aspiracion orofaringea y nasal
ASPIRACION DE SECRECIONES POR VIAS OROFARÍNGEA
Y/O NASOFARÍNGEA
Centro:
Hospital Virgen del Puerto
Última Revisión:
Autores:
-
Toribio Felipe, Rosaura.
Primera Revisión:
-
Reyero Hernández, María del Mar
Aprobación:
Mayo de 2005
1ª Revisión:
Mayo de 2009
Próxima Revisión:
Mayo de 2011
DEFINICIÓN
Procedimiento encaminado a extraer secreciones del árbol bronquial por medio de
la aplicación de presión negativa, cuando el paciente no puede expulsarlas de
forma eficaz por sí mismo, ya sea a través de una sonda de aspiración orofaíngea
(yankauer) o un catéter de aspiración.
OBJETIVOS
Mantener la permeabilidad de las vías aéreas.
Prevenir las infecciones, atelectasias e hipoxia producidas por el acumulo de
secreciones.
Obtener muestras de secreciones respiratorias para análisis microbiológico o
citológico.
PRECAUCIONES / CONTRAINDICACIONES
Coagulopatía o trastorno hemorrágico.
Pacientes con fractura de base de cráneo.
Epiglotitis (contraindicación absoluta).
Hemorragia nasal.
Laringoespasmo.
Paciente sometido a cirugía traqueal.
1
Paciente sometido a cirugía gástrica con anastomosis alta.
Infarto de miocardio.
Broncoespasmo.
RIESGOS O COMPLICACIONES POTENCIALES
Trauma mecánico – lesión de las mucosas de las vías respiratorias
especialmente relacionados con una mala técnica de aspiración y/o presión
excesiva.
Hipoxia / hipoxemia y riesgo de desaturación durante el procedimiento.
Arritmias cardíacas.
Fluctuaciones en la presión sanguínea (hipo o hipertensión).
Náuseas / vómitos (sobre todo aspiración orotraqueal).
Aspiración.
Laringoespasmo
Broncoespasmo
Dolor
Infección
Atelectasia - zona de colapso pulmonar relacionado con el exceso de presión
y/o aspiración prolongada
Aumento de la presión intracraneal
Angustia y malestar
INDICACIONES DE ASPIRACIÓN
La aspiración debe realizarse en función de la evaluación de la presencia de
secreciones y no debe ser realizada de forma rutinaria (III).
La necesidad de aspiración puede estar indicado clínicamente por los
siguientes signos (IV):
− Secreciones visibles o audibles (como esputo, sangre o gorgoteo)
− Respiratorios:
→ Desaturación.
→ Aumento de la presión inspiratoria máxima.
→ Disminución del volumen.
→ Aumento de la frecuencia respiratoria.
→ Aumento del trabajo respiratorio.
→ Presencia de sonidos respiratorios durante la auscultación.
− Cardiovascular: aumento de la frecuencia cardiaca y la presión arterial.
− Otros: inquietud del paciente o diaforesis.
2
MATERIAL
Aparato de aspiración portátil ó conectado a la pared con regulador de presión.
Tubo de conexión para aspirador.
Sonda estéril (II) o catéter de aspiración, de tamaño adecuado (utilizar el
tamaño mínimo efectivo).
− Catéter rígido de aspiración (Yankauer): puede ser usado para limpiar la
boca de secreciones, especialmente las espesas.
− Sondas de aspiración: con control a aspiración, puntas atraumáticas y
dos o tres pequeños orificios laterales además de un orificio terminal.
Edad del paciente
Tamaño del catéter
(French)
Neonato prematuro
6
Bebe
8
Preescolar
10
Edad escolar
12
Adolescente/adulto
14
− El diámetro del catéter no debe exceder más del 50% del diámetro
interior de la vía aérea para evitar las altas presiones negativas en las
vías respiratorias y probablemente minimizar la caída de la PaO2 (IV).
Preparación de base alcohólica.
Recipiente para secreciones.
Guantes limpios no estériles.
Gasas estériles.
Depósito con agua estéril o suero salino isotónico estéril.
Lubricante hidrosoluble (para aspiración nasofaríngea).
Empapador.
Mascarilla/respirador, protección ocular y delantal o bata desechable (si está
indicado).
Depresor lingual.
Pulsioximetro
Fuente de oxígeno suplementario y dispositivo para su administración.
Trampa de esputos (en caso de necesidad de tomar muestras).
En pacientes hemodinámicamente inestables además de lo anterior se recomienda:
Monitor electrocardiográfico.
Fonendoscopio.
3
CUIDADOS ENFERMEROS
Preparar todo el equipo necesario.
Presentarse, confirmar la identidad del paciente utilizando al menos dos
criterios, ninguno de los cuales será el número de la habitación (A), y explicar
el procedimiento solicitando su colaboración, indicándole las posibles molestias
que puede sentir.
Comprobar el correcto funcionamiento de la fuente y el conjunto vacío de
presión negativa a no más de 150mmHg:
− La comprobación se realizará mediante la activación de la unidad,
poniendo un dedo sobre el extremo distal del tubo de conexión y
verificando la aspiración en el manómetro lectura.
− La verificación del correcto funcionamiento de la unidad debe realizarse
antes de conectar el catéter/sonda al tubo de conexión.
− Si es necesario, la presión debe ser modificada adecuadamente antes
de continuar con el procedimiento.
Realizar la adecuada higiene de manos con el preparado de base alcohólica
(IA).
Ponerse la bata o delantal desechable, protección ocular y guantes no estériles
(IB). En el caso de que exista sospecha o confirmación de enfermedad
infecciosa que requiera el uso de medidas de protección especiales (ej.
Tuberculosis), deben seguirse las recomendaciones del Protocolo de
Aislamientos Hospitalario.
Colocar al paciente en posición adecuada:
− Aspiración por vía oral: semi-fowler, con la cabeza girada hacia un lado.
− Aspiración por vía nasal: semi-fowler con el cuello en hiperextensión de
70º
− Si el paciente está inconsciente colocarlo en posición de decúbito
lateral.
Evaluar el estado de oxigenación del paciente mediante la determinación de la
saturación de oxigeno.
Pre-oxigenar al paciente, durante al menos 30 segundos, a menos que exista
una contraindicación para un aumento de FiO2, a:
− Los pacientes que presenten desaturación de oxígeno durante la
aspiración.
− Los pacientes que presenten alteraciones de ritmo cardiaco durante la
aspiración.
− Los pacientes que reciben oxígeno suplementario de forma continua.
Colocar el empapador bajo la barbilla del paciente.
Seleccionar la presión de aspiración:
– Neonatos: 60-80 mm Hg
– Bebes: 80-100 mm Hg
– Niños: 100-120 mm Hg
– Adolescentes/Adultos: 100-150 mm Hg
4
Conectar el tubo de conexión al sistema de aspiración.
Abrir el envase estéril del catéter/sonda de succión, y conectar el catéter de
succión al tubo de conexión, asegurándose de que el extremo distal del catéter
o sonda (extremo en contacto con el paciente) no entra en contacto con los
guantes o el medio ambiente.
Aspiración Orofaríngea:
Humedecer la punta del sonda/catéter con la solución salina y aspirar para
comprobar su permeabilidad.
Solicitar al paciente que abra la boca o utilizar un depresor lingual para
descender la lengua.
Introducir suavemente el catéter/sonda deslizándolo por uno de los laterales de
la boca hasta llegar a la orofaringe.
Aspirar las mejillas, debajo de la lengua, y/o la parte posterior de la
nasofaringe, según sea necesario.
La aspiración se realizará desde la parte posterior hacia adelante
La zona de aspiración mediante catéter de succión yankauer está delimitada
por una línea imaginaria situada tras las muelas posteriores.
No aspirar durante la introducción.
Aspiración Nasofaríngea:
Medir la distancia entre el lóbulo auricular y la punta de la nariz del paciente,
que será la longitud a introducir de la sonda.
Verificar la permeabilidad nasal inspeccionando ambas fosas nasales. Ocluirlas
y solicitar al paciente que inhale para determinar cuál es la más permeable.
Utilizar la fosa nasal más permeable para realizar la aspiración.
Humedecer la punta de la sonda con la solución salina o lubricante
hidrosoluble.
Introducir suavemente la sonda por uno de los orificios nasales dirigiéndolo por
el centro del suelo de la cavidad nasal hacia el espacio postnasal.
Insertar la sonda hasta medida indicada, o hasta que se produzca la tos.
Cuando esto ocurra, retroceder la sonda aproximadamente 1 cm.
No forzar la sonda. Si uno de los orificios no está permeable, intentarlo por el
otro.
No aspirar durante la introducción.
Comenzar la succión cubriendo el puerto de control de aspiración con el pulgar
coincidiendo con el final de la inspiración (para garantizar la aspiración se
produce durante la expiración).
La duración máxima de cada intento de succión debe ser determinada por la
respuesta clínica del paciente, aunque en ningún caso debe ser superior a 1015 segundos.
Retirar el catéter/sonda lentamente y suavemente mientras se mantiene la
succión. Si la sonda tiene tienen agujeros circunferenciales no es necesario
realizar movimientos de rotación mientras se extrae el catéter.
5
No utilizar de forma rutinaria soluciones de irrigación.
Si el paciente no presenta dificultad respiratoria, permitirle descansar durante
20-30 seg. antes de introducir nuevamente la sonda.
Si el paciente es capaz, pedirle que realice una respiración profunda y que tosa
entre las aspiraciones.
Espaciar cada inserción el tiempo suficiente para vigilar los efectos adversos y
realizar una reevaluación para determinar si se requieren más aspiraciones.
Repetir los pasos anteriores las veces que sean necesarias utilizando tanto
catéter/sonda nuevos estériles y guantes limpios para cada aspiración (II).
Puede utilizarse la misma sonda si después de la aspiración de la zona
nasofaríngea se aspira la zona orofaríngea, siempre y cuando el paciente no
haya sido sometido a cirugía bucal.
Si fuera necesario realizar aspiración nasofaríngea y orofaríngea, realizar en
primer lugar la nasal ya que se considera más limpia que la vía oral.
Oxigenar la paciente en caso de ser necesario. De forma general, los pacientes
que requieren preoxigenación también deberían recibir oxígeno después de
finalizar la aspiración. Transcurrido un minuto después de la aspiración, ajustar
la FiO2 al valor inicial preestablecido.
Una vez que completado todo el procedimiento, enjuagar el tubo de succión
conector utilizando una pequeña cantidad de agua estéril.
Desechar los artículos monouso siguiendo las recomendaciones del Protocolo
de Gestión de Residuos Hospitalarios.
Retirarse los guantes y realizar la higiene de las manos con un preparado de
base alcohólica (IB).
Registrar el procedimiento en la historia de enfermería, incluyendo las
características de las secreciones (color, cantidad y viscosidad), así como
cualquier reacción adversa que tuviera lugar durante el procedimiento.
PARÁMETROS A MONITORIZAR
Los siguientes deben aspectos deben ser controlados antes, durante y después
del procedimiento.
Sonidos respiratorios
Coloración de la piel
Frecuencia y patrón respiratorio.
Frecuencia cardiaca.
Color, consistencia, y el volumen de secreciones.
Presencia de sangrado o signos de lesión en tejidos.
Respuestas subjetivas, incluido dolor.
Tos
Saturación de oxigeno
Presión intracraneal (PIC).
6
RESULTADOS ESPERADOS
La eficacia de la técnica debe evaluarse después de aspiración, y debe reflejarse
en los siguientes aspectos:
Mejora de los ruidos respiratorios
Eliminación de las secreciones
Mejora de los datos de gases en sangre o saturación de oxígeno.
Disminución del trabajo respiratorio (disminución de la frecuencia
respiratoria o disnea).
A TENER EN CUENTA
− Tipo de guantes:
Cuando se realiza la aspiración de secreciones deben usarse guantes
desechables en ambas manos. No existe ninguna demostración definitiva de que
la utilización de guantes estériles disminuya el riesgo de infección nosocomial
durante la aspiración de secreciones.
− Inserción de la sonda/catéter:
No se considera una buena práctica insertar el catéter hasta que aparezca
resistencia debido a que aumentará el riesgo de daños en la mucosa.
− Secreciones espesas:
Para secreciones mas espesas, se debería intentar en primer lugar aumentar el
caudal, utilizando un catéter de diámetro ligeramente mayor, antes de aumentar
la presión negativa. Sin embargo, no se recomienda exceder de 170 mmHg
debido al alto riesgo de lesión en la mucosa.
− Irrigación con solución salina normal:
Diferentes estudios han proporcionado pruebas sobre los efectos perjudiciales de
la instilación de solución salina normal, y por lo tanto, evidencias en contra del
uso rutinario de solución salina normal durante la aspiración (D).
→ La solución salina normal y el moco no se mezclan. Por lo tanto, solución
salina normal no moviliza las secreciones. Por el contrario, asegurar una
adecuada hidratación es una medida eficaz parar facilitar la eliminación de
las secreciones. Otras medidas efectivas para la prevención de los tapones
de moco son: la hidratación, humidificación adecuada, el uso de agentes
mucolíticos y movilización efectiva.
→ La instilación salina normal puede también causar una disminución de la
saturación de oxígeno y desplazar las bacterias a las vías respiratorias
inferiores.
Su uso puede estar indicada en:
→ Las situaciones en las que sea necesario para estimular la tos.
→ Para la limpieza del catéter/sonda después de la aspiración para evitar la
reintroducción de los agentes patógenos en la vía aérea.
La correcta higiene de las manos es esencial para reducir el riesgo de
contaminación/infección.
7
− Cuidados del Equipo:
Utilizar sondas de aspiración estériles por cada serie de aspiración (definiendo
como aspiración individual la aspiración repetida hecha con breves períodos de
intervención).
Se debe utilizar fluidos estériles para eliminar las secreciones de las sondas.
La sonda rígida que se usa para la extracción de secreciones bucales debería
ser desechable. En su defecto, aspirar solución antiséptica después de cada
utilización y reemplazar como máximo cada 24 horas.
Desechar los líquidos que se hayan utilizado durante las aspiraciones.
Los tubos de conexión y los recipientes recolectores deberían ser desechables y
ser sustituidos cada 24 horas. En su defecto, limpiar los recipientes con agua y
detergente cada 24 horas y sustituir tanto los tubos de conexión como los
recipientes recolectores con cada paciente.
− Riesgo de broncoaspiración:
El reflejo nauseoso puede producir regurgitación gástrica.
→ Actuación: Si se produce se debe colocar al paciente en decúbito lateral, y
sin retirar la sonda de aspiración, aspirar rápidamente la vía aérea.
→ Prevención: La aspiración de secreciones de la vía respiratoria superior,
debe ser realizada antes de alimentar al paciente o alejada de la
alimentación, debido al riesgo de vómitos y la consecuente aspiración.
−
Viscosidad de las secreciones:
→ Secreción fluida: cuando el catéter de aspiración se mantiene claro
después de la aspiración.
→ Moderada densidad: si después de la succión el catéter mantiene
secreciones que se adhieren a sus paredes, pero estas se pueden remover
aspirando agua o solución a través del catéter.
→ Espesas: si después de aspirar las secreciones estas permanecen
adheridas al catéter y son muy difíciles de desprender aún succionando
agua.
−
Mantenimiento de la sonda:
No dejar la sonda de aspiración en líquido, ya sea antiséptico, solución
fisiológica o agua destilada estéril, para luego aspirarlo, porque se puede
contaminar con bacilos Gram (-).
NIVELES DE EVIDENCIA
Nivel
Descripción
I
Evidencia obtenida de una revisión sistemática de todos los
ensayos clínicos con asignación aleatoria relevantes.
II
Evidencia obtenida de al menos un ensayo clínico con asignación
aleatoria bien diseñado.
8
III.1
Evidencia obtenida de ensayos clínicos sin asignación aleatoria
bien diseñados.
III.2
Evidencia obtenida de estudios de cohortes o de casos y controles
bien diseñados, preferiblemente de más de un centro o grupo de
investigación.
III.3
Evidencia obtenida de series temporales con o sin intervención.
Resultados importantes en experimentos no controlados.
IV
Opinión de profesionales de reconocido prestigio, basada en
experiencia clínica, estudios descriptivos o informes de comités de
expertos.
GRADOS DE RECOMENDACIÓN
Recomendación
Descripción
A
Efectividad demostrada para su aplicación
B
Grado de efectividad establecido que indica considerar
su aplicación
C
Efectividad no demostrada.
D
Desaconsejable (al menos moderada evidencia de que
la medida es ineficaz o de que los perjuicios superan a
los beneficios).
E
Buena evidencia para apoyar una recomendación en
contra de su uso.
RESUMEN
1. Preparar todo el material necesario antes de ir a la habitación.
2. Presentarse, confirmar la identidad del paciente y explicar el procedimiento.
3. Comprobar el correcto funcionamiento del equipo de vacío antes de conectar
el catéter/sonda a no más de 150mmHg.
4. Realizar la adecuada higiene de manos con el preparado de base alcohólica y
ponerse el equipo de protección individual necesario.
5. Colocar al paciente en posición adecuada:
− Aspiración por vía oral: semi-fowler, con la cabeza girada hacia un lado.
− Aspiración por vía nasal: semi-fowler con el cuello en hiperextensión de
70º
9
– Si el paciente está inconsciente colocarlo en posición de decúbito lateral.
6. Evaluar el estado de oxigenación del paciente mediante la determinación de la
saturación de oxigeno y pre-oxigenar al paciente, durante al menos 30
segundos, salvo que exista contraindicación.
7. Colocar el empapador bajo la barbilla del paciente
8. Seleccionar la presión de aspiración y conectar el tubo de conexión al sistema
de aspiración y este a la sonda/catéter de succión mediante técnica "sin
tocar".
9. En aspiración orofaríngea:
− Humedecer la punta de la sonda/catéter con la solución salina y solicitar al
paciente que abra la boca o utilizar un depresor lingual para descender la
lengua.
− Introducir suavemente el catéter/sonda deslizándolo por uno de los
laterales de la boca hasta llegar a la orofaringe sin aspirar.
− Iniciar la aspiración desde la parte posterior hacia adelante.
10. En aspiración nasofaríngea:
− Medir la distancia entre el lóbulo auricular y la punta de la nariz del
paciente.
− Verificar la permeabilidad nasal inspeccionando ambas fosas nasales.
Para realizar la aspiración utilizar la fosa nasal más permeable.
− Humedecer la punta de la sonda con la solución salina o lubricante
hidrosoluble.
− Introducir suavemente la sonda (sin aspirar) dirigiéndola por el centro del
suelo de la cavidad nasal hacia el espacio postnasal, hasta llegar a la
medida indicada.
− Iniciar la aspiración mientras se retira la sonda.
11. La duración máxima de cada intento de succión no debe ser superior a 10-15
seg., y se debe dejar un periodo de descanso de 20-30 seg. antes de una
nueva aspiración.
12. Si fuera necesario realizar aspiración nasofaríngea y orofaríngea, realizar en
primer lugar la nasal.
13. En caso de ser necesario, oxigenar al paciente.
14. Retirarse los guantes y realizar la higiene de las manos con un preparado de
base alcohólica.
15. Registrar el procedimiento.
BIBLIOGRAFÍA
•
Nottingham City Hospital/Queen’s Medical Centre/Rushcliffe PTC. Nursing
Practice Guidelines. Nasal and oral tracheal suction. Diciembre de 2004.
(Disponible
en:
http://www.nottingham.ac.uk/nursing/practice/clinicalskills/resources/guidelines/
Suction.pdf).
•
Simspon, S. UCL Institute of Child Health. Clinical Guideline: Airway Suction.
Junio
de
2008.
(Disponible
en:
http://www.ich.ucl.ac.uk/clinical_information/clinical_guidelines/cpg_guideline_0
0034).
10
•
Brooks, D.; Anderson, C. M.; Carter, M. A.; Downes; L.A.; Keenan, S. P.;
Kelsey, C. J.; Lacy, J. B. Clinical practice guidelines for suctioning the airway of
the intubated and nonintubated patient. Database of Abstracts of Reviews of
Effects (DARE). Produced by the Centre for Reviews and Dissemination.
February
2003.
(Disponible
en:
http://www.crd.york.ac.uk/crdweb/ShowRecord.asp?View=Full&ID=1200200826
3).
•
Endacott, R.; Jevon, P.; Cooper, S. Chapter 7 Respiratory system: 7.6
Oropharyngeal, tracheal, and endotracheal suctioning. Clinical Nursing Skills
Core and Advanced. April 2009.
•
Stead, R. Suction Guidelines for Adult Patients in a community setting.
Worcestershire Support Services Agency. February 2009 (Disponible en: http://
www.worcestershirehealth.nhs.uk).
•
Gotke, S. Guidelines for Adult Suction – Physiotherapy. East Kent Hospitals
NHS Trust. Agosto 2004. (Disponible en: www.ekhut.nhs.uk).
•
Kozier B, Erb G, Berman A, Snyder S, Lake R, Harvey S.Chapter: 16
Oxygenation. Fundamentals of Nursing: Concepts, Process and Practice.
Pearson Education. 2007.
•
Hough A. Chapter 8, Physiotherapy in respiratory care: an evidence-based
approach to respiratory and cardiac management. 3ª edition. Nelson Thornes,
2001.
•
Fernández Ayuso RM, Fernández Ayuso D. Cap 3, Principales dispositivos de
ayuda a la Oxigenación. Manual de ayuda a la oxigenación. Dispositivos y
procedimientos. Difusión de Avances de Enfermería, 2007.
•
Halm MA; Krisko-Hage K. Instilling Normal Saline With Suctioning: Beneficial
Technique or Potentially Harmful Sacred Cow?. Am J Crit Care. 2008 Sep;
17(5):469-72.
•
AARC Clinical Practice Guideline. Nasotracheal Suctioning—2004 Revision &
Update. Respiratory care. Septiembre 2004. vol 49 n 9. (Disponible en:
http://www.rcjournal.com/contents/09.04/09.04.1080.pdf).
•
Torres Martí A, Burgos Rincón F, Casan Clarà P, Gravalos Guzmán J,
Martínez Moratalla J, Pi-Sunyer T. Control microbiológico en los equipos de
función y terapia respiratoria. Recomendaciones SEPAR (Disponible en:
http://www.separ.es/doc/areas_trabajo/enfermeria_y_fisioterapia/rec15.pdf).
•
Dorca Sargatal J. Sección 7, Neumonía Nosocomial. Manual de Medicina
Respiratoria - 2ª edición. Sociedad Española de Neumología y Cirugía
Torácica.
Aula
Médica
2006.
(Disponible
en:
http://www.separ.es/doc/publicaciones/manuales/Entero.pdf)
•
Jett J, Simmons PB. Suctioning (Respiratory Tract). Nursing Policy LSUHSCShreveport,
LA.
Abril
2007
(Disponible
en:
http://www.sh.lsuhsc.edu/policies/POLICY_MANUALS_VIA_MS_WORD/Nursin
g/S-60.pdf).
11
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertising