Miguel Jara Vacunas, las justas

Miguel Jara Vacunas, las justas
Miguel Jara
Vacunas, las justas
Otros títulos de la colección Atalaya
La Tercera República
Construyamos ya la sociedad de
futuro que necesita España
Alberto Garzón Espinosa
¿Hay derecho?
La quiebra del Estado de derecho
y de las instituciones en España
Sansón Carrasco
La gran vergüenza
Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol
Lluís Bassets
Las leyes del castillo
Notas sobre el poder
Carles Casajuana
Los calendarios de vacunación no han parado de crecer en los últimos
años, tanto en número de vacunas como en dosis, y desde los laboratorios
farmacéuticos se presiona para que ciertas vacunaciones se adelanten.
Está claro que para algunos, normalmente pertenecientes a la parte interesada, cuantas más vacunas pongamos a nuestros hijos —y antes lo hagamos—, mejor, una actitud que despierta la desconfianza de una población
cada vez más informada.
Las sucesivas campañas de marketing del miedo a las gripes —por ejemplo,
a la aviar en 2005 y a la gripe A en 2009— impulsadas por laboratorios
y Gobiernos han sido decisivas a la hora de variar la percepción que se
tiene de las vacunas. A ello se suman los efectos adversos de la vacuna
del papiloma, cuya aplicación en España es un escándalo médico y un
pelotazo económico de gran envergadura.
Existe un debate abierto, y con este libro Miguel Jara pretende arrojar algo
de luz sobre un asunto complejo que atañe a cualquier persona que se
enfrenta a la posibilidad de someter a su recién nacido a varias decenas
de pinchazos en los primeros años de vida.
FORMATO
15 x 23 cm. - RÚSTICA CON
SOLAPAS
PRUEBA DIGITAL
VÁLIDA COMO PRUEBA DE COLOR
EXCEPTO TINTAS DIRECTAS, STAMPINGS, ETC.
Miguel Jara
(Madrid, 1971) es escritor, periodista y director de comunicación y atención al cliente en
el Bufete Almodóvar & Jara, del cual es cofundador. Está especializado en la investigación de temas relacionados con la salud
y la ecología. Es autor de Traficantes de salud (2007), Conspiraciones tóxicas (2007),
en colaboración con Rafael Carasco y Joaquín Vidal, La salud que viene (2009) y Laboratorio de médicos (2011). El principal medio de comunicación en el que publica es
su blog, migueljara.com, que está entre los
más influyentes en salud. Ha recibido el premio Eupharlaw-Ibercisalud 2011 a la personalidad del año en el ámbito sanitario.
DISEÑO
22-01-2015 Marga
EDICIÓN
CARACTERÍSTICAS
IMPRESIÓN
CMYK
PAPEL
Folding 240grs
PLASTIFICADO
Brillo
UVI
RELIEVE
BAJORRELIEVE
Leones contra dioses
Cómo los políticos derrotaron a la prima
de riesgo y perdieron la oportunidad de
modernizar España
John Müller
STAMPING
FORRO TAPA
¿España sin Cataluña?
Crónica personal de sesenta días
de discordia: del Once de Septiembre
al 9-N
Joan Tapia
Tras el Portón de Bronce
La realidad vaticana en la era del
papa Francisco
Arturo San Agustín
Ediciones Península
Atalaya
SERVICIO
¿Son todas necesarias, efectivas y seguras?
Miguel Jara
La justicia desahuciada
España no es país para jueces
Elpidio José Silva
¿Son todas las vacunas necesarias? ¿Y efectivas? ¿Y seguras? ¿Nos están
ocultando información entre laboratorios y administraciones públicas para que el «negocio saludable» que en parte son las vacunaciones masivas
y sistemáticas no deje de serlo?
Vacunas, las justas
El dilema de España
Ser más productivos para vivir mejor
Luis Garicano
SELLO
COLECCIÓN
GUARDAS
INSTRUCCIONES ESPECIALES
Síguenos en
http://twitter.com/ed_peninsula
www.facebook.com/ediciones.peninsula
www.edicionespeninsula.com
www.planetadelibros.com
PVP 17,90€ 10120689
9
788499 423890
e
p
16 mm.
Diseño de la colección: Departamento de Arte
y Diseño, Área Editorial Grupo Planeta
Fotografía de la cubierta: © KidStock - Getty Images
Fotografía del autor: © Óscar Rivilla
Miguel Jara
Vacunas, las justas
¿Son todas necesarias, eficaces y seguras?
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 5
27/01/15 13:25
© Miguel González Jara, 2015
Queda rigurosamente prohibida sin autorización por escrito
del editor cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación
pública o transformación de esta obra, que será sometida a las sanciones
establecidas por la ley. Pueden dirigirse a Cedro (Centro Español
de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesitan fotocopiar
o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com;
91 702 19 70 / 93 272 04 47).
Todos los derechos reservados.
Primera edición: marzo de 2015
© de esta edición: Grup Editorial 62, S.L.U., 2015
Ediciones Península,
Pedro i Pons, 9-11, 11.a pta.
08034 Barcelona
[email protected]
www.edicionespeninsula.com
Víctor Igual - fotocomposición
Imprenta Huertas Industrias Gráficas - impresión
Depósito legal: B-2.476-2014
ISBN: 978-84-9942-389-0
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 6
28/01/15 06:53
ÍNDICE
Introducción11
Modo de empleo
13
parte i
LA CRÍTICA NECESARIA
1. Las vacunas, un descubrimiento acertado con
un planteamiento insano
19
2. La industria «antivacunas» y el descrédito
de las vacunas
37
3. La muerte de Andrea, de Luca, de Álvaro...
77
4. La interesada desinformación de la población
123
5. Aspectos legales, o lo que hay que conocer antes,
durante y después de vacunar
135
6. A favor de las vacunas necesarias, efectivas y seguras 151
parte ii
MARKETING DEL MIEDO, LOBBY
Y FALSAS EPIDEMIAS
7. Lo que no cuentan sobre la vacuna del papiloma
humano167
8. La gripe A: el mayor pelotazo sanitario de la historia 213
9. El ébola: el día que de verdad venga el lobo
de la pandemia...
251
Bibliografía271
Índice de nombres
273
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 9
28/01/15 8:52
1
LAS VACUNAS, UN DESCUBRIMIENTO ACERTADO
CON UN PLANTEAMIENTO INSANO
La enfermera Rufa era una sonrisa espigada como la llama de
un fuego limpio. En aquella pequeña sala de tonos verdes azulados, era la reina de las agujas y, cuando lo necesitaba, me
colocaba con el culo en pompa encima de sus largas piernas.
En esa postura, clavaba en mis nalgas de niño, de ser aún inmaduro, aquellos sables de prevención. Yo apretaba el trasero
todo lo posible, como si el gesto de autodefensa fuera a evitar
el dolor del pinchazo.
Ella toreaba con gracia mis embates y siempre acompañaba con alguna palabra de consuelo lo que yo entendía como un
ataque. Lo de la enfermera Rufa conmigo no era un asunto
personal y por supuesto lo hacía convencida de que obraba por
mi bien y, a tenor de los resultados, creo que mi culo hoy la
saludaría cariñosamente.
Es probable que, si ella me hubiese preguntado de dónde
vienen las vacunas, le hubiera contestado, con astucia infantil,
que de las vacas. Mi respuesta no habría sido del todo incorrecta. Estos medicamentos se descubrieron de manera casual
hace más de dos siglos. Resulta que, en las granjas de Inglaterra, las ordeñadoras que estaban en contacto con reses con
viruela (viruela «vacuna») conseguían inmunizarse y no contraían la temida viruela humana.
Surgió así este tratamiento, por lo general reconocido por
la comunidad médica como uno de los grandes logros de la
medicina. El legado de aquellas vacas lecheras tiene un funcionamiento en teoría muy sencillo. Las vacunas son preparados
19
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 19
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
farmacológicos que, una vez dentro del organismo, provocan
la producción de anticuerpos y, con ello, una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera,
en algunos casos, cierta memoria inmunitaria y ofrece así protección temporal frente al ataque del virus correspondiente.
Así que no sé cuantas veces la enfermera Rufa metió en mi
tierno organismo virus de todo pelaje considerados «enemigos de la humanidad». Los tengo todos dentro. Todos los de
la época, pues, como veremos, cada vez declaramos la guerra a
una mayor cantidad de estos seres invisibles supuestamente
dispuestos a amargarnos la vida.
Con el éxito de la erradicación de la viruela, las vacunas
comenzaron una carrera prometedora en el campo sanitario.
Pronto llegaron las vacunas para la diarrea crónica intestinal
grave, el ántrax, la rabia, el tétanos, la difteria, la peste, la tos
ferina, la tuberculosis, la fiebre amarilla, el tifus, la gripe, la
poliomielitis, la encefalitis japonesa, el sarampión, las paperas,
la rubéola, la varicela, la neumonía, la meningitis, la hepatitis
B, la Haemophilus influenzae tipo B (Hib), la hepatitis A, la enfermedad de Lyme, el virus del papiloma humano e incluso
para prevenir la adicción a la heroína y a la cocaína. Y luego
—las he escrito en orden cronológico— la de la hepatitis C
y la de la famosa pandemia que por suerte nunca llegó a ser tal:
la de la gripe A (H1N1).
Son todas las que son, pero no están todas las que hay y
habrá. Buena parte de ellas están incorporadas a los denominados calendarios de vacunaciones de medio mundo. Éstos
son, por lo general, «recomendados», no obligatorios. Mientras escribo estas líneas, leo un recorte del diario El País de
hace veinte años que anunciaba la investigación en más de 160
nuevas vacunas. Hoy son más y la diana a pinchar son casi todas las enfermedades que asuelan a la humanidad, sobre todo
en los países considerados ricos.
Desde el comienzo de este libro, interpelo: ¿se han hecho
20
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 20
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
estudios científicos para saber cuántas vacunas puede aguantar
un organismo humano? O, escrito de otra manera, ¿en qué
momento se puede venir abajo el sistema inmune por la presencia de antígenos? Porque, como cualquier medicamento,
las vacunas pueden producir reacciones adversas y una de las
más comunes es precisamente la enfermedad autoinmune.1
Estos fármacos, además, tienen la particularidad de que se administran a personas sanas. La respuesta es que no hemos encontrado esas pruebas. Nadie, que mis colaboradores y yo sepamos, ha estudiado esto, aunque resulta fundamental, pues
cada vez vacunamos a nuestros hijos antes, de más enfermedades y con dosis mayores.
Hay mucha discusión sobre las bondades de las vacunas.
Los más críticos indican que, sin la mejora de la alimentación
y la higiene de la población y su acceso al agua potable, no se
habría avanzado en el combate de enfermedades que antes
eran mortales y que las vacunas habrían quedado casi como
anécdotas. Tras más de dos centurias de convivencia con las
vacunas, podemos presumir de haber erradicado la viruela y
de «controlar» algunas enfermedades antaño muy frecuentes,
como el sarampión o la poliomielitis, evitando sus secuelas.
No sé si es mucho o si sabe a poco, que decida cada cual, pero
creo que el planeta Tierra no sería el mismo sin las vacunas.
No obstante, también pienso que hace falta un replanteamiento de las vacunaciones, si no queremos que mueran de
éxito. Pienso que hoy se están aplicando mal y creo que puedo
documentar por qué y a qué intereses responde este planteamiento insano de su uso.
¿Por qué escribo que las vacunas se están utilizando mal?
En primer lugar, porque se emplean de manera masiva y por
1. Juan Bravo, «Vacunas, alergia y enfermedades autoinmunes»,
31 de mayo de 2010, http://www.vacunas.org/index.php?option=com_
content&task=view&id=1367&Itemid=268
21
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 21
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
sistema, sin comprobar caso por caso, persona a persona, cuáles son necesarias y eficaces, además de seguras. No dudo de
que haya vacunas indispensables para algunas poblaciones.
Pero éstas no son tan necesarias para otras con diferentes características geográficas, profesionales, de edad, sanitarias, inmunitarias, etc.
Si se estudiase y enfocase así, de manera prudente, podría
racionalizarse su uso para ofrecer sólo aquellas en verdad necesarias, evitando riesgos para la gente y gastos a los sistemas
sanitarios que las ofertan. Abogo por la individualización o
personalización del acto de vacunar.
Muchos problemas de salud provocados por estos medicamentos se producen por la reacción del sistema inmune a los
antígenos. Son las denominadas «reacciones autoinmunes».
No se puede poner una vacuna a alguien sin hacer todas las
pruebas necesarias que aseguren al máximo posible que la vacuna no le hará más mal que bien. Hay personas que reaccionan de manera más sensible que otras no sólo a los antígenos,
sino también a los adyuvantes o potenciadores de la respuesta
inmunológica, como el aluminio, o a los conservantes, como
el polémico mercurio.
Las vacunas son medicamentos complejos. Contienen el
componente antigénico propiamente dicho, adyuvantes (que
potencian su poder inmunológico), conservantes, estabilizantes, excipientes, residuos y hasta látex (de los émbolos de la
jeringuillas precargadas y de los tapones de los envases). Para
evitar el látex y mejorar la aceptación, convendría el desarrollo
a largo plazo de presentaciones que no precisen inyección, por
ejemplo.2
2. Resumen del seminario «Eficacia, efectividad y seguridad de las
vacunas. Aspectos clínicos, profesionales y sociales». Madrid, 22 de
mayo de 2012, http://equipocesca.org/new/wp-content/uploads/2012/
06/Jornada-2012-resumen-vacunas-SESPAS-2012.pdf
22
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 22
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
Todas las personas no tenemos la misma constitución. Un
análisis genético de cada una antes de comenzar a vacunar daría mucha información sobre los posibles «fallos» del organismo. Esto hoy es posible. El doctor Yehuda Shoenfeld —director del Centro Zabludowicz de la Facultad Sackler de
Medicina de la Universidad de Tel Aviv (Israel) y destacado
investigador sobre la inmunidad humana— está publicando
artículos científicos en los últimos años que documentan la
existencia del denominado síndrome inflamatorio autoinmune provocado por adyuvantes (ASIA, en inglés).3
Él explica que ciertas configuraciones genéticas pueden
predisponer a la aparición de una enfermedad autoinmune o
un síndrome autoinflamatorio, aunque es la presencia de un
factor medioambiental externo, llamado «exposome», el que
activa esa respuesta. Tener un marco genético favorable es un
requisito que hay que tener en cuenta antes de vacunarse.
Con esto no quiero «culpar» a las personas de los daños
que sus decisiones puedan acarrearles. Sólo pretendo advertir,
ofrecer un punto de vista hasta ahora apenas explorado y que
nos merecemos conocer. Por desgracia, muchas veces no somos conscientes de nuestro estado de indefensión hasta que
nos sucede algo malo o muy malo. Es lo que les ocurrió al padre y a la madre del bebé Luca, cuyo caso narraré más adelante.
Fue cuando murió por las complicaciones que le produjeron
las vacunas que recibió (todas las del calendario de vacunas de
Andalucía, donde vivían, y alguna más que los profesionales,
seguramente llevados por su buena fe, les aconsejaron).
Con posterioridad, cuando nos encargaron el caso al Bufe3. Carlo Perriconea, Serena Colafrancescoa, Roei D. Mazor, Alessandra Sorianoa, Nancy Agmon-Levina, Yehuda Shoenfeld, «Autoimmune/inflammatory syndrome induced by adjuvants (ASIA) 2013: Unveiling the pathogenic, clinical and diagnostic aspects», Journal of
Autoimmunity, 47 (2013), pp. 1-16, http://www.2ndchance.info/onesize
4all-Perricone2013.pdf
23
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 23
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
te Almodóvar & Jara (también habrá ocasión de explicar qué
es) y les aconsejamos hacer las pruebas genéticas para ver si
existía disponibilidad a determinados daños, comprobamos
que sí la había. Nadie se los advirtió y ello resultó fatal para el
pequeño Luca. Si se hubieran hecho esas comprobaciones antes, cuando vivía, es probable que el bebé no hubiera enfermado y fallecido.
Se alegará que desarrollar todas esas pruebas en cada recién nacido encarecería el sistema de vacunaciones. Pero habría que hacer cuentas. Con la extensión de este tipo de análisis genéticos, sólo se pondrían las vacunas precisas y el ahorro
en las innecesarias y en los daños que ahora se producen de
manera gratuita podría compensar el gasto.
Lo coherente, además, sería que los fabricantes sustituyesen los componentes tóxicos de las vacunas por otros saludables. Las autoridades están para asegurarse de ello en caso de
reticencias.
Y sí, he escrito bien, «de manera gratuita», pues, en países
como España, ni los laboratorios ni la Administración se hacen responsables cuando ocurre una desgracia. En esto, como
en otros aspectos que más adelante describiré, van al alimón.
Y las desgracias ocurren. A muy pocas personas del total de las
vacunadas, pero ocurren y el resultado incluso es la muerte. Se
levanta entonces un muro de insatisfacción que marca de por
vida a las familias afectadas. También de resentimiento hacia
los sistemas de vacunaciones.
Algo poco comprensible es por qué se vacuna con urgencia
a los bebés nada más nacer. En los hospitales de España, existe
un protocolo que indica que, en los primeros días de vida, el
bebé ha de ser vacunado contra la hepatitis B. Pero no he encontrado estudios serios que fundamenten esa práctica. ¿Y si
no fuera bueno vacunar cuando el sistema inmune acaba de
comenzar a desarrollarse y las criaturas están, por lo general,
recibiendo la mejor alimentación posible, la leche de su ma24
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 24
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
dre, uno de los principales factores que ayudan a la correcta
inmunización de los infantes?
Con respecto a este tema, el abogado estadounidense Alan
G. Phillips asegura que, a mediados de 1970, Japón decidió
aumentar la edad mínima de vacunación. Se pasó de vacunar a
los dos meses de vida a hacerlo a partir de los dos años. Entonces la incidencia del denominado síndrome de muerte súbita
infantil, que no queda claro qué lo causa, descendió de manera rotunda y el país nipón se convirtió en el de más bajo índice de muerte infantil de todo el mundo.4 La falta de vacunas
puede sumir a un país en un desastre humanitario, pero el
abuso de las mismas también. La sobrevacunación resta esperanza de vida.
Otra medida que ayudaría a usar mejor las vacunas sería
aplicarlas de una en una, dejando varios meses entre un pinchazo y otro para observar reacciones. Un ejemplo de uso
irracional son las denominadas conjugadas, triples, cuadrivalentes, pentavalentes y más; vacunas que llevan antígenos para
varias enfermedades en un solo frasco. Esta presentación existe por motivos comerciales, para vender varias de una sola vez.
Esto debe evitarse, pues no se ha probado que sea mejor inmunizar de golpe para varias patologías.
¿Gato por liebre?
Un uso racional de estos preparados farmacológicos exigiría
una evaluación independiente de la eficacia de cada vacuna. Se
considera que una vacuna es eficaz si, al inyectarla en un organismo, se genera una determinada cantidad de anticuerpos
contra el virus adquirido. Damos por buena así la capacidad
4. Alan G. Phillips, «Dispelling vaccination myths», mayo de
2001, http://www.whale.to/v/phillips.html
25
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 25
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
inmunizadora del producto. Ello significa que hay indicios de
que la vacuna funciona, pero eso sólo no es garantía de eficacia. Contra lo que suele pensarse, cuando las agencias reguladoras de medicamentos revisan los ensayos clínicos de una
vacuna para que se apruebe (o no) su comercialización, estos
no ofrecen datos sobre resultados de prevención de la enfermedad en la población. Por tanto, en rigor la vacuna que se
introduce en el mercado no está científicamente probada o al
menos, hay que reconocer que las pruebas son incompletas.
Veamos un ejemplo. Una revisión independiente sobre la
vacuna Prevenar 7 (de los laboratorios Pfizer), que se usa para
combatir el virus del neumococo, realizada por el prestigioso
centro Cochrane y publicada en 2014, concluye que para la
otitis de los bebés su eficacia es «modesta».5 Quizá por ello
este producto no está entre los recomendados en los calendarios de vacunación en España. ¿Pondría a su hijo sano una
vacuna de modesta eficacia y riesgos inespecíficos por si algún
día sufre una otitis, enfermedad muy molesta pero que no
pone en riesgo la vida de nadie (salvo complicaciones que deriven en meningitis, que puede ser mortal —o no—)? Decida
lo que decida, si lo hace de manera informada, reflexiva y honesta, está bien. Nadie puede juzgar a quien ha «trabajado»
(en realidad, informarse bien es un trabajo enorme) lo suficiente para decidir con racionalidad.
La industria oferta sus nuevas vacunas al mercado asegurando su eficacia. Cualquier persona piensa entonces que ese
fármaco previene la enfermedad. Pero ¿qué significa realmente la palabra «eficacia» cuando la pronuncia la industria? ¿Significa lo mismo que entendemos en el lenguaje normal? Puede
5. A.C. Fortanier, R.P. Venekamp, C.W.B. Boonacker, E. Hak,
A.G.M. Schilder, E.A.M. Sanders y R.A.M.J. Damoiseaux, «Pneumococcal conjugate vaccines for preventing otitis media», The Cochrane
Library, 2014.
26
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 26
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
que no. Una vacuna se considera oficialmente «eficaz» si induce una alta concentración de anticuerpos específicos en el
paciente. Se asume que estos anticuerpos —que tienen distinta «fuerza» y son de diferente «calidad» según el órgano o la
zona del cuerpo en que se encuentren— son sinónimo de protección. Las vacunas salen así al mercado sin demostrar su capacidad preventiva en ensayos clínicos, es decir, sin la suficiente evidencia científica.
Luego, cuando ya se vende y se aplica el fármaco, hay laboratorios que realizan ensayos clínicos para comprobar su
impacto real en la salud de la población, pero otros no lo hacen, y según los testimonios que he recogido entre los especialistas, son la mayoría.
¿Es cierto que «anticuerpos» es igual a «protección»? Los
especialistas indican que se desconocen tanto los parámetros
inmunológicos y celulares indicadores de protección como el
mecanismo de protección de las vacunas y afirman que es necesario definir dichos indicadores.6
En síntesis, se sabe que las vacunas generan anticuerpos en
el organismo, pero no está probado que eso signifique que el
fármaco es eficaz contra la enfermedad. Se supone que sí. Pero
si el laboratorio no presenta los datos de su impacto real en la
salud de la población...
Bueno, en realidad no he sido todo lo sincero que podría
ser, porque sí hay alguna vacuna cuya eficacia en la salud de la
población se ha probado. Por ejemplo, la citada Prevenar 7. El
informe de la agencia estadounidense de medicamentos, conocida como FDA, argumenta que, para todos los serotipos de
la enfermedad neumocócica invasiva, la efectividad que mos6. Giuseppe Del Giudice, Audino Podda, Rino Rappuoli, «What
are the limits of adjuvanticity?», IRIS Research Center, Chiron SpA,
Via Fiorentina 1, 53100, Siena, Italy. Vaccine. 2001 Oct 15;20 Sup.
1:S38-41.
27
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 27
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
traron los ensayos fue del 88,09 por ciento. Y es verdad. Pero
una de las personas que más saben sobre análisis crítico e independiente de estudios científicos —y que ha trabajado con
las principales agencias reguladoras de medicamentos— me
explicó que es una verdad a medias, porque ese valor corresponde a la reducción relativa del riesgo.
Es clave saber cuál es el llamado NNT, como se denomina en la «jerga científica» el número de niños que han de
recibir el preparado para prevenir un caso, que en este ejemplo es de 387 en un año. Esto significa que hay que vacunar a
387 niños para evitarle a uno la enfermedad neumocócica invasiva. Pero en los 386 restantes Prevenar presenta el mismo
comportamiento que un placebo, es decir, carece de efecto
protector.7
Como indican los autores italianos del trabajo mencionado, hay que intentar definir indicadores de protección para las
vacunas más importantes. Yo añado que hay que «conseguirlo» y no sólo para las vacunas destacadas, sino para todas las
presentes en el mercado y las que vayan a incorporarse al mismo. Eso es lo que espera la sociedad; lo contrario es una manera educada de mentir.
Paperas
Durante el verano de 2012, la prensa de Asturias publicó que
se había detectado un brote de paperas entre los veinteañeros
de dicha comunidad autónoma.8 No fue algo preocupante.
7. S. Black, H. Shinefield, B. Fireman et al., «Efficacy, safety and
immunogenicity of heptavalent pneumococcal conjugate vaccine in children», Northern California Kaiser Permanente Vaccine Study Center
Group, Pediatric Infection Disease Journal, marzo de 2000, pp.187-195.
8. Myriam Mancisidor, «Detectan un brote de paperas en el área
sanitaria entre jóvenes veinteañeros», 7 de agosto de 2012, http://www.
28
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 28
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
Además, después de pasar la parotiditis (o enfermedad de las
paperas), el paciente consigue inmunidad de por vida. Por lo
general es benigna; sólo en un porcentaje muy pequeño deriva
en algo peor, como meningitis.
Al poco tiempo se produjo otro de esos brotes de paperas
en Madrid. Yo me pregunté en mi blog: «¿Seguro que no se
ha hecho un uso ilegal de la vacuna?».9 Un número indeterminado de jóvenes madrileños recibieron en su día dosis de esta
vacuna de una eficacia más baja de la habitual, como reconoció
el propio consejero de sanidad madrileño. El poder antigénico
era del 58 por ciento; el de las de ahora es mayor, en torno al
85 u 88 por ciento.
La culpa, según el experto de turno consultado por El
Mundo, fue, como casi siempre, de los padres y madres, por
«bajar la guardia». El hecho de que estas vacunas presentasen
esos sospechosos niveles de eficacia (el 42 por ciento de los
chicos las recibieron para nada) no pareció alarmar a nuestras
autoridades sanitarias. La vacuna que les pusieron a los chavales fue Triviraten Berna, del laboratorio Instituto Berna.
Esta vacuna sólo estaba indicada para quienes padecen alergia
al huevo10 (numerosas vacunas se fabrican mediante cultivos
de los agentes patógenos en huevo). Es probable que se utilizara en más de un chico que no cumplía esta condición.
La vacuna Triviraten tenía su uso restringido. Según las
lne.es/aviles/2012/08/07/detectan-brote-paperas-area-sanitaria-jovenes-veinteaneros/1280950.html
  9. Miguel Jara, «Brote de paperas en Madrid: ¿Seguro que no se
ha hecho un uso ilegal de la vacuna?», 14 de febrero de 2013, http://
www.migueljara.com/2013/02/14/brote-de-paperas-en-madrid-seguro-que-no-se-ha-hecho-un-uso-ilegal-de-la-vacuna/
10. Plan de erradicación del sarampión en la comunidad autónoma
del País Vasco, Gobierno de Euskadi, 21 de octubre de 1999, http://
www.euskadi.net/contenidos/informacion/protocolos_epidem/es_43
28/adjuntos/SARAMPION00.pdf
29
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 29
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
autoridades sanitarias: «No se recomienda su utilización en
campañas de vacunación masivas ni en calendarios de vacunación de forma rutinaria, y su uso está restringido al ámbito
hospitalario». ¿Sabían esto los afectados que se las pusieron y
los familiares?, ¿y los médicos que las recomendaron?
Antonio Alemany, director general de Atención Primaria
de la Comunidad de Madrid, declaró que en los días siguientes habría muchos más afectados, porque las paperas es una
enfermedad muy contagiosa. Pero es «benigna». Entonces,
¿para qué se utiliza una vacuna, de dudosa eficacia y cuyas
reacciones adversas no son descartables, como las de cualquier medicamento por «seguro» que sea? ¿Estamos convencidos de que la vacuna no se aplicó off label, fuera de su indicación, en cuyo caso su uso, además de insensato, habría sido
ilegal?
Quiero comentar algo que nos va a llevar a otro de los
asuntos clave en este libro. La alergia al huevo tiene una prevalencia que, según las fuentes, oscila entre el 0,5 y el 2 por
ciento de la población infantil. La única indicación legal de la
vacuna cuestionada, como he indicado, es para quienes padecen dicha alergia.
Según El Mundo, se diagnosticaron 21 casos sólo en Madrid.11 Podrían haber sido bastantes más, pues, según los datos
que he podido conseguir, durante el curso 1999-2000, en Madrid se matricularon en educación infantil 18.469 niños de cero
a dos años.12 Es imposible saber cuántos niños más no esta11. Marta Belver y Rafael J. Álvarez, «Un brote de paperas se extiende en la región entre jóvenes vacunados», El Mundo, 14 de febrero
de 2014, http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/14/madrid/13608
48391.html
12. Anuario Estadístico de la Comunidad de Madrid 1985-2014.
Educación, formación e investigación, Instituto de Estadística de la
­Comunidad de Madrid, http://www.madrid.org/iestadis/fijas/estructu/
general/anuario/ianucap05.htm
30
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 30
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
ban matriculados. Si calculamos un máximo del 2 por ciento de
niños con alergia al huevo sobre esas cifras oficiales, podrían
haberse vacunado 269 bebés con Triviraten Berna.
De ellos, dada la baja eficacia de la vacuna (sólo valía para
el 58 por ciento de los vacunados), a 113 niños se la pusieron
para nada. Así que pocos casos aparecieron, 21 sobre al menos
113 posibles. Eso contando que la vacuna se hubiera administrado estrictamente a quienes padecían alergia al huevo y no se
recetara fraudulentamente a otros bebés, como suele ocurrir
con tantos medicamentos.
Conocer estos datos es fundamental a la hora de pensar
sobre vacunas y decidir si vacunar o no de algo. Tenemos la
obligación moral de informarnos sobre el asunto, pero ninguna decisión es moralmente superior.
Seguridad de las vacunas
Cuando se estudia la «seguridad» de un fármaco, en realidad
lo que se intenta conocer son los daños que puede provocar,
las llamadas reacciones adversas. A continuación ofrezco algunos datos que sirven como introducción al tema. La ley
sobre vacunaciones de Estados Unidos conllevó la creación
del Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS), un
registro público de notificaciones de sospechas de reacciones
adversas provocadas por vacunas. Está abierto a informes de
cualquier parte del mundo, pero esto no es bien conocido,
por lo que no hay muchos informes del extranjero incluidos.
Por desgracia, se notifica un porcentaje muy bajo de los
daños que causan los medicamentos. Esta infranotificación
— que oscila entre el 2 y el 20 por ciento según los países—13
13. Miguel Jara, «Las reacciones adversas a los medicamentos son
muchas más de las conocidas», 14 de diciembre de 2012, http://www.
31
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 31
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
enmascara la seguridad real de los fármacos. El número de
muertes y personas que quedan dañadas de por vida por vacunas no se conoce, pero debe de ser una cifra que merece calificarse de escandalosa. Veamos.
Según los datos publicados en la web de VAERS, desde
junio de 2006 hasta mayo de 2014 se notificó un promedio
anual de 26.774 casos de sospechas de reacciones adversas a las
vacunas, sumando todas las inmunizaciones, todas las áreas y
todas las edades. De ellas, hay 3.621 graves y 285 muertes.
En el caso concreto de la polémica vacuna contra el virus
del papiloma humano (VPH), el promedio anual es de 4.270
casos, 590 graves y 22 con resultado de muerte. Insisto en que,
si sólo se notifican entre el 2 y el 20 por ciento de los casos
ocurridos (supongamos que como media se notifican sólo el
10 por ciento de los posibles daños y muertes), en verdad serían unas 267.740 alertas anuales. Sólo hay que añadir un cero
a la derecha al resto de las cifras para calcular una realidad que
suele pasar desapercibida.
Si la vacuna del papiloma se ha ganado el apellido de «polémica», es porque acumula el 16 por ciento de las notificaciones en general, el 16 por ciento de las graves y el 8 por ciento
de los fallecimientos, a pesar de que sólo representa el 4 por
ciento de las vacunas que se ponen en el mundo.
No quiero aburrir con las cifras, pero hay que recordar que
tras ellas se esconden personas, con sus dolores y sufrimientos.
Norma Erickson, presidenta de SaneVax —una organización
internacional que lucha para que se oferten vacunas necesarias, efectivas y seguras—, ha recopilado algunos datos más
para nosotros. El número total de notificaciones desde la creación de la base de datos en el año 1990 es de 463.438. Se consideran eventos adversos serios 62.999. El número de muertes
migueljara.com/2012/12/14/las-reacciones-adversas-a-los-medicamen
tos-son-muchas-mas-de-las-conocidas
32
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 32
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
asciende a 5.660. Escribo esto a mediados de 2014. El promedio de fallecimientos es de 404 personas al año. Pero, como he
escrito, no hay que olvidar poner un cero a la derecha para
aproximarse más a la verdad.
Los datos indican también que cada vez se notifican más
reacciones adversas. La cultura médica de la población es mayor y existen mejores recursos para ello. Pero también hay que
tener en cuenta que la tendencia es a ofertar más vacunas, más
dosis y de aplicación más temprana. Por ello es lógico pensar
que, por desgracia, las cifras de VAERS van a ir en aumento
en los próximos años. Por tanto, incluso antes de hacer las
comprobaciones genéticas de las que he hablado, en los calendarios sólo deberían recomendarse las vacunas que, tras una
evaluación de su eficacia, efectividad y seguridad, se consideren realmente necesarias.
Compensación de daños
Otro mal uso de las vacunas consiste en la no disposición de
sistemas de compensación de daños para intentar reparar, en
la medida de lo posible, los trastornos que causen estos medicamentos. Estados Unidos, quizás el país del mundo con la
industria farmacéutica más fuerte, posee un Programa Nacional de Indemnización de Daños Derivados de Vacunas (VICP,
por sus siglas en inglés). Es un sistema federal, sin atribución
de culpabilidad, pensado para compensar a las personas perjudicadas por inmunizaciones aplicadas durante la infancia o a
sus familiares.
En España no existe nada parecido. Pero podría desarrollarse. José Tuells, de la cátedra de Vacunología Balmis
— Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP)
de la Universidad de Alicante—, tiene publicado un buen trabajo que podría servir como base. El título es bien claro: «Ra33
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 33
27/01/15 13:25
vacunas, las justas
zones para un programa de compensación de daños por acontecimientos adversos relacionados con vacunas en España».14
Por último, hay otro aspecto que también hay que contemplar al valorar una mejor oferta de las vacunas para vencer
reticencias en la población. Es importante no culpabilizar a
quienes piensan diferente (que suele ser pensar con criterio).
Es frecuente y común clamar contra los «antivacunas», ese
conocido «movimiento» inexistente, ante cualquier brote de
enfermedad infecciosa para la que se oferta una vacuna. Tal
actitud refleja como poco pereza mental y, en un sentido científico, es reflejo de ignorancia. Las personas calificadas así, de
«antivacunas», en realidad suelen abogar por la libertad de vacunación; no es que estén «en contra de», sino a favor de que
cada cual elija con libertad qué hacer en esta materia, sin imposiciones.
Seamos escépticos tanto con las actitudes irracionales como
con la tintura de ciencia con que se disimulan el mercantilismo y las estrategias comerciales más burdas: dinero a cambio
de silencio o divulgación de propaganda.
Ya he comentado que tuvimos un brote de paperas en España, debido a una vacuna defectuosa. De eso se ha hablado
poco en parte porque los medios de comunicación irresponsables y muchos profesionales adoran desprestigiar con el mote
de «antivacunas» a cualquiera que ose cuestionar el mito de las
vacunas, como si éstas fueran dioses de la medicina, sus defensores a ultranza fueran los profetas y quienes las cuestionan
merecieran ser castigados por la Inquisición por pecadores.
Por todo ello, es fundamental que se garantice un correcto
consentimiento informado antes de cada vacunación. Éste es
un procedimiento médico formal para respetar la voluntad de
14. José Tuells, «Razones para un programa de compensación de
daños por acontecimientos adversos relacionados con vacunas en España», Medicina Clínica, Vol. 140, núm. 12, junio de 2013.
34
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 34
27/01/15 13:25
las vacunas, un descubrimiento acertado[...]
las personas y sus preferencias en cuidados sanitarios. Se usa
sobre todo en operaciones o tratamientos invasivos o asociados a riesgos significativos. Las vacunas conllevan posibles daños e incluso pueden acarrear la muerte, pero en raras ocasiones los profesionales sanitarios ofrecen la posibilidad de expresar
el consentimiento o las personas interesadas lo piden. ¿O me
confundo?
Estas cuestiones nos alumbran y el problema es la falta de
transparencia e información para que la población pueda decidir vacunarse o no, de qué, cuándo, cómo. Y esa falta de comunicación está instigada por los fabricantes, cuyo negocio
tiene éxito tal y como está pensado. O, mejor dicho, no pensado, porque con el tiempo está dejando un poso de descrédito
de las vacunas, seguramente inmerecido. Quizá convenga recordar el cuento de la gallina de los huevos de oro.
35
031-118040-VACUNAS, LAS JUSTAS.indd 35
27/01/15 13:25
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertisement