Manual de instalacion sistemas fotovoltaicos

Manual de instalacion sistemas fotovoltaicos
Proyecto de Trabajo Comunal Universitario:
Soluciones energéticas para la vida cotidiana
Realizado por: Max Gutiérrez Vargas 981714
Febrero 2002
MANUAL DE INSTALACIÓN
Y MANTENIMIENTO DE
SISTEMAS SOLARES
FOTOVOLTAÍCOS
Capítulo 1. Instalación Fotovoltaica
Un sistema de suministro eléctrico autónomo basado en la transformación fotovoltaica de la energía
solar está formado por los equipos necesarios para producir, regular, acumular, transformar y, a
veces, cuantificar la energía eléctrica.
Sus componentes esenciales son: módulos fotovoltaicos y sus soportes, regulador, baterías,
inversor, sistemas de protección y, en algunos casos, sistemas de adquisición de datos y contadores
de energía.
Módulos fotovoltaicos
Están compuestas de células capaces de convertir la luz en electricidad. Todas las células del
módulo están unidas entre sí, para poder sumar su potencia y alcanzar conjuntamente la potencia
nominal del módulo.
La potencia de un módulo determinado se mide en vatios-pico (Wp), que es la potencia que puede
generar cuando está sometida a la intensidad máxima que, para entendernos, sería laque da, más o
menos, el Sol el mediodía, de un día claro.
Un módulo fotovoltaico de, por ejemplo, 40 Wp, producirá 40 Wh de energía sí durante una hora
recibe esta radiación máxima (equivalente a 1000 W/m 2 ). Si la intensidad es menor, necesitará
más de una hora para producir estos 40 Wh. Por tanto, hay que utilizar un nuevo concepto: el de
hora solar pico.
El número de horas pico de un día concreto se obtendrá dividiendo toda la energía ese día (Wh/m2 )
entre 1000 W/m 2 . Para saber la energía que producirá un módulo, no se puede multiplicar su
potencia nominal (en vatios-pico) por el número de horas de sol de un día, ya que no todas estas
horas son de máxima intensidad solar.
Los módulos fotovoltaicos producen corriente continua, a una tensión nominal de 12 voltios. Si se
conectan varios módulos entre sí uniendo todos los polos negativos por un lado y todos los polos
positivos por el otro, en los extremos tendremos igualmente 12 V y una intensidad (medida en
amperios) equivalente a multiplicar la intensidad unitaria de los módulos por el número de éstos
conectados entre sí (conexión en paralelo). En cambio, si unimos un polo del primer módulo con el
contrario del siguiente y así sucesivamente, y al final se mide la tensión (voltios) entre los dos polos
libres del primero y del último, se observará que es igual a 12 multiplicado por el número de
módulos unidos de esta manera, y la intensidad total (amperios) será la misma que la de la corriente
nominal de un módulo (conexión en serie).
Combinando la conexión en serie y la conexión en paralelo, se pueden conseguir tensiones
nominales de trabajo (12 V, 24 V, 48 V, etc.) adecuadas para cada instalación.
La conexión en serie de varios módulos fotovoltaicos aumenta la tensión, pero no la intensidad de
corriente. La conexión en paralelo, por el contrario, aumenta la intensidad, manteniendo la tensión.
Para un mismo número de módulos, la potencia que se obtiene de una forma u otra, es la misma.
Estructuras de sujeción de los módulos
Este componente de la instalación tiene la función de mantener los módulos en una posición
correcta, fijar el conjunto del campo fotovoltaico a una estructura sólida (pared, cubierta, suelo,
etc.) y garantizar la integridad de los módulos contra la acción del viento, los cambios de
temperatura y hasta un cierto punto, el vandalismo y el robo.
También existen sistemas de estructuras de soporte de los módulos capaces de seguir el Sol de
levante a poniente. Estos sistemas automáticos (seguidores solares) tienen la ventaja de aumentar el
número de horas de sol aprovechables por los módulos, respecto a los sistemas de módulos fijos.
Sin embargo, también hay que valorar algunos inconvenientes: tienen un costo económico elevado,
la ganancia energética respecto a los módulos fijos es considerable en verano pero poco
significativa en invierno (cuando más se necesita normalmente), es un aparato susceptible de
averiarse, tiene consumo eléctrico, etc.
Regulador
Este aparato tiene como función regular la carga y la descarga de las baterías. Así, puede reducir la
intensidad de corriente producida por los módulos fotovoltaicos hacia las baterías en función del
nivel de carga de éstas, y llegar a desconectarlas del campo fotovoltaico si han completado su carga.
También puede cortar el suministro de consumo desde las baterías si detecta que las mismas están a
un nivel de carga peligrosamente bajo.
Los reguladores deben tener un indicador de alarma (sonoro o luminoso) para avisar de que el
estado de carga de las baterías empieza a ser demasiado bajo, y otro indicador que se enciende
cuando se produce la desconexión o la limitación por carga completa. El primero sirve para indicar
que se debería reducir el consumo y el segundo indica que hay energía excedente que se puede
utilizar.
Baterías
Las horas del día en que los módulos fotovoltaicos generan electricidad corresponden al período en
que el consumo suele ser más bajo, y en cambio de noche, cuando no se produce electricidad, suele
haber el consumo más elevado. Por tanto, no hay más remedio que acumularla, y las baterías son
una manera bastante eficiente de hacerlo.
Las baterías actualmente más económicas y utilizadas son las de plomo, y entre ellas las más
adecuadas para las aplicaciones fotovoltaicas son las estacionarias de placa tubular. Suelen estar
formadas por elementos de 2 voltios, los cuales, unidos en serie, proporcionan corriente a 12 voltios
si se conectan 6 elementos, a 24 V si se conectan 12 elementos, a 48 V si se conectan en serie 24
elementos, etc.
Las baterías han de suministrar electricidad al conjunto a través del regulador ( y no directamente
desde las baterías). De esta manera, el regulador puede cortar el paso de corriente sí detecta que las
baterías se encuentran en un nivel de carga excesivamente bajo.
A las baterías no les va bien ni el frío ni el calor en exceso. En invierno, con las temperaturas bajas,
las baterías pueden ceder menos energía que, en el mismo estado de carga, con temperaturas más
elevadas. Por otra parte, unas baterías en proceso de elevada descarga (hecho más probable en
invierno), si la temperatura desciende bajo cero, corren el riesgo de que se congele el electrolito, ya
que en un estado de carga bajo, su densidad también es baja y su punto de congelación se acerca al
del agua (o sea, próximo a 0 o C). Las consecuencias de la congelación del electrolito pueden ser
muy graves (rotura de placas o del mismo vaso), por lo que hay que evitar este riesgo, tanto
situando las baterías en un espacio poco expuesto al frío exterior, como evitando su descarga a
niveles peligrosos.
Tampoco es conveniente un exceso de calor, ya que se ha comprobado que reduce
considerablemente la longevidad de las baterías.
Inversor
La corriente generada por los módulos fotovoltaicos y la que acumulan las baterías es corriente
continua, normalmente a bajos voltajes (por lo general 12, 24 ó 48 V). Sin embargo, las casas
alimentadas por la red eléctrica convencional utilizan corriente alterna a 110/120 V. La inmensa
mayoría de los aparatos de consumo están pensados para este tipo de corriente y tensión. Por ello,
en las instalaciones fotovoltaicas hay que utilizar otro aparato destinado a transformar la
corriente continua (12, 24 ó 48 V . ) en corriente alterna (a 110-120 V). Este aparato es el
llamado inversor.
Aparatos de Protección
Aunque la corriente continua en condiciones normales (a las tensiones habituales) no produce
calambres si se tocan las puntas desnudas de los cables eléctricos, sí que hay que evitar que los
posibles cortocircuitos que se puedan originar en la instalación, perjudiquen las baterías o
provoquen incendios. Lo mismo sucede en el caso del circuito de 110 V, para el que además hay
que tener en cuenta la protección en caso de contactos indirectos con personas.
Por todo ello, los circuitos de consumo deben estar provistos de sus dispositivos de protección, que
cortan el paso de corriente si se produce un cortocircuito. Para esta función se pueden utilizar
fusibles (en circuitos a corriente continua) o bien magnetotérmicos (en circuitos a corriente alterna).
Tanto unos como otros deben estar dimensionados a las intensidades máximas previstas para cada
circuito. En el de 110 V de corriente alterna, también hay que añadir un diferencial para reducir el
riesgo para las personas en caso de descarga eléctrica.
Contadores y aparatos de medida
Los contadores registran la energía que pasa por un circuito determinado. Si se colocan entre el
regulador y el consumo, medirán la energía consumida por el usuario en forma de corriente
continua. Si se ubican entre los módulos fotovoltaicos y el regulador, medirán la energía que genera
el campo fotovoltaico. Con estos aparatos se puede llegar a saber si el usuario dispone
habitualmente de la energía precisa, si la tiene en exceso o sí tiene menos de la que necesitaría. Con
esa información se podrían recomendar acciones que mejoren las prestaciones de la instalación, que
pueden ir desde aumentar el aprovechamiento de la capacidad de producción energética, a una
ampliación de la potencia de los equipos de generación.
Otros aparatos de medida son:
Voltímetro. Indica el voltaje al que se encuentran las baterías, lo que es una forma aproximada de
saber su estado de carga (hay que hacer esta lectura con las baterías en reposo, o sea, de noche y
cuando hay pocos consumos).
Amperímetro. Mide la cantidad de corriente (amperios) que circula por un circuito. Si el
amperímetro se encuentra entre el regulador y el consumo, mide la potencia que gasta el usuario en
aquel momento. En cambio, si está situado entre las placas y el regulador, indica la potencia que
está produciendo en aquel momento el campo fotovoltaico.
Capítulo 2. Uso adecuado de su Sistema Fotovoltaico (SFV) y restricciones. Qué hay que
hacer ? Qué no hay que hacer ?
Las instalaciones de suministro autónomo de electricidad requieren poca dedicación para su
mantenimiento y, en general, presentan pocos problemas y averías. Sin embargo, una mala
actuación del usuario, bien sea por desconocimiento, ignorancia o inconsciencia, puede generar
averías, mal funcionamiento o deterioro grave de las mismas. Por tanto, es importante conocer bien
la propia instalación y al mismo tiempo tener claro cuáles son las cosas que nunca hay que hacer.
1) El consumo tiene que estar de acuerdo con la capacidad de generación
Un error que ocurre con frecuencia es que una instalación diseñada para un consumo
determinado es sobrecargada por un consumo excesivo. La compra de nuevos electrodomésticos, la
conexión de aparatos de consumo continuo (neveras, congeladores, etc.), la ampliación de la
instalación eléctrica de consumo, etc. son situaciones que acontecen a menudo después de que el
usuario empieza a utilizar su instalación. Ese entusiasmo empieza a desaparecer cuando, con la
llegada del periodo de baja intensidad solar, el nivel de la carga de las baterías baja peligrosamente
y se impone por la fuerza una reducción drástica del consumo. Entonces se empieza a pensar que la
instalación ya no funciona bien, cuando en realidad lo que sucede es que estos excesos han puesto
en números rojos la cuenta corriente eléctrica del usuario. Hay que aumentar los "ingresos", o sea,
la potencia de generación (más módulos, o utilizar un grupo electrógeno para cargar las baterías
antes de que éstas se descarguen demasiado).
¿Qué hay que hacer?
Un seguimiento preciso del balance producción - consumo, a partir de los datos de los contadores
de energía, puede permitir aprovechar al máximo la capacidad de generación de la instalación
fotovoltaica sin correr el riesgo de perjudicarla. Pero la dificultad de hacerlo correctamente, así
como la necesidad de períodos con excedentes que hagan posible la carga completa de las baterías,
nos obligan a recomendar prudencia en el aumento del consumo si no va acompañado de la
consiguiente ampliación del número de módulos fotovoltaicos.
2) No adquirir aparatos de consumo ineficientes (¡ni aunque los regalen!)
Un aparato de consumo de baja eficiencia energética, aunque sea muy barato o incluso nos lo
regalen, es un mal negocio. Un nuevo aparato de consumo que obligue a ampliar la potencia de la
instalación de generación representará una inversión igual a la suma de su costo y el de la
ampliación. Por ese motivo, y teniendo en cuenta el costo de los aparatos de generación de
electricidad, siempre será más rentable optar por el aparato de consumo más eficiente y que obligue
a hacer la ampliación más pequeña posible. Así, por ejemplo, hay que rechazar los aparatos de
televisión antiguos, de gran consumo aunque sean en blanco y negro, las neveras eléctricas más
corrientes (que están muy mal aisladas), los congeladores convencionales, etc.
¿Qué hay que hacer?
Antes de comprar un aparato de consumo hay que conocer siempre su potencia o su consumo
eléctrico. Para un mismo servicio siempre hay que comprar el de menor consumo, aunque sea un
poco más caro (la diferencia se amortizará rápidamente).
3) Comprobar los aparatos sospechosos o en mal estado
Algunas máquinas eléctricas de procedencia dudosa, en mal estado, manipuladas, etc., pueden
provocar problemas en los convertidores u inversores. En el caso de que estén cruzados, con el
motor quemado, etc., pueden provocar cortocircuitos internos que fácilmente ocasionarán averías en
el inversor.
¿Qué hay que hacer?
Si se sospecha de algún aparato eléctrico, es recomendable llevarlo a revisar previamente antes de
probarlo con el propio inversor.
4) No conectar aparatos de potencia superior a la del inversor
Para reducir el riesgo de producir averías en el inversor, hay que utilizarlo correctamente. Una regla
básica es no emplear aparatos de consumo cuya potencia supere a la de aquél. Ahora bien, ¿cuál es
la potencia máxima de un aparato que podamos conectar a un inversor? La respuesta no es sencilla.
Si bien cada aparato tiene que hacer constar su potencia nominal, hay que tener en cuenta que
algunos tienen un consumo de arranque que supera en mucho su potencia nominal. Por ejemplo, los
televisores, neveras, congeladores y aparatos provistos de motor eléctrico, cuando se conectan,
absorben una potencia que puede multiplicar varias veces la nominal, aunque sólo sea unos pocos
segundos. Esto hay que tenerlo en cuenta si queremos saber si un determinado aparato podrá
conectarse a nuestro inversor.
Por otra parte, muchos inversores están preparados para aguantar puntas de consumo provocadas
por el arranque de esos aparatos, siempre con la condición de que duren poco. Este dato también
hay que conocerlo antes de su compra o instalación. También hay que tener en cuenta que la
potencia que observa el inversor está referida a voltio -amperios (VA), siendo en muchos aparatos
superior a la potencia reseñada en vatios.
Los aparatos resistivos sin bobinas, como por ejemplo la plancha eléctrica, no tienen puntas de
arranque, por lo que su potencia nominal es válida para compararla con la del inversor.
¿Qué hay que hacer?
Antes de comprar o conectar el aparato, hay que informarse de la potencia nominal y de la potencia
absorbida en el momento de la puesta en marcha.
5) Uso indebido de las baterías
Las baterías que normalmente se utilizan para las aplicaciones de suministro autónomo son de tipo
estacionario. Esta clase de baterías están adaptadas a un régimen de utilización más o menos
continuado, con unas descargas diarias proporcionalmente pequeñas en comparación a su capacidad
total. En cambio, soportan mal las descargas súbitas, y por ese motivo hay que evitar situaciones
que las puedan ocasionar, como conectar una resistencia eléctrica de elevada potencia o intentar
arrancar un motor de vehículo al que le cuesta ponerse en marcha.
También hay que evitar el contacto de los dos polos (positivo y negativo) entre sí, o a través de un
elemento metálico, por ejemplo con la caída accidental de una herramienta. En estos casos se puede
producir un cortocircuito peligroso tanto por el hecho de que se alcanzan temperaturas muy altas
(que pueden fundir los metales en contacto), como por la producción de chispas que a su vez
podrían provocar la ignición del hidrógeno que generan las baterías cuando están a plena carga y la
consiguiente explosión de algún elemento de las mismas, expulsión de ácido, quemaduras, etc. Para
evitarlo, hay que ventilar bien el local donde se encuentran las baterías, proteger sus bornes, utilizar
herramientas de mango aislado, y no manipularlas cuando se hallan en plena carga.
¿Qué hay que hacer?
Es recomendable proteger la parte superior de las baterías (los bornes) de posibles contactos
accidentales con elementos metálicos. Se puede cubrir con protectores especiales o con una tapa (de
plástico o de madera) movible.
Descripción del problema Qué hay que hacer?
A menudo suena la alarma por baja tensión
Exceso de consumo: reducirlo o aumentar la
capacidad de generación. Consultar a un técnico.
Se corta el suministro de corriente
Se ha fundido el fusible del circuito de corriente
Continua
continua:
cambiarlo
después
de
corregir
la
causa
(desconexión de un
aparato defectuoso, cruzamiento de cables, etc.).
Si no, es
que se trata de una avería en el regulador.
Se corta el suministro de corriente alterna
Ha saltado el diferencial o el magnetotérmico:
volverlo a
conectar después de corregir la causa del disparo
(como en
el caso anterior). Si no, es que hay una avería en
el
inversor.
Se corta totalmente el suministro eléctrico
Si antes ha sonado repetidamente la alarma, es
que hay un
continuado exceso de consumo: habrá que
esperar (a
oscuras) que se recarguen las baterías con el sol,
o habrá
que recurrir a un grupo electrógeno y un
cargador de
baterías.
Se va la luz al conectar un aparato
Aparato en mal estado o cuya potencia es
eléctrico
superior a la del
inversor: revisar la instalación o el aparato.
El regulador indica carga completa y las
Regulador
averiado,
baterías tienen una densidad baja
baterías sulfatadas.
descalabrado,
o
bien
Síntomas y soluciones de posibles averías en instalaciones de suministro autónomo de electricidad.
Capítulo 3. Cómo conseguir una vivienda energéticamente eficiente ?
Si bien conseguir una casa energéticamente eficiente es un objetivo que debe plantearse cualquier
ciudadano consciente (sea por motivos de ahorro económico, de ahorro de una usuario de sistemas
renovables), paradójicamente, debe tenerlo como objetivo prioritario.
Aunque las energías renovables sean abundantes, inagotables y no contaminantes, la inversión
necesaria para conseguir esa energía de forma utilizable es bastante alta.
La conclusión es evidente: si no se desea multiplicar esa inversión hasta cotas inalcanzables, hay
que situar el consumo a los niveles más bajos posibles para cubrir nuestras necesidades.
¿En qué se diferencia una casa eficiente de otra ineficiente?
Para conseguir esa diferencia hay que tener en cuenta al menos cuatro criterios básicos.
Una primera e importante consideración es que no se debe utilizar la electricidad para cualquier
cosa. Se trata de una forma de energía de gran calidad, especialmente indicada para hacer funcionar
determinados aparatos con una gran eficiencia, sin ruidos ni emisiones contaminantes.
Utilizarla, por ejemplo, para generar calor a baja temperatura, supone una degradación completa
de sus cualidades.
La casa eficiente, a diferencia de la casa "todo eléctrico", no destinará nunca la electricidad para
generar calor, como por ejemplo para la calefacción, el calentamiento del agua, la cocina o el horno,
la secadora, o el calentamiento del agua de la lavadora o el lavaplatos. De esta norma excluimos la
plancha de ropa, el secador del pelo, el soldador de estaño, el microondas y pocos más. La
obtención de calor o agua caliente siempre es más económica si se consigue
a través de otras fuentes de energía distintas de la electricidad, ya sean combustibles o energía solar,
en forma de aprovechamiento térmico. La segunda norma para conseguir una reducción del
consumo eléctrico es seleccionar la dimensión o la potencia de los electrodomésticos en función de
los requerimientos. Es inútil tener una gran nevera o un gran congelador siempre medio vacíos. Hay
que pensar cuál es la medida óptima para cubrir satisfactoriamente las necesidades.
El tercer punto básico es seleccionar los aparatos de consumo en función de su eficiencia. Este
factor es más difícil de saber, ya que no es un dato que se encuentre habitualmente en los catálogos
o las etiquetas de características técnicas, a pesar de la obligación que existe en muchos países de
hacerlo constar.
Para evaluar su eficiencia, los electrodomésticos se pueden clasificar en dos grupos: los que sólo
consumen electricidad cuando se los utiliza (y en ese caso consumen su potencia nominal) y los que
poseen sistemas propios de paro y marcha o que tienen ciclos durante los que su consumo es
variable.
Si bien en el primer caso el consumo es fácil de calcular (sólo hay que multiplicar su potencia
nominal por el tiempo de funcionamiento), en el segundo grupo sólo se puede saber midiendo un
ciclo de trabajo o un día de actividad en unas condiciones estandarizadas, a fin de que sea posible
comparar una marca o un modelo con otros.
El primer grupo es el más numeroso: luces, radios, ordenadores, bombas, microondas, televisores,
secadores de pelo, motores, etc.
En el segundo grupo se encuentra la lavadora, el lavaplatos, la nevera y el congelador. Como el
consumo total diario depende de factores diversos y no solamente de la potencia del motor, hay que
conocer el consumo por ciclo (lavadora, lavaplatos) o diario (nevera, congelador).
La plancha de ropa está entre uno y otro grupo, ya que suele consumir aproximadamente la mitad
del tiempo de utilización (el termostato enciende y apaga la resistencia para mantener la
temperatura).
Resumen
Diferencia en el consumo total diario utilizando o no las estrategias comentadas: utilizar la
electricidad sólo para lo que realmente es adecuada (y otras fuentes de energía para el resto);
seleccionar los aparatos con una potencia y capacidad de acuerdo con las necesidades; utilizar los
electrodomésticos más eficientes del mercado y reducir los pequeños consumos permanentes.
Para unas mismas prestaciones y confort, el consumo eléctrico (y de energía primaria) puede ser
enormemente más pequeño.
Protección de la instalación
Cualquier instalación eléctrica ha de tener un sistema de seguridad que evite la aparición de
accidentes graves. El sistema más habitual en los circuitos de corriente continua es el fusible. Su
función es interrumpir el paso de corriente por los conductores cuando circula un número de
amperios superior a una cantidad predeterminada.
El paso de dicha corriente a través de un material de hijo punto de fusión, hace que cuando se
caliente éste llegue a fundirse. Esta intensidad tan elevada se puede producir cuando hay un cruce
de cables, ya que entonces la resistencia es tan baja que circula toda la corriente que permite el
cable. En este caso, si el fusible no cortara el paso de electricidad, el cable se calentaría tanto que se
fundiría y podría llegar a producir un incendio.
En las instalaciones a 220 V de corriente alterna, se utilizan en estos casos interruptores automáticos
(magnetotérmicos) para cortar el paso de corriente. Para la protección de las personas contra
contactos indirectos se emplean los llamados diferenciales, que detectan diferencias de potencial
entre la corriente que sale hacia un circuito y la que vuelve (esta diferencia sería precisamente la
corriente que pasa a través de la persona implicada).
Los sistemas de protección eléctrica para el circuito de corriente alterna son: un magnetotérmico,
contra cortocircuitos y un diferenciar, contra contactos indirectos.
Protección contra efectos exteriores: rayos eléctricos
Algunas veces, los rayos, aunque no lleguen a incidir directamente, pueden llegar a ser un problema
para las instalaciones eléctricas (autónomas o no). Los equipos más expuestos a padecer sus
consecuencias son los ubicados en el exterior, en especial los molinos de viento, por su situación y
altura. En las instalaciones fotovoltaicas, para disminuir el efecto electrostático de los rayos, es
necesario que el marco de los módulos fotovoltaicos y las estructuras que los fijan (si son
metálicas), así como el negativo de los módulos, tengan una buena conexión a tierra.
La conexión a tierra se realiza clavando una varilla de acero cobreado en el suelo, en un lugar
preferentemente húmedo (o que se humedece a menudo artificialmente), con el fin de que la tierra
que rodea la varilla sea buena conductora.
Unidades eléctricas
Para entender algunas partes de este manual, vale la pena repasar las unidades referentes a la
electricidad que se utilizan en él:
· Potencia. La potencia de una máquina, aparato de consumo o equipo generador eléctrico es la
capacidad que tiene para consumir o generar electricidad en un momento determinado. La potencia,
que es independiente del tiempo, se mide en vatios (W).
· Energía. Es la capacidad de generar trabajo. La energía consumida o generada por un aparato
eléctrico es igual a su potencia multiplicada por el número de unidades de tiempo de
funcionamiento. Así, un televisor de 70 W de potencia que funcione 3 horas en un día, habrá
consumido 70 W x 3 h = 210 Wh/día, una turbina hidráulica de 1 kW de potencia funcionando las
24 horas del día, generará 1 kW x 24 h = 24 kWh/día. La unidad de medida más corriente es, por
tanto, el vatio-hora o sus múltiples (kWh = 1000 Wh).
· Tensión. Indica la diferencia de potencial que existe en un circuito eléctrico. La unidad de medida
que se utiliza es el voltio (V).
· Intensidad. En un circuito eléctrico, la intensidad indica la cantidad de electricidad que circula por
él. La unidad empleada es el amperio (A).
· Resistencia. Indica la dificultad de propagación de la corriente eléctrica a través de un circuito. Se
utiliza la unidad ohmio (W).
· Conductividad. Es la inversa de la resistencia.
· Potencia de un módulo fotovoltaico. La potencia de un módulo fotovoltaico, que se expresa en
vatios-pico (Wp), representa la potencia que puede generar en unas condiciones muy concretas: una
intensidad radiante de 1000 W/m 2 y una temperatura de la placa de 25o C.
· Capacidad de una batería. Se expresa normalmente en amperios-hora (Ah) para un tiempo de
descarga determinado (de 1 a 100 horas, por ejemplo) y por un voltaje nominal de trabajo concreto.
El tiempo de descarga influye notablemente en el número de amperios-hora que se pueden
recuperar de una batería: cuanto más lenta es la descarga, más energía se puede obtener. A veces, es
costumbre expresar la capacidad en kilovatios-hora, para lo cual hay que multiplicar la capacidad
expresada en amperios-hora por el voltaje (en voltios) de las baterías.
¿Cuanta energía es un kilovatio-hora ?
Un aparato de 1000 W que funcione durante una hora consume 1 kWh. Si este consumo se produce
habitualmente a lo largo de todo el día (en total 1 hora de funcionamiento), se dice que consume 1
kWh-día. Pero, ¿qué es 1 kWh? o ¿qué se puede hacer con 1 kWh?
Con esa energía podríamos, por ejemplo, hacer funcionar una bombilla de 100 W durante 10 horas;
fundir aluminio suficiente para fabricar 6 latas de refresco; calentar 9 litros de agua desde 5 o C
hasta 95 o C; bombear unos 2500 litros de agua salvando un desnivel de 40 m; hacer funcionar un
congelador durante un día (según el modelo), etc.
El trabajo o el servicio que podemos obtener gastando un kilovatío-hora, variará mucho con la
eficiencia del aparato. Una bombilla de 60 W produce 730 lúmenes (unidad de luz). Para obtener
esta misma cantidad de luz, podríamos utilizar solamente 15 W sí cambiásemos la bombilla de
incandescencia por una del tipo fluorescente compacto.
¿Cómo favorecer la iluminación natural?
Cuando llega el invierno es cuando echamos más en falta la luz natural dentro de nuestros hogares.
Si además vivimos en casas antiguas, con ventanas pequeñas, es fácil que tengamos que tener todo
el día las luces encendidas. Muchos edificios rurales tradicionales, construidos hace muchos años,
están diseñados con unos criterios determinados por las posibilidades constructivas y de materiales
disponibles en aquella época. Las ventanas eran pequeñas porque el cristal era escaso, caro y difícil
de transportar y de reponer cuando se rompía. Si se abrían galerías, éstas carecían de cerramiento
transparente, por lo que era necesario conservar las salas interiores bien protegidas y, por tanto,
fuera del alcance de los rayos solares.
En la actualidad, vivir en una casa antigua no tiene porqué ser sinónimo de vivir en una casa oscura.
En este capítulo proponemos algunas soluciones que se pueden aplicar para conseguir que la luz del
día entre en las viviendas y haga más agradable la vida en su interior, se ahorre energía eléctrica y
sea posible trabajar con la luz más adecuada para la vista, es decir, la luz solar.
Abrir la casa al exterior implica necesariamente practicar aberturas a la misma. Éstas pueden
hacerse en las paredes o en el tejado, existiendo diversas posibilidades como veremos a
continuación.
Claraboyas
Para las zonas de la casa que se encuentran bajo el tejado, poner una claraboya permite disponer de
gran cantidad de luz natural con muy poca obra. Incluso es posible iluminar un piso inferior si
debajo del tejado sólo hay un desván. En la siguiente figura puede verse un esquema de cómo
hacerlo: la claraboya está en el tejado, y un plafón translúcido en el suelo del desván, potenciado o
no por una estructura reflectora, permite iluminar las estancias situadas más abajo.
Las claraboyas se pueden hacer con diversos materiales. Se pueden encontrar desde las más
simples, realizadas con tejas de cristal o con material plástico ondulado que sustituye a un grupo de
éstas, hasta las claraboyas prefabricadas, que se adaptan a distintas estructuras de tejado.
Las claraboyas ofrecen una excelente claridad natural, ya que se dirigen hacia donde más luz hay (el
cielo), y porque la luz va de arriba a abajo y, por tanto, no deslumbra. Sin embargo, tienen algunos
inconvenientes: si no se instalan correctamente pueden provocar goteras; en verano pueden producir
sobrecalentamiento (ya que el Sol está muy alto en esa época y entra directamente por la claraboya)
y en invierno pueden ser un punto con pérdidas de calor importantes. Estos inconvenientes se
solucionan escogiendo una claraboya de calidad, montándola correctamente, instalando un sistema
de protección solar que reduzca la entrada de sol y calor durante el verano, o que tenga doble cristal
o doble capa de plástico para aislar del frío.
Ventanas
Abrir una ventana nueva o ampliar una existente es otra manera de conseguir más luz natural en el
interior. Generalmente, los problemas más importantes ante esta obra es que las paredes son muy
gruesas, la dificultad de encontrar un dintel lo bastante largo y, a veces, el precario estado de la
pared. Abrir ventanas o ampliarlas es un trabajo que deben efectuar personas experimentadas, que
apuntalen bien el tejado, que desmonten la pared por partes, que coloquen el dintel nuevo (primero
por un lado y después por el otro), que respeten el aspecto exterior de la pared, que utilicen dinteles,
jambas y alféizares parecidos a los de las otras ventanas, etc.
Para una ventana es más crítica la anchura que la altura, por tanto, es más fácil hacerla alta que
ancha. El aumento de la superficie acristalada supone también una pérdida de calor durante el
invierno, por lo cual es recomendable que la nueva ventana incorpore ya un doble acristalamiento.
Puertas
En muchas casas antiguas, la puerta de entrada se deja abierta par que entre luz, pero en invierno
también entran el frío y las corrientes de aire. Tener luz a través de la puerta y a la vez no padecer
más frío se consigue poniendo una doble puerta: una que sea opaca y fuerte (la que ya existe) y otra
que esté total o parcialmente acristalada. Así, durante el día se abre la primera y se deja cerrada la
transparente. También es posible sustituir la puerta original por otra con cristales y contraventana.
Galerías
Muchas galerías de casas antiguas nunca se han llegado a cerrar adecuadamente para permitir el
acceso de luz y controlar las pérdidas térmicas en invierno; incluso algunas se encuentran tapiadas.
Su rehabilitación como galerías y su acristalamiento permiten recuperar un espacio nuevo,
protegido y con gran luminosidad.
Modulo Solar
Instalación Módulos
1. Montaje de estructura y fijación de módulo
Arandela Nylon
Cables y uso de terminales de presión
Prensa estopas
Conexión serie
Cierre de caja de conexiones
Uso de cables en calibre y características adecuado
Uso de cajas de conexiones
2. Instalación Módulos - Pruebas
Prueba de circuito abierto
Prueba de corto circuito
Controlador desconectado
Capacidad multímetro
Altas tensiones
Pruebas al sistema local
Mantenimiento
Limpieza aguas NO disolventes
Verificar estado físico general y de celda
Cajas de conexiones
Diodos de By pass
Aislamiento eléctrico conductores
Prensaestopas
3. Batería
Puesta en marcha
Accesorios
Cables de conexión – Bornes
Grasa y cepillo
Hidrómetro – termómetro
Llaves aisladas
Instructivo de mantenimiento
Caja plástica metálica o rack abierto
Precauciones
Elementos protección personal
Material tóxico
Bicarbonato 500 gr / 5 l agua
No Fumar
No anillos, relojes, etc.
Ropa e implementos plásticos
Ajuste de conexiones
Recepción e instalación
Nivel de electrolito
Estado físico – cuerpo batería – rota
Ventilación
Área libre de elementos inflamables
Conexionado y protocolo de pruebas
Mantenimiento
Verificar apriete de conexiones
Mantener limpios y secos los bornes
Engrase de bornes
Verificar niveles de Electrolito (reajustar si es necesario con agua desmineralizada)
Voltajes de carga y desconexión
Verificar densidad y temperatura del electrolito y tensión de los elementos
Prueba descarga
4. Reguladores
Regulador GCR
Funcionamiento
Precauciones
Buena ventilación, no cubrir rejillas
Ajuste conexiones, polaridad, secuencia
Características
Adaptación de voltaje y temperatura
Aprendizaje de la curva de carga/descarga de la batería SOC. Precisión 10%
Indicadores con LED
Indicadores en LCD
LED de estado de carga batería
Ubicación derecha
10 niveles de color: Rojo 10% SOC
Verde 100% SOC
40% SOC Bajo V Parpadeo rápido
30% SOC Desconex Parpadeo Lento (R - A)
50% SOC Reconex Parpadeo Lento (A)
Led de estado de regulador – Ubicación Derecha
Funcionamiento
Panel de cristal líquido – Alarmas
– Corriente de carga
– Corriente de módulo
– Sobre temperatura
– Sobre Voltaje
– Bajo Voltaje
ADAPTACIÓN DEL REGULADOR
– Tipo de batería
Gel 3 - 4
Abierta 4 – 6
– Función luz de noche
Abrir 1 – 2
– Conexión directa a batería
( SOC inactivo)
Puente 5 - 6
– Conexión a conversor
( SOC activado)
Puente 7 - 8
ADAPTACIÓN DEL REGULADOR
Funcionamiento
• Precauciones:
– Condiciones climatológicas directas
– Luz directa del sol u otras fuentes de calor
– Humedad y suciedad
– Salida cables hacia abajo
– Los puntos negativos de módulo y masa no deben estar
simultáneos a masa
– Marcar todos los cables a conectar +M -M +B -B +L -L
• Conexiones:
– Retirar fusible local
– Conectar batería primero al lado de regulador y luego al lado
de batería
– Conectar módulos ( cubiertos ) primero al lado de regulador
y luego al lado del módulo
– Conectar carga primero al lado de usu y luego lado regulad.
– Instalar fusible local
– Descubrir paneles solares
– Sistema listo
Mantenimiento
• Anual
• Comprobar el estado de operación del sistema. (Verificar que el regulador
ninguna alarma).
• Verificar apriete de tornillos y terminales
• Verificar estado y tensión de los cables
• Si hay falla interna reemplazar la unidad
• Acogerse a garantía
5. Lámparas
Steca Solsum
• Precauciones y preliminar
– Evitar golpes fuertes
– Protegido contra inversión polaridad
– Socket E27
– Verificar Voltaje y su rango
– Evitar humedad directa
• Balastro electrónico - Pre calentamiento
• Luz blanca y amarilla
• Filtro de entrada, frecuencia de 45 kHz
• Verificar voltaje
• Revisar suiche y base E27 ( corrosión )
• Conexión de cables
• Limpieza del bulbo con un paño seco
no está desplegando
6. Inversores
Generalidades
• Corrientes altas de arranque en cargas
• Onda de salida adecuada
• Modo de busqueda con ajuste de sensibilidad
• Opción de cargador de baterías ( híbrido )
• Sensor de temperatura ( opción )
• Panel remoto en DR ( opción )
• Altas eficiencias
• Transferencia automática
• Silencioso
• Indicación de estado a través de led frontal
• Protección electrónica de corto circuito
• Protección bajo voltaje DC
• Indicación de LED Amarillo
– Intermitente Modo búsqueda
– Full salida Fijo
– Modo cargador Apagado
Curvas
• Eficiencia
Forma de onda
Proceso de carga – etapas
Instalación
• Precauciones
– Leer instrucciones completas
– NO hay protección contra inversión de polaridad -Garantía
– No exponer a lluvía o humedad
– No destapar sin previa capacitación
– Utilizar conductores y terminales adecuados
– Tener en cuenta esta simbología
– Usar elementos externos de protección eléctrica
– Conexión a tierra
– Cercanía de inversor y baterías
– Distribución AC de acuerdo a códigos Nal o/e InterNal.
– Usar fuse o breaker DC
Instalación Operación
• Activar selector de On - Off
• Indicación de LED Amarillo
– Intermitente Modo busqueda
– Full salida Fijo
– Modo cargador Apagado
• Ajuste del modo de búsqueda de acuerdo al uso
• Ajuste detección descarga excesiva batería ( DR ) -–
Sistema inteligente Voltaje/Corriente
– Derecha activo Izquierda a 1.83 voltios
• Ajuste capacidad de banco de baterías ( DR )
• El inversor se reactiva automáticamente despues de una condición
de alarma
• Posee indicadores de las alarmas
• Indicación de LED Carga baterías
– Naranja Modo Bulk
– Naranja Intermitente Igualación
– Verde Flotación
• Ajustar rango de Carga baterías
• Selector de tipo de baterías ( para carga )
Mantenimiento - Guía – Problemas
Mantenimiento - Equipo
Procedimiento General




¾ Tendido de conductores: módulos, batería, carga
Definir nombres y polaridad a cables M+, M-, C+, C, B+, B -,
Instalar terminales, prensaestopas, grapas, etc.
Conexión de Equipos así:
 No unir polos negativos de panel, bat, carga
 Retirar fusible de baterías y cubrir módulos
 Conectar batería Lado Reg- - Lado Bat (+ y -)
 Conectar módulos Lado Reg- Lado Bat (+ y -)
 Conectar carga
 Colocar fusible de baterías
 Descubrir paneles
Conceptos
• Tipos de módulos - - tecnologías
• Tipos de reguladores
• Efecto de Temp. en el módulo
• Fases en el en el proceso de carga de una batería
• Lámpara de 12W - 5 horas horas/d Consumo AH/d?
• Si hay 4 HSP, Que potencia se requiere? ?
• Capacidad de una batería para una batería para 3 días Autono? ?
• Corriente Módulo de 100Wp ?
• Corriente de carga de una batería de 150 AH
• Tres causas de fallo de una batería ?
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertising