
16.11 MUESTRAS DE ORINA
- La orina para análisis bacteriológico (urocultivo) se extraerá a través de
la válvula de recogida de orina, desinfectando ésta previamente con
povidona yodada.
- Si, excepcionalmente, se utilizara un sistema de drenaje sin válvula de
recogida de orina la orina se extraerá con aguja y jeringa estéril, a través
de la unión de la sonda con el sistema de drenaje y previa desinfección
de la unión con povidona yodada.
- La orina para bioquímica se recogerá a través de la espita de la bolsa.
131
Capítulo 17
NORMAS PARA LA INSERCIÓN Y
CUIDADO DE CATÉTERES
INTRAVENOSOS
CAPÍTULO 17
NORMAS PARA LA INSERCIÓN Y CUIDADO DE CATÉTERES
INTRAVENOSOS
La utilización de vías vasculares, tanto periféricas como centrales, es
cada vez más frecuente debido al avance de las tecnologías sanitarias.
De ahí la importancia de una utilización correcta para evitar
complicaciones infecciosas.
17.1 INTRODUCCIÓN
La utilización de accesos vasculares es una práctica indispensable en los
hospitales que está indicada para la administración de medicación,
hemoderivados, alimentación parenteral y para establecer un control
hemodinámico de pacientes graves.
Los problemas infecciosos asociados a los accesos vasculares, en
relación a su localización son de dos tipos: locales (infección en la salida
del catéter, tromboflebitis, etc.) y generales (bacteriemia asociada a catéter
y posibles complicaciones a distancia como artritis, endocarditis, etc.).
Los mecanismos patogénicos de la infección asociada a catéteres son
múltiples. Actualmente, se acepta que la mayoría de ellos son el resultado de
la colonización del segmento intravascular del catéter por microorganismos
que emigran de la piel próxima al lugar de inserción o desde las conexiones.
Son factores de riesgo descritos que se asocian a las bacteriemias
relacionadas con catéteres, dependientes del propio paciente (edad, sexo,
enfermedades subyacentes) o bien dependientes de condicionantes del
catéter como por ejemplo el lugar de inserción (la flebitis es más frecuente
cuando se canaliza la flexura, por ser una zona de mayor producción de
trombos), el número de luces del mismo, la utilización previa de
antimicrobianos, la nutrición parenteral, la duración de la cateterización, etc.
Una definición más rigurosa de bacteriemias asociadas a catéteres,
debería incluir sólo aquella en la que se hubieran descartado otras
fuentes, y cuando un cultivo de la punta del catéter hubiera demostrado
la presencia de un número significativo de colonias de un microorganismo
idéntico al encontrado en el hemocultivo.
17.2 RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES
ASOCIADAS A DISPOSITIVOS INTRAVASCULARES
Una estricta política actualizada para el uso, colocación, duración y
cuidados de los accesos vasculares es la base para el programa del
control de la infección.
135
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
A continuación se exponen las recomendaciones clasificadas según criterios
de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
17.2.1 Higiene de las manos y técnica aséptica
Véase Capítulo 10 sobre Lavado de Manos.
17.2.2 Antisepsia cutánea
Utilización de antisépticos adecuados para limpiar la piel en el lugar de
inserción (véase Cuadro de Desinfectantes en el Anexo 2).
Recomendación: no palpar el lugar de inserción una vez aplicado el
antiséptico, ni secar el desinfectante, dejándolo unos segundos para su
actuación. Usar guantes limpios no estériles en vías periféricas y
guantes estériles en vías centrales de acceso periférico o vías centrales.
17.2.3 Apósitos
Los apósitos en la zona de inserción de un catéter pueden ser:
a) Transparentes de poliuretano
El mantenimiento extraluminar del catéter se simplifica al permitir una
vigilancia continua de la zona de inserción.
b) Apósitos tradicionales estériles de gasa y esparadrapo (preferible si
hay pérdida de sangre por el sitio de inserción del catéter).
El cambio del apósito de la zona de inserción del catéter, se realizará
si está húmedo, con restos sanguíneos, desprendido, o si la zona de
venopunción presenta síntomas de inflamación.
17.2.4 Atención posterior a la canalización
Cuando hablamos de catéteres, los cuidados son básicamente de dos tipos:
- Extraluminales: cuidados de la parte externa del catéter para detectar
los posibles síntomas de infección o flebitis.
- Intraluminales: incluye el criterio de elección del lumen del catéter a
implantar. A menor lumen, menor daño de la íntima, favoreciendo el
fluido sanguíneo y asepsia en el manejo de la canalización y evitando
las flebitis.
- Precauciones intraluminales: se debe prestar atención al manejo de
las sustancias a infundir.
136
CAPÍTULO 17
- Cuidados estrictos de las sustancias a infundir y preparación aséptica.
- Las tubuladuras deberán cambiarse cada 3–4 días (los CDC
recomiendan cada 72 horas) y se evitará el uso de llaves de tres
pasos, cuando sea posible, utilizando dispositivos con varias luces y
soportes con alargaderas.
- La infusión de sangre y hemoderivados se hará siempre con un
sistema independiente.
Criterios de utilidad
La utilización del catéter venoso periférico (CVP) está
recomendada en tratamientos cortos y poco agresivos. El juicio del
personal de enfermería será imprescindible, valorando en el
enfermo patrones de seguridad, actividad, estado emocional, nivel
de conciencia y necesidades de hidratación y alimentación, etc.
17.2.5 Retirada del sistema
La retirada de este tipo de vía se produce por la presencia de las
complicaciones más frecuentes (infiltración, extravasación y flebitis) o
por la finalización de la pauta médica.
17.2.6 Cambio de los sistemas de infusión, dispositivos sin aguja y
fluidos parenterales
- Cambio de los sistemas de infusión, incluidos todos los elementos
colaterales y dispositivos adicionales, con una frecuencia no superior
a las 72 horas, a no ser que se sospeche o documente alguna infección
relacionada con el catéter.
- Cambiar el sistema de infusión utilizado para administrar sangre,
productos sanguíneos o emulsiones lipídicas, en el plazo de 24 horas
desde el inicio de la infusión.
- Cambiar el sistema de infusión utilizado para administrar infusiones de
propofol cada 6 ó 12 horas, dependiendo de su uso, según
recomendaciones del fabricante.
17.2.7 Cambio de dispositivos que no requieren uso de agujas
- Cambiar estos dispositivos, al mismo tiempo que el sistema de infusión y
cuando el catéter se retire, para no anular el sistema de circuito cerrado.
- Desinfectar con un antiséptico los tapones, antes de inyectar o conectar
los sistemas de goteo, utilizando siempre dispositivos estériles.
- Evitar al máximo las desconexiones del sistema.
137
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
17.3 SELECCIÓN DE CATÉTERES INTRAVENOSOS
El catéter se debe seleccionar en base al riesgo de complicaciones
mecánicas frente a infecciosas, duración del tratamiento intravenoso y
tipo de medicación que se va a inyectar. Se debe proceder a su retirada
cuando ya no tenga que aplicarse medicación intravenosa.
Un catéter puede ser designado por:
- El tipo de vaso que ocupa (venoso periférico/central, venoso/arterial).
- La duración prevista de su implantación (temporal o de corta
duración/permanente o de larga duración).
- El sitio de su inserción (subclavia, femoral, yugular interna, periférico y
catéter central de inserción periférica [CCIP]).
- Su camino desde la piel al vaso (tunelizado/no tunelizado).
- Su longitud física (largo/corto).
17.3.1 Catéteres venosos periféricos
1. Selección de catéter
a) Selección en función del objetivo buscado, la duración de uso
previsto, complicaciones previstas (flebitis y extravasación), y según la
experiencia de los profesionales en la selección del calibre del catéter.
b) Evitar el uso de agujas metálicas para la administración de fluidos y
medicamentos.
c) Utilizar catéter central de inserción periférica cuando se prevea que
la duración de la terapia intravenosa superará los seis días.
2. Selección de zona de venopunción
a) En los adultos: zonas de los miembros superiores.
b) En los pacientes pediátricos: se pueden usar con preferencia las
manos, el dorso del pie o el cuero cabelludo.
c) Cambio de catéter: evaluación diaria de la zona de punción.
- Si presenta en la zona posibles síntomas de flebitis (calor, dolor,
eritema, cordón venoso palpable) y cambio de lugar de la vía.
- En los adultos, cambio de catéter venoso periférico corto cada 7296 horas para evitar riesgos de flebitis.
- No cambiar de forma habitual los catéteres de mediano tamaño
(tipo venocat) para reducir los riesgos de infección.
- En pacientes pediátricos no se deben retirar los catéteres como medida
preventiva, salvo si presentan problemas, hasta finalizar la terapia.
138
CAPÍTULO 17
3. Cuidados del catéter y de la zona de inserción del catéter
No aplicar de forma habitual profilaxis con antimicrobianos tópicos o
antisépticos, pomada o cremas en la zona de inserción de los
catéteres venosos periféricos.
17.3.2 Recomendaciones adicionales para los catéteres arteriales
periféricos y dispositivos de monitorización de presión en
adultos y pacientes pediátricos
La monitorización con transductores desechables y dispositivos de
fluido continuo, es el sistema más eficaz para la valoración de los
parámetros hemodinámicos en los pacientes en estado crítico. Por
ello se establecen unos principios para su correcto manejo.
17.3.2.1 Selección del sistema de monitorización de presión
a) Utilizar sistemas con transductores desechables y dispositivos de
fluido continuo, evitando los transductores reciclables.
Precauciones:
- Todos los conectores eléctricos deben mantenerse secos; en caso
contrario pueden aparecer resultados erróneos.
- Si no se utiliza una solución libre de aire, éste puede entrar en la línea
del equipo de monitorización cuando se acabe la solución.
- Asegurarse que la cámara de goteo no está completamente llena
durante la perfusión. Debe permanecer aire en la cámara de goteo
para poder verificar la velocidad del flujo.
Nota:
- Asegurarse que no exista aire atrapado en ninguno de los
componentes del recorrido del líquido.
- Los sistemas de monitorización deben estar totalmente libres de aire para
su correcto funcionamiento, asegurando una respuesta dinámica óptima.
b) Reemplazar los transductores desechables o reutilizables con
intervalos de 96 horas, sustituyendo el resto del equipo de infusión
en dicho cambio.
17.3.2.2 Cuidados del sistema de monitorización de presión
a) Mantener estériles todos los elementos del sistema, incluidos los
dispositivos de calibración y la solución de flujo.
b) Minimizar el número de manipulaciones y entradas al sistema.
Utilizar un sistema de flujo cerrado (flujo continuo) en vez de un
sistema abierto, es decir, un sistema que no precise agujas y llave de
tres pasos, para mantener la permeabilidad.
139
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
c) Cuando se acceda al sistema de monitorización a través de tapones
de circuito cerrado, se deben desinfectar éstos antes de su
utilización.
d) No utilizar soluciones que contengan dextrosa o fluidos de nutrición
parenteral a través del circuito de monitorización.
17.3.2.3 Esterilización o desinfección de los sistemas de monitorización
a) Utilizar transductores desechables de un solo uso.
b)Esterilizar los transductores reutilizables, de acuerdo a lo
establecido por el fabricante, cuando no es factible la utilización de
transductores desechables.
17.3.2.4 Indicaciones
- Monitorización directa de presión sanguínea arterial.
- Monitorización de la aurícula izquierda con filtro que elimina el aire
entre la solución y el dispositivo de flujo continuo.
- Monitorización de la arteria pulmonar.
- Monitorización de la presión venosa.
- Cateterización cardiaca.
17.3.2.5 Contraindicaciones
- Monitorización de aurícula izquierda sin filtro que elimine el aire entre
la solución y el dispositivo de flujo continuo.
- Monitorización de la presión intracraneal.
- Monitorización de la presión compartimental.
- Monitorización de la presión intrauterina.
17.3.3 Catéteres venosos centrales, incluidos los de acceso
periférico y catéteres arteriales
a) Selección del catéter
Es preferible la utilización de un catéter de luz única frente a los de
doble o triple luz, salvo que sea imprescindible para el manejo de
algunas terapias intravenosas.
En pacientes que precisen tratamientos de una duración superior a
treinta días, se recomienda la implantación de un catéter central
tunelizado y, en periodos de tiempo superiores, se valorará la colocación
de acceso venoso tipo reservorio subcutáneo.
140
CAPÍTULO 17
b) Selección del lugar de inserción
Se valorarán los riesgos y complicaciones mecánicas frente a las
complicaciones infecciosas (neumotórax, punción de la arteria
subclavia, desgarros de la vena subclavia, hemotórax, trombosis,
embolismo gaseoso, catéter mal situado, etc.).
La vena subclavia es preferible a la vena yugular o femoral como lugar
de inserción de un catéter venoso central, siempre y cuando no
existan contraindicaciones médicas.
c) Barreras de precaución durante la inserción del catéter
- Técnica estéril.
- Lavado de manos con jabón antiséptico (bactericida).
- Barreras de protección máximas con uso de batas, mascarillas,
guantes estériles y campo estéril lo suficientemente amplio para
desarrollar la técnica.
d) Recambio de catéter
No se debe hacer de forma habitual el cambio como medida de
prevención de infección.
No existen recomendaciones para el cambio de catéter venoso
central, colocado en situaciones de urgencia en las que se pudieron
transgredir las normas de asepsia.
e) Cuidados del catéter insertado y del lugar de inserción
- Catéteres de una sola luz para alimentación parenteral, no deben
ser utilizados para la administración de otras sustancias.
- En los catéteres de varias luces, se seleccionará una de las vías de
acceso para utilización única para alimentación parenteral.
- No se recomienda la aplicación tópica de antimicrobianos en el
lugar de la venopunción.
- Aplicar tapones en la salida de las luces de circuito cerrado para
evitar su contaminación.
17.4 PROTOCOLOS DE PROCEDIMIENTO INCLUIDOS EN EL
SISTEMA INFORMÁTICO "GACELA"
- Canalización venosa periférica:
- catéter sobre aguja
- aguja de palomilla
- catéter intra-aguja (Drum).
- Canalización de vías centrales.
- Nutrición parenteral.
141
Capítulo 18
PRECAUCIONES PARA LA
PREVENCIÓN DE INFECCIONES
RELACIONADAS CON FLUIDOS
INTRAVENOSOS
CAPÍTULO 18
PRECAUCIONES PARA LA PREVENCIÓN DE
RELACIONADAS CON FLUIDOS INTRAVENOSOS
INFECCIONES
Los fármacos administrados por vía endovenosa y la alimentación
parenteral deben manejarse con una asepsia rigurosa, para evitar su
contaminación y la posibilidad de provocar una infección nosocomial.
18.1 MANEJO DE MEDICACIONES INTRAVENOSAS
Las medidas a adoptar antes de la aplicación terapéutica intravenosa
deben ser las siguientes:
a) Comprobación de la caducidad del fármaco antes de su utilización.
b) Lectura detallada del prospecto de la medicación a emplear o
seguimiento de las medidas recomendadas por el Servicio de Farmacia.
- Cómo y con qué se deberá hacer la dilución.
- Características del aspecto final de la dilución.
- Utilización de los fármacos en unidosis siempre que sea posible. En
caso de que no fuera así, mantener refrigerada la dosis no utilizada con
las siguientes recomendaciones:
· Etiquetar o marcar el medicamento con la dosis restante.
· Fecha de la dilución y de caducidad de la misma.
· Conservación en refrigeración o según las recomendaciones del
laboratorio.
- Vía de administración y ritmo de perfusión.
- Método de administración: en bolo o en perfusión continua.
c) Infusión de la medicación diluida, en el momento más próximo a su
preparación.
d) En el envase diluido se debe reflejar el nombre del medicamento, el
horario en el que se deberá perfundir, la duración de la perfusión y los
datos del paciente al que se deberá aplicar.
e) Etiquetar la mezcla indicando nombre del fármaco, dosis, hora de
inyección y datos del paciente y de la habitación.
f) Errores relacionados con la preparación de mezclas intravenosas:
- Utilización de técnica no aséptica.
- Disolvente incorrecto.
- Mezcla con pérdida de actividad por baja estabilidad.
145
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Dosis incorrecta.
- Mezcla no homogénea.
- Ausencia de identificación de la medicación intravenosa/datos del
paciente.
- Velocidad de perfusión incorrecta.
