El lavado gástrico
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 28/07/2017. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.
EL MÉDICO EN LAS SITUACIONES URGENTES
El lavado gástrico
El lavado gástrico consiste en una
técnica de descontaminación
gastrointestinal, conocida desde
principios del siglo XIX, no exenta
de polémica, que no se debe emplear de
forma rutinaria sino que sólo está
indicado en las intoxicaciones agudas
graves, con peligro potencial para el
paciente, cuando el tiempo transcurrido
desde la ingestión es menor de una
hora.
Se debe realizar con una sonda
orogástrica de Faucher, gruesa,
colocando al paciente en decúbito lateral
izquierdo y Trendelenburg. Está
contraindicado en intoxicaciones por
sustancias cáusticas o por hidrocarburos
y si existen antecedentes de lesiones
esofágicas. Cuando el paciente sufre
una alteración del nivel de conciencia,
debe intubarse previamente.
Las complicaciones son muy
improbables si se realiza de forma
adecuada.
R. Bugarín González, P. Galego Feala,
J.B. Martínez Rodríguez y A. García Quintánsb
Servicio de Urgencias. Complejo Hospitalario
Universitario de Santiago. Santiago de Compostela.
A Coruña.
a
Facultad de Medicina y Odontología. USC.
b
Servicios Centrales del SERGAS.
Las intoxicaciones agudas son un problema cada vez
más frecuente en los servicios de urgencias. Tal es así,
que pueden representar entre un 0,5 y un 2% de sus
motivos de asistencia1-4.
El paciente intoxicado requiere una serie de cuidados
que consisten básicamente en tres tipos de actuaciones:
soporte vital, tratamiento general de la intoxicación y
tratamiento específico (administración de antídotos).
Se entiende por tratamiento general de las intoxicaciones todas aquellas medidas encaminadas a impedir la
absorción del tóxico y a favorecer la eliminación del
que ya se ha absorbido.
Es de sobra conocido que dentro de las posibles vías de
entrada de un tóxico, la más frecuente es, con mucha
diferencia sobre las demás, la digestiva, es decir, su ingestión, ya sea de forma accidental o voluntaria.
Las medidas terapéuticas que consiguen disminuir la
absorción de un tóxico ingerido se denominan genéricamente descontaminación gastrointestinal, y son las
siguientes: administración de eméticos, lavado gástrico,
administración de carbón activado ya sea en dosis única
o múltiple y lavado intestinal total con polietilenglicol.
Es necesario tener en cuenta que la administración de
catárticos con el fin de aumentar el peristaltismo intestinal, reducir el tiempo de contacto con el veneno y así
disminuir su absorción, es una medida que en la actualidad no se recomienda por su ineficacia y la posibilidad de producir efectos secundarios graves. Sólo se
admite su uso como dosis única para prevenir el estreñimiento causado por el carbón activado5.
El lavado gástrico es un procedimiento clásico en los servicios de urgencias –se realiza desde hace casi 200 años–
aunque no está exento de polémica. En efecto, aún en la
actualidad sigue siendo una medida controvertida6-9, fundamentalmente en la valoración del riesgo-beneficio y
con toda seguridad no está justificado en todas las intoxicaciones digestivas. Pero está claro que, en caso de hacerlo, se debe utilizar la técnica correcta10 para optimizar
sus resultados y minimizar sus complicaciones, ya que
múltiples publicaciones sugieren que, con mucha frecuencia, esta técnica se efectúa de forma inadecuada11.
Concepto
Es un procedimiento cuya creación se atribuye a Kussmaul a mediados del siglo XIX12. Consiste en la colo-
379
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 28/07/2017. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.
El médico en las situaciones urgentes. El lavado gástrico
cación de un tubo orogástrico con el fin de aspirar y
administrar pequeñas cantidades de líquido para así
evacuar el tóxico que aún se encuentre almacenado en
el estómago. En el medio sanitario representa claramente una mejor elección que la administración de un
emético ya que la evacuación del contenido gástrico es
inmediata, a diferencia de, por ejemplo, el ipecacuana,
que tarda aproximadamente 20 min en actuar. De ahí que
la administración de esta sustancia esté contraindicada
en las intoxicaciones por psicofármacos: durante el
tiempo de demora en la provocación del vómito podría
producirse una depresión del nivel de conciencia, una
disminución de los reflejos protectores de la vía aérea
y, consecuentemente, un riesgo de aspiración13.
Por otra parte, el lavado gástrico puede complementarse con otras técnicas como, por ejemplo, la administración de carbón activado.
la consigna es desechar la idea de lavar sistemáticamente: es preciso seleccionar los casos que realmente
se beneficiarán de la indicación de esta técnica.
Es posible que en las intoxicaciones por fármacos que
disminuyen la motilidad del tubo digestivo –como los
antidepresivos tricíclicos– el tiempo de demora durante
el cual el lavado continúa siendo eficaz sea mayor que
en condiciones normales, ya que se retrasa el vaciamiento gástrico.
También se tendrá especialmente en cuenta en los casos
de tóxicos que son mal adsorbidos por el carbón activado como, por ejemplo, el hierro, el litio o el metanol18.
Como conclusión podemos decir que la indicación de
un lavado gástrico dependerá básicamente de los siguientes factores: toxicidad de la sustancia ingerida y
cantidad de la misma, tiempo transcurrido desde la ingestión y estado clínico del paciente.
Justificación y eficacia
Contraindicaciones
Evaluar la eficacia del lavado gástrico en función del
retraso de su realización es un problema muy complejo.
Por ello, muchos de los estudios diseñados a tal fin acaban con las coletillas: «no obstante estas conclusiones
tienen un improbable valor clínico...»14 y «se necesitan
posteriores estudios...»15.
Afortunadamente, en el año 1997 la Americam Academy of Clinical Toxicology (AACT) y la European
Association of Poisons Centres and Clinical Toxicologits (EAPCCT) se decidieron a aclarar «un poco las
cosas». Basándose en estudios con animales, con voluntarios sanos y clínicos emitieron una serie de recomendaciones que se detallarán a continuación y, lo que
es más importante, delimitaron el tiempo de demora en
que está indicada su realización16.
No tiene mucho sentido su realización en pacientes que
ya vomitaron espontáneamente. Está contraindicado
en las intoxicaciones por sustancias corrosivas –puede
provocar una lesión esofágica–, en las ingestiones de
hidrocarburos ya que hay altas posibilidades de aspiración, en los casos conocidos de alteraciones anatómicas, como las estenosis esofágicas, o cuando hay
riesgos de hemorragias digestivas o perforaciones gastrointestinales debidas a cirugía reciente u otras condiciones patológicas.
Está totalmente prohibido en pacientes con deterioro del
nivel de conciencia o en intoxicaciones con riesgo de
convulsiones, a no ser que previamente se realice una intubación endotraqueal, ya que así se aísla la vía aérea y
se evita el riesgo de aspiración12,16. En el caso de intoxicaciones por benzodiacepinas, podría realizarse si, tras la
administración de flumazenil, se restablecen el nivel de
conciencia y los reflejos protectores de la vía aérea19,20.
Un caso particularmente problemático son los pacientes
agresivos12, en los cuales el lavado no debe realizarse,
ya que la falta de colaboración puede inducir lesiones
en el paciente o incluso en el propio personal sanitario.
Si se considera que su indicación es ineludible, también
será necesario intubar antes al intoxicado.
No deben emplearse en intoxicaciones leves, y en ningún caso estarán justificados los lavados «de castigo»21.
No está indicado en las intoxicaciones etílicas agudas
en adultos17, ya que el etanol se absorbe de forma rápida y, habitualmente, en este tipo de intoxicaciones los
pacientes han estado bebiendo durante muchas horas.
Una excepción podrían ser, por tanto, aquellas intoxicaciones que se produzcan de forma brusca (niños o adolescentes que, por ejemplo, tras una apuesta beben altas
cantidades «de penalti») y haya transcurrido poco tiempo tras la ingesta (menos de media hora).
Indicaciones
El lavado gástrico se debe emprender en un plazo no
mayor de 60 min tras la ingestión del tóxico y, puesto
que es una técnica no exenta de riesgos, no debe realizarse de forma rutinaria, sino que se reservará única y
exclusivamente para aquellas intoxicaciones que sean
graves y puedan poner potencialmente en peligro la
vida del paciente. En este sentido, las asociaciones antes mencionadas hacen una sugerencia muy llamativa:
«Dado que la tasa de mortalidad de las intoxicaciones
agudas es menor del 1%, el gran desafío para el clínico
que atiende este tipo de cuadros es identificar puntualmente aquellos con riesgo de complicaciones serias y,
por tanto, pudieran potencialmente beneficiarse, de la
descontaminación gastrointestinal»16. Por otra parte, no
podemos olvidar que disponemos de otras técnicas alternativas, como el carbón activado, que son al menos
tan eficaces como el vaciado gástrico17. En definitiva,
380
Medicina Integral, Vol. 38, Núm. 9, Noviembre 2001
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 28/07/2017. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.
El médico en las situaciones urgentes. El lavado gástrico
En la tabla 1 se resumen las contraindicaciones del procedimiento.
Complicaciones
Si bien están documentadas múltiples complicaciones,
en la práctica raramente ocurren problemas graves.
Lógicamente, son posibles las lesiones mecánicas al rozar la sonda con el tubo digestivo, que pueden variar desde pequeñas erosiones hasta, más raramente, hemorragias digestivas altas e incluso perforaciones esofágicas.
La principal complicación respiratoria es la aspiración
de material de origen digestivo12,16, pudiéndose producir neumonías por aspiración e insuficiencias respiratorias graves. Por tanto, es un problema serio, pero infrecuente si el lavado sólo se realiza en pacientes alerta, o
en caso contrario se protege la vía aérea con intubación
endotraqueal. Más raramente están descritos laringospasmos.
También puede haber problemas en relación con las características del líquido empleado para el lavado, que se
producen fundamentalmente en niños: hipotermia si el
líquido está frío, hiponatremias cuando se emplea agua,
e hipernatremias en el caso de suero salino. Además, si
se introduce demasiado líquido es posible que se provoque el paso del tóxico, a través del píloro, al intestino
delgado.
Asimismo, el estímulo mecánico producido por el lavado tiene un efecto vagal, por lo que son posibles las alteraciones electrocardiográficas, como las bradicardias
o los complejos prematuros.
Es frecuente que se produzcan pequeñas hemorragias
conjuntivales, sobre todo en pacientes que no cooperan
totalmente durante el procedimiento.
En la tabla 2 se resumen las principales complicaciones
del procedimiento.
Descripción de la técnica
Posición del paciente
Es tal vez la principal premisa del procedimiento, ya
que tradicionalmente son frecuentes los errores en este
aspecto (tabla 3), hasta tal punto que incluso algunas
publicaciones, en las que se describe la técnica, recomiendan posiciones que resultan inadecuadas.
El paciente intoxicado debe colocarse durante el lavado
en decúbito lateral izquierdo con la cabeza 10 o 15º
más baja (en Trendelenburg) ya que así, al estar la curvatura mayor del estómago en posición declive y el píloro más alto que el cuerpo gástrico, se impide el vaciado del contenido hacia el duodeno12,17.
Por tanto, no se hará nunca con el enfermo en decúbito
supino y muchísimo menos en decúbito lateral derecho
o sentado.
TABLA 1
Contraindicaciones del lavado gástrico
Intoxicaciones por sustancias cáusticas
Intoxicaciones por hidrocarburos
Antecedente de lesiones en la vía digestiva superior
Intoxicaciones leves
Lavados «de castigo»
Alteraciones del nivel de conciencia*
Riesgo de convulsiones*
*Salvo que previamente se realice una intubación endotraqueal.
TABLA 2
Complicaciones del lavado gástrico
Lesiones faringo-esofágicas: erosiones, hemorragias,
perforaciones
Problemas respiratorios: laringospasmo, aspiración,
otros
Alteraciones electrocardiográficas. Arritmias
Hipotermia
Alteraciones hidroelectrolíticas: hiponatremia
o hipernatremia
Hemorragias conjuntivales
TABLA 3
Principales errores en el lavado gástrico
Indicaciones inadecuadas: intoxicaciones leves
(subtóxicas) o con demasiado tiempo de evolución,
lavados punitivos
Posiciones inadecuadas: paciente sentado, en decúbito
supino, etc.
Utilización de sondas demasiado delgadas
No realizar aspiración previa a la administración
del líquido
Las figuras 1 y 2 reflejan muy bien la importancia de
una posición adecuada durante el procedimiento.
Incluso en el traslado del intoxicado a un centro sanitario se debe adoptar la posición descrita anteriormente,
ya que así se mantiene la mayor cantidad de tóxico posible en la cavidad gástrica hasta que pueda llevarse a
cabo la evacuación.
Preparación del material
Otro factor de especial importancia es la elección de la
sonda. Sobre este particular también se han cometido
muchos errores en nuestro medio: no sirve una sonda
nasogástrica, sino que se necesita una sonda gruesa y
multirranurada en su porción distal ya que lo que pretendemos es, en muchas ocasiones, evacuar pastillas
enteras (fig. 3). En definitiva, está indicada una sonda
orogástrica de Faucher. La AACT y la EAPCCT recomiendan en su protocolo unas medidas para adultos que
oscilan entre 36 y 40 F (lo que equivale a un diámetro
R. Bugarín González et al.—El lavado gástrico
381
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 28/07/2017. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.
El médico en las situaciones urgentes. El lavado gástrico
Fig. 3. Sonda orogástrica de lavado con jeringa y carbón activado.
Fig. 1. Lavado en sedestación o decúbito supino.
El líquido de lavado de elección es el suero fisiológico,
aunque también puede emplearse agua que previamente
se calentará a 37 °C. Esta última no se recomienda en
niños muy pequeños ya que puede provocar hiponatremia.
Puesto que, como ya se ha comentado anteriormente,
durante el procedimiento son posibles las complicaciones respiratorias y las alteraciones electrocardiográficas, lo ideal es que antes de proceder a su realización se
aplique una vía venosa periférica al paciente y se le
coloque un pulsioxímetro y un monitor electrocardiográfico12.
El instrumental necesario se detalla en la tabla 4.
Como es obvio, en pacientes con un nivel de conciencia
disminuido, también se requerirá el material necesario
para una intubación endotraqueal.
Realización del procedimiento
El procedimiento se iniciará midiendo la porción de
sonda que es necesario implantar en el paciente.
Después, lubrificamos bien la porción distal y comenzamos su introducción de forma suave, sin forzarla, por
la cavidad oral, recomendándole al paciente que intente
Fig. 2. Lavado en decúbito lateral izquierdo.
externo aproximadamente entre 12 y 13,3 mm) y para
niños de 24-28 F (que suponen unos diámetros entre
7,8 y 9,3 mm)16.
Además, se deberá disponer de lubricante para la porción distal de la sonda, un embudo, una jeringa de
50 ml y algún artilugio para clampar la sonda en la
porción proximal una vez que se proceda a su retirada.
382
Medicina Integral, Vol. 38, Núm. 9, Noviembre 2001
TABLA 4
Instrumental necesario
Sonda orogástrica de Faucher
Jeringa de 50 ml
Embudo
Lubricante
Suero fisiológico
Batea
Recipiente para recogida de muestra
Pinzas para cerrar el tubo durante su extracción
Material para la canalización de una vía venosa
Material para la intubación endotraqueal*
Ideal: pulsioxímetro, monitor electrocardiográfico
*Si existe disminución del nivel de conciencia o riesgo de convulsiones.
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 28/07/2017. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.
El médico en las situaciones urgentes. El lavado gástrico
«tragarla». Para facilitar que se dirija hacia el esófago
–y no hacia la vía aérea– es conveniente colocar el cuello en ligera flexión ventral. De todas formas, en el caso
de que aparezcan accesos de tos o dificultad respiratoria, debemos pensar que la sonda ha sido introducida en
la vía respiratoria, por lo que se retirará inmediatamente. En este aspecto, tendrá especial importancia la monitorización con un pulsioxímetro.
Una vez que lleguemos a la medida que hemos estimado oportuna, confirmaremos que se encuentra en la cavidad gástrica y no en el esófago a causa, por ejemplo,
de un acodamiento, auscultando el epigastrio a la vez
que insuflamos emboladas de aire con la jeringa de
50 ml. Además, nunca está de más tener la prudencia
de auscultar también ambos campos pulmonares, comprobando que no escuchamos murmullo vesicular durante la insuflación del aire por la sonda.
Tras colocar la sonda en su sitio, y antes de comenzar
el lavado, debemos aspirar con la jeringa el mayor contenido gástrico posible. Muchos autores consideran esta
maniobra previa trascendental12,17, ya que está demostrado que en algunos casos, sobre todo si hay abundante
material gástrico, al introducir el líquido se favorece el
paso del tóxico a través del píloro. Por otra parte, reservaremos una muestra de lo que hemos extraído para su
posterior análisis toxicológico. También podemos comprobar que nos encontramos en la cavidad gástrica midiendo el pH de dicha muestra.
Así, se inicia el lavado propiamente dicho, administrando suero fisiológico o agua (se puede realizar simplemente con un embudo) (fig. 4); el agua debe estar tibia,
y se tendrá la precaución de no introducir en los adultos
más de 150-300 ml cada vez (en niños, 10 ml/kg de
peso), ya que cantidades superiores pueden provocar
que rebose el tóxico hacia el intestino delgado.
Una vez el líquido está dentro, se masajea suavemente el
epigastrio y se evacua simplemente colocando la porción
proximal de la sonda por debajo del nivel del estómago o
aspirándolo, teniendo en cuenta que se debe recuperar
aproximadamente el mismo volumen que se introdujo
(fig. 5). Se repetirá esta operación varias veces hasta que
el contenido salga claro, no recomendándose más de 1012 veces (un total de 3 l de líquido) ya que cantidades
superiores pueden provocar una intoxicación hídrica.
El lavado se puede complementar, si está indicado, con
la administración de carbón activado a través de la sonda siendo la dosis en adultos de 50 g (en niños pequeños, 1g/kg de peso) disueltos en agua. Hoy día, existen
preparados comerciales en los cuales ya se marca la
cantidad exacta de agua.
Por último, hay que extraer el tubo teniendo la precaución de cerrarlo en su porción proximal con unas pinzas
u ocluyéndolo con los dedos o algún dispositivo especial, para evitar que se escurra líquido hacia la vía respiratoria.
Fig. 4. Administración del líquido para el lavado.
Fig. 5. Evacuación del contenido gástrico y masaje en el epigastrio.
Aunque debe ser una eventualidad extremadamente
rara, está descrito que en ocasiones puede ser dificultosa la extracción del tubo, ya sea por un acodamiento o
un espasmo del esfínter esofágico inferior. En este último caso se podría probar la administración de glucagón
intravenoso, pero bajo ningún concepto se forzará de
forma brusca su retirada12.
Lavado con sustancias especiales
En algunos manuales se sugiere que en determinados tipos de intoxicaciones pueden utilizarse sustancias específicas para el lavado. Así, podemos mencionar los siguientes ejemplos:
– Almidón en la intoxicación por yodo, administrando
una bolsa de 10 g por cada 100 ml de agua22.
– Sales de calcio, como el gluconato cálcico o el carbonato cálcico, antiácidos que contengan magnesio o incluso leche en intoxicaciones por fluoruros o ácido oxálico, ya que se formarán complejos insolubles que
apenas se absorben23.
– Permanganato potásico o peróxido de hidrógeno
(agua oxigenada al 2%) en las intoxicaciones por fósfo-
R. Bugarín González et al.—El lavado gástrico
383
Document downloaded from http://www.elsevier.es, day 28/07/2017. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.
El médico en las situaciones urgentes. El lavado gástrico
ro amarillo puesto que así se convierte en óxidos menos
peligrosos24.
– En las ingestiones de hierro se aconseja añadir
50 mEq de bicarbonato sódico por cada litro de líquido
para el lavado. Ello probablemente induce la formación
de hierro ferroso en sales no solubles de carbonato ferroso que se absorben con más dificultad25.
De todas formas, es necesario aclarar que, en general,
no se ha comprobado su eficacia clínica12. De hecho, la
revisión publicada por la AACT y la EAPCCT no hace
ninguna referencia (ni a favor ni en contra) sobre este
aspecto.
Bibliografía
1. Camí J, Frati M, Martín ML. Intoxicación aguda en Barcelona.
Epidemiología y consideraciones sobre su terapéutica. Med Clin
(Barc) 1980; 75: 287-291.
2. Bajo A, Santos ME, Sanz F, Zapico N, Thomson K, García A.
Estudio epidemiológico sobre intoxicaciones agudas y dotación
de botiquines de antídotos. Ann Med Intern 1999; 6: 285-289.
3. Carpintero JM, Ochoa FJ, Ruiz JI, Bragado L, Palacios M, Ramelle E. Prevalencia de las intoxicaciones agudas en urgencias
de la Rioja. Emergencias 2000; 12: 92-97.
4. Barrio C, Tamayo C. Intoxicaciones y otras situaciones críticas.
En: Martín Zurro A, Cano Pérez JF, editores. Atención primaria
(4.ª ed.). Madrid: Harcourt Brace, 1999; 1653-1671.
5. Barceloux D, McGuigan M, Hartigan-Go K. Position statement:
cathartics. American Academy of Clinical Toxicology; European
Association of Poisons Centres and Clinical Toxicologists. J Toxicol Clin Toxicol 1997; 35: 743-752.
6. Manoguerra AS. Gastrointestinal descontamination after poisoning. Where is the science? Crit Care Clin 1997; 13: 709-725.
7. Jones AL, Volans G. Management of self poisoning. BMJ 1999;
319: 1414-1417.
8. Bateman DN. Gastric descontamination –a view for the millennium. J Accid Emerg Med 1999; 16: 84-86.
9. McGuffie AC, Wilkie SC, Kerr GW. The treatment of overdosetime for a change? Scott Med J 2000; 45: 75-76.
10. Dueñas A, Gandía F, Cerdá R. Reflexiones sobre la toxicología
clínica y la medicina de urgencias y emergencias. Emergencias
1998; 10: 130-131.
384
Medicina Integral, Vol. 38, Núm. 9, Noviembre 2001
11. Ortiz de Elguea FJ, Labaka I. Variabilidad en el procedimiento de lavado gástrico con carbón activado en los centros sanitarios de la comunidad autónoma vasca. Emergencias 1997; 9:
355-359.
12. McKinney PE. Descontaminación del paciente intoxicado. En:
Roberts JR, Hedges JR, editores. Procedimientos clínicos. Medicina de urgencias (3.a ed.). México: McGraw-Hill Interamericana, 2000; 849-867.
13. Krenzelok EP, McGuigan M, Lheur P. Position statement: ipecac
syrup. American Academy of Clinical Toxicology; European Association of Poisons Centres and Clinical Toxicologists. J Toxicol Clin Toxicol 1997; 35: 699-709.
14. Grierson R, Green R, Sitar DS, Tenenbein M. Gastric lavage for
liquid poisons. Ann Emerg Med 2000; 35: 435-439.
15. Henry JA, Hoffman JR. Continuing controversy on gut descontamination. Lancet 1998; 352: 420-421.
16. Vale JA. Position statement: gastric lavage. American Academy
of Clinical Toxicology; European Association of Poisons Centres
and Clinical Toxicologists. J Toxicol Clin Toxicol 1997; 35:
711-719.
17. Dueñas A. Tratamiento general de las intoxicaciones agudas. En:
Dueñas A, editor. Intoxicaciones agudas en medicina de urgencia
y cuidados intensivos. Barcelona: Masson, 1999; 20-34.
18. Larsen LC, Cummings DM. Oral poisonings: guidelines for
initial evaluation and treatment. Am Fam Physician 1998; 57:
85-92.
19. Brammer G, Gibly R, Walter FG, Bey T, Torres R, Kohler S.
Continuous intravenous flumazenil infusion for benzodiazepine
poisoning. Vet Hum Toxicol 2000; 42: 280-281.
20. Weinbroum AA, Flaishon R, Sorkine P, Szold O, Rudick V. A
risk-benefit assessment of flumazenil in the management of benzodiacepine overdose. Drug Saf 1997; 17: 181-196.
21. Munné P. Actitud terapéutica frente al intoxicado. En: Munné P,
Nogué S, Millá J, editores. Antídotos. ¿Cuándo y cómo utilizarlos? Madrid: Edicomplet, 1996; 29-42.
22. Lloret J. Yodo (soluciones antisépticas). En: Dueñas A, editor.
Intoxicaciones agudas en medicina de urgencia y cuidados intensivos. Barcelona: Masson, 1999; 398-401.
23. Dueñas A, Castrodeza J. Flúor. En: Dueñas A. Intoxicaciones
agudas en medicina de urgencia y cuidados intensivos. Barcelona: Masson, 1999; 258-259.
24. Dueñas A, Martín JC. Fósforo y fosfuro de cinc. En: Dueñas A,
editor. Intoxicaciones agudas en medicina de urgencia y cuidados intensivos. Barcelona: Masson, 1999; 262-263.
25. Dueñas A, Herreros V, Hierro A. En: Dueñas A. Intoxicaciones
agudas en medicina de urgencia y cuidados intensivos. Barcelona: Masson, 1999; 279-281.
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertising