El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y

El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad
en la obra de mosén Diego de Valera
Cristina Moya García
Universidad de Córdoba
Quien las cosas pasadas no mira, la vida pierde, y el que en
las venideras no provee, entra en todas como no sabio
(Mosén Diego de Valera)1
1. Introducción
La larga vida de mosén Diego de Valera (1412-c. 1488) le permitió ser testigo de los
reinados de Juan II, Enrique IV y de aproximadamente tres lustros del de los Reyes Católicos, soberanos todos de Castilla de los que siempre se declaró un súbdito leal. De
hecho, Valera muestra esta buena predisposición desde su entrada en la vida política, en
1437, cuando inicia el primero de sus viajes por Europa.2 No obstante, su relación con
los monarcas castellanos fue dispar.
Juan II mereció su respeto, a pesar de que Valera era consciente de su mala gobernación y rechazaba la dejación de poder que hizo el monarca en Álvaro de Luna, su favorito.3 Nuestro autor dedicó a este rey el Espejo de verdadera nobleza y la Exhortación de la
paz, y destacó de él su amor por la cultura y la protección que dispensó a los escritores,
hasta el punto de convertirse ocasionalmente en uno de ellos.4 Para Valera representa,
1. Epístola enviada a los Reyes Católicos por mosén Diego de Valera el 24 de diciembre de 1485 (Valera
1959d: 32a).
2. Considero que este primer viaje, que llevó a Diego de Valera por tierras de Francia, Basilea, Borgoña y Bohemia, marca el comienzo de su carrera política. Juan de Mata Carriazo, en cambio, sostuvo que ésta se inicia
en 1441, con la primera de las epístolas dirigidas a Juan II de Castilla (1927: xxv). Sostengo que este primer viaje
supone la entrada de Valera en la política del momento porque, representando a su rey, visitó distintas cortes
europeas y, en diferentes momentos, se vio obligado a defender el buen nombre de su país y de su soberano.
El capítulo segundo del año 1437 de la Crónica de Juan II ofrece jugosa información sobre esta primera salida al
extranjero de Diego de Valera (1953: 533a-534a).
3. Diego de Valera y Álvaro de Luna mantuvieron una relación compleja y difícil que fue empeorando con el
paso de los años. El cronista llegó a convertirse en enemigo acérrimo del condestable de Castilla y maestre de
Santiago. Sobre este asunto véase Moya García (2011).
4. Además de los tratados dedicados al rey, Valera ofreció a la primera esposa de Juan II, María de Aragón,
su Defensa de virtuosas mujeres.
232
Cristina Moya García
junto a Alfonso V de Aragón, el modelo de gobernante que hace compatibles las armas
y las letras, y así se lo presenta al joven rey Fernando en su Doctrinal de príncipes:
aun en nuestros días los muy excelentes príncipes de gloriossa memoria, Don Johán el segundo deste nombre en Castilla, e Don Alfonso de
Aragón, tíos vuestros, no menos se dieron a la moral philosophía e lengua latina e arte oratoria e poesía y ni por eso los abtos bélicos dexaron
de exercer, estrenua e vigorosamente, como a todos es notorio (Valera
1959a: 182a).
Con Enrique IV, la actitud del cronista es muy diferente. La mala opinión que le merecía el hijo de Juan II de Castilla se refleja en el hecho de que no lo eligió como destinatario de ninguna de sus composiciones, prefiriendo dedicar el Tratado de las armas a
Alfonso V de Portugal, un rey extranjero, antes que a su señor natural. Y ello, pese a que
Valera conoció a Enrique desde niño, pues formó parte de la casa del príncipe en calidad
de doncel (Moya García 2009: xxii).
Por el contrario, intuyó desde muy pronto que la reina Isabel y su esposo podrían regir los destinos de Castilla con mano firme y convertirla en el reino más poderoso de la
cristiandad. Como revelan claramente tanto sus epístolas como sus tratados y sus textos historiográficos, Valera fue un partidario convencido de los Reyes Católicos desde
los primeros momentos. A Fernando le dedicó el Doctrinal de príncipes y las Preheminencias y cargos de los oficiales de armas, mientras que Isabel fue la receptora de la Valeriana
o Crónica abreviada de España.5
Con los Reyes Católicos, Valera recuperó su protagonismo en la vida pública y pasó
a ocupar un lugar destacado en la corte. Además de participar activamente en la guerra
contra Portugal, donde realizó un gran esfuerzo en la defensa de las costas andaluzas, el
17 de febrero de 1476 ya era maestresala, en enero de 1477 miembro del Consejo Real
y en 1479 fue nombrado corregidor de Segovia (Moya García 2009: XL-XLI). Durante
los últimos años de su vida, estuvo muy interesado en la Guerra de Granada, la gran
empresa de la corona de Castilla, que el cronista no llegó a ver culminada pues murió
hacia 1488.
2. Aproximación al Doctrinal de príncipes y a la Valeriana
El Doctrinal es un espejo de príncipes compuesto por un prólogo y nueve capítulos.6
5. La producción de Valera se completa con la Providencia contra fortuna y el Ceremonial de príncipes, dedicados
ambos al marqués de Villena; el Breviloquio de virtudes, destinado al conde de Benavente; el Origen de Troya y
Roma, dedicado a Juan Hurtado de Mendoza; la Genealogía de los Reyes de Francia, escrita para Joan Terrin; el Memorial de diversas hazañas; la Crónica de los Reyes Católicos; una serie de epístolas; algunos poemas; y la traducción
al castellano del Árbol de las batallas de Honoré de Bouvet (Moya García 2009: n.37, p. XXVIII; Alvar 2010: 176
y n. 319 y 320).
6. Hablando del Doctrinal, comenta Pérez Priego: «La técnica compositiva empleada es la habitual de la exposición doctrinal reforzada mediante las sentencias de los filósofos y los ejemplos de casos ilustres» (2009:
249). En el interesantísimo artículo «Los espejos de príncipes en Castilla (siglos XIII-XV: un modelo literario
de la realeza bajomedieval», Nogales Rincón explica que «los espejos o tratados de educación de príncipes son
obras de carácter político-moral que recogen un conjunto de directrices morales y de gobierno básicas que han
de inspirar la actuación del buen soberano cristiano» (2006: 9). Junto al Doctrinal de príncipes de Diego de Valera,
en el listado de espejos de príncipes ofrecido por Nogales Rincón, los siguientes estuvieron destinados a los
Reyes Católicos (al rey, a la reina o a ambos conjuntamente): el Dechado del regimiento de príncipes, de fray Íñigo de
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad...
233
Fue escrito por Diego de Valera para don Fernando tras convertirse en rey de Castilla.
El propio autor nos aporta esta información al comienzo de su tratado, cuando explica al monarca que «entre los cavalleros romanos fue antigua costumbre, sereníssimo
Príncipe, que quando señor nuevamente rescebían, cada uno se esforçava algún agradable servicio fazerle». Por este motivo, y «como tal costunbre loable me pareciesse»,
decidió «la presente obra, a la alta doctrina de vuestra real e muy excelente persona,
conponer» (Valera 1959a: 173a). Se ha conservado, además, una carta del soberano al
escritor, fechada el 17 de febrero de 1476, en la que el rey Fernando se refiere a un libro
que, casi con total seguridad, puede identificarse con el Doctrinal (Carriazo 1927: cii;
Carriazo 1955: 75; Penna 1955: 121):
Rescebí vuestra letra y el libro que me enviastes, el cual y lo que me
escrivisteis vos tengo en muy señalado servicio y bien es conforme
vuestra buena voluntad a mi servicio segund lo que siempre esperé y
confié de vos. Y así, viniendo tiempo y logar para ello, vos contamos
gratificar e remunerar con honras e mercedes» (ed. Penna 1959: 47b).
Por su parte, el grueso de la Valeriana fue compuesto entre 1479 y 1481, si bien algunos pasajes de la obra debieron ser redactados anteriormente, dado que Alfonso de
Palencia los utilizó como fuente de su Década Primera, fechada antes de aparecer la
editio princeps de la crónica de Valera (Tate y Lawrance 1998: LXV-LXVI, n. 79, y Moya García 2009: LXIX-LXXII). La Valeriana o Crónica abreviada de España se divide en
cuatro partes.7 La primera de ellas es una descripción del mundo conocido hasta ese
momento; la segunda trata sobre los antiguos pobladores de España; la tercera se centra en los godos, desde Atanarico hasta el rey Rodrigo; y la cuarta y última comienza
con don Pelayo y se cierra con el reinado de Juan II, relato con el que finaliza la obra
(Valera 2009: 3).8
Tanto el Doctrinal de príncipes como la Valeriana están directamente relacionados entre sí por diversos motivos: el período en el que se escribieron —el reinado de los
Reyes Católicos—; algunos de los propósitos que los inspiraron, entre los que se encuentra el ayudar a los monarcas a comportarse como perfectos príncipes; la forma en
Mendoza; el Regimiento de Príncipes, de Gómez Manrique; el Directorio de Príncipes para el buen gobierno de España,
de Alonso Ramírez de Villaescusa; y el Dialogum inter regem et reginam de regime regni, de Alonso Ortiz (Nogales
Rincón 2006: 15). No recoge Nogales Rincón el Jardín de las nobles doncellas de fray Martín de Córdoba, aunque, más que ante un speculum principis, estamos, como señala Rábade Obradó, «ante un Speculum Reginae, con
todo lo que esto implica» (2007: 165).
7. Esta crónica de mosén Diego de Valera ha recibido distintas denominaciones: Crónica abreviada de España,
Crónica de España, Crónica abreviada, Abreviada o Valeriana, denominación esta última que prefiero a todas las
demás por ser así como su autor quiso que se llamara. Valera se refiere a esta obra como Valeriana en el prólogo del Memorial de diversas hazañas, donde apunta: «dexé de escrebir en esta obra las cosas mucho antiguas,
porque de aquellas asaz mençión se hizo en la copilación de las corónicas de España por mí hordenada, que ‘Valeriana’ se llama» (Valera 1941: 4). El hecho de que Valera llame a su crónica ‘Valeriana’, utilizando una derivación
de su apellido, prueba la predilección que sintió por esta obra. Además, se suma a la práctica historiográfica
consistente en denominar a las crónicas con el apellido de los cronistas (por citar sólo algunos ejemplos: a
la crónica del cardenal Martino se la conoce como Martiniana; a la de Juan Teutónico como Teutónica; a la de
Florián de Ocampo como Ocampiana).
8. El reinado de Juan II es el capítulo más interesante y original de la crónica, ya que, para su redacción,
Valera no ha necesitado recurrir a ninguna fuente al haber sido él mismo testigo directo de este período de la
historia castellana (Moya García 2009: xvii; Moya García y Santiago López Ríos 2009: 225, 230-237).
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
234
Cristina Moya García
la que se va configurando un discurso didáctico, y aun moralizante, a partir de ejemplos
positivos y negativos; el empleo de fuentes comunes; y la utilidad práctica que ambas
tienen para los reyes, siendo concebidas como obras que, indirectamente, pueden auxiliarlos en las tareas de gobierno.
El empleo de fuentes comunes —fundamentalmente la Estoria del fecho de los godos y
la Crónica de 1344— ha provocado que existan interesantes relaciones textuales entre
el Doctrinal y la Valeriana.9 En algunos pasajes la coincidencia es prácticamente absoluta, mientras que, en otros casos, idénticos argumentos se desarrollan con diferente
extensión. Significativamente, buena parte de los fragmentos que muestran una mayor
proximidad giran en torno a personajes ejemplares. Así ocurre, por elegir sólo un caso,
con Escipión ‘el Africano’, convertido por la tradición en modelo de virtudes. Tanto en
el Doctrinal como en la Valeriana, el autor presenta a Escipión como ejemplo de caballero
y cuenta que, en cierta ocasión, liberó a una hermosa doncella para que pudiera casarse
con su prometido:
Doctrinal de príncipes
Valeriana
De la tenprança de Cipión el Africano
recuenta Valerio que, como oviese
entrado por armas en la cibdat de Cartago
e le truxesen una doncella desposada,
singularmente fermosa, que la no quiso ver
e la dio libremente a su esposo sin rescate
alguno (Valera 1959a: 175b).
Y Cipión, por cobrar mayor amor de los
españoles, no solamente mandó soltar los
prisioneros que en Cartajena avía avido mas
fízoles grandes dádivas y mercedes, entre
los quales ovo una muy fermosa donzella, la
qual su padre y parientes rescataron por gran
suma de oro. Y Cipión mandó que le fuese
traído el rescate y que allí viniese su esposo
y que le entregaría la donzella. Y venido
el rescate y el esposo, él mandó traer la
donzella y, juntamente el rescate y doncella,
libremente dio al esposo; la qual, Cipión,
ante de entonce, jamás quiso ver, y mandó
que luego se fiziese la boda, en la qual él les
fizo muy gran honra y les dio muy grandes
dádivas. Y por esta cabsa Cipión fue tanto
amado en España que la mayor parte d’ella
se le dio libremente (Valera 2009: 87).
En este caso, el Doctrinal y la Valeriana —más rica en detalles y con un texto más elaborado— toman como fuente la Crónica de 1344.10
No son los únicos textos en los que Valera presenta a Escipión como un modelo digno
de imitación. Lo hace también en el Espejo de verdadera nobleza (Valera 1959b: 91b), en la
epístola dirigida a Juan II de Castilla en 1447 (Valera 1959d: 6a) o en la carta que envió
al rey Fernando «después del desbarato del maestre de Santiago fecho por los moros»
(Valera 1959d: 6a).11 No cabe duda de que Escipión es todo un ejemplo de virtudes po9. La Estoria del fecho de los godos y la Crónica de 1344 son, precisamente, las fuentes más importantes de la segunda, tercera y cuarta parte de la Valeriana. Sobre este asunto, véase Moya García (2009: lxxxviii-xc).
10. Exactamente el capítulo «De cómo Çipión lidió en Cartajena con Magón, hermano de Aníbal, e fue Magón vençido e preso en esta batalla» de la Crónica de 1344, ms. 10.814 BNE, fol. 23v.
11. En el Espejo de verdadera nobleza, Valera elige a Escipión como modelo del buen gobernante de la Antigüedad junto a Alejandro y Aníbal (Valera 1959b: 91b), mientras que, en la epístola a Juan II, lo une a Julio César y
Alejandro Magno (Valera 1959d: 6a).
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad...
235
líticas y caballerescas para el cronista. A las citas recogidas anteriormente, se unen las
palabras que el escritor dirige a Alfonso V de Portugal en la dedicatoria del Tratado de
las armas: «por otro Salomón sois avido; e donde execución, esfuerço o veril osadía, no
fazen mengua Cipión ni Aníbal; e donde liberalidad se requiere, a Trajano e Alixandre
sobráis» (Valera 1959c: p. 117b).12
3. El didactismo del Doctrinal de príncipes y de la Valeriana
3.1. Mosén Diego de Valera: sabio anciano y consejero real
A pesar de mostrarse en todo momento como un súbdito leal, Valera nunca dejó
de expresar a los reyes su malestar o disconformidad cuando las circunstancias lo
requirieron. Así lo hizo tanto con Juan II como con Enrique IV e, incluso, con los Reyes Católicos. Sus escritos, y especialmente sus epístolas, son buena prueba de esta
actitud crítica.13 Sin temer represalias o castigos, Valera hizo prevalecer su sentido del
deber y alzó la voz para cuestionar decisiones o comportamientos de los monarcas, lo
que le granjeó la admiración o el rechazo según el caso. Los Reyes Católicos supieron
valorar este compromiso político y llegaron a incluir a Valera en el Consejo Real. En
el tramo final de su vida, el autor encarna la figura del sabio anciano que ofrece a sus
soberanos lo que la edad, mermadas sus fuerzas corporales, no ha podido robarle: su
conocimiento y su experiencia.
Pero el anciano escritor no se limitó a mostrar su opinión en el Consejo Real, sino
que decidió continuar su labor de consejero con la pluma. Desde este punto de vista
puede interpretarse la redacción tanto del Doctrinal de príncipes como de la Valeriana,
dedicados respectivamente, como ya se ha indicado, al rey Fernando y a la reina Isabel. No es casual que ambas obras destaquen por su alto contenido didáctico y que,
además, Valera resalte en ellas su condición de consejero real. De este modo, al comienzo del Doctrinal leemos:
Prólogo en el Doctrinal de Príncipes dirigido al muy alto e muy excelente príncipe nuestro señor don Fernando, por la divinal Providencia rey
de Castilla e de León e de Cecilia, primogénito heredero de los reinos
de Aragón, compuesto por mossén Diego de Valera, su maestresala e
del su Consejo (Valera 1959a: 173a).14
Asimismo, la Valeriana, dirigida «a la muy alta y muy excelente princesa, sereníssima reina y señora, nuestra señora doña Isabel, reina de España, de Secilia y de Cerdeña, duquesa de Atenas, condessa de Barcelona», fue «abreviada por su mandado por
mossén Diego de Valera, su maestresala y del su Consejo» (Valera 2009: 19).15
12. Escipión va a ser citado con admiración por otros autores. Enrique de Villena se refiere a él como «virtuoso varón Cipión el Africano» (1994: 288); Rodrigo Sánchez de Arévalo habla de «el gran Cipión» (1959:
254a); y en la obra Tirante el Blanco se lo define como «hombre muy bueno y temido por todo el senado de
Roma» (1974: 264). Juan del Encina, por su parte, en el «Proemio a los Reyes Católicos» de su Cancionero, declara: «La prudencia de Temístocles, la constancia de Fabio, la continencia de Cipión, las memorias antiguas
la celebraron, mas en vosotros todas estas gracias y virtudes, no solamente las oímos y vemos escritas, mas
aún siempre con biva voz las cantamos» (1996: 5).
13. Las epístolas de Valera pueden leerse en Valera (1878: 2-96) y Valera (1959d: 3-51).
14. Subrayado mío.
15. Subrayado mío. Repárese en la diferente intitulación dada a los soberanos en las dos obras. En el momento en el que Valera compuso su Doctrinal de príncipes, todavía vivía el rey Juan II de Aragón, por lo que
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
236
Cristina Moya García
Además, Valera defendió en diferentes pasajes de sus obras la importancia de que
los reyes estuvieran rodeados de buenos consejeros, ya que la opinión de estos podía
inclinar a los monarcas a obrar acertada o desacertadamente, bien o mal. Sobre todo,
valora la opinión de los ancianos, que unían a lo aprendido intelectualmente, la sabiduría adquirida a través de su experiencia vital. Así, en la Valeriana, cuando Carlomagno
presiente que va a morir, llama a su hijo primogénito, Luis, y le da una serie de indicaciones para que las tenga en cuenta a la hora de gobernar. Entre otras cosas, le insiste
en que «se acordase que era su fijo y le quisiese parescer amando y faziendo bien a sus
súbditos, proporcionando personas y servicios, virtudes, estados, tomando sienpre consejo de onbres ancianos, prudentes y sabios, como lo él sienpre fiziera» (Valera 2009: 121).16
En la crónica también encontramos reyes que no actuaron de esta manera, por lo que
sobrevinieron una serie de desastres o derrotas. Es el caso de Juan I de Castilla, el cual
«ovo batalla con el maestre de Abís, y por la sobervia de los castellanos y por su mala
ordenança y por no creer el consejo de los ancianos cavalleros que ende estavan, este rey fue
vencido y desbaratado en un lugar que se llama Aljubarrota» (Valera 2009: 312).17
Valera no es una excepción al considerar al sabio anciano como una figura honorable
y digna de respeto. Muy al contrario, bebe de la tradición como otros muchos autores
antes y después de él. Juan Fernández de Heredia, por ejemplo, explica que, en la Antigüedad, «muchos más loavan el conssello del ançiano que la voluntat ni el coraçón
del joven» (ms. 10.133 BNE: fol. 201r.), contraponiendo la sabiduría de los mayores al
ímpetu y la pasión propios de la juventud. Fray Antonio de Guevara señala en el Relox
de príncipes que Julio César tuvo por gran amigo a Annio Minucio porque «era anciano
y de muy buen consejo» (Guevara 1994: 463). En la misma obra, ya había proclamado
que «el hombre anciano deve tener en poco perder la vida, pues sabe con quántos trabajos se passa la vida» (Guevara 1994: 279). Sin duda, este menor apego a la existencia al
que alude Guevara favorece que el anciano pueda expresar su parecer con una libertad
casi absoluta. Todos estos son argumentos que confluyen en la imagen del consejero
anciano y sabio que, a menudo, tiene la última palabra. En la Crónica Sarracina, Pedro
del Corral explica que, cuando un grupo de súbditos del rey don Favila tuvieron que
hablar con el monarca, «rogaron a Grafeses porque era el más anciano que començase
la razón, e a ruego dellos él lo ovo de hazer en esta manera» (Corral 2001 II: 139). Del
mismo modo, Alonso de Santa Cruz, en su Crónica de los Reyes Católicos señala que, en
1512, durante las luchas por la toma del reino de Navarra, hubo que dar una respuesta
al rey de armas de los franceses, lo que correspondió al «duque de Nájera, como más
anciano» (Santa Cruz 1951 II: 247).
Fernando era heredero del trono aragonés. En 1481, cuando se termina de escribir la Valeriana, don Fernando
ya era rey de Aragón (su padre había fallecido en 1479). Por este motivo, unidas dinásticamente las coronas de
Castilla y de Aragón, Valera nombra a doña Isabel «reina de España». Bien es verdad que podría haber enumerado los distintos reinos vinculados a la corona, pero prefiere aludir a «España», término que se encuentra más
en consonancia con la postura política de Valera. Otros autores, más o menos contemporáneos, no se refieren
de igual manera a la soberana. Alfonso de Palencia, por ejemplo, en la dedicatoria del Universal Vocabulario en
latín y en romance a doña Isabel, se dirige a ella como «reina de Castilla y de León, de Aragón y de Sicilia» (1967).
En contraposición a Palencia y en la línea de Valera, Antonio de Nebrija comienza su Gramática castellana dedicándosela «Ala mui alta i assí esclarecida princesa doña Isabel, la tercera deste nombre, reina i señora natural de
España i las islas de nuestro mar» (Nebrija 2011: 3).
16. Subrayado mío.
17. Subrayado mío.
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad...
237
Hasta tal punto podía considerarse la sabiduría como una cualidad vinculada a la
edad que, para resaltar que un joven había actuado sabiamente, se señalaba que lo
hacía como si fuese ‘anciano’. Es lo que leemos en la Crónica de los Reyes Católicos, del
propio Valera, cuando explica que los reyes mandaron a Galicia, para resolver los problemas en los que se encontraban aquellas tierras en 1480, «a don Fernando de Acuña,
cavallero mançebo muy noble e mucho esforçado, el qual en las cosas que ovo de
hazer se ovo no por çierto como mançebo, mas como ançiano y muy prudente cavallero» (Valera 1927: 103).
Resulta ciertamente relevante que Diego de Valera compusiera el Doctrinal y la Valeriana cuando era un anciano respetable que formaba parte del Consejo Real. En efecto,
como ya se ha señalado, Valera redactó el Doctrinal, hacia 1475 o principios de 1476,
cuando tenía unos sesenta y tres años, y compuso la Valeriana (por lo menos, el grueso de la crónica) entre 1479 y 1481, cuando sumaba casi setenta.18 El hecho de que
estemos ante dos obras escritas en la senectud confiere un carácter especial a estas
composiciones, dado que el escritor ha alcanzado su plenitud intelectual. Valera, además, hace referencia explícita a su vejez tanto en el Doctrinal como en la Valeriana. En
el primero de ellos, escribe:
E, como la adversa fortuna denegase mi deseo en efecto reduxese,
e mi hedat sea a la viejés llegada, e las corporales fuerças me vayan fallesciendo, delibré la presente obra, a la alta doctrina de vuestra real e
muy excelente persona conviniente, conponer, no abtorisada de mi
flaco juisio, mas de los altos e claros ingenios de famosos abtores, así
cathólicos como gentiles que de la hética, iconómica e política escribieron, porque lo por ellos en lengua latina e alto estilo en diversos
volúmenes latamente tratado, en vuestra castellana lengua, en breve
conpendio e llano estilo servirvos pueda (Valera 1959a: 173a).19
De la misma forma, en la crónica dedicada a la reina Isabel, explica:
E ya sea, muy ilustre señora, me podieran escusar non solamente la
inorancia mía y general adversidad de los tienpos mas los trabajos interiores y domésticas fatigas, el entrañable deseo que ove a conplir vuestro
mandado, me fizo ofrecer allende lo que mis fuerças bastavan (Valera 2009:
19).20
Si como señala Honoré Bouvet, «un omne ançiano fará más por su consejo que non
farán diez onbres darmas» (Bouvet: ms. H.II.19 Escorial, fol. 101r.), Diego de Valera
está plenamente capacitado, y legitimado por toda una vida al servicio de los monarcas de Castilla, para servir al rey Fernando y a la reina Isabel aunque «las corporales
fuerças» le vayan «fallesciendo». El autor, que en los días ya lejanos del reinado de Juan
II había declarado en una epístola «sé esforçarme servir mi Príncipe no solamente con
18. Sabemos que Diego de Valera nació en 1412 por el colofón de la Valeriana: «Fue acabada esta copilación
en la villa del Puerto de Santa María, bíspera de san Juan de junio del año del Señor de mil y quatrocientos y
ochenta y un años, seyendo el abreviador d’ella en hedad de sesenta y nueve años» (Valera 2009: 338). Subrayado mío.
19. Subrayado mío.
20. Subrayado mío.
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
238
Cristina Moya García
las fuerças corporales, mas aun con las mentales e intellectuales», no puede ya servir a
los reyes con las armas pero sí con las letras.
3.2. La dimensión ejemplar de la historia en el Doctrinal de príncipes y la Valeriana
Mosén Diego de Valera pertenece a la larga lista de escritores y pensadores que, de
acuerdo con la máxima ciceroniana, entiende la historia como «magistra vitae». Partiendo de esta premisa, otorga una dimensión ejemplar y didáctica a los relatos históricos
recogidos tanto en el Doctrinal como en la Valeriana.21 De hecho, el didactismo que se
desprende de ambas composiciones es propio de los géneros a los que pertenecen: el
Doctrinal a los specula principis y la Valeriana a la cronística.22
En las dos obras, el escritor se sirve de la historia para su propósito adoctrinador. A lo
largo de los diferentes capítulos que las conforman, Valera toma los hechos y las vidas
de gobernantes de diferentes épocas y lugares y los convierte en modelos ejemplares,
tanto positivos como negativos (exemplum ex contrariis).23 A través de la historia de estos
otros príncipes, el rey Fernando y la reina Isabel, destinatarios directos de las composiciones, sabrán qué comportamientos hay que imitar y cuáles deben evitarse.24 Este es
uno de los propósitos que mueve a Valera a redactar el Doctrinal y una de las motivaciones que le llevan a componer la Valeriana, tal y como podemos leer en el prólogo de la
obra, donde el autor explica a la soberana:25
vos plaze aver noticia de las cosas fechas por los ínclitos príncipes que
estas Españas ante de vos señorearon, después de la general destruición suya, por que, por enxenplo de aquéllos, mayor conoscimiento
podaes aver para el exercicio de la governación y regimiento de tantas
provincias y diversidad de gentes quantas Nuestro Señor quiso poner
debaxo de vuestro ceptro real. E con este tan loable y virtuoso deseo,
mandastes a mí en suma escriviese así las hazañosas y virtuosas obras
de aquéllos como las contrarias a virtud, por que, siguiendo las pri-
21. Hay que tener en cuenta que, tal y como señala Deyermond, «la narrativa histórica representa, pues, un
punto extremo del continuum, más allá de la anécdota ejemplar. Al otro lado, más allá del dicho sentencioso,
está el tratado didáctico, la forma desarrollada y compleja de lo que se concentra y simplifica en la sententia»
(Deyermond 1996: 246).
22. La Valeriana es una de las diversas sumas de crónicas que se compusieron en Castilla en el siglo XV. Sobre
el didactismo de este tipo de obras, véase el artículo «El didactismo de las sumas de crónicas (s. xv)» de Michel
Garcia y Jean-Pierre Jardin (1996: 77-94).
23. Carlos Alvar explica que «el exemplum era cualquier narración, historia, fábula o parábola, descripción
o moraleja, refrán o anécdota capaz de servir de prueba en apoyo de una argumentación doctrinal, religiosa o
moral» (Alvar 1991: 91).
24. La historia, sin embargo, no solo tiene una misión didáctica. Como muy bien señala Francisco Rico: «La
historia, en efecto, se escribe para proponer ejemplos dignos de imitación o, ex contrario, de rechazo (de suerte
que el lector escarmiente en cabeza ajena); pero tiene a la vez una sustantividad como ‘saber de las cosas que
fueron’, ‘saber del tiempo que fue’, y saber (ahí se marca el acento) ‘cierto’» (Rico, 1984: 124).
25. La destinataria directa de la Valeriana es la reina Isabel, pero no podemos olvidar que esta crónica fue
compuesta para ser impresa. El mismo Valera alude a este hecho en el colofón: «la presente istoria general, en
multiplicada copia, por mandado de vuestra alteza» fue impresa (Valera 2009: 339). El cronista, por tanto, es
plenamente consciente de que su obra va a tener un público lector bastante amplio, desde luego, mucho más
numeroso que si únicamente se recogiera de forma manuscrita.
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad...
239
meras, las segundas sepaes mejor evitar y fuir, opinando vuestra real
magestad en esto servirle pudiese (Valera 2009: 19).26
Es precisamente por el valor adoctrinador de la historia por lo que en la Edad Media, al igual que sucede en otras épocas, se insiste en que los príncipes la conozcan
mediante la lectura de crónicas e historias.27 Así, el rey Sabio, en la Segunda Partida
(Título V, Ley XVI: «Cómo el rey debe ser acucioso en aprender a leer y de los saberes
lo que pudiere»), señala:
Acucioso debe el rey ser en aprender los saberes ca por ellos entenderá las cosas de reyes y sabrá mejor obrar con ellas [...] Y aun sin todo
esto por la Escritura entenderá mejor la fe y sabrá más cumplidamente rogar a Dios y aún por el leer puede él mismo saber los fechos
granados que pasaron, de que aprenda muchas buenas costumbres y
ejemplos (Alfonso X 1961: 79).
Más próximo en el tiempo a nuestro autor, el marqués de Santillana consideraba
que «las corónicas algunas e non pocas vezes deven ser traýdas e leýdas ante los príncipes» (López de Mendoza 1988: 226). Valera es de la misma opinión. En una carta
dirigida al rey Enrique IV de Castilla en 1462, le aconseja: «E si queréis, Señor, saber
quánto mucho vos cunple aqueste remedio poner, quered, Señor, en los tienpos de
ocio las antiguas e modernas estorias leer, e fallaréis, Señor, que por muy menores
cabsas de las ya dichas, se perdieron muy grandes reyes, inperios e príncipes» (Valera 1959d: 9a). Años después, también apremiará al rey Fernando a que lea crónicas e
historias, porque:
conviene mucho a los reyes mandar ante sí continuamente leer las
corónicas y estorias de los altos onbres pasados, así de los malos como de los buenos; porque la infamia e pena de los malos les faga
retraer e apartar de semejantes fechos, e la gloria, fama e galardón de
los buenos, les traiga deseo de ser semejantes e parescientes a’quellos
(Valera 1959a: 186a).
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana pueden insertarse, por tanto, dentro de la tradición sapiencial en su vertiente política.28 No obstante, para valorarlas en toda su dimensión, las dos composiciones deben analizarse en el contexto concreto del reinado
de los Reyes Católicos, pues, además de adoctrinar, ambas obras recogen algunas de
26. Las palabras de Valera están en consonancia con lo expresado por Alfonso X el Sabio en la Estoria de España cuando declaraba: «Mas porque los estudios de los fechos de los omnes se demudan en muchas guisas,
fueron sobresto apercebudos los sabios ancianos, et escriuieron los fechos tan bien de los locos cuemo de los
sabios, et otrossí daquellos que fueron fieles en la ley de Dios et de los que no, et las leys de los sanctuarios
et las de los pueblos, et los derechos de las clerezías et los de los legos; et escriuieron otrossí las gestas de los
príncipes, tan bien de los que fizieron mal cuemo de lo que fizieron bien, por que los que después uiniessen
por los fechos de los buenos punnassen en fazer bien, et por los de los malos que se castigassen de fazer mal,
et por esto fue endereçado el curso del mundo de cada una cosa en su orden» (Alfonso X 1977: 3b).
27. Tanto el Doctrinal de príncipes como la Valeriana se encuentran entre los libros que pertenecieron a Isabel
la Católica (Ruiz García 2004: 510-511). Ángel Alcalá y Jacobo Sanz consideran que el Doctrinal de príncipes
tuvo que ser una de las obras que se emplearon en la educación del príncipe don Juan (1999: 73).
28. Las ideas sobre la monarquía que recogen los espejos de príncipes castellanos han sido estudiadas por
Marta Haro en diferentes trabajos referidos, fundamentalmente, al siglo XIII (1995, 1996, 2009, entre otros).
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
240
Cristina Moya García
las bases del pensamiento político sobre el que Isabel y Fernando cimentaron su gobierno.29
4. Bibliografía citada
Alcalá, Ángel y Jacobo Sanz (1998), Vida y muerte del príncipe don Juan. Historia y literatura, Valladolid, Junta de Castilla y León, Consejería de Educación y Cultura.
Alfonso X (1961), Partida Segunda, I, Madrid, Publicaciones españolas.
____ (1977), Primera Crónica General de España, I, ed. Ramón Menéndez Pidal, estudio
de Diego Catalán, Madrid, Seminario Menéndez Pidal, Universidad Complutense,
Editorial Gredos.
Alvar, Carlos (1991), «Prosa didáctica», en Carlos Alvar, Ángel Gómez Moreno y Fernándo Gómez Redondo, La prosa y el teatro en la Edad Media, Madrid, Taurus.
____ (2010), Traducciones y traductores: materiales para una historia de la traducción en Castilla durante la Edad Media, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos.
Bouvet, Honoré, Árbol de Batallas, ms. H.II.19 Biblioteca de El Escorial.
Carriazo, Juan de Mata (1927), ed. Diego de Valera, Crónica de los Reyes Católicos, Anejos
de la Revista de Filología Española, VIII Madrid, Junta para la Ampliación de Estudios,
Centro de Estudios Históricos.
____ (1955), «Lecciones al Rey Católico. El Doctrinal de príncipes de mosén Diego de Valera», Anales de la Universidad Hispalense, XVI/1, pp. 73-131.
Corral, Pedro de (2001), Crónica del rey don Rodrigo, postrimero rey de los godos (Crónica
sarracina), II, ed. James Donald Fogelquist, Madrid, Castalia.
Crónica de 1344, ms. 10.814 BNE.
Crónica de Juan II (1953), ed. Cayetano Rosell, Biblioteca de Autores Españoles, 68, Madrid, Ediciones Atlas.
Deyermond, Alan (1996), «Ejemplaridad e historia: unas palabras finales», Diablotexto.
Revista de crítica literaria, 3, pp. 245-258.
Encina, Juan del (1996), Obra completa, ed. Miguel Ángel Pérez Priego, Madrid, Biblioteca Castro.
Fernández de Heredia, Juan, Grant Cronica de Espanya, Primera partida, ms. 10.133 BNE.
Garcia, Michel y Jean-Pierre Jardin (1996), «El didactismo de las sumas de crónicas (s.
XV)», Diablotexto. Revista de crítica literaria, 3, pp. 77-94.
Guevara, Antonio de (1994), Relox de príncipes, en Obras completas, II, ed. Emilio Blanco,
Madrid, Turner.
Haro, Marta (1995), Los compendios de castigos del siglo XIII: técnicas narrativas y contenido
ético, Valencia, Universidat de València.
____ (1996), La imagen del poder real a través de los compendios de castigos castellanos en el
siglo XIII, Papers of Medieval Hispanic Research Seminar, 4, Londres, Department of
Hispanic Studies Queen Mary and Westfield College.
____ (2009), «‘Enxemplos et semenjanças’ para reyes: modelos de transmisión», en Los
códices literarios de la Edad Media: interpretación, historia, técnicas y catalogación, coord.
29. Luis Suárez Fernández señala la importancia del Doctrinal de príncipes de Diego de Valera, junto con la
Suma de la política de Rodrigo Sánchez de Arévalo o el Regimiento de príncipes de Gómez Manrique, a la hora de
conformar la idea de «Monarquía autoritaria» encarnada por los Reyes Católicos» (Suárez Fernández 1989: 15).
Sobre la ideología contenida en la Valeriana, véase Moya García (2007 y 2009: lix-lxii).
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad...
241
Pedro M. Cátedra, Eva Belén Carro Carbajal y Javier Durán Barceló, Salamanca,
Instituto del Libro y de la Lectura.
López de Mendoza, Íñigo, Marqués de Santillana (1988), Obras completas, ed. Ángel
Gómez Moreno y Maximilian P. A. M. Kerkhof, Barcelona, Planeta.
Martorell, Joanot (1974), Tirante el Blanco. Versión castellana impresa en Valladolid en
1511 de la obra de Joanot Martorell y Martí Joan de Galba, II, ed. Martín de Riquer,
Madrid, Espasa-Calpe.
Moya García, Cristina (2007), «A propósito de la Crónica abreviada de España de mosén
Diego de Valera», Voz y letra, XVIII-1, pp. 17-26.
____ (2009), Edición y estudio de la ‘Valeriana’ (‘Crónica abreviada de España’ de mosén
Diego de Valera), Madrid, Fundación Universitaria Española.
____ (2011), «Un ejemplo de heterodoxia política en el siglo XV castellano: el gobierno
de Álvaro de Luna visto por Diego de Valera», eHumanista, 18, pp. 156-170.
Moya García, Cristina y Santiago López-Ríos (2009), «‘Y sé que pasó en verdad’: hablar
sobre lo verdadero en Diego de Valera. El caso de la Crónica abreviada de España»,
Revista de literatura medieval, 21, pp. 219-241.
Nebrija, Antonio de (2011), Gramática sobre la lengua castellana, ed. Carmen Lozano,
Barcelona, Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores.
Nogales Rincón, David (2006), «Los espejos de príncipes en Castilla (siglos XIII-XV:
un modelo literario de la realeza bajomedieval», Medievalismo. Boletín de la Sociedad
Española de Estudios Medievales, 16, pp. 9-39.
Palencia, Alfonso de (1967), Universal vocabulario en latín y en romance, Madrid, Comisión Permanente de la Asociación de Academias de la Lengua Española.
Penna, Mario (1955), «El Príncipe según Diego de Valera y el Príncipe según Maquiavelo», Revista de estudios políticos, 84, pp. 121-138.
____ (1959), ed. Prosistas Castellanos del siglo XV, I, Biblioteca de Autores Españoles,
116, Madrid, Atlas.
Rábade Obradó, María del Pilar (2007), «La educación del príncipe en el siglo XV: del
Vergel de los príncipes al Diálogo sobre la educación del príncipe don Juan», Res publica,
18, pp. 163-178.
Rico, Francisco (1984), Alfonso El Sabio y la «General estoria», Barcelona, Ariel.
Ruiz García, Elisa (2004), Los libros de Isabel la Católica: arqueología de un patrimonio escrito, Salamanca, Instituto de Historia del Libro y de la Lectura.
Sánchez de Arévalo, Rodrigo (1959) Suma de la política, en Prosistas castellanos del siglo
XV, I, ed. Mario Penna, Madrid, Atlas, pp. 249-309.
Santa Cruz, Alonso de (1951), Crónica de los Reyes Católicos, II, ed. Juan de Mata Carriazo, Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla.
Suárez Fernández, Luis (1989), Los Reyes Católicos. Fundamentos de la monarquía, Madrid, Ediciones Rialp.
Tate, Robert Brian y Jeremy Lawrance (1998), ed. Alfonso de Palencia, Gesta Hispaniensia ex annalibvs svorvm diervm collecta, I, Libri I-V, Madrid, Real Academia de
la Historia.
Valera, Diego de (1927), Crónica de los Reyes Católicos, ed. Juan de Mata Carriazo,
Madrid, Centro de Estudios Históricos, Anejos de la Revista de Filología Española, 8.
____ (1959a), Doctrinal de príncipes, en Prosistas castellanos del siglo XV, I, ed. Mario
Penna, Madrid, Atlas, pp. 173-202.
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
242
Cristina Moya García
____ (1878), Epístolas de Mosén Diego de Valera enbiadas en diversos tiempos e a diversas personas: publícalas juntamente con otros cinco tratados del mismo autor sobre diversas materias
la Sociedad de Bibliófilos Españoles, ed. José Antonio de Balenchana, Madrid, Sociedad
de Bibliófilos Españoles.
____ (1959b), Espejo de verdadera nobleza, en Prosistas castellanos del siglo XV, I, ed. Mario
Penna, Madrid, Atlas, pp. 89-116.
____ (1941), Memorial de diversas hazañas, ed. Juan de Mata Carriazo, Colección de
Crónicas Españolas, 4, Madrid, Espasa-Calpe.
____ (1959c), Tratado de las armas, en Prosistas castellanos del siglo XV, I, ed. Mario Penna,
Madrid, Atlas, pp. 117-139.
____ (1959d), Tratado de las epístolas, en Prosistas castellanos del siglo XV, I, ed. Mario
Penna, Madrid, Atlas, pp. 3-51.
____ (2009), Valeriana = Moya García, Cristina, Edición y estudio de la ‘Valeriana’ (‘Crónica abreviada de España’ de mosén Diego de Valera), Madrid, Fundación Universitaria
Española.
Villena, Enrique de (1994), Tratado de consolación, en Obras completas, I, ed. Pedro M.
Cátedra, Madrid, Turner.
Moya García, Cristina, «El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo
y ejemplaridad en la obra de mosén Diego de Valera», Memorabilia 13
(2011), pp. 231-243.
Resumen
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana son dos obras de mosén Diego de Valera que destacan por su didactismo. Dedicadas respectivamente al rey Fernando y a la reina Isabel,
fueron escritas por Valera en la última etapa de su vida, cuando él mismo encarnaba la
figura del sabio anciano. Ambas contienen una serie de historias ejemplares de las que
el autor extrae modelos, tanto positivos como negativos, con los que muestra a sus reyes cómo debe ser el comportamiento de un buen gobernante.
Palabras clave: Mosén Diego de Valera, rey Fernando, reina Isabel, didactismo, literatura ejemplar, buen gobernante, historiografía.
Abstract
The Doctrinal de Príncipes and the Valeriana are two works of Mosen Diego de Valera
noted for their didacticism. Respectively dedicated to King Fernando and Queen Isabel,
Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
El Doctrinal de príncipes y la Valeriana: didactismo y ejemplaridad...
243
they were written by Valera in the last stage of his life, when he himself embodied
the figure of the wise elder. Both contain a series of exemplary stories from which the
author draws models, both positive and negative, with which he shows to his kings
how the behaviour of a good ruler should be.
Keywords: Mosen Diego de Valera, King Fernando, Queen Isabel, Didacticism, Exemplary literature, Good Ruler, Historiography.

Memorabilia 13 (2011), pp. 231-243
ISSN 1579-7341
Was this manual useful for you? yes no
Thank you for your participation!

* Your assessment is very important for improving the work of artificial intelligence, which forms the content of this project

Download PDF

advertisement