18.2. CUIDADOS DE PREVENCIÓN DE INFECCIÓN EN EL MANEJO
DE FLUIDOS INTRAVENOSOS
a) Lavado de manos rutinario, previo a la dilución o preparación de
soluciones intravenosas.
b)Uso de guantes limpios o estériles durante el cambio de apósitos y
curas del catéter.
c) Desinfección de los tapones de solución, tras la retirada del precinto,
con clorhexidina al 2% ó povidona yodada al 10%.
d)En caso de no utilizar envases de unidosis deben seguirse las
recomendaciones descritas anteriormente.
e) Todos los medicamentos preparados deberán utilizarse antes de las
seis horas de su dilución, salvo si la recomendación del laboratorio es
diferente. De no ser así, se deberá conservar el medicamento
refrigerado.
Previamente a la inyección de cualquier fluido intravenoso, es
imprescindible desinfectar las conexiones con un antiséptico para
evitar el arrastre de patógenos a la luz del catéter.
18.3. RECOMENDACIONES HIGIÉNICAS EN EL MANEJO DE
ALIMENTACIONES PARENTERALES
La nutrición parenteral es un aporte energético para aquellos pacientes,
ingresados la gran mayoría, que necesitan suplir la vía digestiva cuando ésta
es insuficiente para el aporte energético o no se puede utilizar temporalmente
(Medidas estrictas de asepsia, véase Capítulo 17).
146
CAPÍTULO 18
18.4. COMPLICACIONES INFECCIOSAS DERIVADAS DEL MANEJO
DE ACCESOS VASCULARES
Teniendo en cuenta que las soluciones parenterales se preparan en
campana de flujo laminar y se distribuyen desde el Servicio de Farmacia,
etiquetadas con los datos del paciente y la fórmula de aditivos
introducidos, es necesario verificar los datos antes de su aplicación, y
deben administrarse lo antes posible. De no ser así, se conservarán
refrigeradas.
Recomendaciones: en caso de no ser utilizada la alimentación
PARENTERAL, y tras ser conservada en nevera, se debe devolver a
Farmacia lo antes posible.
- El Servicio de Medicina Preventiva realiza controles microbiológicos de
las soluciones que se preparan, haciendo un muestreo de las mismas.
- Dependiendo de la pauta terapéutica, los lípidos se deberán perfundir
por otra vía, debiéndose inyectar en un periodo de tiempo de 12 horas.
- La alimentación parenteral deberá ser perfundida durante 24 horas,
retirándose pasado este tiempo, o sustituida por la siguiente, salvo que
la pauta médica sea diferente.
- Las medidas de asepsia deben ser estrictas para evitar las infecciones
y los problemas provocados por unas medidas inadecuadas.
En el manejo de los dispositivos intravenosos con varias luces se deben
extremar las medidas higiénicas, aplicando en la introducción de líquidos
una presión positiva, para que no se produzca reflujo al sistema, siempre
que se vaya a dejar de utilizar esa luz temporalmente, aplicando el
sistema de cierre mediante clampaje, respetando el circuito cerrado, por
la aplicación de tapones y desinfectándolo previamente a la perfusión.
En el manejo de dispositivos que no requieren uso de agujas (tapones o
válvulas de conexión que simultáneamente mantienen un sistema
cerrado) se debe:
a) Cambiar los dispositivos al retirar el catéter.
b)Asegurar que todos los componentes del sistema son compatibles, de
forma que impidan al mínimo desconexiones del sistema, y por lo tanto
la ruptura del sistema cerrado.
c) Minimizar el riesgo de contaminación, limpiando el acceso con un
antiséptico y accediendo sólo con dispositivos estériles.
147
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
18.5 POSIBLE CONTAMINACIÓN Y DETECCIÓN DE BACTERIEMIAS
Si se observa relación entre la perfusión intravenosa y signos de
bacteriemia en el enfermo se debe:
- Parar la perfusión.
- Valorar el cambio de vía.
- Extraer hemocultivos por otra vena diferente a la utilizada en la
perfusión, según protocolo de Microbiología o siguiendo una pauta
diferente según prescripción clínica.
En caso de sospecha de bacteriemia en un dispositivo de vía central, a su
retirada debe enviarse a cultivar la punta del catéter (en un envase estéril)
a Microbiología, acompañada de un volante que especifique los datos de
la recogida y la retirada de la punta.
148
Capítulo 19
INMUNOPROFILAXIS
CAPÍTULO 19
INMUNOPROFILAXIS
La Unidad de Control de la Infección del Servicio de Medicina
Preventiva proporciona información al personal del hospital acerca
de todo lo relacionado con la inmunoprofilaxis.
4ª Norte- Tfno: 3424
19. 1 CALENDARIO VACUNAL
Se denomina calendario de vacunación a la secuencia cronológica de vacunas
que se administran sistemáticamente a toda la población en un país o área
geográfica, con el fin de obtener una inmunización adecuada frente a las
enfermedades para las que se dispone de una vacuna eficaz.
Los calendarios de vacunación sistemáticos no son estáticos, sino que se
van modificando en función de la disponibilidad de nuevas vacunas y de
la evolución de la situación epidemiológica de las diferentes
enfermedades prevenibles mediante vacunación.
19.1.1 Calendario vacunal infantil
La edad de inicio de la administración de una vacuna depende de la
capacidad de respuesta inmunitaria a ésta y del riesgo existente de
exposición al agente infeccioso (que varía según la situación epidemiológica
de la enfermedad). De manera general, se tiende a aplicar las vacunas
sistemáticas a la edad más temprana en que estas son realmente efectivas.
La descentralización sanitaria ha motivado que en la actualidad no
exista un calendario vacunal unificado a nivel nacional, ya que las
competencias y programas de vacunación dependen de cada
Comunidad Autónoma.
El Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de
Pediatría (AEP), constituido en mayo de 1994, ha elaborado las últimas
recomendaciones de calendario vacunal para el año 2004 (Tabla 1).
Varicela:
La vacuna de la varicela disponible en nuestro país no está aprobada
para su utilización en niños sanos. Esta vacuna es inmunógena, eficaz,
efectiva, eficiente y segura, por lo que se debe incluir en el calendario de
vacunaciones sistemáticas. Desde 1999, el CAV ha indicado la
conveniencia de que esta vacuna estuviera disponible para su aplicación
en el niño sano. En las recomendaciones actuales, el CAV se reafirma
categóricamente en la importancia médica y social de la introducción de
esta vacuna en el calendario vacunal.
151
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Tabla 1 - Calendario vacunal infantil 2004
Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría
EDAD (meses)
0
VHB
2
1,2
VHB
4
2,3
VHB
EDAD (años)
6
3
VHB
12-15
15-18
DTPa
DTPa
DTPa
VPI6
VPI
VPI
VPI
TV
MCC
8
Hib
Hib
MCC
MCC
Pn7v
11-12
13-16
4
DTPa
dTpaóTd5
TV7
Hib
Varicela
Pn7v10
3-6
VHB
DTPa
Hib
24
2,3
Pn7v
Varicela
9
9
Pn7v
VHB: vacuna antihepatitis B
DTPa: vacuna tétanos-difteria-tos ferina acelular dosis infantil
Td: vacuna tétanos-difteria tipo adulto
dTpa: vacuna tétanos-difteria-tos ferina tipo adulto
VPI: vacuna antipoliomielitis inactivada
TV: vacuna triple vírica (sarampión-rubéola-parotiditis)
Hib: vacuna antihaemophilus influenzae tipo b
MCC: vacuna conjugada frente a Neisseria meningitidis serogrupo C
Pn7v: vacuna anineumocócica conjugada heptavalente.
1.
Los hijos de madres HBsAg positivo deben recibir una dosis de vacuna junto con 0,5 ml de gammaglobulina
antihepatitis B en sitios anatómicos separados en las primeras 12 horas de vida. La segunda dosis se
administrará al mes y la tercera a los 6 meses. En los casos de desconocimiento del HBsAg deberá
administrarse la vacuna al nacimiento e investigarlo, de manera que en caso de que resulte ser positivo pueda
administrarse la gammaglobulina antihepatitis B en la primera semana de vida.
2.
Esquema vacunal de HB 0, 2, 6 meses de edad.
3.
Esquema vacunal de HB 2, 4, 6 meses de edad.
4.
Vacunación de niños de 11-12 años no vacunados previamente. Esquema vacunal de tres dosis: 0, 1, 6
meses.
5.
Revacunación cada 10 años. Como dosis de recuerdo en adolescentes y adultos se recomienda el uso de
la dTpa.
6.
Polio inactivada en todas las dosis. La 5ª dosis se suprime.
7.
La segunda dosis de triple vírica se administrará al inicio de la escolarización. En los casos en los que no se
haya recibido la segunda dosis, se completará el esquema en la visita de los 11-12 años.
8.
Se aconseja vacunar frente a Neisseria meningitidis C a los menores de 18 años susceptibles.
9.
El CAV recomienda la vacunación universal de niños sanos a la edad de 12-15 meses. A los 11-12 años:
vacunación selectiva de niños no vacunados previamente y con historia clínica fehaciente de no haber
padecido la enfermedad. Se administrará una sola dosis salvo en > 13 años, en los que se deberán
administrar 2 dosis separadas por 6-8 semanas.
10. La pauta de vacunación frente al neumococo consiste en la administración de 3 dosis de vacuna conjugada
heptavalente (2, 4 y 6 meses) más una dosis de recuerdo en el segundo año de vida.
Fuente: Calendario Vacunal Infantil 2.004. Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de
Pediatría. Modificada.
152
CAPÍTULO 19
Tabla 2. Inmunización de adultos sanos en España, según edad.
18-44 años
Tétanos-difteria-tosferina (Td o dTpa)
45-64 años
Gripe
1 dosis anual
Hepatitis B
3 dosis (0, 1-2, 6) 3,5
Hepatitis A
2 dosis (0, 6-12)
Antimeningocócica conjugada
≥65 años
1 dosis de recuerdo (preferiblemente con dTpa) cada 10 años1
2
4,5
1 dosis, especialmente en <20 años
Sarampión, rubéola, parotiditis
2 dosis (0, 1)
6
Varicela
2 dosis (0, 1)
7
Antineumocócica polisacarídica
¿1 dosis?
8
Fuente: Grupo de trabajo de Vacunas de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria.
Modificada
1
Vacuna frente a tétanos-difteria tipo adulto (Td) y vacuna frente a tétanos-difteria-tosferina tipo adulto
(dTpa). La serie primaria para adultos es de 3 dosis de Td: las primeras 2 dosis deben administrarse con
un intervalo de, al menos, 4 semanas y la 3ª dosis a los 6-12 meses de la 2ª dosis. Se debe administrar 1
dosis de recuerdo (Td o, preferiblemente, dTpa) si la persona ha recibido primovacunación completa (3
dosis de toxoide tetánico o de Td) y la última dosis se administró hace 10 años o más. La dTpa está
indicada solamente como dosis de recuerdo, no pudiendo ser utilizada como dosis de la serie primaria de
vacunación. En caso de primovacunación incompleta frente al tétanos (menos de 3 dosis de toxoide
tetánico o Td) no es necesario reiniciar la pauta, se completará la serie con Td hasta 3 dosis, sin tener en
cuenta el tiempo transcurrido entre la 1ª y la 2ª o entre la 2ª y la 3ª.
2
Vacuna frente a la gripe: administrar en época de campaña vacunal, que se inicia en el mes de octubre
3
Vacuna frente al virus de la hepatitis B (VHB): en ausencia de vacunación e historia fiable de haber
padecido la enfermedad. En casos de vacunación incompleta (1 ó 2 dosis) no es necesario reiniciar la
pauta, se completará la serie hasta un total de 3 dosis.
4
Vacuna frente al virus de la hepatitis A (VHA): en ausencia de vacunación e historia fiable de haber
padecido la enfermedad. En casos de vacunación incompleta (1 dosis) no es necesario reiniciar la pauta,
se completará la serie hasta un total de 2 dosis.
5
Para la vacunación simultánea frente al VHB y VHA, puede utilizarse la vacuna combinada frente a estos
2 virus, con una pauta de 3 dosis administradas a los 0, 1 y 6 meses.
6
Vacuna frente a sarampión-rubéola-parotiditis (SRP): en ausencia de vacunación e historia fiable de haber
padecido las 3 enfermedades. En casos de vacunación incompleta (1 dosis) no es necesario reiniciar la
pauta, se completará la serie hasta un total de 2 dosis.
7
Vacuna frente a virus varicela-zóster: 2 dosis separadas por un intervalo de, al menos, 4 semanas en
ausencia historia fiable de enfermedad o evidencia serológica de inmunidad. En casos de vacunación
incompleta (la pauta completa de vacunación en < 13 años es de 1 sola dosis, por lo que sólo se
considerará vacunación incompleta si el individuo fue vacunado con 1 sola dosis a la edad de 13 años o
más) no es necesario reiniciar la pauta, se completará la serie hasta un total de 2 dosis.
8
Existe controversia sobre la efectividad de la vacuna antineumocócica polisacarídica en mayores de 65
años. El Grupo de trabajo de Vacunas de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria no
recomienda su uso sistemático en este grupo de edad.
153
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
19.1.2 Calendario vacunal en el adulto
En nuestro entorno sanitario, la vacunación del adulto no recibe las
mismas prioridades que la vacunación infantil. Esta situación es
debida en gran parte a una falta de planificación de la vacunación y a
una formación inadecuada sobre las indicaciones, beneficios y
disponibilidad de la vacunación en el adulto así como a una
sobrevaloración de sus efectos secundarios y contraindicaciones.
En España la vacunación sistemática con DTP se inició en 1963 y los
varones que han realizado el servicio militar después de 1967 han
recibido probablemente en su mayoría la vacuna antitetánica.
Las cohortes de nacimiento de 1965 y posteriores han recibido con
alta probabilidad (que debe tratar de precisarse en cada caso) dosis
de vacunas frente a difteria, tétanos y tos-ferina.
Por todos estos motivos, en los adultos pertenecientes a dichas cohortes
de nacimiento, debe considerarse la conveniencia de administrar dosis
de recuerdo frente a difteria, tétanos y tosferina (Td o dTpa), así como, al
menos en las mujeres, vacuna antirrubeólica o triple vírica.
En las personas nacidas con anterioridad a 1965 debe iniciarse o
continuarse la vacunación antitetánica y, si es posible, antidiftérica con
vacuna Td. Las mujeres en edad fértil no embarazadas tienen que ser
vacunadas contra la rubéola (habitualmente con 1 dosis de triple
virica) si no existe evidencia de laboratorio de inmunidad, o
antecedentes fiables de vacunación previa.
En los mayores de 64 años se recomienda además la vacunación
antigripal y antineumocócica.
Vacuna antigripal:
- La vacunación antigripal se recomienda a personas que, a causa de su
edad y/o de sus problemas de salud, tienen mayor riesgo de sufrir las
complicaciones de la enfermedad (mayores de 65 años, enfermedades
crónicas y metabólicas, etc.).
- Personas que, por su trabajo, puedan transmitir la gripe a individuos
de alto riesgo.
154
CAPÍTULO 19
Vacuna antineumocócica:
Indicada de forma sistemática en adultos mayores de 65 años e
indicada en los siguientes grupos de riesgo:
- Personas mayores de dos años afectas de enfermedades crónicas
tales como cardiopatías, EPOC, alcoholismo, cirrosis, insuficiencia
renal, síndrome nefrótico, diabetes mellitus y fístula de LCR.
- Personas mayores de dos años inmunodeprimidas, con asplenia
anatómica o funcional, mieloma múltiple, drepanocitosis, linfoma,
enfermedad de Hodgkin, infección por VIH y transplantados.
- Personas que residen en instituciones cerradas.
Es apropiada la estrategia de vacunar a pacientes hospitalizados, que
sean candidatos bajo los criterios previos, cuando van a ser dados de
alta. Se debe promover la aplicación de la vacuna neumocócica bajo
prescripción facultativa a los grupos de población de riesgo elevado,
tanto en los servicios de asistencia primaria como en los hospitales.
Vacunación antitetánica:
Está indicada en adultos insuficientemente vacunados (de manera
especial en mujeres embarazadas como profilaxis del tétanos neonatal).
Debe realizarse preferiblemente con la vacuna combinada Td.
En las Tablas 3 y 4 se especifican las pautas de actuación ante
vacunación incompleta y en caso de herida.
Tabla 3. Pautas de actuación en caso de vacunación incompleta.
Dosis previas
Tres dosis
Td
Dos dosis
Td
Una dosis
Td
Supuestos
Dosis a recibir
A. No han transcurrido 10 años desde la última
dosis.
A. Ninguna
B. Han transcurrido más de 10 años desde la
última dosis.
B. Una dosis
A. No han transcurrido 5 años desde la última
dosis.
A. Una dosis
B. Han transcurrido 5 años desde la
última dosis
B. Dos dosis con un mes
de intervalo.
A. No han transcurrido 5 años desde la última
dosis.
A. Dos dosis con un mes
de intervalo.
B. Han transcurrido 5 años desde la última
dosis
B.Aplicación de la pauta
completa (tres dosis).
155
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Tabla 4. Pautas de actuación en caso de herida.
Tipo de herida
Historia de vacunación
No sugestiva
Sugestiva
3 dosis, última hace
menos de 5 años
3 dosis, última hace 5-10 años
3 dosis, última hace
más de 10 años
1
1 dosis de Td ó dTpa
1 dosis de Td ó dTpa
1
Vacunación incompleta
Completar pauta vacunal con Td
No vacunación o desconocida
3 dosis de Td
1
1 dosis de Td ó dTpa 1 + IGT (2)
Completar pauta vacunal con Td
+ IGT (2)
3 dosis de Td + IGT (2)
No existen datos sobre la seguridad del uso de dTpa en el embarazo.
19.2 VACUNACIÓN EN INMUNOCOMPROMETIDOS
Existen diferentes situaciones en las que el sistema inmune está
comprometido. En estos pacientes la inmunización tiene especial interés
ya que presentan una mayor frecuencia y gravedad de infecciones
prevenibles mediante vacunación.
De modo general, se consideran dos grupos de vacunas:
1. Las constituidas por agentes muertos o inactivados, las anatoxinas y las
vacunas polisacarídicas, que no plantean problemas de tolerancia y
seguridad en el paciente inmunocomprometido. En general, estas vacunas
podrán ser administradas siguiendo las mismas recomendaciones que para
las personas inmunocompetentes, aunque pueden no ser tan efectivas.
2. Las compuestas por agentes vivos-atenuados que sí pueden inducir
alteraciones importantes en personas inmunocomprometidas, estando
por lo tanto inicialmente contraindicadas en los sujetos que presentan
cualquier tipo de inmunodeficiencia.
Con ambos tipos de vacuna, y debido a una menor respuesta
inmunogénica de las personas inmunocomprometidas, pueden ser
necesarias dosis mayores de vacuna y mayor frecuencia de refuerzos.
Es recomendable que todas las personas en las que se prevea una
inmunodepresión (trasplantes de órganos, instauración de tratamientos
esteroideos o fármacos inmunosupresores, esplenectomía programada,
etcétera) completen los calendarios vacunales. En este caso, las vacunas
de microorganismos vivos deben administrarse al menos 1 mes antes de
que tenga lugar la inmunodepresión.
156
CAPÍTULO 19
Tabla 5. Recomendaciones vacunales en adultos inmunocomprometidos.
VACUNA
Td
Inmunocompetencia
VIH/SIDA
Inmunocompromiso
(no VIH)
Recomendada
Recomendada
Recomendada
Usar si indicada
Ver situación
Contraindicada
VPI
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
Hib
No recomendada
Ver situación
Recomendada
PRS (RS/R/S)
VHB
NEUMOCOCO
GRIPE
Recomendada
Recomendada
Recomendada
Recomendada (> 65 años)
Recomendada
Recomendada
Recomendada
Recomendada
Recomendada
Td: vacuna antitétanos-difteria tipo adulto
PRS: vacuna anti-parotiditis, anti-rubéola, anti-sarampión
VPI: vacuna antipoliomielitis inactivada
Hib: vacuna anti Haemophilus influenzae tipo b
VHB: vacuna antihepatitis B
Tabla 6. Vacunas no rutinarias en adultos inmunocomprometidos
VACUNA
Inmunocompetencia
VIH/SIDA
Inmunocompromiso
Usar si indicada
Contraindicada
Contraindicada
Cólera atenuada
Usar si indicada
Contraindicada
Contraindicada
Cólera inactivada
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
Tifoidea (Ty 21a)
Usar si indicada
Contraindicada
Contraindicada
Tifoidea inactivada
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
BCG
Usar si indicada
Contraindicada
en adultos
Contraindicada
Hepatitis A
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
Rabia
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
Peste
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
Meningococo
(> 18 meses)
Usar si indicada
Usar si indicada
Usar si indicada
(no VIH)
Fiebre amarilla
19.2.1 Calendario vacunal en niños infectados por el VIH
Los niños con infección VIH tienen una incidencia comparativamente
mayor que el adulto de infecciones por bacterias encapsuladas como el
neumococo o el Haemophilus. Esto es debido a que el sistema
inmunológico del niño se destruye antes de haber adquirido la capacidad
protectora a consecuencia de la enfermedad. Por esta razón, en los
niños con VIH el calendario vacunal debe completarse rápidamente.
157
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Edad
Nacimiento
1 mes
2 meses
4 meses
6 meses
12 meses
13 meses
14 meses
15-18 meses
24 meses
4-6 años
14-16 años
Anualmente
Vacunas
HB1
HB
DTPa/DTPe2, Polio inactivada, Hib3, VNC7,4
DTPa/DTPe, Polio inactivada, Hib, VNC7
DTPa/DTPe, Polio inactivada,Hib,HB5, VNC7
Triple vírica6
Triple vírica (2ª dosis), varicela7
VNC7
DTPa, Polio inactivada, Hib
Neumocócica 23 - valente8
DTPa, Polio inactivada
Td ó dTpa
Gripe
1 HB: hepatitis B.
2 DTPa: toxoides diftérico y tetánico y tos ferina acelular. DTPe: toxoides diftérico y tetánico y tos ferina de
células completas.
3 Hib: Haemophilus influenzae tipo b.
4 Vacuna neumocócica conjugada heptavalente.
5 Se determinan títulos de anti-HBs 2-3 meses después de la 3ª dosis. Si el paciente no seroconvierte se
administrarán hasta 3 dosis más.
6 El niño no debe recibir gammaglobulina endovenosa durante los 8-10 meses anteriores a la vacunación.
7 Sólo en niños no inmunodeprimidos con linfocitos CD4 ≥25%.
8 Se recomienda vacunar 3 años después. La mejor protección se consigue con pautas que utilizan la vacuna
neumocócica de 23 polisacáridos y la vacuna neumocócica conjugada heptavalente.
19.3 ADMINISTRACIÓN DE GAMMAGLOBULINAS EN PACIENTES DE
ALTO RIESGO (INMUNIZACIÓN PASIVA)
Consiste en la administración de anticuerpos preformados (inmunoglobulinas).
Los preparados no deben contener virus de las hepatitis víricas (B y C) ni del VIH.
Gammaglobulina
Indicación
Ig IM hiperinmune antihepatitis B
Profilaxis postexposición
Ig IM polivalente antihepatitis A
Profilaxis postexposición
Ig IM polivalente antisarampión1
Profilaxis preexposición cuando se requiere protección rápida
(<2 semanas)
Personas susceptibles en contacto con un caso:
- Niños < 1 año con riesgo alto (enfermedad reciente,
conviviente de un caso, etc)
- Sujetos susceptibles inmunodeprimidos
- Embarazadas susceptibles
- Sujetos con infección VIH (estén o no vacunados)
Profilaxis postexposición ( 96 h postcontacto) en:
Ig IV hiperinmune varicela-zoster
- Sujetos inmunodeprimidos susceptibles en contacto con un caso
- Recién nacidos de madres con varicela reciente
- Prematuros expuestos a la enfermedad
Heridas tetanígenas en personas mal vacunadas
Ig IM hiperinmune tétanos
Profilaxis postexposición tras mordedura en no vacunados
Ig IM hiperinmune antirrábica + vacuna
< 2 años con displasia pulmonar
Ig IV hiperinmune VRS2
Prematuros de 28 semanas de < 12 meses de edad
(virus respiratorio sincitial)
Prematuros de 29-32 semanas de < 6 meses
1 Si no han pasado más de 3 días desde la exposición al sarampión, la vacunación puede proporcionar la
misma protección y ser utilizada en casos de exposición masiva o brotes epidémicos.
2 La aparición de un preparado de anticuerpos monoclonales humanizados (IgG1) frente al virus ha demostrado
mayor eficacia que la Ig.
158
CAPÍTULO 19
19.4 INMUNIZACIONES RECOMENDADAS EN ESPLENECTOMIZADOS
El bazo es un órgano primordial para la producción de anticuerpos,
participando en la defensa del organismo frente a la infección. Las personas
con asplenia funcional (anemia, talasemias, etc) o esplenectomía tienen
elevado el riesgo de infecciones graves por microorganismos encapsulados
como Haemophilus influenzae tipo b, Neisseria meningitidis y
Streptococcus pneumoniae y por otros agentes como Babesia y
Capnocytophaga canimorsus.
La inmunización es la misma en esplenectomías totales y parciales y en
los autotrasplantes de bazo.
Tabla 7. Profilaxis e inmunizaciones recomendadas en caso de asplenia.
VACUNAS1
Neumocócica
NIÑOS
ADULTOS
En <2 años se utiliza la vacuna
conjugada heptavalente
En > 2 años se utiliza la vacuna
neumocócica 23-valente
Hib
En caso de no vacunación
Algunos autores la recomiendan
MCC2
En todos los casos
Recomendada
Gripe
A partir de los 6 meses de edad
Recomendada
ANTIBIÓTICOS
Profilaxis antimicrobiana
Tener a mano amoxicilina o amoxicilina-clavulánico y tomarlo siempre
que aparezca fiebre o síntomas de infección.
Contactar con el médico de inmediato.
Actuación ante mordeduras
Profilaxis con amoxicilina-clavulánico
(30 mg/kg/día, cada 8 horas y durante 5 días)
Hib: vacuna antihaemophilus infuenzae tipo B
MCC: vacuna conjugada frente a Neisseria meningitidis serogrupo C
1
En esplenectomías programadas se aconseja administrar las vacunas al menos 15 días antes de la
intervención, puesto que mejora la respuesta inmune.
2
Una alternativa es utilizar esquemas combinados con la vacuna conjugada de meningococo C (número de
dosis según la edad) y con las vacunas de polisacáridos meningocócicos A+C (una dosis).
19.5 INMUNIZACIÓN EN EL VIAJERO
La posibilidad de adquirir una enfermedad durante un viaje internacional
varía enormemente dependiendo de las condiciones del viajero y del viaje.
Los factores de riesgo más reconocidos son:
159
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- duración del viaje superior a 4
semanas
- juventud e inexperiencia
- enfermedad crónica
- viaje al África subsahariana (sobre
todo a África occidental), y más aún
si coincide con la época de lluvias
- inmunodepresión
- embarazo o infancia
- viajes de mochila y aventura
- visita a zonas rurales y fuera de las
rutas turísticas habituales
Los viajeros de larga estancia como expatriados y cooperantes constituyen
un grupo especial.
La administración de inmunoprofilaxis en el viajero debe hacerse valorando
de forma individualizada el riesgo.
Los Centros de Vacunación Internacional, dependientes de los Servicios de
Sanidad Exterior son los únicos autorizados por la OMS para la certificación
y administración de vacunas sujetas a Reglamentación Sanitaria
Internacional. La fiebre amarilla, el cólera y la peste están sujetas a
reglamentación internacional, pero sólo la fiebre amarilla está considerada
como vacunación obligatoria.
La fecha de inicio del viaje (al ser difícil de modificar) es un factor que
condiciona los criterios de vacunación anteriormente citados. Por ello, antes
de iniciar el viaje, es recomendable planificar todos los aspectos sanitarios
del mismo con suficiente antelación (como mínimo un mes antes).
Al regresar del viaje se debe tener en cuenta que algunas enfermedades
tropicales pueden manifestarse varios meses después de la vuelta, por lo
que, si se necesita acudir al médico, se le deberá informar de la realización
del viaje para incluir en el diagnóstico diferencial procesos en los que, en
condiciones normales, no se pensaría.
La solicitud de vacunación con motivo de viajes internacionales representa
una buena oportunidad para administrar otras vacunas indicadas
independientemente de la realización del viaje. En la Tabla 8 se resumen las
principales vacunas de interés para el viajero.
160
CAPÍTULO 19
Tabla 8. Indicaciones de vacunación en viajeros internacionales
VACUNA
INDICACIONES
COMENTARIOS
Tétanos
Viajero no inmune
Vacunación ausente o desconocida: 3 dosis (0, 12, 6 ó 12 meses) y revacunación cada 10 años.
Serie primaria de vacunación interrumpida:
completar la serie independientemente del
tiempo transcurrido.
Difteria
Zonas con brotes epidémicos (este de Europa,
antigua Unión Soviética...).
Combinada con tétanos
(Td en adultos)
Poliomielitis
Sarampión
Fiebre tifoidea
Viajero no inmune. Dosis de recuerdo en
Pauta en función de la edad y del tiempo
viajeros de alto riesgo previamente vacunados. disponible antes de la partida.
Viajero no inmune
Se puede usar la triple vírica
Viajeros de larga estancia o fuera de las rutas
turísticas o a zonas con brote epidémico.
La vacuna oral viva (Ty21a) tarda más tiempo en
generar anticuerpos. No conjuntamente con
antipalúdicos ni con antibióticos. No dar a
embarazadas ni en inmunodeprimidos. La vacuna
polisacárida parenteral (Vi) genera anticuerpos más
rápido y carece de las contraindicaciones de la oral
Hepatitis A
Viajero no inmune en viajes de larga estancia o Una dosis protege al mes de la vacunación y al
fuera de rutas habituales en zonas endémicas. menos durante 6 meses. Utilidad de la
Viajero menor de 30-35 años.
vacunación combinada hepatitis A-hepatitis B.
Hepatitis B
Pautas aceleradas: 1 dosis los meses 0,1,2
Viajero de larga estancia, cooperantes sanitarios
(recuerdo a los 12), o los días 0,7,21 (protege en el
y viajeros con contactos sexuales.
75%).
Cólera
Fiebre amarilla
Neumococo Gripe
H. Influenzae
Meningococo
Rabia
Encefalitis japonesa
Encefalitis por garrapata
No indicación de vacunación rutinaria.
La CVD 103 HgR de microorganismos vivos, oral
(medicamentos extranjeros).
Viajero a zonas endémicas
Sujeta a reglamentación internacional
En grupos de riesgo con indicaciones para esas
vacunas.
En peregrinos a la Meca, viajeros a Africa
subsahariana (cinturón de la meningitis).
Vacuna bivalente A-C o tetravalente (A-C-YW135)
Inmunización preexposición en viajeros de larga La vía intradérmica (0,1ml) es una alternativa a
estancia y en los de riesgo ocupacional.
la i.m., abaratando los costes.
En viajeros al Sudeste de Asia, en zonas rurales
durante más de 1 mes en la época de los
monzones.
Difícil de conseguir
(medicamentos extranjeros).
En viajeros a centro-este de Europa, durante
los meses estivales y con actividades en zonas Difícil de conseguir (medicamentos extranjeros).
de bosques.
Peste
Indicación excepcional
BCG
Generalmente no indicada
Es aconsejable realizar test de tuberculina antes y
después de un viaje de alto riesgo o de estancia
prolongada.
161
Capítulo 20
PRECAUCIONES DE
AISLAMIENTO EN PACIENTES
CON ENFERMEDADES INFECTOCONTAGIOSAS
CAPÍTULO 20
PRECAUCIONES DE AISLAMIENTO EN
ENFERMEDADES INFECTO-CONTAGIOSAS
PACIENTES
CON
Se debe interrumpir la cadena epidemiológica, es decir, la entrada del
agente infeccioso en el huésped a través de un mecanismo de
transmisión, para reducir la frecuencia de infecciones en el hospital,
circunstancia que perjudica la salud y las posibilidades de
recuperación de los pacientes e incrementa los costes.
- Para la solicitud o consulta sobre aislamiento el médico
responsable del paciente se pondrá en contacto con la Unidad de
Epidemiología y Control de la Infección del Servicio de Medicina
Preventiva (Planta 4ª Norte. Tfno 3424) quien valorará la necesidad,
características y duración del aislamiento.
- Los procedimientos de aislamiento tienen por objeto impedir la
transmisión de patógenos entre pacientes, personal y visitantes.
Las recomendaciones que se siguen para prevenir la transmisión de la mayor
parte de las infecciones que ocurren en este Hospital se dividen en dos tipos:
- Precauciones Estándar: se usan para el cuidado de todos los pacientes
del hospital y están diseñadas para reducir el riesgo de transmisión de
patógenos hemáticos y de otro tipo de patógenos en el hospital.
- Precauciones Basadas en la Transmisión: diseñadas para reducir el
riesgo de transmisión por la vía de gotas, aérea y de contacto.
En las Tablas 2 y 3 se especifican las precauciones a seguir en cada uno
de los cuatro tipos de aislamiento.
20.1 GESTIÓN DEL AISLAMIENTO
20.1.1 Enfermos atendidos en el área de hospitalización y Servicio
de Urgencias
a) Precisan notificación al Servicio de Medicina Preventiva las
enfermedades transmisibles especificadas en la Tabla 4 (Precauciones
de aislamiento por enfermedad) en las que se indica que precisan
aislamiento (diagnóstico confirmado o sospecha).
b)Para la solicitud o consulta sobre aislamiento el médico responsable
del paciente se pondrá en contacto con la Unidad de Epidemiología
y Control de la Infección del Servicio de Medicina Preventiva (Planta
4ª Norte. Tfno 3424), quien valorará la necesidad del aislamiento, así
como sus características y duración, y establecerá las normas de
precaución adecuadas.
165
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Dicha Unidad enviará al Servicio de Admisión la Orden de Aislamiento
correspondiente. (Anexo 3)
c) La Unidad de Epidemiología y Control de la Infección del Servicio de
Medicina Preventiva indicará, cuando proceda, la instauración y el cese
de las medidas de aislamiento mediante el envío de una Orden de
Desaislamiento (Anexo 4) al Servicio de Admisión.
d) Desde las 8:00 hasta las 15:00 horas deberá consultarse cualquier duda
sobre las indicaciones de aislamiento a la Unidad de Epidemiología y
Control de la Infección del Servicio de Medicina Preventiva.
e) Para aquellos pacientes atendidos en Urgencias, durante el turno de
tarde y noche, el responsable del aislamiento será el Jefe de Medicina
de Urgencias. Cuando el enfermo sea aislado en turno diferente al de
la mañana, será preceptiva al día siguiente la confirmación de ese
aislamiento por el Servicio de Medicina Preventiva al Servicio de
Admisión a través de la orden de aislamiento, la cual será
imprescindible para que el paciente continúe aislado.
f) La Unidad de Epidemiología y Control de la Infección del Servicio de
Medicina Preventiva, enviará diariamente al Servicio de Admisión un listado
nominal de los enfermos aislados por la Unidad para su registro y control.
g) Las camas asignadas para aislamiento no podrán ser ocupadas por
ningún otro mecanismo que el establecido en esta normativa.
20.1.2 Servicio de Microbiología
El Servicio de Microbiología deberá comunicar a la Unidad de
Epidemiología y Control de la Infección del Servicio de Medicina
Preventiva las identificaciones de microorganismos que puedan requerir
medidas de aislamiento o control de la infección.
20.2 FICHA DE AISLAMIENTO
La ficha que indica las precauciones específicas indicadas para cada
enfermedad será cumplimentada por el Servicio de Medicina
Preventiva, y se incluirá en la historia clínica previa información al
personal sanitario responsable del paciente. La ficha es la siguiente:
166
CAPÍTULO 20
Precauciones de Aislamiento
PACIENTE:...................................................................EDAD:............años
SERVICIO:..................................PLANTA:....................CAMA:.................
FECHA DE INGRESO:......../......../........FECHA DE ENTREGA DE NORMAS: ......../......../.........
MOTIVO DEL AISLAMIENTO:.............................................................................................................................
Material infectivo:................................................................................................................................................
1. Habitación
Individual
2. Mascarilla
- No
- Sí
- No
- Sí, para la atención al paciente
- Sí, para toda persona que entre en la habitación
3. Bata
- No
- Sí, cuando es probable el manchado con el
material infectivo u otros objetos, ropas
y superficies contaminadas por el mismo
- Sí, para toda persona que entre en la habitación
4. Guantes
- No
- Sí, para el contacto con el material infectivo u
otros objetos, ropas y superficies contaminadas
por el mismo
- Sí, para toda persona que entre en la habitación
5. Precauciones
especiales con
- Sangre y fluidos corporales1
- Secreciones respiratorias/orales2
- Heces
6. Lavado de manos después del contacto con el paciente o con objetos, ropas, superficies
potencialmente contaminados y antes del contacto con otro paciente.
7. Los objetos desechables contaminados con material infectivo se eliminarán en contenedor (60 litros)
de Residuos Biosanitarios Especiales.
8. Los objetos no desechables contaminados con material infectivo se limpiarán y enviarán a
Esterilización en doble bolsa de plástico, debidamente etiquetada.
9. Suelos y superficies contaminados con el material infectivo se limpiarán y desinfectarán con lejía al
5% (lejía común) diluida al 1/10 en agua.
10.Las visitas serán instruidas sobre las precauciones a adoptar.
OBSERVACIONES:
(1) Con todos los pacientes se deben mantener las precauciones universales.
(2) Se debe instruir al paciente para que se cubra la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser,
escupir o estornudar. Para traslados fuera de la habitación, el paciente deberá usar mascarilla.
La puerta de la habitación debe permanecer siempre cerrada.
- Para cualquier duda o aclaración consultar con el Servicio de Medicina Preventiva(Unidad de Epidemiología, Planta 4ª Norte, Teléfono: 3424)
167
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Tabla 1. Clasificación de las precauciones de aislamiento en
hospitales.
1. Precauciones Estándar:
Se usan para el cuidado de todos los pacientes.
2. Precauciones de Transmisión Aérea:
Se añaden a las Estándar para los pacientes que se sabe o sospecha
tienen una enfermedad transmisible por gotículas de transmisión aérea.
Ejemplos:
- Sarampión
- Varicela (incluyendo zoster diseminado)
- Tuberculosis
3. Precauciones de Transmisión por Gotas:
Se añaden a las Estándar para los pacientes que se sabe o sospecha
tienen una enfermedad transmisible por gotas de gran tamaño.
Ejemplos:
- Enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae tipo b, incluyendo
meningitis, epiglotitis, neumonía y sepsis.
- Enfermedad invasiva por Neisseria meningitidis, incluyendo
meningitis, neumonía y sepsis.
- Otras infecciones respiratorias bacterianas: difteria, neumonía por
Mycoplasma, peste neumónica y faringitis estreptocócica, neumonía
o escarlatina en niños y jóvenes.
- Otras infecciones respiratorias víricas: adenovirus, gripe, parotiditis,
parvovirus B19, rubéola.
168
CAPÍTULO 20
4. Precauciones de Transmisión por Contacto:
Se añaden a las Estándar para los pacientes que se sabe o sospecha
tienen una enfermedad transmisible por contacto directo o indirecto con
el paciente. Ejemplos:
- Colonizaciones o infecciones gastrointestinales, respiratorias, de piel
o herida quirúrgica con bacterias multirresistentes.
- Infecciones entéricas con baja dosis infectiva o supervivencia
ambiental prolongada, como por ejemplo Clostridium difficile.
- Virus respiratorio sincitial, parainfluenza o infecciones enterovirales
en bebés y niños.
- Infecciones de piel altamente contagiosas o que pueden ocurrir
sobre piel seca, como por ejemplo difteria cutánea, herpes simple,
impétigo, abceso grande, pediculosis y escabiosis, etc.
- Conjuntivitis viral/hemorrágica.
- Infecciones hemorrágicas virales.
- Varicela.
Tabla 2. Precauciones estándar
Se usan para el cuidado de todos los pacientes
- Lavado de manos antes y después de atender al paciente y al salir
de la habitación. El uso de guantes no exime del lavado de manos.
- Uso de guantes: siempre que se entre en contacto con sangre, fluidos
corporales, piel y mucosas no intactas y material contaminado. Se
utilizarán guantes diferentes para cada paciente.
- Mascarilla y protección ocular: durante los procedimientos que
puedan generar salpicaduras o nebulizaciones de sangre y fluidos
corporales.
- Bata: cuando se realicen maniobras con riesgo a salpicaduras de
secreciones.
- Equipo para el cuidado del paciente: manejarlo evitando las
exposiciones de piel y mucosas, contaminación de ropa y
transferencia de microorganismos a otros pacientes. El material
reutilizable se limpiará entre pacientes.
169
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Tabla 3. Precauciones basadas en la transmisión
AISLAMIENTO
CONTACTO
RESPIRATORIO
Lavado de manos
Guantes
Mascarilla
Estándar
Al entrar en la habitación
Estándar
Estándar
Estándar
Para entrar en
la habitación2
Bata
Cuando se prevea
contacto con secreciones
o ante pacientes incontinentes, con diarrea, etc.
Estándar
GOTAS
Estándar
Estándar
Cuando se
trabaje a menos
de 1m del paciente
Estándar
Habitación
Individual1
Individual
Individual3
Puerta
Cerrada
Cerrada
Cerrada
Visitas
Restringidas
Restringidas
Restringidas
Material clínico
desinfección posterior
Uso exclusivo con limpieza
Estándar
Estándar reutilizable
Transporte del
paciente
Limitado a lo estrictamente
necesario
Limitado a lo estrictamente necesario
El paciente llevará mascarilla quirúrgica
y
1 Cuando no se disponga de habitación individual se podrá realizar un "aislamiento de cohortes", es decir,
situarlo en una habitación con un compañero que tenga infección activa con el mismo microorganismo.
2 En caso de tuberculosis la mascarilla será de ultrafiltración ("en pico de pato").
3 Cuando no se disponga de habitación individual se procederá al aislamiento de cohortes.
En caso de no ser posible el aislamiento de cohortes se mantendrá una
separación espacial de al menos un metro entre el paciente infectado y
otros pacientes y visitantes.
AISLAMIENTO ESTRICTO = RESPIRATORIO + CONTACTO
Varicela, herpes zoster diseminado o localizado en paciente
inmunocomprometido y Yersinia enterocolítica diseminada o
localizada en inmunodeprimido.
170
CAPÍTULO 20
Tabla 4. Tipo y duración de las precauciones para infecciones
concretas.
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Duración
aislamiento
Abcesos de
etiología
desconocida
con gran
supuración
Sí
No
Sí
Sí
Pus
Duración de
la enfermedad
Actinomicosis
No
No
No
No
Amebiasis
(disentería)
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
Duración de la
enfermedad
Angina de
Vincent
No
No
No
No
Ántrax cutáneo
No
No
Sí
No
Pus
Duración de la
enfermedad
Ántrax
inhalación
No
No
Sí
Sí
Secreciones
respiratorias
Duración de la
enfermedad
Arbovirus
(Encefalitis)
No
No
No
No
Arbovirus
(Fiebre amarilla)
No
No
No
Sí
Sangre
Duración de la
estancia
Ascariasis
No
No
No
No
Aspergilosis
No
No
No
No
Babesiosis
No
No
,No
Sí
Sangre
Duración de la
enfermedad
Blastomicosis
No
No
No
No
Botulismo
No
No
No
No
Brucelosis
(lesiones
supuradas)
No
No
Sí
Sí
Pus
Duración de la
enfermedad
Candidiasis
No
No
No
No
171
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
CAPÍTULO 20
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Duración
aislamiento
Dengue
No
No
No
Sí
Sangre
Duración de la
estancia
Dermatomicosis
(tiña)
No
No
No
No
Difteria
cutánea
Sí
No
Sí
Sí
Exudado de
lesiones
Dos cultivos
negativos tras
finalizar el
tratamiento
Dos cultivos
nasofaríngeos
negativos tras
finalizar el
tratamiento
Enfermedad
Difteria
faríngea
Sí
No
Sí
Sí
Secreciones
respiratorias
Endometritis
(sepsis
puerperal)
Sí (1)
No
Sí
Sí
Flujo vaginal
24 h tras
comenzar el
tratamiento
Enfermedad
de Ritter
Sí
No
Sí
Sí
Exudado de
lesiones
Duración
de la
enfermedad
Enfermedad
por virus de
EbolaMarburg
Sí, con
ventilación
especial
Sí
Sí
Sí
Sangre, fluidos
corporales y
secreciones
respiratorias
Duración
de la
enfermedad
Enfermedad
de Lyme
No
No
No
No
Enterocolitis
necrotizante
No
No
Sí
Sí
Posiblemente
heces
Duración
de la
enfermedad
Epiglotitis por
Haemophilus
influenzae
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
24 h tras
comenzar el
tratamiento
Erisipeloide
No
No
No
No
Eritema
infeccioso
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
7 días tras el
inicio de la
enfermedad
Escaras y/o
heridas con
gran
supuración
Sí
No
Sí
Sí
Pus
Duración
de la
enfermedad
Escarlatina
Sí (1)
No
No
No
Secreciones
respiratorias
24 h tras
comenzar el
tratamiento
172
CAPÍTULO 20
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Duración
aislamiento
Esporotricosis
No
No
No
No
No, si la
S. aureus (piel,
supuración no
heridas y
desborda el
quemaduras)
apósito
No
Sí
Sí
Pus
Duración
de la
enfermedad
Estreptococias
No, si el
(piel, heridas y
apósito
quemaduras) contiene el pus
No
Sí
Sí
Pus
Duración
de la
enfermedad
Estrongyloidiasis
No
No
No
No
Posiblemente
las heces
Exantema
súbito
No
No
No
No
Fiebre por
mordedura
de rata
No
No
No
Sí
Sangre
Fiebre Q
No
No
No
No
Posiblemente
las secreciones
respiratorias
Fiebre
recurrente
(Borrelia sp)
No
No
No
Sí
Sangre
Fiebre por
rickettsias
No
No
No
No
Posiblemente
la sangre
Fiebre
reumática
No
No
No
No
Fiebre por
arañazo de gato
No
No
No
No
Fiebre
hemorrágica
(de Lassa)
Sí, con
ventilación
especial
Sí
Sí
Sí
Sangre,fluidos
corporales y
secreciones
respiratorias
Duración
de la
enfermedad
Fiebre tifoidea
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
Duración
de la
enfermedad
Forunculosis
estafilocócica
No (sí en RN)
No
,Sí
Sí
Pus
Duración
de la
enfermedad
Gastroenteritis
infecciosa
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
Duración
de la
enfermedad
173
24 h tras
comenzar el
tratamiento
Duración
de la
enfermedad
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Gonococia
No
No
No
No
Posiblemente
el exudado
Granulocitopenia
No
No
No
No
Gripe
No
No
No
No
Secreciones
respiratorias
Duración
de la
enfermedad
Hepatitis viral
enteral
Sí (1)
No
Sí
Sí
Posiblemente
las heces
7 días tras el
comienzo de
la ictericia
Hepatitis viral
parenteral
No
No
Sí
Sí
Sangre y
fluidos
corporales
Negativización del
antígeno
Herpangina
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
7 días tras el
comienzo de
la enfermedad
Herpes simple
diseminado o
primario (piel,
oral, genital)
Sí
No
Sí
Sí
Secreciones
de lesiones
infectadas
Duración
de la
enfermedad
Herpes simple
neonatal
Sí
No
Sí
Sí
Secreciones
de lesiones
infectadas
Duración
de la
enfermedad
Herpes simple
recurrente
(piel, oral,
genital)
No
No
No
Sí
Secreciones
de lesiones
infectadas
Hasta que las
lesiones se
hagan costras
Herpes zoster
(varicela-zoster)
en inmunodeprimidos
Sí
Sí
Sí
Sí
Secreciones
de lesiones
infectadas
Duración
de la
enfermedad
Herpes zoster
(varicela-zoster)
en inmunocompetentes
Sí (1)
No
No
Sí
Secreciones
de lesiones
infectadas
Hasta que las
lesiones se
hagan costras
Hidatidosis
No
No
No
No
Histoplasmosis
No
No
No
No
Impétigo
Sí (1)
No
Sí
Sí
Lesiones
24 h tras
comenzar el
tratamiento
174
Duración
aislamiento
CAPÍTULO 20
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Duración
aislamiento
Infección o
colonización
por
multirresistentes
Sí
Sí, si hay
afectación de
vía aérea
Sí
Sí
Según
localización
Cultivo
negativo sin
tratamiento
Infecciones
respiratorias en
niños
Sí
No
Sí
No
Secreciones
respiratorias
Duración
de la
enfermedad
Infección del
tracto urinario
(incluida
pielonefritis)
No
No
No
No
Legionelosis
No
No
No
No
Lepra
No
No
No
No
Leptospirosis
No
No
No
Sí
Sangre y orina
Linfogranuloma
venéreo
No
No
No
No
Posiblemente
el drenaje
Listeriosis
No
No
No
No
Malaria
No
No
No
Sí
Sangre
Melioidosis
No
No
No
No
Posiblemente
secreciones
respiratorias y
drenaje nasal
Meningitis
aséptica
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
7 días tras el
comienzo de
la enfermedad
Meningitis por
Haemophilus
influenzae
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
24 h tras el
comienzo del
tratamiento
Meningitis
meningocócica
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
24 h tras el
comienzo del
tratamiento
Meningitis
(otras)
No
No
No
No
Molluscum
contagiosum
No
No
No
No
175
Posiblementes
ecreciones
respiratorias
Duración de la
estancia
Duración
de la
enfermedad
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Mononucleosis
infecciosa
No
No
No
No
Posiblemente
secreciones
respiratorias
Mycoplasma
pneumoniae
No
No
No
No
Neumonía por
S. aureus o S.
grupo A
Sí
Sí
Sí
Sí
Secreciones
respiratorias
48 h tras el
comienzo del
tratamiento
Neumonía
meningocócica
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
24 h tras el
comienzo del
tratamiento
Neumonías en
adultos (otras)
No
No
No
No
Posiblemente
secreciones
respiratorias
Nocardiosis
No
No
No
No
Posiblemente
el drenaje de
las lesiones
Parotiditis
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
Pediculosis
Sí (1)
No
Sí
Sí
Peste
bubónica
No
No
Sí
Sí
Pus
3 días tras el
comienzo del
tratamiento
Peste
neumónica
Sí
Sí
Sí
Sí
Secreciones
respiratorias
3 días tras el
comienzo del
tratamiento
Pleurodinia
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
7 días tras
comienzo de
enfermedad
Poliomielitis
Sí (1)
No
Sí
Sí
Heces
7 días tras
comienzo de
enfermedad
Psittacosis
No
No
No
No
Posiblemente
secreciones
respiratorias
Rabia
Sí
Sí
Sí
Sí
Secreciones
respiratorias
176
Duración
aislamiento
9 días tras el
comienzo de la
inflamción
24 h tras el
Zona infectada comienzo del
tratamiento
Duración
de la
enfermedad
CAPÍTULO 20
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Duración
aislamiento
Rubéola*
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
7 días tras
comienzo del
rash
Rubéola
congénita
Sí
No
Sí
Sí
Orina y
secreciones
respiratorias
Ingreso
durante el
primer año
Sarampión
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
4 días tras
comienzo del
rash
Sarna
Sí (1)
No
Sí
Sí
Zona infectada
24 h tras
comienzo de
tratamiento
Schistosomiasis
No
No
No
No
Sepsis
meningocócica
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
24 h tras
comienzo de
tratamiento
Infección por
VIH
Sí (1)
No
Sí
Sí
Sangre y
fluidos
corporales
Duración
de la
enfermedad
Sífilis
mucocutánea
No
No
No
Sí
Sangre y
secreción de
las lesiones
24 h tras
comienzo de
tratamiento
Teniasis
No
No
No
No
Posiblemente
las heces
Tétanos
No
No
No
No
Tifus endémico
y epidémico
No
No
No
No
Posiblemente
la sangre
Tos ferina
Sí
Sí
No
No
Secreciones
respiratorias
7 días tras
comienzo de
tratamiento
Toxoplasmosis
No
No
No
No
Tricomoniasis
No
No
No
No
Trichuriasis
No
No
No
No
Triquinosis
No
No
No
No
Tuberculosis
extrapulmonar
(lesiones
supuradas)
No
No
Sí
Sí
Pus
Duración del
drenaje
177
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Enfermedad
Habitación
individual
Mascarilla
Bata
Guantes
Productos
infectados
Duración
aislamiento
Núcleos
goticulares
2-3 semanas
tras comienzo
del tto. (en
caso de
resistencia a
tto. hasta
baciloscopia
negativa)
Tuberculosis
pulmonar o
laríngea
(con sospecha)
Sí, con
ventilación
especial
Sí
Sí
No
Tularemia
(lesiones
supuradas)
No
No
Sí
Sí
Posiblemente Duración de la
pus
enfermedad
Varicela
Sí
Sí
Sí
Sí
Hasta que
Secreciones
todas las
respiratorias y
lesiones sean
de las lesiones
costras
Nota:
* Las trabajadoras embarazadas pueden necesitar recomendaciones
especiales.
(1)En epidemias, si no se puede usar habitación individual, agrupar a los
afectados en una misma zona.
178
Capítulo 21
NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE
PACIENTES CON
TUBERCULOSIS (TBC)
PULMONAR O LARÍNGEA
ACTIVAS
CAPÍTULO 21
NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE PACIENTES CON TUBERCULOSIS
(TBC) PULMONAR O LARÍNGEA ACTIVAS
En muchos países desarrollados se mantienen incidencias de TBC
muy superiores a las que se esperarían en función de la mejora de las
condiciones de vida, de los servicios sanitarios y de los niveles de
salud de la población, lo que justifica la existencia de programas
específicos de control.
21.1. PREGUNTAS HABITUALES ACERCA DE LA TUBERCULOSIS EN
EL MEDIO HOSPITALARIO
- ¿Cuál es el mecanismo de adquisición de la tuberculosis?
La infección tuberculosa se adquiere por inhalación de bacilos
tuberculosos contenidos en los núcleos goticulares, originados por
desecación de las secreciones respiratorias expelidas por pacientes
capaces de aerosolizar partículas que contengan bacilos en su interior.
- ¿Es fácil infectarse estando en contacto con un enfermo?
La probabilidad de que una persona expuesta se infecte depende de la
concentración en el aire de partículas infectadas, que a su vez depende
del número de microorganismos generados por el paciente, de la
ventilación en el área de exposición y del tiempo de exposición.
- ¿Cualquier tuberculosis puede ser transmitida?
No, sólo hay riesgo de adquisición frente a tuberculosis pulmonar y
laríngea activas.
- ¿Quién tiene más riesgo de adquirir la infección?
Todo trabajador sanitario, paciente o visitante que entre en contacto
con un paciente con tuberculosis pulmonar o laríngea no
diagnosticada, que no esté bajo tratamiento antituberculoso efectivo ni
hospitalizado en una habitación de aislamiento.
21.2. MEDIDAS FUNDAMENTALES PARA EL CONTROL DE LA
TUBERCULOSIS EN EL MEDIO HOSPITALARIO
1.
2.
3.
4.
Identificación precoz
Tratamiento adecuado
Aislamiento respiratorio
Control de los grupos de riesgo
181
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
21.2.1 Identificación precoz
Para conseguir una identificación precoz se deben tener en cuenta las
siguientes consideraciones:
- Rápida detección de los casos de enfermedad tuberculosa con
baciloscopia positiva.
- Detectar los casos de infección tuberculosa mediante la realización de
la prueba de Mantoux:
a. Cuando existe sospecha clínica de tuberculosis.
b. En los contactos de enfermos con tuberculosis pulmonar o laríngea.
c. En los grupos de riesgo.
En la Figura 1 se describe el algoritmo de actuación ante un paciente con
sospecha de tuberculosis pulmonar.
Figura 1. Actuación ante un caso sospechoso de TBC pulmonar
182
CAPÍTULO 21
21.2.2 Tratamiento adecuado
- Iniciar el tratamiento lo antes posible ante una sospecha de TBC.
- Detectar los casos de TBC "resistente" ante fracasos terapéuticos.
- Los pacientes deben seguir el tratamiento hasta la curación
completa de la TBC, para evitar recidivas y cortar la cadena de
transmisión de la enfermedad.
21.2.2.1 Tratamiento Directamente Observado (TDO) y Hospitalización
Terapéutica Obligatoria (HTO)
El personal médico y de enfermería que atiende al paciente con
TBC, debe asegurar la adherencia del mismo al tratamiento.
En aquellos pacientes en que, por su desestructuración social
(indigencia, alcoholismo, drogadicción, VIH, enfermedad psiquiátrica,
analfabetismo, etc.), se tenga sospecha o antecedentes de no
adherencia a los tratamientos o incapacidad para aceptar el
seguimiento del mismo por la vía normalizada, se puede recurrir a la
Unidad Móvil de Tratamiento Directamente Observado (TDO) para la
valoración del caso. Esta Unidad depende de Cruz Roja Española y se
puede acudir a la Unidad de Epidemiología del Servicio de Medicina
Preventiva (4ª norte - Tfno: 3424) para que tramite el proceso.
En situaciones extremas (el paciente rechaza el aislamiento o se va
del hospital antes de la finalización del mismo, negativa expresa del
paciente a adherirse al tratamiento, etc) en que la salud pública pueda
peligrar y siempre que esté plenamente justificado, se puede acudir a
la Hospitalización Terapéutica Obligatoria (HTO), según el protocolo
que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha
establecido. Será el médico responsable del control clínico del
enfermo el que comunique la situación a la gerencia del centro
hospitalario y documente la necesidad de HTO para el paciente
afectado. Bien a través de la gerencia del hospital directamente, o a
través de otra vía alternativa, la petición de iniciar expediente de
Resolución-HTO deberá por último llegar al Servicio de Salud Pública
del Área correspondiente, que será la Unidad responsable de iniciar
los trámites.
183
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
21.2.3 Aislamiento respiratorio
Indicación de aislamiento
Suspensión del aislamiento
- Sospecha de TBC pulmonar o laríngea
- Baciloscopia negativa (tres muestras en días
consecutivos)
- TBC confirmada
- Establecimiento de diagnóstico alternativo
- Alta y control domiciliario
- Dos semanas de tratamiento adecuado
- Descenso del número de
baciloscopia (tres muestras)
bacilos
en
La duración prevista del aislamiento será de, al menos, 14 días desde
el inicio del tratamiento y siempre según criterio del facultativo que lo
atiende. Este tipo de aislamiento incluye las medidas descritas en el
capítulo que aborda las precauciones de aislamiento en pacientes con
enfermedades infecto-contagiosas (Véase Capítulo 20; Tabla 3).
Se debe explicar al paciente el motivo de su aislamiento e
instruirlo para que se cubra la nariz y la boca cuando tosa o
estornude y no salga de la habitación sin mascarilla (en este caso
es suficiente una mascarilla quirúrgica).
21.3 NOTIFICACIÓN DE CASOS DE TUBERCULOSIS
La tuberculosis es una Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO), y como
tal debe notificarse cada caso que se detecte en el hospital, incluyendo aquellas
formas no transmisibles de TBC (meníngea, ósea, urinaria, etc). El Servicio de
Medicina Preventiva es informado de los casos, bien sea a través del laboratorio
de Microbiología que comunica los resultados positivos, o a través de los
médicos responsables de los pacientes con sospecha de enfermedad
tuberculosa, y realiza la encuesta epidemiológica al paciente, a través del
Protocolo de Notificación de Casos de Tuberculosis de la Consejería de
Sanidad de la Comunidad de Madrid.
La notificación debe indicar si los casos son positivos bacteriológicamente o si el
diagnóstico se basa en la reacción tuberculínica positiva y/o en signos clínicos,
radiológicos o de ambos tipos. Los departamentos de salud deben llevar un
registro actualizado de los enfermos que necesitan tratamiento y participar de
forma activa en la planificación y vigilancia de la evolución de la terapia.
Los apartados que contempla el protocolo son los siguientes:
- Datos del notificador
- Situaciones de riesgo asociadas
- Datos de identificación del caso
- Datos de seguimiento
- Datos sobre el diagnóstico
- Estudio de contactos
- Datos de laboratorio
- Observaciones
184
Capítulo 22
NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE
PACIENTES CON MENINGITIS
CAPÍTULO 22
NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE PACIENTES CON MENINGITIS
Todo caso de meningitis, sospechoso o confirmado e independientemente
del agente causal, debe ser comunicado al Servicio de Medicina Preventiva
para su valoración y posterior notificación. (4ª Norte. Tfno: 3424)
Aunque la meningitis puede afectar a personas de cualquier edad, es
preferentemente una enfermedad infantil. El primer paso en la
aproximación al manejo de la meningitis consiste en determinar si existe
o no la enfermedad. El siguiente es intentar establecer un diagnóstico
etiológico, diferenciando las meningitis víricas de las bacterianas.
22.1 MENINGITIS BACTERIANAS
22.1.1 Meningitis meningocócica (Neisseria meningitidis)
22.1.1.1 Epidemiología
- La enfermedad meningocócica engloba un conjunto de cuadros
clínicos, siendo las formas más comunes de presentación la
meningitis, la septicemia o la combinación de ambas.
- Es la primera causa de meningitis bacteriana en el niño y la segunda
en el adulto.
- Hay un 10% de portadores faríngeos de Neisseria meningitidis.
- Mecanismo de transmisión: por gotas (Véase Capítulo 20, Tabla 1).
- Periodo de incubación: puede variar de 2 a 10 días.
- Periodo de transmisibilidad: persiste hasta que los meningococos
desaparecen de las secreciones de nariz y boca. Por lo general,
después de un tratamiento antibiótico adecuado, los meningococos
desaparecen de la nasofaringe a las 24 horas de iniciado el
tratamiento.
22.1.1.2 Actuación del Servicio de Medicina Preventiva
Cuando el Servicio de Medicina Preventiva es informado de la
existencia de un caso, sospechoso o confirmado, de enfermedad
meningocócica realiza las siguientes actuaciones:
- Aislamiento del paciente (Véase Capítulo 20, Tabla 1), si aún no tiene
tratamiento antibiótico adecuado o lleva menos de 24 horas con
antibióticos, y tramitación de la orden de aislamiento con el Servicio
de Admisión (Véase Anexo 3).
- Entrega de las precauciones de aislamiento al personal que lo
atiende.
187
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Determinar si se trata de una meningitis nosocomial o
extrahospitalaria.
- Cumplimentación de la encuesta epidemiológica, es decir, recogida
de información sobre:
· identificación del caso
· datos de interés epidemiológico
· características clínicas y evolución
· resultados de microbiología
· entrevista con el médico responsable y con la familia si es necesario
- Notificación inmediata (telefónica) del caso a la Sección de
Epidemiología del Área Sanitaria 7 (EDO individualizada y urgente)
para tomar las medidas pertinentes de:
· vigilancia ➔ aparición de nuevos casos o relación con otros ya
existentes.
· control ➔ quimioprofilaxis y/o vacunación en el colectivo donde
ha ocurrido el caso, convivientes y contactos (Véase definición
de contacto en el apartado 22.3).
- Si se trata de un caso nosocomial se comunica a la Dirección
Médica y se adoptan las medidas de vigilancia y control oportunas.
- Seguimiento del paciente para conocer su evolución y valorar el
cumplimiento de las condiciones de aislamiento establecido.
El manejo de los familiares del caso, a efectos de vacunación y/o
quimioprofilaxis deberá ser realizado por el médico/s responsable/s
del mismo.
Los responsables de Salud Pública caracterizarán a los contactos
(no familiares) del caso y organizarán su quimioprofilaxis.
Quimioprofilaxis a los contactos íntimos del caso.
Vacunación si procede.
188
CAPÍTULO 22
22.1.2 Meningitis neumocócica (Streptococcus pneumoniae)
22.1.2.1 Epidemiología
Streptococcus pneumoniae ocasiona neumonías, otitis media aguda,
meningitis y sinusitis en los niños y, en lactantes, es causa de
bacteriemia. El reservorio se encuentra en el tracto respiratorio
superior del hombre. Existen portadores asintomáticos del
microorganismo.
- Mecanismo de transmisión: por contacto de gotitas respiratorias
diseminadas (Véase Capítulo 20).
- Periodo de incubación: de 1 a 3 días.
- Periodo de transmisibilidad: mientras el neumococo se encuentre
en las secreciones respiratorias pero, por lo general, después de 24
horas de tratamiento antibiótico adecuado deja de ser contagioso.
22.1.2.2 Actuación del Servicio de Medicina Preventiva
La enfermedad se presenta como casos aislados y no es necesario
aislar al paciente ni llevar a cabo ninguna acción sobre los
contactos del enfermo.
- Notificación individualizada del caso a la Sección de Epidemiología
del Área Sanitaria 7 (EDO individualizada).
- Cumplimentación de la encuesta epidemiológica.
22.1.3 Meningitis por Haemophilus influenzae tipo b
22.1.3.1 Epidemiología
- Haemophilus influenzae (Hib) causa dos tipos de enfermedad:
invasora (las meningitis representan generalmente el 50%) y no
invasora.
- El único reservorio es el tracto respiratorio superior del hombre.
- Los niños susceptibles de padecer la enfermedad son aquellos que
no poseen un número suficiente de anticuerpos frente a Hib. El
recién nacido hasta los 2-3 meses de edad se encuentra protegido
por los anticuerpos maternos.
- A partir de los 2-3 meses de edad aumenta la incidencia de la
enfermedad hasta los 5 años.
- A partir de los cinco años se desarrolla inmunidad natural contra el Hib.
- Mecanismo de transmisión: por contacto directo o a través de la
inhalación de gotitas de las secreciones de las vías respiratorias
189
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
(Véase Capítulo 20, Tabla 4).
- Periodo de incubación: de 2 a 4 días.
- Periodo de transmisibilidad: se desconoce, pero puede durar
mientras el microorganismo esté presente en las vías respiratorias
superiores. La enfermedad deja de ser transmisible al cabo de 2448 horas de iniciar el tratamiento con antibióticos.
22.1.3.2 Actuación del Servicio de Medicina Preventiva
- Notificación inmediata (telefónica) del caso a la Sección de
Epidemiología del Área Sanitaria 7 (EDO individualizada y urgente).
- Aislamiento del paciente (Véase Capítulo 20, Tabla 4) si aún no tiene
tratamiento antibiótico adecuado o lleva menos de 24 horas con
antibióticos y tramitación de la orden de aislamiento con el Servicio
de Admisión (Véase Anexo 3).
- Entrega de las precauciones de aislamiento al personal que lo
atiende.
- Realización de encuesta epidemiológica e investigación de
contactos.
- Información a la familia.
El manejo de los familiares del caso, a efectos de vacunación y/o
quimioprofilaxis deberá ser realizado por el médico/s responsable/s
del mismo.
Quimioprofilaxis con rifampicina de los contactos íntimos (Véase
apartado 22.3) en aquellos hogares que incluyen por lo menos un
contacto menor de 5 años no vacunado, con vacunación incompleta
o inmunodeprimido aunque esté vacunado.
Vacunación a los contactos íntimos menores de 5 años.
22.1.4 Otras meningitis bacterianas
Otras bacterias que, con escasa frecuencia, pueden producir meningitis son:
Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis, Pseudomonas
aeruginosa, Listeria monocytogenes, etc.
- Las actuaciones serán las mismas que en el caso de la meningitis
neumocócica (Véase apartado 22.1.1.2).
190
CAPÍTULO 22
22.2 MENINGITIS VÍRICAS
Las actuaciones serán las mismas que en el caso de la meningitis
neumocócica, es decir, no requieren aislamiento ni medidas especiales de
control, salvo su notificación. En caso de brote epidémico se deberá
hacer una notificación urgente.
22.3 DEFINICIÓN DE CONTACTO ÍNTIMO
Aquellas personas que en los 10 días previos al diagnóstico de un caso,
cumplen alguna de las siguientes características:
1. Convivientes del domicilio del enfermo.
2. Expuestos a las secreciones orales del enfermo (respiración boca a
boca, besos, intubación traqueal, etc.).
3. Comparten utensilios de higiene bucal, cubertería, alimentos, etc.
4. En escuelas infantiles se extiende a todos los niños, siempre que
compartan alguna actividad en el centro.
5. Personas que, aun no viviendo en el mismo domicilio, tengan
contactos próximos y repetidos con el enfermo (en general durante
más de 4 horas al día).
191
Capítulo 23
NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE
PACIENTES CON VARICELA
CAPÍTULO 23
NORMAS DE ACTUACIÓN ANTE PACIENTES CON VARICELA
Es una enfermedad altamente contagiosa; los contactos susceptibles
deben considerarse potencialmente infectantes de 10 a 21 días después
de la exposición. Todo caso de varicela, sospechoso o confirmado, debe
ser comunicado al Servicio de Medicina Preventiva. (4ª Norte. Tfno: 3424)
La varicela es una enfermedad producida por el virus varicela zoster
(VVZ), perteneciente a la familia de los herpesvirus, siendo una de las
enfermedades exantemáticas más frecuentes de la infancia.
23.1 EPIDEMIOLOGÍA
- Es una enfermedad altamente contagiosa, con tasas de ataque
secundario de hasta 70-90% de las personas susceptibles que
conviven en el mismo domicilio.
- En España el 90-95% de las personas contraen la enfermedad antes de
los 20 años de edad, con una incidencia máxima entre los 5 y los 14 años.
- El 95% de los adolescentes tienen anticuerpos frente a VVZ.
- En ocasiones, y en especial en adultos, la fiebre y el cuadro
generalizado pueden ser graves, siendo mayor la mortalidad en
adultos.
- El único reservorio de VVZ es el ser humano.
23.1.1 Mecanismo de transmisión
- Es una de las enfermedades que se transmiten con mayor facilidad,
especialmente en las primeras etapas de la erupción. El zóster tiene
una tasa de transmisión mucho menor.
- Se transmite:
1. Por contacto directo con el líquido de las vesículas o con las
secreciones respiratorias mediante transmisión por gotas (gotitas
eliminadas al toser, estornudar, hablar, etc).
2. Indirectamente:
- Por transmisión aérea de:
· líquido de las vesículas del enfermo
· secreciones de las vías respiratorias del enfermo
· líquido de las vesículas en el caso del herpes zoster
- Por objetos recién contaminados por secreciones de las vesículas
y membranas mucosas de las personas infectadas.
195
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
23.1.2 Periodo de incubación
De dos a tres semanas, siendo lo más habitual entre 13 y 17 días.
23.1.3 Periodo de transmisibilidad
- Desde 3 días antes de la aparición de la erupción de varicela hasta que
todas las lesiones estén en fase de costra (aproximadamente entre 5
y 7 días después de la aparición de las lesiones vesiculopustulosas).
- A efectos de actuación se considera contacto susceptible de padecer
la enfermedad a aquel sujeto que:
· No tenga evidencias clínicas de haber pasado la varicela.
· No tenga evidencias serológicas de haber pasado la varicela.
· Desconozca ambas cosas.
- Individuo expuesto en el hospital (pacientes, personal, visitas):
· Comparte habitación con un enfermo durante el periodo de
transmisibilidad.
· No se considera expuesto si el contacto se ha producido de forma
esporádica y en espacios abiertos (cafetería, pasillos, etc).
- Los contactos susceptibles deben considerarse potencialmente
infectantes de 10 a 21 días después de la exposición.
23.2 ACTUACIÓN DEL SERVICIO DE MEDICINA PREVENTIVA
Erupción vesículas
Lesiones en fase de costra
días
3
0
5-7
21
Periodo de transmisibilidad
Periodo de transmisibilidad (potencial) de los
contactos susceptibles
196
CAPÍTULO 23
CASO ÍNDICE
- Aislamiento estricto del paciente, es decir, aislamiento respiratorio y
de contacto (Véase Capítulo 20) y tramitación de la orden de
aislamiento con el Servicio de Admisión (Véase Anexo 3).
- Entrega de las precauciones de aislamiento al personal que lo atiende.
- Notificación a la Sección de Epidemiología del Área Sanitaria 7 (EDO
numérica semanal) (Véase Capítulo 27).
EXPUESTOS EN EL MEDIO HOSPITALARIO
- Identificación de expuestos.
- Valoración de la susceptibilidad ➔ valoración clínica y serológica.
- Cuarentena (medidas de aislamiento estricto): a los contactos
susceptibles, durante un periodo de 7 a 21 días después de la exposición.
- Valorar el estado inmunológico del contacto susceptible.
INMUNOPROFILAXIS
- Gammaglobulina: administrada dentro de las 96 horas del contacto;
cuanto antes se administre mayor es su efectividad.
- Indicaciones:
- Inmunodeprimidos susceptibles en contacto estrecho con el caso índice.
- Embarazadas susceptibles y expuestas al caso índice.
- Recién nacidos de madres con varicela 5 días antes ó 2 días después
del parto.
- Prematuros expuestos de menos de 28 semanas o menos de 100 gr,
independientemente de la historia de varicela materna.
- Prematuros expuestos, de más de 28 semanas, de madre no
inmunizada frente a VVZ (no ha padecido la enfermedad).
PERSONAL SANITARIO EXPUESTO
Deben acudir al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.
Todo caso de varicela, sospechoso o confirmado, debe ser
comunicado al Servicio de Medicina Preventiva para su valoración
y posterior notificación (4ª Norte. Tfno: 3424)
197
Capítulo 24
GUÍA PARA EL CONTROL DE LA
INFECCIÓN POR
Staphycococcus aureus
RESISTENTE A METICILINA
(SAMR) EN EL HOSPITAL
CAPÍTULO 24
GUÍA PARA EL CONTROL DE LA INFECCIÓN POR Staphylococcus
aureus RESISTENTE A METICILINA (SAMR) EN EL HOSPITAL
Existen argumentos clínicos, terapéuticos y epidemiológicos que
apoyan la necesidad y utilidad de los programas de prevención y
control de estas infecciones en los hospitales.
24.1 SAMR: RELEVANCIA
- El SAMR es uno de los principales microorganismos responsables de
infecciones nosocomiales.
- Una vez introducido en el hospital, afecta a personas con los siguientes
factores de riesgo:
· Estancias prolongadas en el hospital
· Tratamientos antimicrobianos previos
· Estancia en UCI
· Úlceras por presión
· Procedimientos invasores
· Edad avanzada o recién nacidos
· Enfermedades debilitantes
- Se difunde rápidamente entre pacientes, pudiendo provocar un brote.
- Los pacientes colonizados, y en menor grado el personal hospitalario,
actúan como reservorios de SAMR y, conjuntamente con pacientes
clínicamente infectados, favorecen la diseminación del microorganismo.
- Muchos hospitales españoles han presentado en los últimos años brotes
epidémicos por SAMR, y se encuentran actualmente en situación de
endemia, sin haber erradicado totalmente la infección, siendo nuestro
hospital un claro ejemplo.
- El coste que ocasiona mantener un programa de vigilancia y control
siempre es menor que el que inevitablemente ocasionaría la ignorancia
o la desatención al riesgo de aparición de brotes por SAMR.
- La morbilidad y la mortalidad asociada a las infecciones por SAMR es
importante, especialmente en caso de bacteriemia.
- Puede hallarse colonizando piel o zonas más abiertas del cuerpo.
201
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- La colonización no produce efectos nocivos; la infección puede
conducir a una bacteriemia fatal, endocarditis o neumonía.
- Limitadas opciones terapéuticas. La vancomicina y la teicoplanina son,
por el momento, las mejores opciones terapéuticas, pero no están libres
de inconvenientes: alto coste, necesidad de vigilancia y riesgo de
favorecer resistencias por el uso extendido.
24.2 MEDIDAS DE CONTROL DE LOS PACIENTES CON SAMR
Medicina Preventiva inicia la estrategia de control de un nuevo caso cuando
recibe aviso de la existencia de un portador o infectado con SAMR. Esta
información puede proceder de diferentes fuentes y los pasos a seguir a
partir de ese momento se describen a continuación.
24.2.1 Microbiología comunica a Medicina Preventiva un cultivo
positivo, independientemente del foco.
- Aislamiento de contacto (véase Capítulo 20) del paciente infectado.
Medicina Preventiva emite una orden escrita de aislamiento que el
Servicio de Admisión tramita (véase Anexo 3).
- Entrega de precauciones de aislamiento para incluir en la historia del
paciente (véase Anexo 5).
- En Cuidados Críticos, si no es posible el aislamiento individual, se
debe ubicar al paciente en un extremo de la sala, separado del resto
por mampara o biombo.
- Control microbiológico para valorar el estado de portador de SAMR
(muestras: faringe, nasal, ingle, periné y axila) y envío de las muestras
al laboratorio del Servicio de Medicina Preventiva (4ª Norte).
- Tratamiento empírico de descolonización del estado de portador
durante 5 días (véase Anexo 5).
- Nueva toma de muestras 24 horas después de finalizar el tratamiento
y envío al laboratorio de Medicina Preventiva.
- Si el paciente resulta ser portador, Medicina Preventiva mantendrá el
aislamiento de contacto y el tratamiento descolonizador, realizando
toma de muestras periódicamente hasta que considere que el
paciente puede ser desaislado.
- Si las muestras de portador son negativas Medicina Preventiva
valorará la posibilidad de desaislamiento en función de la evolución
del foco infectado.
- Cuando el paciente pueda ser desaislado se tramitará una orden de
desaislamiento con el Servicio de Admisión.
202
CAPÍTULO 24
24.2.2 El laboratorio de Medicina Preventiva recibe una muestra del
screening de portador de Cuidados Críticos positiva para SAMR.
Las Unidades de Cuidados Críticos del Hospital (Críticos I y II),
teniendo en cuenta la gravedad y mayor susceptibilidad de sus
pacientes, realizan un screening semanal para detectar portadores de
SAMR, tomando muestras de tres localizaciones (nasal, faringe y axila).
- Los pasos a seguir ante un portador de UCI son los mismos descritos
en el apartado 24.2.1.
24.3 TRASLADO DE PACIENTES CON SAMR
24.3.1 Dentro del hospital
El aislamiento por SAMR no debe perjudicar ningún procedimiento
diagnóstico o terapéutico que el paciente precise para su
recuperación.
- Se evitará al mínimo el traslado de estos pacientes fuera de la
habitación donde estén aislados.
- Si es preciso realizarles alguna prueba o tratamiento que requiera su
traslado (diálisis, rehabilitación, etc) deben seguirse las normas
descritas en el Anexo 6.
24.3.2 Fuera del hospital
- Aunque esté aislado, el paciente podrá irse de alta cuando su
situación clínica lo permita.
- Cuando el paciente vaya a ser trasladado a otro hospital deberá
advertirse de la situación del mismo para que se adopten las medidas
adecuadas.
24.4 OTROS MICROORGANISMOS MULTIRRESISTENTES (MR)
El Servicio de Microbiología comunica a Medicina Preventiva todos
aquellos cultivos que son positivos para microorganismos
multirresistentes cuyo mecanismo de transmisión es de contacto. Estos
microorganismos están sujetos a normas de actuación y vigilancia,
aunque en Cuidados Críticos no es necesario realizar un screening.
Los pasos a seguir ante un nuevo caso son los descritos en el apartado
24.2.1. y las precauciones y el tratamiento están descritos en el Anexo 7.
203
Capítulo 25
ACTUACIÓN ANTE UN
CASO DE
TOXIINFECCIÓN
ALIMENTARIA
CAPÍTULO 25
ACTUACIÓN ANTE UN CASO DE TOXIINFECCIÓN ALIMENTARIA
Una toxiinfección alimentaria es "cualquier síndrome originado por la
ingesta de productos alimentarios contaminados por una cantidad
suficiente de sustancias tóxicas o de microorganismos patógenos".
Pueden distinguirse tres mecanismos por los que los alimentos
contaminados llegan a ser fuente infectante:
- Alimento previamente contaminado.
- Alimento contaminado durante la elaboración.
- Alimento contaminado después de la elaboración (conservación).
En la Tabla 1 se enumeran los microorganismos más frecuentemente
asociados a toxiinfección y el alimento en el que se suelen encontrar.
Tabla 1. Microorganismos más frecuentes y alimentos implicados
MICROORGANISMO
Salmonella
Staphylococcus aureus
Clostridium perfringens
Campylobacter yeyuni
Shigella
Bacillus cereus
Vibrio parahaemolyticus
ALIMENTO
Pollo, huevos, carne picada, leche
cruda, ensaladilla rusa, mayonesa
Ensaladilla rusa, repostería
Carne, pollo, platos precocinados
Leche cruda, pollo, marisco
Ensaladilla rusa
Arroz precocinado
Marisco
Se habla de BROTE EPIDÉMICO cuando dos o más individuos
manifiestan la misma enfermedad, la clínica comienza en el
término de unas pocas horas o días, excretan el mismo patógeno y
han ingerido un alimento común.
- No obstante, un caso único sospechoso de botulismo, envenenamiento
por hongos, intoxicación paralítica por mariscos u otra afección rara, o
bien, un caso de una enfermedad que decididamente se relacione con el
consumo de un alimento, debe considerarse como un brote y justifica una
investigación detenida.
207
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
25.1 ACTUACIÓN DEL SERVICIO DE MEDICINA PREVENTIVA
El Servicio de Medicina Preventiva es informado por parte de
Microbiología y/o del médico responsable, de la existencia de un caso de
toxiinfección alimentaria. Las actuaciones que lleva a cabo a partir de ese
momento son las siguientes:
- Realización de estudio epidemiológico (encuesta epidemiológica del
colectivo expuesto) para confirmar la existencia de un brote de
intoxicación alimentaria, determinar la fuente y vehículo de transmisión
responsable e identificar el posible microorganismo causal. Los ítems
que contempla la encuesta son los que se describen en la Tabla 2.
- Notificación de la sospecha de brote epidémico a la Sección de
Epidemiología del Área 7, que confirmará la existencia del mismo y
contactará con los afectados.
Tabla 2. Información que debe recogerse en la entrevista con el paciente.
- Lugar donde se adquirió el
alimento sospechoso (nombre y
dirección)
- Clínica (periodo de incubación,
signos, síntomas, duración,
evolución) y
microbiología
(coprocultivo)
- Número de casos conocidos y
número de personas expuestas
- Nombre y apellidos del caso
- Dirección y teléfono de un
afectado al menos
- Fecha y hora de la ingesta
sospechosa
- Fecha y hora del comienzo de
los síntomas
- Ingesta realizada en las 72 horas
previas al inicio de la clínica
208
Capítulo 26
ACTUACIONES ANTE
PACIENTES CON PARÁSITOS
CAPÍTULO 26
ACTUACIONES ANTE PACIENTES CON PARÁSITOS
Los piojos no vuelan ni saltan ni se arrastran. Su transmisión es
exclusivamente por contacto directo, pudiendo pasar con mucha
facilidad de una persona a otra por proximidad o a través del
intercambio de objetos personales contaminados.
Todo caso de pediculosis debe ser comunicado al Servicio de
Medicina Preventiva para su valoración y aislamiento.
(4ª Norte. Tfno: 3424)
La pediculosis es una ectoparasitosis ocasionada por los piojos, parásitos
que no reconocen barreras geográficas, socioeconómicas o culturales.
- Por su localización en el hombre puede hablarse de tres variedades:
· Piojo de la cabeza (Pediculus humanus capitis)
· Piojo del cuerpo (Pediculus humanus corporis)
· Piojo del pubis o ladilla (Phitirus pubis)
- Las tres variedades son muy parecidas aunque varía el ciclo vital de
cada una y por lo tanto la reproducción de la enfermedad.
- La hembra pone los huevos o liendres en el pelo en la variedad capitis
y pubis, pero la variedad corporal los pone en la ropa.
- Así, mientras que las pediculosis corporales están íntimamente
relacionadas con la mala higiene, no ocurre lo mismo con las
pediculosis de la cabeza.
26.1 MECANISMO DE TRANSMISIÓN
- Piojo de cabeza y cuerpo: por contacto directo con la persona infestada
o con los objetos que haya usado ésta.
- Piojo de pubis: por contacto sexual.
26.2 PERIODO DE TRANSMISIBILIDAD
- Mientras haya piojos vivos en la persona infestada o en fómites.
211
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
La infestación por piojos en la cabeza y en el pubis requiere
tratamiento antiparasitario, no siendo necesario en el caso de la
variedad corporal, donde la atención habrá que ponerla en la higiene
de las ropas mediante lavado y secado a altas temperaturas. También
se eliminan los parásitos si se mantienen dentro de una bolsa de
plástico cerrada durante 10-15 días.
26.3 PEDICULOSIS DE LA CABEZA
- Es la infestación más frecuente.
- Afecta a todos los estratos sociales, no asociándose a la falta de higiene.
- Es más frecuente en la edad infantil.
- Puede aparecer a lo largo de todo el año, aunque los brotes suelen ser
más frecuentes al inicio del curso escolar.
- Los piojos de la cabeza son pequeños insectos, de unos 2 mm de
largo, "sin alas".
- La hembra del piojo tiene una vida aproximada de un mes, durante el
cual pone entre 7 y 10 huevos (liendres) al día.
- Las liendres (aspecto nacarado y adheridos firmemente al pelo) se
localizan fundamentalmente cerca de la nuca y detrás de las orejas,
y crecen y se multiplican muy rápido, originando al cabo de unas dos
semanas nuevos insectos adultos.
- Los piojos son parásitos humanos que necesitan para subsistir
alimentarse de sangre humana, por lo que no pueden sobrevivir más
de un día o dos fuera de la cabeza.
- Producen picor e irritación en la piel. El rascado puede facilitar la
infección bacteriana de las lesiones.
- Los piojos no vuelan ni saltan ni se arrastran. Su transmisión es
exclusivamente por contacto directo, pudiendo pasar con mucha
facilidad de una persona infestada a otra por proximidad (cabezacabeza) o a través del intercambio de objetos personales contaminados
(almohadas, peines, horquillas, gorras, etc.).
26.4 ACTUACIÓN ANTE LA SOSPECHA DE PEDICULOSIS
- Consulta a Dermatología: para que confirme el diagnóstico y paute el
tratamiento.
- Notificar a Medicina Preventiva (4ª Norte. Tfno: 3424).
212
CAPÍTULO 26
- En general es recomendable el aislamiento del paciente 24 horas
desde que se inicia el tratamiento, así como adoptar, durante todo el
proceso, las precauciones de contacto necesarias para evitar la
transmisión a otros pacientes.
26.5 TRATAMIENTO
- Sólo debe aplicarse a individuos afectados y a aquellas personas que
presenten un riesgo inmediato (familia, convivientes, etc).
- Nunca deben utilizarse tratamientos antiparasitarios "para prevenir";
podrían generarse resistencias.
- No se ha documentado el beneficio clínico de la aplicación de vinagre
diluido.
- La cabeza no ha de ser rasurada por el hecho de tener piojos.
- Utilizar guantes, bata o delantal de plástico y gorro protector.
- Aplicar el producto exclusivamente en el pelo, desde el cuero cabelludo
hasta las puntas.
- Quitar las liendres con la mano o mediante un peine de púa fina.
- Ningún producto tiene eficacia absoluta, por lo que es preciso examinar
cuidadosamente el cabello al finalizar el tratamiento por si sobreviven las
liendres y fuera necesaria otra aplicación y, periódicamente mientras
dure la hospitalización.
- Precaución ante el uso de pediculicidas en situaciones especiales:
niños menores de 2 años, embarazadas, ancianos y alérgicos al
producto.
26.6 CONTROL DE FÓMITES
- Evitar que el paciente comparta objetos personales de aseo así como
accesorios para el cabello y almohadas.
- Si lleva el pelo largo deberá tenerlo atado en una cola o trenzado.
- Cepillos, peines y adornos pueden desinfectarse sumergiéndolos en
agua hirviendo durante 10 minutos.
- Los objetos personales del paciente expuestos a los piojos así como
abrigos y prendas que no se puedan lavar pueden ser colocados en
una bolsa plástica cerrada herméticamente durante dos semanas. Así
se asegura la completa eliminación de piojos y liendres.
213
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
- Cambio de ropa del paciente y de a diario (la ropa contaminada deberá
transportarse en doble bolsa cerrada para su posterior lavado).
- Uso individual del material para la higiene del paciente, así como el
material reutilizable no crítico: termómetro, esfigmomanómetro, etc.
26.7 EDUCACIÓN SANITARIA AL ALTA
- Consultar con su médico ante una nueva aparición de piojos.
- Usar productos de tratamiento con más frecuencia de la recomendada
podría ocasionar graves efectos colaterales puesto que son pesticidas.
- Es conveniente usar champús neutros o normales sin acondicionador
durante dos semanas después del tratamiento y evitar el uso de tinte
para cabello, gel o spray.
214
Capítulo 27
ENFERMEDADES DE
DECLARACIÓN OBLIGATORIA
(EDO)
CAPÍTULO 27
,ENFERMEDADES DE DECLARACIÓN OBLIGATORIA (EDO)
El objetivo de todo sistema de vigilancia epidemiológica es la detección
temprana de problemas de salud que posibilite la intervención
inmediata.
Ante la aparición de un caso o brote epidémico debe comunicarse al
Servicio de Medicina Preventiva del Hospital para que procedan a la
notificación del mismo a los Servicios de Salud Pública de Área de la
Comunidad de Madrid. Aquellos casos detectados más allá de las
15:00h o en días festivos deben ser notificados por el médico
responsable del paciente.
La recogida y análisis de datos de ciertas enfermedades contribuye a la
prevención y control de las mismas, a través de la difusión de información
y recomendaciones a los niveles operativos competentes. Con esta
finalidad funciona el Sistema de Enfermedades de Declaración Obligatoria,
basado en la notificación de los casos nuevos con diagnóstico de
sospecha, de una serie de enfermedades de declaración obligatoria
definidas normativamente.
El objetivo es conocer la morbilidad por enfermedades de declaración
obligatoria y sus determinantes, y generar información epidemiológica útil
para evaluar los programas de salud relacionados con la prevención y
control de estas enfermedades y valorar la necesidad de nuevos
programas o la modificación de los existentes.
La notificación y registro de las Enfermedades de Declaración Obligatoria
permite conocer la tendencia y evolución de estas patologías en la
población.
27.1 NORMATIVA DE LA COMUNIDAD DE MADRID
- Decreto 184/1996, por el que se crea la Red de Vigilancia
Epidemiológica de la Comunidad de Madrid.
- Orden 9/1997, para el desarrollo del Decreto 184/1996 en lo que se
refiere a las Enfermedades de Declaración Obligatoria, a las
Situaciones Epidémicas y Brotes y al Síndrome de Inmunodeficiencia
Adquirida (SIDA e infección por VIH).
217
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
27.2 ENFERMEDADES DE DECLARACIÓN OBLIGATORIA
Botulismo
Paludismo
Brucelosis
Parálisis fláccida aguda (<15 años)
Cólera
Parotiditis
Difteria
Peste
Disentería
Poliomielitis
Encefalopatías espongiformes transmisibles humanas*
Rabia
Enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae
Rubéola
Enfermedad meningocócica
Rubéola congénita*
Fiebre amarilla
Sarampión
Fiebre tifoidea y paratifoidea
Sífilis
Gripe
Sífilis congénita*
Hepatitis A
Tétanos
Hepatitis B
Tétanos neonatal*
Hepatitis víricas, otras
Tifus exantemático
Infección gonocócica
Tos ferina
Legionelosis
Triquinosis
Leishmaniasis
Tuberculosis*
Lepra*
Varicela
Meningitis bacterianas, otras
SIDA*
Meningitis víricas
*
Enfermedades incluidas en sistemas específicos de registros de casos
27.3 DECLARACIÓN DE ENFERMEDADES Y BROTES EPIDÉMICOS
- Existen diversos tipos de formularios de notificación de casos de
enfermedades de declaración obligatoria:
· De notificación general
· De notificación específica (* en apartado 27.2)
· De notificación de enfermedades urgentes
· De notificación de enfermedades no urgentes
27.3.1 Modalidades de declaración
27.3.1.1 Declaración urgente
Botulismo
Cólera
Difteria
Encefalopatías espongiformes transmisibles humanas*
Enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae
Enfermedad meningocócica
Fiebre amarilla
Meningitis bacteriana
Parálisis fláccida aguda (<15 años)
Peste
Poliomielitis
Rabia
Sarampión
Tifus exantemático
Triquinosis
218
CAPÍTULO 27
- Además de las enfermedades incluidas en esta tabla, son de
declaración urgente los brotes o situaciones epidémicas
independientemente de su etiología.
- Estas enfermedades deben notificarse por el medio más rápido posible
(teléfono, FAX).
Ante la aparición de un caso o brote epidémico debe comunicarse al
Servicio de Medicina Preventiva del Hospital para que procedan a su
notificación a los Servicios de Salud Pública de Área de la
Comunidad de Madrid.
Aquellos casos detectados más allá de las 15:00h o en días festivos
deben ser notificados por el médico responsable del paciente.
27.3.1.2 Declaración individualizada semanal con datos epidemiológicos
básicos
Paludismo
Rubéola
Rubéola congénita*
Sarampión
Sífilis
Sífilis congénita*
Tétanos
Tétanos neonatal*
Tos ferina
Tuberculosis*
Brucelosis
Disentería
Fiebre Tifoidea y Paratifoidea
Hepatitis A
Hepatitis B
Hepatitis víricas, otras
Infección gonocócica
Legionelosis
Leishmaniasis
Lepra*
Paludismo
*
Enfermedades incluidas en sistemas específicos de registros de casos
27.3.1.3 Declaración semanal sólo númerica
Gripe
Varicela
Declaración realizada semanalmente por Medicina Preventiva a partir de
las notificaciones procedentes de las unidades de hospitalización,
Servicios de Urgencias, Microbiología y revisión de las altas semanales en
las que aparezca codificado algún diagnóstico de estas enfermedades.
219
Capítulo 28
ANEXOS
223
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
ANEXO 2
GUÍA
224
225
ANEXO 2
GUÍA
DE
ANEXO 3
HIGIENE HOSPITALARIA
226
ANEXO 4
227
GUÍA
DE
ANEXO 5
HIGIENE HOSPITALARIA
228
ANEXO 5
229
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
ANEXO 6
230
ANEXO 7
231
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
ANEXO 7
232
BIBLIOGRAFÍA
Capítulo 1. Clasificación de las medidas de control de la infección
nosocomial según su eficacia potencial.
1. Eickhoff TC. Nosocomial infections. A 1980 view: progress, priorities
and prognosis. Am J Med 1981; 70: 381-388.
2. Mariano A, Alonso S, Gavrila D et al. Niveles de evidencia en la
prevención y control de la infección nosocomial. Enfermedades
infecciosas y microbiología clínica 1999; vol 17 (Supl 2):59-66.
Capítulo 2. Higiene de instrumental y equipos clínicos.
1. Rusell AD, Hugo WB, Ayliffe GA. "Principles and practice of
Disinfection, Preservation and Sterilization". 3ª Edición, 1999. Blackwell
Science, Ltd. Oxord, London, UK.
2. Block SS. "Disinfection, Sterilization and Preservation. 5ª Edición,
2001. Lippincot, Williams & Wilkinins, Philadelphia, USA.
3. Manual de gestión de los procesos de esterilización y desinfección del
material sanitario. Dirección General de Atención Primaria y
Especializada. Ministerio de Sanidad y Consumo, INSALUD. 1997.
4. Ayliffe GAJ, Lowbury EJL, Geddes AM, Williams AD. Control of Hospital
Infection. A practical handbook. 3ª Edición, 1992. Chapman & Hall
Medical, London, UK.
5. Damani NN. Manual of Infection Control Procedures. 1ª Edición, 1997.
Greenwich Medical Media, Ltd. London, UK.
Capítulo 3. Esterilización.
1. Manual de gestión de los procesos de esterilización y desinfección del
material sanitario. INSALUD. Subdirección General de Coordinación
Administrativa Madrid 1997.
2. Reichert M, Young J. Sterilization Technology for the Health Care
Facility (2nd Edition). An Aspen Publication 1997.
3. Perkins J J. Principles and Methods of Sterilization in Health Sciences
(2nd Edition) 1983.
4. Galtier F.La Stèrilisation. Pharmascopie. Collection Sous La Direction
de A. Dauphin- M. Duforestel 1996.
Capítulo 4. Higiene ambiental.
1. Real Decreto 909/2001, de 27 de julio, por el que se establecen los criterios
higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.
Ministerio de Sanidad y Consumo (BOE de 28 de julio de 2001).
2. CDC.
Guidelines
for
Prevention
of
Pneumonia,1997.MMWR 1997;46(Nº RR-1);1-79.
Nosocomial
3. Recomendaciones para la prevención y el control de la legionelosis.
Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid, 1998.
235
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
4. Guía para la prevención de la legionelosis en instalaciones de riesgo.
Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Madrid, 1999.
5. Siquier G y García M. Prevención y lucha contrra la Legionella
pneumophila. Conselleria de Sanitat i Consum. Govern Balear. Palma
de Mallorca, 1997.
6. Hospital-acquired legionellosis: solutions for a preventable infection.
Lancet Infect Dis. 2002 Jun;2(6):368-73.
Capítulo 5. Higiene en cocina, cafetería y offices de planta.
1. RD 2817/1983 que aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria de
los comedores colectivos (BOE núm. 270, DE 11-11-83), modificado en
el BOE núm. 167, del 13-07-84.
2. Manual de Buenas Prácticas Higiénico-Sanitarias en Comedores
Colectivos. Dirección General de Prevención y Promoción de la Salud.
Consejería de Sanidad y Servicios Sociales. Comunidad de Madrid.
3. RD 2207/1995, del 28 de diciembre, por el que se establecen las
normas de higiene relativas a los productos alimentarios (BOE núm. 50,
del 27-02-96).
4. RD 3484/2000, de 29 de diciembre, por el que se establecen las
normas de higiene para la elaboración, distribución y comercio de
comidas preparadas (BOE núm. 11, de 12-01-01).
5. RD 202/2000, de 11 de febrero, por el que se establecen las normas
relativas a los manipuladores de alimentos.
6. Decreto 10/2001 de la Comunidad de Madrid, que desarrolla el RD
202/2000, sobre normas relativas a los manipuladores de alimentos:
Normas relativas a la formación de los manipuladores de alimentos,
autorización, control y supervisión de los centros y programas de
formación en la Comunidad de Madrid.
7. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria. 1997.
Capítulo 6: Normas de higiene para los laboratorios.
1. Picazo J. J, Loza Fernández E, Alomar Cardell P et al. Seguridad en el
Laboratorio de Microbiología Clínica. En: Recomendaciones de la
Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología
Clínica, 2000.
2. Grupo de Trabajo EPINETAC. Estudio y Seguimiento del Riesgo
Biológico en el Personal Sanitario. Proyecto EPINETAC 1998-2000.
Capítulo 7. Recogida y transporte de ropa.
1. Quintana Sánchez, A. Lavandería Hospitalaria. Recomendaciones
básicas. http://cocemi.com.uy/cih2/normas/parte2.htm
236
2. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria. 1997.
Capítulo 8. Gestión de residuos hospitalarios.
1. Decreto 83/1999, de 3 de junio, por el que se regulan las Actividades
de Producción y de Gestión de los Residuos Biosanitarios y
Citotóxicos en la Comunidad de Madrid (BOCM 139, de 14-06-99).
2. Díaz Aguado P, Barriuso Rojo E. Guía de Consulta de Información sobre
Residuos Hospitalarios. Unidad de Higiene Hospitalaria. Servicio de
Medicina Preventiva 2003.
3. Carmona Calvo M. La gestión de residuos en la Cocina. Curso de
Manipuladores de Alimentos. Servicio de Gestión Medioambiental.
Noviembre 2002.
4. Monge Jodra V. Medidas de Seguridad y Prevención frente a las
Enfermedades Priónicas. Servicio de Medicina Preventiva. Hospital
Ramón y Cajal. Facultad de Medicina. Universidad de Alcalá de Henares.
5. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria. 1997.
Capítulo 9. Saneamiento ambiental.
1. OPROCÓN (Sistemas para el control de plagas y restauración). Jornadas de
Gestión Ambiental. Impacto medioambiental de la práctica sanitaria.
Metodología de la desinsectación y desratización en los locales sanitarios.
2. García García J. F. Biología y Control de Plagas Urbanas.
Interamericana Mc Graw-Hill. 1994.
Capítulo 10. Lavado de manos y uso adecuado de guantes: medidas
estándar.
1. Boyce J M, Pittet D. Guideline for Hand Higiene in Health-Care
Settings: Recommendations of the Healthcare Infection Control
Practices Advisory Committee and the HICPAC/SHEA/APIC/IDSA
Hand Higiene Task Force. A Supplement to Infection Control and
Hospital Epidemiology 2002; 23 (12), supplement: S3-S40.
2. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria. 1997.
3. Pittet D et al. Compliance with handwashing in a teaching hospital.
Annals of Internal Medicine 1999; 130: 126-130.
4. Mangram A J et al. The Hospital Control Practices Committee.
Guideline for Prevention of Surgical site Infection.1999. Infection
Control and Hospital Epidemiology 1999; 20 (4): 247-279.
5. Larson E. Higiene de la piel y prevención de infecciones: más de lo mismo
o diferente aproximación. Clinical Infection Diseases 1999; 29: 1287-94.
237
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
6. Castilla Sierra M L, Murciano Sánchez, A. Protocolos de Enfermería:
Higiene de las manos en el medio sanitario (Parte I). Las manos del
personal sanitario como mecanismo de transmisión de la infección
nosocomial. Medicina Preventiva 2001; VII (2): 32-33.
7. Pérez C, Fernández B, López A, Fernández M J. Protocolos de
Enfermería: Higiene de las manos en el medio sanitario (Parte I).
Protocolo de lavado de manos. Medicina Preventiva 2001; VII (2): 34-35.
8. Motilla E, Acebrón V. Protocolos de Enfermería: Higiene de las manos
en el medio sanitario (Parte II). Recomendaciones para el uso racional
de guantes. http://www.mpsp.org
9. Huertas M V, Elola P, Aroca J. Protocolos de Enfermería: Higiene de las
manos en el medio sanitario (Parte II). Soluciones alcohólicas.
http://www.mpsp.org
10.Herruzo R y colaboradores. Guía de utilización de antisépticos.
http://www.mpsp.org
Capítulo 11. Recomendaciones higiénicas en el aseo del paciente.
1. http://www.encolombia.com/alzheimer.higiene.htm
2. http://andarrat.free.fr/cap2.htm
3. http://es.geocities.com/simplex59/higiene.html
4. Dirección de Enfermería del Hospital Clínico San Carlos. Manual de
Procedimientos Básicos 1991.
Capítulo 12. Normas para la prevención de infecciones respiratorias.
1. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria. 1997.
2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Recomendaciones
para la prevención de la neumonía nosocomial. 1994.
Capítulo 13. Normas para la prevención de infección del sitio
quirúrgico.
1. Iñigo J. J, Aizcorbe M, Izco T, De la Torre A, Usoz J. J, Soto J A.
Vigilancia y control del sitio quirúrgico. Surveillance and control of
infection in the operating theatre.
2. Documentos Técnicos sobre Infección Nosocomial: prevención y
control de la herida quirúrgica. Sociedad Española de Medicina
Preventiva, Salud Pública e Higiene. Página Central de la SEMPSPH.
http://www.mpsp.org/mpsp
3. Iñigo J. J, Aizcorbe M, Izco T, De la Torre A, Usoz J. J, Soto J A.
Vigilancia y control de la infección del sitio quirúrgico.
http://www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/vol23/suple2/suple12a.html
238
4. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Recomendaciones
para la prevención de la infección del sitio quirúrgico. 1999.
Capítulo 14. Pacientes ostomizados.
1. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria.1997.
2. Salas Campos L. Antisépticos. Rev. Rol. 2000; 23 (7-8)
3. Adams A. Infecciones en la zona quirúrgica. Rev. Nursing 2000.
4. González E. Infección nosocomial. Prevención de las infecciones
nosocomiales más frecuentes. Rev. Enfermería Científica 1994; 146-147.
Capítulo 15. Cuidado de úlceras por presión.
1. Guía de cuidados enfermeros. Úlceras por presión. INSALUD. Madrid 2000.
2. Quiralte C, Martínez R M, Fernández C. Estudio de validez de criterio
de la Escala de Norton modificada del Hospital Clínico San Carlos. Rev.
Enfermería Clínica 1998; 8 (4): 151-155.
3. Oteo J A. Infección y úlceras por presión. Simposio Nacional sobre
Úlceras por Presión. Logroño 1996.
4. Mc Donald K. The reliability of pressure sore risk-assesment tools. Rev.
Professional Nurse 1995;11 (3): 169-172.
Capítulo 16. Recomendaciones para la prevención de infecciones
urinarias asociadas al sondaje.
1. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria. 1997.
2. Corna A. R, García Labarthe F, Nakasone A. A, Temporetti H. M, Prof.
Dr. Ramos M. H. Aspectos generales de la infección urinaria
nosocomial. Revista de Postgrado de la VI, Cátedra de Medicina Marzo
2002;113: 6-8.
3. Martínez Gorostiaga S, Urío T, Garrón L, Sáinz de Murieta J, Úriz J,
Bermejo B. Vigilancia y control de la infección urinaria asociada a catéter.
http://www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/vol23/suple2/suple11a.html
4. García Fernández F. P, Jaén Ruíz J. A, Marchena Losa A, Pérez Campos
E. Infecciones nosocomiales en U.C.I. Un estudio. Revista ROL de
Enfermería 1997; 231: 65-68.
5. Blanco Rodríguez J Mª, Fernández Gonzalo J. C, Calvo San Basilio B,
Morales Romero N, Cantos de la Cuesta Y, Del Pozo Sánchez P, Martín
Guzmán E. Evaluación de la calidad del procedimiento del sondaje
vesical. Enfermería Clínica; 7 (6): 279-282.
6. Etxeberría Garín A. Infecciones nosocomiales.
http://es.geocities.com/simplex59/infeccionesnosocomiales.html
239
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
Capítulo 17. Normas para la inserción y cuidado de catéteres
intravenosos.
1. Úriz J, Salvador B, Gutiérrez A, Petit A, Anguiano P, Sampériz A.
Vigilancia y control de las bacteriemias asociadas a dispositivos
intravasculares. Anales del Sistema Sanitario de Navarra.
2. Guías de prevención de infecciones relacionadas con catéteres
intravasculares. Versión adaptada del 2003, de Guidelines for the
Prevention of Catheter-Related Infections 2002 C.D.C. USA.
3. Hospital Ramón y Cajal http: // www. hrc.es/ preven. html
4. Accesos venosos centrales. Guía de Cuidados. Área de Enfermería.
Hospital Universitario Reina Sofía. Córdoba 1999.
Capítulo 18. Precauciones para la prevención de infecciones
relacionadas con fluidos Intravenosos.
1. Directrices para el lavado de catéteres venosos centrales B. D. Medical
Surgical. 2001.
2. Romero Vivas J, Bouza Santiago E, Loza Fernández de Bobadilla E,
Planes Reig A, Rodríguez Cobacho A. Hemocultivos número 3.
Procedimientos en Microbiología Clínica. Recomendaciones de la
Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología
Clínica 1993.
3. Úriz J, Salvador B, Gutiérrez A, Petit A, Anguiano P, Sampériz A.
Vigilancia y control de bacteriemias asociadas a dispositivos
intravasculares. Anales del Sistema Sanitario de Navarra. Suplemento 1.
4. Lombardi R. Infecciones relacionadas a catéteres endovasculares.
Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva. Paciente Crítico.
Actualizado en 1999.
http://www.mednet.org.uy/sumi/paciente/1998v11n3/lombardi.htm
5. Comisión de Infecciones del Hospital Clínico San Carlos. Guía para el
control de la infección hospitalaria 1997.
6. Accesos venosos centrales. Guía de Cuidados. Área de Enfermería.
Hospital Universitario Reina Sofía. Córdoba. http://www.hrs.sas.juntaandalucia.es/enfermeria/publicaciones/accesos_venosos.pdf
7. Seminario de actualización de diluciones intravenosas, errores de
preparación y factores de riesgo. Hospital Clínico San Carlos 2002.
Capítulo 19. Inmunoprofilaxis.
1. Gardner P, Peter G (ed). Vaccine Recommendations. Challenges and
controversies. Infect Dis Clin of North Am, 2001; 15:1.
2. Picazo J. J. Guía práctica de vacunaciones, 2002. Centro de Estudios
Ciencias de la Salud. Marco Gráfico S.L. Madrid, 2002.
240
3. Comité Asesor de Vacunas. Manual de Vacunas en Pediatría.
Asociación Española de Pediatría. Madrid, 2001.
Capítulo 20. Precauciones de aislamiento en pacientes con
enfermedades infecto-contagiosas.
1. Solano V. M, Hernández M. J, Peral A, Sierra M. J, Castán S, Arribas J.
L. Revisión de las pautas para las precauciones de aislamiento en
hospitales. Med Prev 1997, vol III. Nº 1, 1er trimestre.
Capítulo 21. Normas de actuación ante pacientes con tuberculosis
(TBC) pulmonar o laríngea activas.
1. Benenson A. S. Manual para el control de las enfermedades
transmisibles. American Public Health Association, 1995.
2. Protocolo para el establecimiento de una Hospitalización Terapéutica
Obligatoria en personas diagnosticadas de tuberculosis pulmonar en la
Comunidad de Madrid (CM). Dirección General de Salud Pública;
Conserjería de Sanidad. Febrero 2002, Madrid.
3. Informe sobre el control de la transmisión nosocomial de la
tuberculosis. Ministerio de Sanidad y Consumo; Secretaría del Plan
Nacional sobre el SIDA, 1995.
Capítulo 22. Normas de actuación ante pacientes con meningitis.
1. Benenson A. S. Manual para el control de las enfermedades
transmisibles. American Public Health Association, 1995.
2. Documentos Técnicos de Salud Pública. Guía para la prevención y
control de las infecciones que causan meningitis, 1997. Dirección
General de Salud Pública-Consejería de Sanidad. Comunidad de
Madrid.
3. Barreiro G. G, Alonso A. A, Cánovas F. R, de la Prieta L. R y Aguirre E.
C. Infección meningocócica. Medicine 2002; 8(66): 3520-3527.
Capítulo 23. Normas de actuación ante pacientes con varicela.
1. Benenson A. S. Manual para el control de las enfermedades
transmisibles. American Public Health Association, 1995.
2. Holmes SJ, Reef S, Hadler SC, Williams WW, Wharton M. Prevention of
varicella: recommendations of the Advisory Committee on Inmunization
Practices (ACIP). MMWR 1996; 45: 1-36.
Capítulo 24. Guía para el control de la infección por Staphylococcus
aureus resistente a meticilina (SAMR) en el hospital.
1. Sopena N, Sabriá M, Pedro-Botet ML et al. Impacto de las medidas de
control sobre la evolución de un brote epidémico por Stahpylococcus
aureus resistente a la meticilina. Med Clin (Barc) 1997; 108: 401-404.
241
GUÍA
DE
HIGIENE HOSPITALARIA
2. Palau E. Infección nosocomial por Staphylococcus aureus resistente a
meticilina: aspectos económicos y organizativos de un problema
presente en nuestros hospitales. Rev Clin Esp 1993; 8 (vol 193): 409411.
3. Morán M, Villagrasa JR, Jimeno C et al. Vigilancia epidemiológica de /
Staphylococcus aureus resistente a meticilina en un Hospital General.
¿Son eficaces las medidas de control?. Med Prev 2001; Vol VII (3):14-22.
Capítulo 25. Actuación ante un caso de toxiinfección alimentaria.
1. Documentos Técnicos de Salud Pública. Protocolo de actuación en
brotes causados por la ingesta de alimentos, 1993. Dirección General
de Salud Pública-Consejería de Sanidad. Comunidad de Madrid.
2. Picazo J. J. Gastroenteritis bacterianas, víricas, parasitarias y
toxiinfecciones alimentarias. En: Recomendaciones de la Sociedad
Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 1994.
Capítulo 26. Actuaciones ante pacientes con parásitos.
1. CDC Treating Head Lice, 2001. Disponible en:
http://www.cdc.gov/ncidod/dpd/parasites/lice/default.htm
2. C.A.M. Documentos Técnicos de Salud Pública, Nº 75,
Tratamiento de la pediculosis de la cabeza.
2002.
3. Boletín Terapeútico Andaluz 2002; 18 (3). Pediculosis: tratamiento.
4. Benenson A. S. Manual para el control de las enfermedades
transmisibles. American Public Health Association, 1995.
Capítulo 27. Enfermedades de Declaración Obligatoria (EDO).
1. Documentos Técnicos de Salud Pública. Manual de Notificación.
Sistema de Enfermedades de Declaración Obligatoria, 2001. Dirección
General de Salud Pública-Consejería de Sanidad. Comunidad de
Madrid.
242
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertisement