Cadena del café.p65 - Biblioteca Digital MADR

Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural
Observatorio Agrocadenas Colombia
Documento de Trabajo No. 59
LA CADENA DEL CAFÉ EN COLOMBIA
UNA MIRADA GLOBAL DE SU ESTRUCTURA Y DINAMICA
1991-2005
Carlos Federico Espinal G
Director Observatorio
Héctor J. Martínez Covaleda
Investigador Principal
Ximena Acevedo Gaitán
Investigador Asistente
http:/www.agrocadenas.gov.co
agrocadenas@iica.int
Bogotá, Marzo de 2005
Cadena del café
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
Introducción
Identificación de la Cadena
Importancia económica y social del café
Producción y comercialización nacional
del café
Precio interno del café
Comercio exterior de la cadena
Contexto mundial del café
Regulación del comercio mundial de café
Precios internacionales del café
Indicadores de competitividad revelada
Conclusiones
Bibliografía
1. Introducción
El comportamiento de la Cadena de café, que se concentra principalmente en el café
verde para exportación, está fuertemente determinado por la dinámica del mercado
mundial de este producto, lo que afecta tanto a la producción como a la actividad
cafetera nacional y el desempeño de los agricultores.
Este producto, que otrora era el más importante no sólo de la agricultura, sino de la
economía nacional, en el sentido de que era el principal generador de divisas, con sus
respectivas implicaciones en la economía y en la sociedad colombiana, se ha visto en
un proceso de retroceso en su participación tanto en el PIB como en las exportaciones
del país y también en su presencia en el mercado mundial.
El estudio que aquí se presenta demuestra que el café colombiano registra tasas negativas de crecimiento de su participación en el mercado mundial, cediendo espacios a
países competidores, tales como Vietnam, quien en relativamente pocos años se ha
convertido en un protagonista de este segmento, aunque también se evidencia una
dinámica muy positiva de países que tradicionalmente no han manejado importantes
volúmenes de grano verde, tales como los centroamericanos y Perú.
De otro lado, ha venido ganando espacio el mercado de cafés procesados, los cuales
tienen un valor agregado mucho más alto y, aunque no compiten con el café verde en
forma directa, sí lo hacen en el consumo. Esta producción se ha venido concentrando
en países desarrollados no productores del grano, como Estados Unidos, Alemania,
Italia y Bélgica-Luxemburgo. Anteriormente, la competencia de Colombia era con los
productores tradicionales del grano verde, pero en la actualidad, la re-exportación del
producto con mayor valor agregado por parte de los países industrializados, pone en
evidencia la desventaja de Colombia en este sentido. A pesar de la larga tradición del
Agrocadenas
1
país como productor de uno de los tipos de café suaves más apetecidos en el mundo,
no ha logrado constituirse en un país exportador de cafés con un mayor nivel de
elaboración, lo cual se constituye en una de las principales limitantes competitivas de
la Cadena. Actualmente, las exportaciones colombianas de cafés procesados representan el 1% del valor de lo exportado por la Cadena.
Otro evento relevante que se observa, es que aunque los importadores de café colombiano siguen siendo principalmente los países de la Unión Europea, adquiriendo más
de la mitad del café verde exportado por el país, individualmente, Estados Unidos se
convirtió en el principal destino de nuestras ventas, ganando importancia gradual a
lo largo de los últimos diez años.
El crecimiento de la producción mundial de café se ha basado en el estímulo del mercado internacional. Alrededor de un 64% de la producción de los países tiene como
destino la exportación, y por eso, este sector depende en gran medida del comportamiento internacional, y, debido a la existencia de muchos productores y grandes demandantes, el mercado cafetero ha estado fuertemente regulado por la Organización
Internacional del Café (OIC) a través de los Convenios Internacionales del Café (CIC)
que de una u otra manera permitían que la oferta se equilibrara con la demanda,
eliminando la posibilidad de que se generaran grandes excesos que deprimieran el
mercado internacional.
Pero, a partir de 1989, con la pérdida del acuerdo como elemento institucional de
regulación de precios, el mercado se liberalizó, lo que condujo a algunos cambios
importantes tanto en la comercialización como en la producción y en la definición de
nuevos patrones de consumo por parte de los principales países importadores. En
gran medida estos se inclinaron a favor del consumo de cafés suaves, donde Colombia
es líder en producción.
La mayor exposición a la alta volatilidad de los precios internacionales, condujo a que
un desajuste en alguno de los grandes productores, se refleje casi inmediatamente en
los precios internacionales, transmitiéndose con relativa facilidad a los demás países.
En Colombia esto se ha enfrentado con el Fondo de Estabilización de Precios del Café,
cuya filosofía es estabilizar el ingreso cafetero.
A nivel interno, hubo efectos no esperados como la reconfiguración de la estructura
productiva a favor de los pequeños productores, a expensas de la disminución en la
participación de los predios más grandes. Por tanto, a diferencia de años pasados, el
futuro del café en Colombia está determinado por la acción de estos pequeños propietarios, los cuales en buena media han adoptado paquetes tecnológicos recomendados
por la Federación Nacional de Cafeteros, que han inducido a que la caficultura colombiana haya experimentado un proceso de reconversión de la productividad agrícola,
en especial, en los últimos años, incrementando rendimientos, reduciendo la edad
promedio de los árboles y aumentando la densidad por hectárea en el cultivo.
En este sentido, el Centro Nacional de Investigaciones del Café (CENICAFE) ha jugado un papel fundamental desarrollando proyectos de experimentación en todas las
áreas del conocimiento relacionadas con el café, desde los estudios genéticos para obtener nuevas variedades, hasta la investigación sobre la industrialización del café dirigida a favorecer a los consumidores del café más suave del mundo.
2
Cadena del café
El consumo nacional de café es limitado y se ha estabilizado alrededor de los 2 millones de sacos, que representan un 7% del café que se destina al mercado internacional.
Asimismo, su consumo per cápita es relativamente bajo con apenas 2,7 Kg./Hab.,
mientras que otros países del continente como Brasil, Ecuador y Costa Rica, presentan un consumo alrededor de los 5 Kg./Hab., lo que lleva a pensar en el consumo
doméstico como un mercado aún con potencial de expansión. De hecho, Colombia ha
venido diversificando su mercado interno, destinando su producción a usos alternativos al consumo directo, tales como insumo para las industrias de bebidas y otros
productos alimenticios.
Este documento pretende dar una mirada global a la situación de la Cadena del café en
Colombia, enfocado principalmente en el mercado internacional del producto. En la
primera parte (acápites 1, 2 y 3), se identifica la composición de la Cadena, su importancia económica y social para el país y la dinámica de la producción y comercialización
interna. En los acápites 4 y 5, se hace una revisión de la situación del comercio interno
de Colombia y en los 5 al 10, se entra de lleno en el contexto mundial cafetero, haciendo una revisión y análisis de la producción, comercio y consumo mundial, pero también de aspectos relacionados con la regulación del mercado, que influyen de manera
directa en la formación de precios al productor, al importador, etc. En acápite 10 se
calculan algunos indicadores que nos dan luces sobre la competitividad revelada del
país en el mercado internacional y en el acápite 11 se presentan las respectivas conclusiones del trabajo.
Estamos ante la presencia de un mercado en el que todavía hay espacio para que la
producción nacional se expanda, y, con acciones efectivas, pueda ganar espacio en el
concierto internacional. Sin embargo, si las tendencias aquí descritas continúan, Colombia va a seguir perdiendo espacios en el mercado, a menos que se recomponga, no
tanto la estructura de la producción interna, aunque aun hay espacio en este campo,
sino fundamentalmente, la estructura institucional que regula el mercado mundial.
2. Identificación de la Cadena
Cuando se hace referencia al café se trata de sus formas o estados: pergamino, verde,
tostado, e incluye el café molido, descafeinado, liofilizado, líquido y soluble. En su
proceso al mercadeo, el café recorre diferentes fases o estadios.
En primer lugar, la Cadena comprende las actividades agrícolas que se realizan en
finca, tales como siembra, recolección, beneficio y secado. En los diferentes momentos
de esta última actividad, ya sea que se realice con máquina o al sol, el café es denominado sucesivamente café pergamino mojado, pergamino húmedo y pergamino seco,
el cuál es el producto final de esta fase productiva.
Enseguida, el café pergamino seco se transporta a la trilladora, donde se procede a
pelarlo, es decir, se le extrae por medio de máquinas especializadas, la película o
endocarpio que lo cubre, convirtiéndolo en café verde, para después clasificarlo según
tamaño y calidad del grano. El término “verde” no se refiere al grado de madurez del
producto, sino al hecho de no ser aún tostado, donde el grano adquiere su color café
característico.
Agrocadenas
3
En Colombia, este café verde se destina directamente a la exportación. Por otro lado,
la producción orientada al consumo interno, llega hasta la etapa final del proceso
productivo de la Cadena: tostión, molienda y empacado en el caso del café molido ya
sea cafeinado, descafeinado, mezclado con azúcar, etc., o, después de un proceso ampliado que implica la torrefacción, molienda, evaporación y aglomeración, se producen extractos y cafés solubles, cuando el producto final son los concentrados y cafés
instantáneos para disolver, bien sea para el consumo directo, o para incorporarlo
como esencia en otras bebidas, helados u otros productos alimenticios.
Además de su consumo final en el mercado interno e internacional, el café también
puede utilizarse como insumo en la industria. En este caso el grano es sometido a otro
proceso para extraerle la cafeína, la cual es usada por empresas de refrescos y farmacéuticas, aunque en una proporción mucho menor que para su consumo directo, y
sin recurrirse a la torrefacción.
3. Importancia económica y social del café
Según información del Ministerio de Agricultura, en el año 2003 el café fue el primer
producto agrícola en extensión en Colombia con 775.000 hectáreas (Ha.), que rindieron 694.080 toneladas métricas (Tm.). Representa el 20% del área cosechada en Colombia y el 34% de los cultivos permanentes. Su producción representa el 10% del valor de
la producción agropecuaria y el 18% de la actividad agrícola Colombiana.
En la información de Cuentas Nacionales del DANE, la participación del café en el
PIB nacional se ha venido reduciendo1 . De representar el 17,6% del PIB Agricultura,
ganadería, caza, silvicultura y pesca y el 2,8% del PIB total Nacional en el año 1990,
pasó al 12,9% y 1,8% en el 2001, respectivamente. Según cálculos del Ministerio de
Agricultura, el café representa en la actualidad aproximadamente el 12,4% del PIB
agropecuario.
1
4
Para los cálculos se agregaron el café sin tostar no descafeinado y el café transformado, según
clasificación cuentas nacionales.
Cadena del café
De igual forma, la participación
del valor de las exportaciones de
café con respecto al valor de las
exportaciones nacionales ha disminuido. Mientras que a mediados de los noventa el café llegó
a representar más de la mitad del
valor de las exportaciones
agropecuarias del país, y alrededor de un 20% de las totales,
actualmente esta participación
asciende al 27% en el caso de las
primeras y a poco más del 6%
de las ventas totales del país al
exterior.
Pese a que históricamente el
café ha sido el producto líder en las exportaciones nacionales, actualmente ha
sido relegado al tercer puesto. Perdió su tradicional primer lugar a manos del sector petróleo y sus derivados
en el año 1990, y se ubicó en
el tercer puesto a partir del
2001, año en el que el carbón superó el valor de sus
exportaciones. Según cifras
del DANE, actualmente estos tres productos representan el 43% del valor de las exportaciones colombianas,
distribuidas en un 26% para el petróleo, 11% el carbón y 6% el café.
Aun cuando la actividad ha perdido participación en el PIB y en las exportaciones
nacionales, es la principal fuente de demanda y de desarrollo en la región interandina,
donde se concentra la mayor parte de la población rural nacional2 .
El componente agrícola de la Cadena (siembra, cosecha, recolección, beneficio y secado del café), es altamente generador de empleo, en tanto que las etapas netamente
industriales son intensivas en bienes de capital y demandan relativamente menos
trabajo; aun cuando asociada a la estacionalidad de la cosecha, la actividad de trilla
presenta dos ciclos durante el año en los cuales la demanda de empleo aumenta de
manera significativa. Se estima que la ocupación del eslabón primario de la Cadena
puede alcanzar alrededor de 500.000 empleos directos, en tanto que el componente
industrial de la misma no supera los 5.0003 .
2
DNP. Cadena productiva del café y té. Estructura, comercio internacional y protección. Bogotá D.C.,
2004.
3
DNP.
Agrocadenas
5
4. Producción y comercialización nacional del café
La producción de café en Colombia ha presentado una tendencia descendente entre
1993 y 2003, con una tasa de crecimiento de -1,7% promedio anual. De 13.637.000
sacos producidos en 1993, se pasó a 11.568.000 en el 2003, lo que indica que se dejaron
de producir unos 2 millones de sacos entre estos años. Esto como consecuencia de los
excesos mundiales de oferta y bajas cotizaciones del grano que caracterizaron esta
época.
El consumo interno se ha estabilizado en torno a 2 millones de sacos de café verde, y
corresponden a cafés inferiores, es decir, café trillado excelso inferior, las pasillas y el
ripio, pues el café trillado excelso superior, es el que se destina principalmente a la
exportación.
Según un estudio de la Federación
Nacional de Cafeteros de Colombia4 ,
a diferencia de la década del setenta,
cuando la tendencia de la participación de la economía campesina en
el cultivo era reducida y decreciente, hoy día la producción del grano
es una actividad de pequeños productores, caracterizados, en su mayoría, por depender casi exclusivamente del café y por vivir bajo unas
condiciones sociales bastante preocupantes.
La información indica que a la par que el área de la zona cafetera pasaba de 4.4 millones de hectáreas en 1970 a 3.6 millones en 1997, el área cultivada con café se reducía de
1.05 millones de hectáreas a 869.000. De manera paralela, en el mismo lapso, el número de fincas se incrementó de manera sorprendente, al pasar de 297.000 en 1970 a
668.000 en 1997. En consecuencia, el tamaño medio de las fincas cafeteras pasó de 14,8
hectáreas a 5 hectáreas, mientras que el tamaño medio de los cafetales se redujo de 3,5
a 1,3 hectáreas. Actualmente la mayoría de los caficultores son propietarios de pequeñas unidades y de plantaciones de café aún más pequeñas.
La Tabla 1 muestra la dirección y la magnitud de los cambios en la distribución del
suelo según los rangos de tamaño de los predios cafeteros. Se destaca, particularmente, el aumento de la participación en la superficie total de las fincas y el suelo cultivado
con café de los predios menores a cinco hectáreas. Estas unidades, que en 1970 participaban del 7,5% del área de las fincas cafeteras y 17% del área cafetera, actualmente
ocupan respectivamente el 16% y el 43% de estas áreas.
4
6
GARCÍA, Julián. Evolución de la distribución de las fincas cafeteras. Hacia una regionalización de la
caficultura colombiana. Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Bogotá D.C.
Cadena del café
Esta reconfiguración en la distribución del área entre rangos se produjo, en buena
parte, a expensas de la disminución en la participación de los predios más grandes,
especialmente aquellos con más de 50 hectáreas. La comparación entre estratos indica
que el área de las fincas ubicadas en este rango pasó del 49% del total en 1970, al 30%
en 1993-97, asímismo, el área con café se redujo en 19%, al pasar de ocupar el 28% en
1970 al 9% en 1997.
De igual forma, fueron las pequeñas propiedades las que más aumentaron su participación en el número total de predios. El estudio demuestra que la participación de los
predios menores a 5 Has se incrementó en un 27%, de manera que en 1997 constituían
el 80% del total. En cuanto a las categorías mayores a 10 hectáreas, su participación
pasó del 30% en 1970 al 11% en 1997.
Esta información es relevante, puesto que desvirtúa algunas consideraciones respecto
a la participación reducida y decreciente de las fincas más pequeñas en la producción
del grano. En tal sentido, al contrario de lo sugerido por algunos analistas que indican que la modernización de la estructura productiva iniciada en la década del setenta, había determinado que la pequeña propiedad perdiera importancia relativa, la
Encuesta Nacional Cafetera (ENC) indica que, la adopción de las nuevas variedades
(caturra y Colombia) se presentó en las explotaciones de todos los tamaños, y que las
unidades más pequeñas disponen hoy de una mayor proporción de área sembrada en
café que hace 30 años.
En el total nacional, la superficie cosechada de café se redujo en 225.000 hectáreas
entre 1993 y 2003, ya que de 1.000.000 de hectáreas cultivadas en el primer año, se pasó
a 775.000 en el último año.
Según la ENC 1993-1997, cuatro departamentos, esto es, Antioquia, Tolima, Caldas y
Valle, concentran el 47% del total del área sembrada en café y el 50% de la producción
Agrocadenas
7
nacional. Según la Federación, en general las mayores diferencias regionales están
relacionadas con el nivel de especialización y adaptación de variedades mejoradas
(tecnificación).
La caficultura colombiana ha experimentado un proceso de reconversión desde la
perspectiva de la productividad agrícola, en especial, en los últimos años. De un rendimiento promedio nacional de 0,63 Tm./Ha. en 1999, se pasó a 0,90 Tm./Ha. en el
2003.
Adicionalmente, en los últimos ocho años, la edad promedio de los árboles se redujo de 7,4 a 4,9 años y la
densidad por hectárea pasó
de 4.082 árboles a 6.082, a la
vez que salieron áreas marginales, cuyo único objetivo
era beneficiarse de los altos
precios del café que estuvieron vigentes mientras hubo
pacto de cuotas5 . El departamento que registra los mayores rendimientos del grano es Quindío con 1,1 Tm./Ha., seguido por Antioquia (0,99 Tm./Ha.), Caldas (0,93
Tm./Ha.) y Risaralda (0,91 Tm./Ha.).
En Colombia, los caficultores venden su café a las Cooperativas de Caficultores en los
diferentes puntos de compra del país. Posteriormente, el Fondo Nacional del Café les
compra el café a un precio determinado de acuerdo con las condiciones del mercado
internacional y lo almacena en las bodegas de ALMACAFE. Históricamente, las Cooperativas de Caficultores han comprado aproximadamente el 50% de la cosecha cafetera, y el otro 50% lo adquieren los particulares.
Debido a que, en la mayoría de las ocasiones, el momento en que se compra el café es
diferente al momento en que se vende a un cliente en el exterior, existe un riesgo frente
a los cambios en el precio. En este sentido, la Federación Nacional de Cafeteros realiza
actividades de Administración del Riesgo de Precio para asegurar que el resultado
económico de su operación comercial sea positivo.
5. Precio interno del café
El precio al productor del café en Colombia, es un precio de sustentación que se fija
por concertación existente entre la Federación Nacional de Cafeteros y el Gobierno
Nacional, teniendo en cuenta factores tales como, el comportamiento macroeconómico
del país en el momento, el nivel de precios al cierre diario de la bolsa de New York y la
tasa diaria representativa del mercado del dólar en Colombia.
5
8
Revista Dinero. Bogotá D.C., noviembre de 26 de 2004.
Cadena del café
Como se observa en la Gráfica
4, en términos reales6 , el precio
interno del café se ha reducido
notoriamente. Mientras que en
1970, en pesos del 2003 se le pagaba al productor aproximadamente $850.000 por carga de 125
Kg., en el 2003 la carga se vendió en promedio a $300.000.
Esto es una reducción del precio del 64% entre estos dos años,
lo que indica un deterioro
constante a través del tiempo en el
ingreso del caficultor colombiano.
La disminución de precios internos ha conducido a reducciones en el área sembrada,
acompañadas de incrementos en productividad que han coadyuvado a que la caída de
la producción no haya sido en la misma proporción. Incluso, la recomposición en la
estructura productiva, específicamente concentrada en pequeños productores, ha permitido enfrentar la caída de precios gracias a las características inherentes a este tipo
de economías campesinas.
6. Comercio exterior de la Cadena
Exportaciones
En Colombia, tradicionalmente las ventas al exterior se han concentrado en el producto inicial de la Cadena productiva, es decir, en el café verde, el cual es el principal
producto de la trilla de café. Específicamente, el café sin tostar y sin descafeinar (Partida Arancelaria 09011100), ha representado un 98% de lo exportado por el país en la
última década.
6
El precio nominal se deflactó por el Índice de precios al productor del sector agropecuario, base
diciembre de 2003.
Agrocadenas
9
En general, las exportaciones de la Cadena registraron un deterioro en el período
1993-2003, con una tasa de decrecimiento del -9,1% promedio anual. Esto se debe
sobretodo a que el principal rubro de exportación presentó una fuerte caída desde
1997, y apenas empezó a recuperarse en el 2002, pero sin alcanzar los valores que se
registraban en la primera mitad de la década de los noventa. No obstante, las exportaciones de todos los rubros de la Cadena tuvieron una tendencia similar: decreciente
a lo largo del período analizado, con una leve mejoría en los últimos dos años.
El principal destino de las exportaciones colombianas de esta Cadena es Estados Unidos, aunque otros países han sido importantes demandantes de productos menores,
diferentes al café verde. Por ejemplo, en términos de valor y para el período 1993-2003,
Rusia compró el 52% de nuestras exportaciones de café tostado, sin descafeinar, en grano;
Francia y Japón fueron el destino del 35% de nuestras ventas de café tostado, sin
descafeinar, molido; Antillas Holandesas y España adquirieron el 63% del café tostado,
descafeinado; y Noruega adquirió el 90% de lo poco que exportamos de cáscara y cascarilla de café y sucedáneos del café que contengan café en cualquier proporción.
Sin embargo, enfocándose en el mayor producto de exportación de la
Cadena, el principal mercado de Colombia es la Unión Europea (15) con
el 52,5% de las exportaciones de café
verde (sin tostar y sin descafeinar).
En forma individual, Estados Unidos
concentra el 26,8% de nuestras exportaciones, seguido por Alemania
(25,4%) y Japón (11,2%). Les siguen,
en orden de importancia, BélgicaLuxemburgo, Canadá, y una serie de
países europeos que en conjunto demandan otro 30% de nuestras exportaciones.
En el mercado de Estados Unidos,
Brasil es el principal proveedor de café
verde y sin descafeinar con el 27%, seguido por Colombia con el 19% de
las importaciones norteamericanas de
este producto en el año 2003. Ambos
países registran una dinámica positiva en las compras de este tipo de café
por parte de Estados Unidos, con tasas de crecimiento promedio anual de
su participación en el mercado de 7%
para Brasil y 4,4% para Colombia, entre 1994 y 2003. No obstante, la participación de Colombia ha sido más
estable que la de Brasil, la cual ha presentado una tendencia con muchos altibajos y
sólo se incrementó notoriamente en los últimos dos años.
10
Cadena del café
En cuanto a otros competidores directos de Colombia para el café verde sin descafeinar
en Estados Unidos, resalta el elevado crecimiento de la participación de Vietnam (15,8%)
y Nicaragua (37,6%). No obstante, como se observa en la Tabla 4, varios países centroamericanos y Perú han presentado un crecimiento importante como abastecedores
de este mercado. Destaca el hecho de que pese a su posición de relativa ventaja frente
a los demás países, México presenta una dinámica negativa en las importaciones norteamericanas.
En el caso de los productos de la Cadena con mayor grado de elaboración, puede
decirse que en general, el mercado estadounidense es abastecido principalmente por
países desarrollados no productores primarios del grano. Por ejemplo, Canadá y Alemania son proveedores más importantes que Colombia de café fundamentalmente
tostado, molido, mezclado y empacado, superando a la industria colombiana en satisfacer la demanda de Estados Unidos. Esto quiere decir que Colombia está siendo desplazado en este mercado por países que presentan una mayor dinámica sustentada,
en buena medida, en la agregación de valor al producto.
Aunque Canadá es apenas el quinto destino de nuestras exportaciones de café verde,
con volúmenes de compra relativamente pequeños, este país es relevante en la medida
en que sin ser productor del grano, es el mayor proveedor de café tostado y molido,
sin descafeinar y descafeinado, en el mercado de Estados Unidos, con una proporción
del 45% de este mercado. Parte de nuestras exportaciones a Canadá se transforma y
mezcla en ese país para ser reexportado a Estados Unidos. Sin embargo, se debe tener
en cuenta que en buena medida esta situación se explica por la relocalización de plantas de Estados Unidos en Canadá y México, facilitadas por la firma del acuerdo NAFTA en 19947 .
Por su parte, en el mercado estadounidense, Alemania, otro país que no produce café,
compite directamente con Colombia en productos del eslabón inicial de la Cadena. La
mayor parte de esta competencia se origina en cafés descafeinados, que son el resultado
de un proceso industrial sobre el café tostado y molido, y donde Alemania participa
con aproximadamente el 31% de las importaciones de Estados Unidos, seguido por
Colombia con una participación del 19%.
7
DNP. Cadena productiva del café y té. Op. cit.
Agrocadenas
11
En esta categoría de productos, Colombia mantiene una participación
estable e incluso levemente decreciente, mientras países como Perú, Nicaragua, Canadá, Costa Rica, Brasil y
Vietnam, vienen incrementando notoriamente sus exportaciones de café
sin tostar descafeinado al mercado
norteamericano, con tasas de crecimiento muy positivas. (Tabla 5).
Estados Unidos aplica un arancel de
nación más favorecida igual a cero a
los productos de la Cadena asociados
con el café, de modo que la posición
competitiva del café colombiano en ese
mercado no se fundamenta en preferencias arancelarias, sino en las estructuras de la
comercialización del grano, en las estrategias de atención al cliente y la capacidad de
sus proveedores de satisfacer las particulares características del consumidor8 .
Importaciones
Las importaciones de la Cadena representan una parte muy pequeña del consumo
nacional, representando apenas un 0,7% de la producción, y corresponden básicamente al producto con un mayor nivel de elaboración, tales como los cafés semitostados, que son materia prima para la producción de solubles que, mediante sistemas especiales de importación – exportación, ingresa al país libre de arancel con destino
a una de las mayores plantas de café industrializado9 .
Como se observa en la Gráfica 8, el 84,3% de las importaciones de la Cadena corresponden al Café tostado,
sin descafeinar, en grano, seguido por las Preparaciones
a base de extractos esencias o
concentrados o a base de café
con el 14,1% de lo importado.
La demanda de café tostado
es abastecida principalmente por Brasil y Perú, de donde hemos importado un
46% y 37% respectivamente, en la última década. Por su parte, Venezuela y México son los países a quienes
compramos el 74% de las preparaciones de café importadas.
8
9
Ibid.
Ibid.
12
Cadena del café
En general, aunque las magnitudes de importación son muy bajas, hay que decir que
vienen en aumento, presentando una tasa de crecimiento del 57,4% promedio anual
en el período 1993-2003. Mientras, en el primer año, el valor de lo importado en esta
Cadena ascendía apenas a US$12.000 en el 2003 ya se estaban importando más de
US$3 millones, que representan un 0,4% de lo exportado.
Cabe anotar que pese a que se trata de una Cadena netamente exportadora, cuyo
mercado doméstico se asume naturalmente protegido, las tasas nominales de arancel
aplicadas a sus productos se ubican en los escalones más altos previstos en el arancel
nacional. El producto final, esto es, el café tostado y molido y los extractos y solubles
están gravados con el 20%, mientras que el bien intermedio, el producto de la trilla
(café verde sin y con descafeinar) está protegido con tasas de 15% y 20%, respectivamente. Esto indica que en esta Cadena la protección aumenta a medida que se avanza
en el proceso de transformación e incorporación de valor agregado10 .
7. Contexto mundial del café
El café es una de las bebidas más populares en el mundo occidental y se considera
como un producto básico de gran importancia para la economía de varios países
productores que, en algunos casos como el de Colombia, dependen en buena medida
de su venta a los países consumidores como fuente de divisas.
En el ámbito internacional se diferencian cuatro calidades básicas de café, que de acuerdo
a su lugar de origen, son los siguientes: suaves colombianos, cultivados en Colombia,
Kenia y Tanzania; otros suaves, que crecen en Centroamérica (Costa Rica, El Salvador,
Guatemala, Nicaragua), México,
India, Zaire, etc.; arábigos no lavados (naturales), que provienen
principalmente de Brasil, Etiopía,
Bolivia; y robustas, de Vietnam,
Indonesia, Costa de Marfil,
Uganda, Nigeria y Angola, entre otros11 .
El más importante flujo de comercio de esta Cadena se da en
términos de café verde, ya que,
aunque las exportaciones de café
tostado han tenido una dinámica ascendente durante la última
década, con una tasa de crecimiento promedio anual del 5,1%,
representan solo alrededor del
7% del comercio de café verde.
Los principales países exportadores de café tostado son algu10
Ibid.
11
AGUIRRE SAHARREA, Francisco. Investigación sobre el café. México, 1999.
Agrocadenas
13
nos de los países europeos importadores del café verde como Alemania, Italia y Bélgica-Luxemburgo, que junto con Estados Unidos realizan el 58% de las exportaciones
mundiales de este tipo de café. Las ventas de Colombia de café tostado son irrelevantes
y representan menos de 0,06% del total mundial.
Según nuestros cálculos sobre información reportada
por la FAO, seis países concentran el 64% de la producción mundial de café verde:
Brasil, Colombia, Vietnam,
Indonesia, India y México. Es
un mercado bastante concentrado, pues tan solo Brasil origina el 27,7%, con una
oferta cercana a los 2 millones de toneladas, es decir, alrededor de 40 millones de sacos al año. (Tabla 6).
Colombia, con alrededor de
700.000 toneladas en el año
2003 (más de 11 millones de
sacos), participa con el 9,8%
del total de la producción mundial, e históricamente ha ocupado el segundo puesto
como productor, con excepción de los años 1999, 2000 y 2001, donde Vietnam superó
la producción nacional en más de 100.000 Tm. en promedio. Es de resaltar la dinámica
de este último país, cuya participación en el mercado internacional se incrementó
notablemente al pasar de la posición 47 como exportador en 1979, a la número 15 en
1990 y al segundo lugar actualmente.
El mundo comercia alrededor de 5,5 millones de toneladas de café verde al año, que
equivalen a más de 90 millones de sacos, observándose también un alto nivel de concentración, pues apenas 4 países productores (Brasil, Vietnam, Colombia e Indonesia)
generan el 58% de las exportaciones mundiales.
Del crecimiento de la participación
en el mercado internacional, entre los principales exportadores resaltan las altas tasas presentadas
por Vietnam (20,5%), Perú (11,1%)
y Alemania (10,4%), frente a la dinámica negativa registrada por
Colombia en los últimos diez años
(-4,1%). También Brasil y Honduras (décimo exportador) presentaron una dinámica muy positiva.
Aunque Alemania no es productor del grano, es uno de los com-
14
Cadena del café
pradores más importantes en el mundo, importando sobretodo cafés del tipo suaves
(colombianos y otros) y los arábigos no lavados, con la particularidad de que reexporta, después de tostar, aproximadamente una cuarta parte de sus importaciones,
convirtiéndose, con más de 3 millones de sacos, en el séptimo exportador del mundo.
El mayor comprador de café verde en el mundo es Estados Unidos, que junto con
Alemania en segundo lugar, e Italia, Japón y Francia, concentran el 60% de las importaciones del mundo. En la Tabla 8 puede verse la lista de los principales importadores
del grano y los volúmenes que demandan.
Hoy en día, la demanda de distintas calidades de café se encuentra en función de la
tradición cultural de los consumidores. Francia, por ejemplo, posee una predilección
por los cafés robustos, mientras que como se mencionó antes, Alemania denota una
inclinación por los cafés suaves. Lo mismo ocurre con Suiza, donde la mayor parte de
su demanda se compone de cafés suaves. En el caso de España, Reino Unido y Japón,
se observa una tendencia hacia un mayor consumo de cafés fuertes, ya que su demanda se caracteriza por un mayor peso de los robustas y arábigos no lavados. En cambio, en Estados Unidos y Canadá existe una fuerte tradición de consumo de mezclas
de distintas calidades de café, donde el precio representa un papel importante para
establecer la proporción en que participa cada una de las calidades en la mezcla. Sin
embargo, estos países tienen cierta predilección también por los cafés suaves12 .
Estados Unidos es un importante re-exportador del café ya procesado. Aunque su
demanda por café verde decreció en los primeros años de la década de los noventa, se
recuperó sostenidamente entre 1994 y 2000, pero en los últimos años se ha reducido
12
Ibid.
Agrocadenas
15
nuevamente. De ahí que su tasa de crecimiento sea apenas un 1,3% promedio anual.
Esta disminución se ha atribuido al efecto de la competencia intensiva de otras bebidas junto con las campañas anticafé en el ámbito de la salud.
Los países de la Unión Europea en
conjunto, se han convertido en las
últimas décadas en los principales
soportes del consumo mundial de
café, respondiendo por casi la mitad de las importaciones. Dentro
de los principales compradores resalta Bélgica-Luxemburgo con un
crecimiento en su demanda del
4,7% promedio anual, aunque Italia y España también registran tasas positivas que reflejan un comportamiento relativamente ascendente en sus importaciones.
No obstante, otros países como el Reino Unido también han empezado a incrementar
su demanda de café, debido principalmente a que los jóvenes están reemplazando el
consumo de té13 . Una investigación realizada por la agencia consultora Allegra demostró un impresionante crecimiento en el número de tiendas especializadas en la
venta de expresos, capuchinos y cafés con leche: hoy hay 2.300 cafeterías en el Reino
Unido, casi tres veces más que hace 5 años.
Japón es un país cuya demanda se ha casi que duplicado entre 1990 y 2002, y se
proyecta que siga creciendo. Sus importaciones están compuestas mayoritariamente
por cafés arábigos no lavados y robustas, aunque también se importa en menor escala
café del tipo otros suaves. Sus principales proveedores son Brasil, Colombia e Indonesia.
La mayor parte de la demanda del grano se encuentra desde hace tiempo concentrada
en unas pocas empresas estadounidenses y europeas que compran café verde para
luego procesarlo, mezclarlo y venderlo con mayores precios. Un grupo de 20 empresas controlan más de las tres cuartas partes del comercio mundial de este producto, y
solamente una de ellas se encuentra en un país productor. Las mayores empresas
comercializadoras de café son: Neumann Kaffee (Alemania), Volcafe (Suiza), Cargill
(Estados Unidos), Esteve (Brasil-Suiza), Aron (Estados Unidos), Ed&F Man (Reino
Unido), Dreyfus (Francia) y Mitsubishi (Japón), las cuales en conjunto tienen aproximadamente el 56% del mercado.
La tendencia a la concentración se observa también en las industrias tostadoras de los
países consumidores, donde cuatro empresas torrefactoras (Kraft, General Foods,
Procter & Gamble y Nestlé) procesan actualmente casi la mitad del café de los países de
la OECD14 , y por tanto, inciden en el precio pagado a los productores de café vía
13
Ibid.
14
Ibid.
16
Cadena del café
cotizaciones internacionales. Algunas de ellas tienen además sus propias
comercializadoras que importan el café verde y distribuyen el procesado. Se puede
mencionar la Kraft Jacobs Suchard (KJS), cuyo ámbito de negocios comprende Estados Unidos y Europa y para la cual el café colombiano representa entre un 20% y un
30% de su actividad comercial.
Asociado a la producción y al comercio está el consumo de café. Como se observa en
la Gráfica 11, los consumos per cápita más altos los registran los países europeos con
niveles entre los 6 y 10 kilos por habitante año, muy estables en el tiempo, pues solo
Italia presenta una leve tendencia al alza en su consumo por habitante. En América,
entre los mayores consumidores se encuentran Brasil, Ecuador y Costa Rica con alrededor de 5 Kg./Hab. al año y Estados Unidos con 3,8 Kg./Hab. en el 2002. Colombia,
según la información reportada por FAO, presenta un consumo per cápita relativamente bajo de apenas 2,7 Kg./Hab.
En general, los países importadores del grano son los que presentan un mayor nivel
de consumo per cápita, mientras que los productores y exportadores (exceptuando a
Brasil), registran bajos consumos. Resalta el caso de Vietnam, segundo exportador
mundial, cuyo consumo asciende tan solo a 1,1 Kg./Hab., inclusive inferior al promedio mundial que se calcula en 1,2 Kg./Hab.
En Estados Unidos, principal importador de café verde en el mundo, el consumo
presenta una tendencia decreciente, especialmente, por la competencia de otras bebidas, lo que puede ejemplificarse comparando el consumo de café y refresco. Mientras
en la década de los setentas el consumo de café en Estados Unidos era de 136,27 litros
anuales per cápita frente a 87,06 litros de refresco, para el año 2000 estas cifras han
cambiado notablemente, teniéndose un consumo de café de 64,35 litros por año frente
a 200,62 litros de refresco en el mismo período15 .
15
Ibid.
Agrocadenas
17
8. Regulación del comercio mundial de café
La actividad del café en el mundo tiene un marco institucional muy importante liderado
por la Organización Internacional del Café (OIC), con sede en la ciudad de Londres.
Las Naciones Unidas actúa como la autoridad depositaria de los acuerdos de la organización y su autoridad suprema es el Consejo Internacional del Café, conformado
por los representantes unitarios de todos los países miembros.
Fomentada principalmente por los países productores, la OIC fue establecida en 1962,
con el objetivo de regular la oferta y establecer un equilibrio razonable entre la oferta
y la demanda de café a través de los Convenios Internacionales del Café (CIC), así
como administrar y vigilar el cumplimiento de dichos instrumentos, reducir en lo
posible los excedentes del grano, fomentar el consumo y realizar investigaciones, entre otros.
El mecanismo de los Convenios buscaba asegurar a los consumidores un adecuado
abastecimiento de café a precios equitativos, así como otorgar precios competitivos a
los productores, propiciando un equilibrio a largo plazo entre la producción y el
consumo.
Desde 1962 y hasta 1989, la comercialización del café en el mundo estuvo reglamentada por convenios entre los países productores y los países consumidores del grano. El
primer Acuerdo Internacional del Café entró en vigencia en 1962 para un período de
cinco años. Después de éste, vino el de 1968 con dos extensiones de cinco años hasta
1976. Un tercer acuerdo fue puesto en marcha en 1976, y el cuarto, el de 1983, tuvo
cuatro extensiones. El de 1994 tuvo una extensión, y un último acuerdo, el de 2001,
entró en vigencia el 1 de octubre de este año y termina el 30 de septiembre de 2007.
El Acuerdo, como elemento institucional de regulación de precios, dejó de ser efectivo
al finalizar el cuarto acuerdo en 1989, cuando los países miembros no lograron reconciliarse en cuanto a la repartición de contingentes y, desde esa fecha, se prefirió pasar
a una etapa de libre mercado.
El Acuerdo vigente del 2001, tiene un enfoque fundamentalmente administrativo y de
promoción de la economía, producción sostenible, normas de origen para certificar
producción mundial, y comercio del café. Una de las modalidades de este Acuerdo, es
el tener una Junta Consultiva del Sector Privado, integrada por ocho representantes
de este sector de los países exportadores y ocho de los países importadores.
Durante el período de aplicación de las regulaciones internacionales de la OIC, las
normas de calidad fueron más flexibles, dándose prioridad al equilibrio y seguridad
en el abastecimiento que mantener las cualidades del grano, por lo que si un país no
era capaz de cubrir su cuota de exportación, siempre había otros dispuestos a llenar
ese espacio aunque su producción no tuviera las mismas características. Por tanto, el
rompimiento de las cláusulas económicas del convenio de la OIC en julio de 1989 tuvo
un impacto diferente sobre el incremento de las exportaciones de los países productores y sobre el tipo de mercado.
Cuando las empresas de los países compradores se vieron liberadas de las obligaciones
para comprar dentro del esquema de la OIC, pudieron definir sus gustos hacia ciertos
18
Cadena del café
tipos de café que cumplían con determinadas especificaciones. Así, algunos países europeos se inclinaron por los suaves colombianos y otros por los robustos, mientras
que los consumidores estadounidenses han incrementado su consumo de otros tipos
de suaves, que son producidos en México y Centroamérica. En general, los suaves
colombianos fue el grupo que más avanzó en sus exportaciones en esta fase de mercado libre, ya que estas crecieron en 44,3%. En segundo lugar, se encuentra el grupo de
los otros suaves con 36,8%, seguido por los arábigos no lavados con 13,6%, y, por
último los robustos con 4,4%16 .
El abandono de las cláusulas económicas del CIC también provocó la privatización
del comercio internacional de café, mayoritariamente, en los países productores donde el sistema de cuotas exigía que los gobiernos contaran con oficinas de
comercialización y fondos de estabilización que administraran los registros, permisos
y cuotas de exportación, y políticas de control y apoyo a la caficultura. Todas las
instancias creadas con estos propósitos pierden su razón de ser en condiciones de
libre mercado y a la fecha prácticamente han desaparecido como interlocutoras importantes en el comercio mundial del café17 .
En suma, la producción mundial de café ha sido determinada en buena medida por
este tipo de factores políticos inherentes a la regulación internacional del mercado. No
obstante, también cabe destacar la incidencia del factor precio, el cual, por su gran
movilidad, es uno de los problemas que más afectan a la oferta mundial del grano, ya
que en última instancia, los precios determinan las remuneraciones al productor y al
comerciante inicial, afectándose en mayor medida a los pequeños caficultores.
9. Precios internacionales del café
La ruptura de las cláusulas económicas del CIC en 1989, significó para los países
productores el fin de las trabas, no solo para realizar la comercialización internacional de sus existencias, sino también para aumentar la superficie sembrada con café.
Sin embargo, como los precios del grano se reducirían en más de un 60%, la superficie
mundial presentó una caída vertiginosa en los años que siguieron a la eliminación de
estas reglamentaciones, la cual se prolongó hasta 1995, año en el que empieza a recuperarse, pero sin llegar a los niveles que se tenían, precisamente, en 1989. En total,
entre 1990 y 1995 salieron de la producción mundial aproximadamente 1.400.000 hectáreas.
Esta caída se explica casi en su totalidad por la salida de áreas en Brasil, quien entre
estos dos años retiró de la producción de café a más de 1.000.000 de hectáreas, pues
como puede observarse en la Gráfica 12, otros grandes productores como Colombia e
India prácticamente mantuvieron estable su superficie cafetera, y países como Vietnam, Indonesia y México incluso la incrementaron.
16
Ibid.
17
Ibid.
Agrocadenas
19
Actualmente, el país con mayor área
destina a la producción de café es Brasil con alrededor de 2,5 millones de hectáreas, seguido por Indonesia con 1
millón. En tercer lugar se encuentra
Colombia con aproximadamente
800.000 Ha. y en cuarto, México con
750.000 Ha. Siguen, en orden de importancia, Costa de Marfil y Vietnam
con unas 500.000 Ha. cada uno, y la
India con 320.000 Ha.
El mayor incremento en área destinada al cultivo de café en la última década lo registra Vietnam, con una tasa de crecimiento de 20% promedio anual, pasando
de 67.000 Ha. en 1992 a medio millón de hectáreas sembradas en el año 2003.
Como se observa en la Gráfica 13, pueden distinguirse tres etapas de precios
claramente definidas: uno descendente entre 1989 y 1993, otro de recuperación entre 1993 y 1995, y un tercer período nuevamente descendente, en
especial, a partir de 1997.
En la primera etapa, los bajos precios
que siguieron a la liberación del mercado, convirtieron las oportunidades
de corto plazo en pérdidas por cerca
de cinco años. En lo referente a la ruptura de las cláusulas económicas del CIC, en Nicaragua se calculaba que con un precio optimista de 100 ctvs de dólar la libra, este país perdería 25 millones de dólares en
el ciclo 1989-1990. En Bogotá, se estimó una pérdida de 250 millones de dólares netos.
En Colombia como en Bolivia, la caída de los precios del café afecta, además, el programa se sustitución de plantíos de coca. En Ecuador se reporta que se perdieron entre 50
y 80 millones de dólares, en Guatemala cerca de 65 millones, Costa Rica 54 millones y
Honduras 31 millones18 .
Esta situación se prolongó hasta 1993, año en el que los precios comenzaron a recuperarse, gracias a que algunos países productores introdujeron medidas de retención, lo
que aunado al efecto de las heladas de mediados del año 1994 en Brasil (seguidas por
un tiempo seco que no correspondía a la estación)19 y los temores que ya se manifes-
18
RENARD, María C.; Los intersticios de la globalización. Un label (Max Havelaar) para los pequeños
productores de café; México; Embajada Real de los Países Bajos, 1999.
19
Brasil es uno de los pocos países que por sí solo puede influir claramente en los precios internacionales
del grano, por los volúmenes de producción y exportaciones que maneja. Esta nación es afectada
periódicamente por sequías y heladas en gran parte de sus cafetales, como sucedió en 1994.
20
Cadena del café
taban sobre las disponibilidades futuras, hicieron que el mercado reaccionara. Hacia
mayo de ese año, el precio indicativo compuesto de la OIC volvía a situarse por encima de los US$100 ctvs por libra de café puesto en muelle, llegando a máximos que
excedieron los US$200 ctvs por libra en septiembre, mientras que en 1992 se habían
registrado precios por debajo de los US$50 ctvs por libra.
En vista de los signos de recuperación, los gobiernos de varios
países productores y empresarios
de la industria ampliaron las zonas sembradas con café y mejoraron sus rendimientos. Esto favoreció que en la década siguiente
se mantuviera la tendencia positiva de la producción del grano,
que sólo disminuía por factores
normalmente climáticos o comerciales de corto o mediano plazos20 .
Según información de la FAO, entre los principales productores y
exportadores, el país que registra
los más altos rendimientos en café
es Vietnam, con 1,5 Tm./Ha. para
el 2003, pero con una dinámica decreciente. En el resto de países las
productividades tienden a ubicarse por debajo de la tonelada por
hectárea.
La tendencia positiva de la oferta
influida por los buenos precios
que se pagaron por el café en 1994,
volvió a presionar a la baja los precios internacionales en los años
siguientes, debido en buena medida a la baja flexibilidad del cultivo para adaptarse a
los cambios del mercado. Puede decirse que esta tendencia se ha mantenido en los
últimos seis años, lo que ha provocado agudos problemas en la estructura productiva
y en las condiciones sociales y políticas de los productores.
Por variedades, como puede verse en la Gráfica 16, los suaves colombianos gozan de
una mayor predilección en el mercado internacional, que se refleja en sus altas cotizaciones con relación a otros tipos de café, en especial del robustas, el cual mantiene una
baja posición en el gusto mundial, con cotizaciones de hasta más de un 70% inferiores
a las de los suaves.
20
AGUIRRE SAHARREA, Francisco, Op.cit. Para el precio internacional se tomó como referente el precio
indicativo compuesto de la OIC, el cual es un ponderado sobre la base de la participación en el
mercado de las exportaciones de cada grupo de cafés.
Agrocadenas
21
Al comparar el precio implícito de venta
de café de Colombia y el precio de los suaves colombianos registrado en bolsa, se
tiene que en promedio para el período
1991-2003, el país ha vendido la libra de
café a un precio casi un 11% inferior al
cotizado internacionalmente. Esto sugiere, que además de las diferencias en las
fuentes de información y el lugar de registro, el precio para cada país se forma
en el proceso mismo de las negociaciones, y principalmente con base en los
precios futuros de la bolsa de New York.
(Tabla 9).
Es interesante anotar, que si bien es cierto que los factores de oferta y demanda
influyen en las cotizaciones internacionales, el nivel de los precios del café en el
interior de los países compradores responde también a elementos especulativos que hacen que no haya correspondencia
con las fluctuaciones internacionales.
En efecto, las cotizaciones del grano, especialmente desde 1989, se han visto influidas
por grandes inversores en el ramo. En cuanto los precios internacionales bajan y se
prevé escasez futura, estos inversores compran grandes cantidades, demanda imprevista ésta que provoca un alza en las cotizaciones, situación que cambia posteriormente cuando estos agentes sacan al mercado el grano, obteniendo márgenes atractivos en época de escasez y a su turno llevan de nuevo a una baja en los precios. Estas
acciones se realizan en detrimento de los precios a los consumidores en los países
compradores, ya que, de acuerdo a un reporte de la UNCTAD, entre 1975 y 1993, a
22
Cadena del café
pesar de una disminución en promedio del 16% en los precios del café verde, los precios al consumidor en esos países aumentaron en un 240%.
Comparativo de precios en los países importadores
Entre los principales importadores, el país que ha pagado los mayores precios por café
es Japón, con cotizaciones que superan ampliamente a los precios pagados por otros
países.
En efecto, como se observa en la
Gráfica 17, mientras que en Europa el precio de compra al detalle
entre 1993 y 2003 ha oscilado entre
US$200 y US$600 centavos la libra
de café, y en Estados Unidos entre
US$200 y US$400 centavos, en Japón el precio supera los US$800 ctvs
y ha llegado a ubicarse hasta en
US$1.700 ctvs por libra, como ocurrió en el año 1995.
Después del Japón, los precios más altos los paga Italia, seguido por Alemania. Estados Unidos, que tradicionalmente venía pagando precios mucho menores a los de los
países europeos, en los últimos años ha tendido a igualar los precios registrados por
Alemania.
Estos elevados precios al detalle han influido negativamente en el consumo de café en
los países desarrollados donde, aunados a los cambios en los ingresos de los consumidores, a los cambios de preferencias de los jóvenes en materia de bebidas y a veranos
excepcionalmente calurosos, se evidencia un estancamiento y en algunos casos reducción, de los niveles de consumo.
Comparativo de precios al productor
En el comparativo de precios al productor entre tres países exportadores de café, Brasil, Colombia y México, se observa un comportamiento bastante similar, en el sentido
de que siguen una misma tendencia.
Según los precios al productor publicados por la OIC21 para el período 1984-2003, los
de Colombia normalmente son superiores a los registrados por Brasil y México, con
excepción del lapso comprendido entre 1993 y 1997, donde los cultivadores nacionales
21
Estos precios pueden ser el promedio pagado al cultivador a pie de finca o el precio mínimo garantizado por el Gobierno al cultivador.
Agrocadenas
23
recibieron un precio inferior al de los
productores de los otros dos países.
Asimismo, la volatilidad de los precios es mucho mayor en Brasil que
en Colombia y México.
Para el caso colombiano, esto puede
deberse a la influencia del Fondo
Nacional del Café, cuya filosofía es
estabilizar el ingreso cafetero mediante la reducción de efectos de la
volatilidad del precio internacional,
a través de los recursos obtenidos en
la contribución cafetera, que es una
cesión de una parte del ingreso del caficultor. El Fondo de Estabilización de Precios
del Café funciona otorgando una compensación económica al productor cuando el
precio internacional se encuentra en un bajo nivel, mientras que los productores
aportan al fondo cuando los precios superan cierto límite.
De ahí que, como se observa en la
Gráfica 19, el precio al productor nacional esté fuertemente asociado al
precio internacional, pero éste no se
transfiere totalmente al cultivador.
De hecho, en las coyunturas de precios internacionales altos, son mayores los márgenes de diferencia con el
precio al productor nacional.
Situación actual de precios y perspectivas 22
En los últimos meses del 2004, la cotización internacional del café ha
mostrado una mejoría notable, ubicándose alrededor del dólar por libra, nivel que no se presentaba desde hace muchos años. Las razones
detrás de este incremento son diversas y van desde la mayor demanda a
nivel mundial de cafés suaves, hasta
la caída en las cosechas de Brasil,
Centroamérica y Vietnam, y la reducción de áreas sembradas en África.
22
Tomado de diversas fuentes de noticias nacionales.
24
Cadena del café
Según el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, debido a la
práctica que estaban siguiendo los tostadores, de maximizar los márgenes de rentabilidad reduciendo la calidad del café, la demanda resultó afectada. Por este motivo,
están requiriendo nuevamente cafés de calidad que siguen siendo los más solicitados
y dinámicos del mercado, y es el segmento en el que se encuentra el café colombiano.
No obstante, según los analistas, el factor que más está influyendo es la incertidumbre frente a la magnitud y calidad de la cosecha brasileña del 2005, debido, tanto a la
expectativa de heladas en este país, que hace temer que su producción pueda reducirse
entre un 20% y 25%, como a los problemas de calidad que ya se empiezan a observar
en el grano que han venido recolectando, ocasionados por la disparidad en las lluvias
que han tenido las regiones cafeteras y que generaron floraciones muy dispersas. Esto
significaría que el mundo dejaría de recibir entre 9 y 12 millones de sacos, con un gran
impacto sobre la oferta y, por tanto, sobre los precios.
De otro lado, el sostenido repunte que han venido presentando las cotizaciones del
café en los mercados internacionales también se explican por la caída de las áreas
sembradas en África, la reducción de la producción en Vietnam, y la notable caída en
las cosechas de Centroamérica, que han hecho sentir estrechez en la oferta de cafés
arábigos entre los tostadores.
En suma, este riesgo de desabastecimiento que por primera vez en varios años se
percibe en los mercados, junto con el agotamiento de los inventarios tanto de los
productores como de los consumidores (al parecer, los tostadores están agotando las
reservas de café que tenían almacenadas), está generando no solo la recuperación de
precios sino de los diferenciales (primas) que se pagan por los cafés suaves colombianos que pasaron de menos tres a más cuatro centavos en los últimos meses.
Desde el punto de vista del productor colombiano, un incremento en los precios internacionales del grano de esta magnitud, cobra relevancia actualmente, debido al
cambio en las condiciones de distribución de la contribución cafetera a raíz de la
reforma tributaria de 2002, donde se estableció en US$0,06 el tope de lo que el productor debe transferir a la Federación de Cafeteros cada vez que el precio internacional
supere los US$0,80. Esto permitirá que, por primera vez, el caficultor pueda beneficiarse directamente de los mayores precios.
10. Indicadores de competitividad revelada
En este aparte se hace un ejercicio para cuantificar y jerarquizar la competitividad de
Colombia frente a otros 28 países en los que se define la mayor parte del mercado
mundial de café verde (es decir, producción y comercio) y que reportaron sus cifras a
la FAO23 .
La información básica se cuantificó en toneladas métricas (Tm.) para dos subperíodos:
Uno, entre 1977 y 1988, período en el cual se presentó un notable incremento de la
23
Estos países son: Alemania, Argentina, Bélgica-Luxemburgo, Bolivia, Brasil, Canadá, Colombia, Costa
Rica, Costa de Marfil, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Etiopía, Francia, Guatemala,
Honduras, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Nicaragua, Perú, Reino Unido, Suecia, Uganda,
Venezuela y Vietnam.
Agrocadenas
25
producción y exportaciones nacionales de café; el segundo, entre 1992 y 2002, donde
se observa una caída sistemática tanto en la producción como en las exportaciones de
café colombiano al mundo. Estos cálculos se realizaron sobre los datos reportados
por la FAO para el producto denominado Café verde (Código FAO: 0656), que incluye
todo el café sin tostar en todas sus formas.
La información se aplicó sobre tres indicadores. Cada indicador señala el comportamiento competitivo del producto en un aspecto específico, por lo que la interpretación
de los resultados debe realizarse al interior de cada uno de ellos.
Indicador de transabilidad
Este indicador mide la relación entre la balanza comercial neta y el consumo aparente,
es decir la participación de las exportaciones o las importaciones en el consumo de un
país24 . Como es de esperarse, por la vocación exportadora de esta Cadena, en todos los
países tenidos en cuenta se presenta como característica un exceso de oferta.
24
El Indicador de transabilidad se define como Tij = (Xij – Mij) / (Qij+Mij-Xij) donde,
Xij = exportaciones del producto i del país j.
Mij = importaciones del producto i del país j.
Qij= producción doméstica del producto i del país j.
Si Tij > 0, el sector se considera exportador, dado que existe un exceso de oferta (Xij – Mij>0), es decir,
es un sector competitivo dentro del país.
Si Tij < 0, es posible que se trate de un sector sustituidor o no competidor con las importaciones, dado
que existe un exceso de demanda (Xij – Mij<0).
26
Cadena del café
Entre los 29 países analizados, Colombia, según este indicador, ha mejorado notablemente su comportamiento, ya que en el período 1977-1988 se encontraba en la posición 9 y en el segundo período analizajdo (1992-2002) subió al puesto 5. Esto significa
que el país incrementó de manera importante su flujo de comercio en relación al consumo aparente, y se ratifica en el grado de apertura exportadora, que mide la participación de las exportaciones en el consumo aparente, donde de un indicador de 347%
en el primer período se pasó a uno de 619,9%, en el segundo
Otros países que tuvieron un comportamiento similar al de Colombia fueron Guatemala, que pasó de la posición 10 en el primer lapso a la número 1 en el segundo,
Vietnam, que pasó de la 7 a la segunda posición, y Perú, que de estar en la casilla 12
pasó a ocupar la 3 en el segundo período. Costa de Marfil, Brasil, India y Etiopía
también mejoraron su posición para el período 1992-2002 en relación a 1977-1988,
pero en una proporción mucho menor.
Bolivia y Venezuela prácticamente conservaron sus posiciones alcanzadas entre un
período y otro, y el resto de países exportadores, es decir, Uganda, Costa Rica, El
Agrocadenas
27
Salvador, Honduras, Nicaragua, Indonesia, México, Etiopía y Ecuador, empeoraron
su situación relativa en 1992-2002, lo que quiere decir que en el período 1977-1988
destinaban al mundo una mayor proporción de su consumo aparente que la que
destinan actualmente.
Del grupo de países importadores, es decir, con exceso de demanda, resalta el alto
grado de apertura exportadora registrado por Bélgica-Luxemburgo (85%) y, aunque
en menor porcentaje, el de Alemania y Francia, lo que ratifica su condición de países
re-exportadores del grano.
Modo de inserción al mercado mundial (Indicador de Fanjzylver)
Este indicador permite identificar los países “ganadores” y “perdedores” en el mercado
internacional, ya que muestra la competitividad de un producto medida por la variación de su presencia en el mercado mundial y, además, indica la adaptabilidad de los
productos de exportación a los mercados en crecimiento. Está compuesto por dos
elementos: El posicionamiento, medido por la tasa de crecimiento anual de las exportaciones del producto al mercado mundial y la eficiencia, calculada como la tasa de crecimiento anual de la participación del producto en las exportaciones mundiales25 .
25
Este indicador fue desarrollado por Fanjzylver y adaptado por el Observatorio Agrocadenas. Al combinar los indicadores de Posicionamiento (P) y Eficiencia (E) se pueden presentar 4 situaciones:
Óptima, cuando los dos conceptos (P y E) son favorables.
a. Oportunidades perdidas, si P es favorable pero E es baja.
b. Vulnerabilidad, si P es desfavorable pero E es alta.
c. Retirada, si P y E son negativos.
28
Cadena del café
Según este indicador, Colombia es un país “perdedor”, ya que ha desmejorado notoriamente su situación en el mercado mundial. Como se observa en las gráficas 21 y 22,
en el período 1977-1988 el país se ubicaba en el cuadrante “óptimo” y para el período
1992-2002 ocupa el de “retirada”, lo que se explica por el deterioro tanto en presencia
como en dinamismo en el mercado internacional, expresada en tasas de crecimiento
negativas tanto de su participación en el mercado, como en el volumen de las exportaciones. Venezuela y México presentaron la misma situación de Colombia, y, una
similar se ve en Costa Rica e Indonesia, los cuales pasaron del cuadrante óptimo al de
oportunidades perdidas.
Nada sucedió con El Salvador que se mantuvo en retirada durante los dos períodos,
y con Uganda y Bolivia que presentan una situación ambigua, pues si bien aumentan
sus exportaciones al exterior, al tiempo pierden participación en el volumen total de
las exportaciones mundiales, permaneciendo en el cuadrante de oportunidades perdidas. Por su parte, Ecuador, que tenía una alta posición relativa en este último cuadrante en 1977-1988, desmejoró bastante, ubicándose en una posición de retirada en
el período 1992-2002.
Los países que se identifican claramente como ganadores son 5: Costa de Marfil y
Nicaragua, que de una condición de retirada pasaron a una de óptimo, Guatemala,
Perú y Etiopía, que también se ubicaron en este cuadrante después de haber estado en
oportunidades perdidas. No obstante, hay que anotar que a diferencia de Colombia,
grandes exportadores como Brasil, Vietnam, India y, en menor medida, Honduras, se
mantuvieron en su situación óptima, con tasas de crecimiento positivas en el volumen de exportaciones y en la participación de las mismas en el mercado internacional,
en los dos períodos analizados. Sobretodo, hay que resaltar a Vietnam, cuyas tasas
registradas fueron superiores al 20%, lo que explica en buena medida el hecho de que
Colombia haya perdido participación en el mercado internacional, a manos de este
país.
Agrocadenas
29
El indicador de especialización internacional (o de Lafay)
Este indicador que, para nuestro caso, establece la participación del saldo de la Balanza Comercial de café en las exportaciones totales de este producto realizadas por el
mundo, permite examinar la vocación exportadora de cada producto y la capacidad
del mismo para construir ventajas competitivas permanentes26 .
Como se observa en las Tablas 12 y 13, en ambos períodos Colombia ocupó, después
de Brasil, el segundo lugar entre los 29 países analizados, y sin mayor variación del
indicador entre uno y otro. Esto indica que aunque según los resultados obtenidos
con este indicador, la especialización del país es baja en relación al tamaño del mercado mundial, se han creado unas ventajas competitivas que se mantienen en el tiempo.
Similar situación presentaron Brasil, Uganda, Venezuela y Bolivia, quienes se mantuvieron en las mismas posiciones durante los dos períodos.
26
Este indicador se define como IE = (Xij – Mij) / (Xim), donde,
Xij : Exportaciones del bien i realizadas por el país j
Mij : Importaciones del bien i realizadas por el país j
Xim: Exportaciones del bien i realizadas por el mundo ó un mercado específico.
Rango: Entre –1 y 1.
Si el indicador es igual a 1, el país tiene un alto grado de competitividad y especialización en ese rubro
en el mercado de referencia y viceversa, si es igual a –1.
30
Cadena del café
Por su parte, Guatemala, India, Honduras, Perú y Vietnam, avanzaron en su especialización en este mercado, mejorando su posición en 1992-2002, frente a la que presentaban en el período 1977-1988. Hay que resaltar el comportamiento de Vietnam, que
de la posición 16 en 1977-1988 con un indicador de especialización de apenas 0,3%,
alcanzó el tercer lugar en el segundo período, incrementando su indicador a 8,4%.
Los países que desmejoraron su situación en 1992-2002 respecto a la que tenían en
1997-1988 fueron Indonesia, Costa de Marfil, México, El Salvador, Costa Rica y Nicaragua. Esto permite inferir un deterioro de su vocación exportadora.
En el grupo importadores netos, obviamente se exhibe un indicador de especialización negativo, pero cabe anotar que no es igual a cero, en la medida en que la mayoría
de estos países re-exportan una parte de sus importaciones.
En síntesis, si nos atenemos a los Indicadores de Competitividad Revelada aquí mencionados, podemos inferir que el Café verde de Colombia presenta niveles competitivos aceptables en el sentido de que su transabilidad y especialización registraron
indicadores positivos, que lo ubicaron en posiciones competitivas relativamente altas
entre los 29 países analizados. Sin embargo, según el indicador de modo de inserción
al mercado, el desempeño de Colombia es negativo, ya que después de haber crecido
en su participación en el mercado cafetero mundial, en los años recientes registra un
comportamiento decreciente que lo ubica en una posición de retirada del mercado
internacional.
Agrocadenas
31
11. Conclusiones
El café es un cultivo económica y socialmente importante para el país por su primer
lugar en área cosechada, por su alto porcentaje en el valor de la producción agropecuaria
y como generador de empleo. Sin embargo, su participación en el PIB sectorial y
nacional y en el valor de las exportaciones del país se ha venido reduciendo de manera
notoria.
La producción de café en Colombia ha presentado una tendencia descendente en la
última década, ya que por ser una Cadena volcada al mercado internacional, se ve
fuertemente influenciada por la coyuntura externa, la cual se ha caracterizado en los
últimos años por excesos mundiales de oferta y bajas cotizaciones del grano. Recientemente se evidencia una mejora sustancial en la cotización internacional del grano,
pero aún no hay claridad de si esta dinámica va a ser sostenible en el tiempo.
Según la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, a diferencia de la década del
setenta, cuando la tendencia de la participación de la economía campesina en el cultivo era reducida y decreciente, hoy día la producción del grano es una actividad de
pequeños productores. Actualmente, la mayoría de los caficultores son propietarios
de pequeñas unidades y de plantaciones de café aún más pequeñas. Esta reconfiguración
en la distribución del área se produjo, en buena parte, a expensas de la disminución
en la participación de los predios más grandes.
La caficultura colombiana ha experimentado un proceso de reconversión desde la
perspectiva de la productividad agrícola, en especial, en los últimos años. Incrementó
sus rendimientos, redujo la edad promedio de los árboles y aumentó la densidad por
hectárea.
En términos reales, el precio interno del café se redujo continuamente en los últimos
30 años, indicando un deterioro constante a través del tiempo en el ingreso del caficultor
colombiano.
Las exportaciones de la Cadena se han deteriorado y corresponden básicamente al
café verde, es decir, al producto sin mayor valor agregado, el cual se destina principalmente al mercado europeo y a Estados Unidos. En este país, Colombia ocupa el segundo lugar como proveedor de café verde, con una dinámica positiva, pero muy
inferior a la registrada por otros países como los centroamericanos, Vietnam y Perú,
los cuales están ganado importancia relativa en este mercado.
Las exportaciones de productos de la Cadena con mayor grado de elaboración son
ínfimas y países desarrollados no productores primarios del grano como Canadá y
Alemania, son proveedores más importantes que Colombia de café fundamentalmente tostado, molido, mezclado y empacado, en el mercado de Estados Unidos.
Las importaciones de Colombia en esta Cadena corresponden básicamente a producto
procesado (café tostado) que proviene principalmente de Brasil y Perú.
El mercado mundial del café está bastante concentrado, ya que cuatro países responden por el 58% de las exportaciones mundiales y cinco realizan el 60% de las importaciones. Además, un grupo de apenas 20 empresas comercializadoras controlan más de
32
Cadena del café
las tres cuartas partes del comercio mundial de café y sólo una de ellas se encuentra en
un país productor.
El consumo de café en los principales compradores se ha estabilizado, es decir, no
crece, e incluso en el principal importador, Estados Unidos, presenta una tendencia
decreciente, que se atribuye en buena medida a la competencia de otras bebidas y a las
campañas anticafé en el ámbito de la salud. También los elevados precios al detalle que
tienen que pagar los consumidores de estos países han influido negativamente en el
consumo.
Después de la ruptura de las cláusulas del Convenio Internacional del Café en 1989,
los precios del grano se deterioraron notoriamente, presentando un leve período de
recuperación entre 1993 y 1995, lo que ha provocado agudos problemas en la estructura productiva y en las condiciones sociales y políticas de los países productores.
En el ámbito internacional se diferencian cuatro calidades básicas de café: suaves colombianos, otros suaves, arábigos no lavados y robustas. Los primeros gozan de una
mayor predilección en el mercado internacional, que se refleja en sus altas cotizaciones en relación a otros tipos de café, en especial del robustas, el cual mantiene una
baja posición en el gusto mundial, con cotizaciones muy inferiores a las de los suaves.
En los últimos meses del 2004, la cotización internacional del café ha mostrado una
mejoría notable, que no se presentaba desde hace muchos años. Las razones detrás de
este incremento son diversas y van desde la mayor demanda a nivel mundial de cafés
suaves, hasta la caída en las cosechas de Brasil, Centroamérica y Vietnam, y la reducción de áreas sembradas en África.
Según algunos Indicadores de Competitividad Revelada calculados por el Observatorio Agrocadenas, se puede inferir que el Café verde de Colombia presenta niveles competitivos aceptables, en el sentido de que es positiva su balanza comercial en relación
al consumo aparente y su dinámica respecto a las exportaciones mundiales, ubicándose en posiciones competitivas relativamente altas entre 29 países analizados. Sin
embargo, en relación a su dinámica de inserción al mercado mundial se observa que
es un país que va en retirada, ya que después de haber crecido en su participación en
el mercado cafetero mundial en el período 1977-1988, en los años recientes registra un
comportamiento decreciente.
12. Bibliografía
• AGUIRRE SAHARREA, Francisco. Investigación sobre el café. México, 1999.
• DNP. Cadena productiva del café y té. Estructura, comercio internacional y protección. Bogotá D.C., 2004.
• GARCÍA, Julián. Evolución de la distribución de las fincas cafeteras. Hacia una
regionalización de la caficultura colombiana. Federación Nacional de Cafeteros de
Colombia. Bogotá D.C.
• RENARD, María C.; Los intersticios de la globalización. Un label (Max Havelaar)
para los pequeños productores de café; México; Embajada Real de los Países Bajos,
1999.
Agrocadenas
33